Violencia machista
Cifras que causan efecto de impunidad: solo el 22% de las denuncias acaba en condena

Un informe de feminicidio.net alerta sobre el efecto generador de impunidad cuando se atiende al porcentaje de condenas en relación a las denuncias. La media estatal es del 13,51% condenados entre los enjuiciados en los juzgados especializados y un 11,07% en los de lo Penal.

Manifestación_feminista
Manifestación a favor del aborto en Madrid Álvaro Minguito

El porcentaje de condenas por violencia de género en relación a las denuncias presentadas es del 13,51% en los casos que llegan a los Juzgados de Violencia de Género y del 11,07% en el caso de los Juzgados de lo Penal, unas cifras que para feminicidio.net deben llamar la atención sobre el efecto generador de impunidad para las víctimas. 

Madrid, Barcelona, Girona, Málaga, Sevilla, Valladolid, y Melilla son las provincias en las que el porcentaje de condenas con respecto a las denuncias es menor, con un 14,14%, 16,90%, 17,08%, 14’95%, 15’67%, 14’43% y 12’65%.

Son los territorios que el informe ‘Análisis de datos estadísticos del CGPJ sobre violencia de género’ marca en rojo. “Atender al porcentaje de condenados en función del número de denuncias por provincias nos indica los territorios, donde peor se trata la violencia de género”, indica este documento.

El único territorio “verde”, con más de un 40% de condenas, es Huesca, donde el 43’21% de las denuncias acaba en condena.

Los Juzgados de Violencia sobre la Mujer y los Juzgados de lo Penal dictaron sentencia condenatoria en el 21,69% de las denuncias, un porcentaje mayor que en 2015. 

Si miramos el total de las denuncias que llegaron a juicio, que es el dato que suele destacar el Consejo General del Poder Judicial, los datos indican que los juzgados especializados condenaron all 81,95% de los enjuiciados (11,07% del total de denuncias); un porcentaje 5,34 puntos superior a 2015 (76,61% de los enjuiciados), mientras que en los Juzgados de lo Penal condenaron al 54,87% de los sometidos a juicio (10,62% respecto del total de denuncias), el porcentaje es 5,67 puntos mayor que en 2015 (49,20%).

Condenas/denuncias

En cuanto a la evolución interanual de la tasa de denuncias por cada 10.000 mujeres, la tasa máxima desde 2002 se produjo en el año 2008, con 60,97. De 2008 a 2013 se redujo, alcanzando un mínimo de 52,18; en 2014 empezó a cambiar la tendencia, y en 2016 la subida es más clara y alcanza las 60,24 denuncias por cada 10.000 mujeres.

El porcentaje de renuncias de la víctima, que en años anteriores se mantenía alrededor del 12%, por segundo año consecutivo se reduce más de medio punto: desde el 11,86% de 2015 y baja al 11,28% en 2016. Asimismo, se han  continuado archivando más del 40% de las denuncias, en concreto el 40,80%, empeorando la cifra del año anterior (40,07%), aunque menos de un punto, según este informe.

Mejoras en las medidas de alejamiento

En 2016 se registraron 20.469 delitos de quebrantamiento. La cifra, que más del el doble que en 2015 (cuando fueron 8.733), es consonante con el total de denuncias registradas. Así, a nivel estatal la proporción de quebrantamientos fue del 14,32%, frente al 6,76 del 2015.

La Ciudad de Melilla es el territorio que menos quebrantamientos ha registrado en 2016 (3,65% en relación con las denuncias). Le siguen las Comunidades Autónomas de Aragón (8,01%), Galicia (8,59%), Canarias (10,92%) y Castilla y León (12,24%). Los mayores porcentajes de quebrantamientos en proporción a las denuncias, se registraron en Cantabria (34,70%), Ceuta (22,99%), Asturias (20,75%) y Euskadi (19,90%).

Quebrantamientos/denuncia

Territorios como la Comunidad de Madrid, la Ciudad de Ceuta o la provincia de Sevilla, que en 2015 presentaban tasas bajísimas en quebrantamiento, en 2016 parecen haber trabajado para corregir la situación de subregistro y/o falta de persecución de este delito.

Son unos datos que indican que en 2016 ha mejorado de forma importante la atención a las situaciones de incumplimiento por los victimarios de las prohibiciones de acercamiento y de comunicación con las víctimas, concluye el informe de la plataforma. La mejora, continúa, puede relacionarse con una “intensa labor” del movimiento feminista, organizaciones de la sociedad civil y medios de comunicación comprometidos con la erradicación de las violencias machistas. “Dichos seguimiento, vigilancia y pedagogía poco a poco va calando en la sociedad”, concluye su análisis.

Relacionadas

Medio rural
O alcoholismo nas mulleres maiores nas zonas rurais

Oculto tras a precariedade económica e a crise demográfica do medio rural galego, o consumo abusivo de alcohol silenciosamente acrecenta a vulnerabilidade das mulleres da terceira idade.


El Salvador
La desigualdad en plena pandemia covid-19

En América Latina desde que se inició la cuarentena obligatoria por la emergencia del covid-19, se ha observado un incremento en los casos de violencia en contra de la mujer.  El Salvador, no es la excepción. 

Violencia machista
Confinada en la violencia: “Quiero salir y rehacer mi vida”
En noviembre inició los trámites para divorciarse, en febrero presentó una denuncia por violencia de género, en marzo el decreto del estado de alarma la dejó confinada en una relación de doce años de maltrato.
11 Comentarios
Luis Conrad 3:16 24/4/2019

Quita los beneficios que tienen las maltratadas y veras que bajan las denuncias. Denuncias falsas hay, pero el juzgado de violencia de la mujer de esas pasan, en estos casos como si ya fuese poco doloroso el hombre tiene que poner querella criminal con abogado y procurador, por temas de calumnias, honor, imagen etc, que viene a costar como unos 6000 euros, suponiendo que pueda probar que mintió claro, los pocos que lo hicieron y consiguieron probar que la mujer mentía, se llevaba una sorpresa, que a la mujer la ponían una ridícula multa. Fantástico no creéis? Pues debería ademas de entenderse que la falsa denuncia conlleva una estafa procesal y esto son 6 años de prisión.

No lloren porque hay pocas condenas, lloren porque hay muchas que trataron de hacer negocio con esa ley, ley que quiere denominarse de genero, pero que en realidad solo se aplica al hombre el castigo, al cual le quitan la presunción de inocencia metiendolo en un calabozo, pues si el denuncia es el quien la pone, le manda al juzgado de instrucción, donde el caso se tratara como una falta en lugar de un delito y por supuesto a ella no la meten en ningún calabozo.

Responder
1
0
Claaaro 22:45 14/1/2019

Lo que hay que hacer es acabar con este macabro negocio
https://serhombrenoesdelito.org/2019/01/destripamos-instituto-andaluz-dela-mujer/

Responder
1
0
Jorge 11:40 8/10/2018

Yo más que impunidad lo que veo es un exceso de denuncias en busca de beneficios, se sabe que es así por mucho que quieran esconderlo.

Responder
4
0
#21967 19:24 17/8/2018

Ah, que hay que dictar más sentencias de culpabilidad aunque el tribunal haya estimado que no existen pruebas para ello? Qué guay eso de que todo el mundo es inocente hasta que no se demuestre lo contrario en un tribunal de justicia...

Responder
1
0
#15758 19:32 8/5/2018

Los datos llaman a la reflexión, el 80% de las denuncias son desestimadas, el reportaje no dice cuales son las causas de ello, pero hay que recordar que el derecho es una ciencia, no una religión, es decir, que no basta sólo con alegar un presunto hecho, sino que también hay que probarlo fehacientemente ante los tribunales de justicia.

Responder
1
0
Rubén 10:32 26/11/2017

Creo que falta contar con el número de denuncias falsas.
Que también son muchas. Si de verdad queremos acabar con esta lacra necesitamos unas leyes nada justas, una donde el hombre no sea culpable hasta que se demuestre lo contrario y donde si una mujer acusa y luego se demuestra la inocencia, Se persiga a la persona que a mentido, aunque sea mujer.

Responder
4
1
José Luis García 11:49 27/11/2017

La Fiscalía afirma que las denuncias falsas por violencia de género son de sólo el 0,18% (son datos buenos porque agrupan las que por tema de trámites son retiradas). Te sigues preocupando por eso, cuando no existe una desigualdad demostrada. La desigualdad que si que existe y hay datos que respaldan es la que existe contra las mujeres por parte de la sociedad (entre ellos jueces). Se tarda 1 minuto en recriminar que la victima se lo ha buscado y encima lo de las denuncias falsas (haciendo de abogado del diablo).
Hay una definición que me gustó especialmente atribuida a Eduardo Galeano: "machismo es el miedo a las mujeres sin miedo". Esto no es un insulto a los que pensáis diferente, pero pensad detenidamente en ello antes de poner palos en la rueda en la lucha feminista.

Responder
2
6
Mariano 4:23 29/10/2019

Es un hecho conocido que la estadística de denuncias falsas está vilmente manipulada. Los jueces no persiguen los casos, contrariando su deber, y obligan a los hombres a denunciar a su vez, debiendo afrontar todas las costas del proceso. Sugiero que en lugar de repetir sandeces te informes un poco.

Responder
0
0
#3709 12:33 25/11/2017

El indicador condenas/denuncias (11-13%) es terrible si lo leemos e interpretamos literal. Lo mismo pasa con las denuncias desestimada (40%). Lo que no cuenta el artículo es por qué se desestiman el 60% de las denuncias y por qué son condenatorias sólo el 35% de las denuncias que llegan a juicio. Gracias

Responder
0
0
#3728 19:55 25/11/2017

Matizo mi comentario. Aunque no lo interpretemos literal son "cifras" igualmente terribles, (noson cifras, son personas atacadas, violadas, y posteriormente, desprotegidas por un sistema corrupto, reaccionario y criminal. Gracias

Responder
0
2
Ameba 10:37 25/11/2017

Demasiadas cifras para tan buen titular

Responder
0
0

Destacadas

Coronavirus
Sanidad reduce en casi 2.000 personas el número de muertes por la pandemia

El Ministerio revisa a la baja el número de fallecidos a causa del covid-19. Catalunya y Madrid son las comunidades donde la cifra se rebaja más, con 1.126 y 291 menos, respectivamente.

Sanidad
Historias de enfermeras que emigraron para trabajar

Entre el 2010 y el 2016 España perdía miles de profesionales de enfermería, en su mayoría mujeres, que ante la falta de empleo, se marchaban a trabajar fuera. Para algunas es difícil volver, otras no se lo piensan. La mayoría coincide en las deficiencias de las condiciones laborales y la falta de horizonte.

Multinacionales
Grandes empresas estudian cómo hacer millones gracias a las medidas contra la pandemia
Varios estados, entre ellos el español, podrían recibir reclamaciones por daños y perjuicios de inversores extranjeros debido a las leyes de emergencia por covid-19.
Siria
Hasaka, una muerte anunciada para los yihadistas

No hace mucho tiempo los combatientes de Daesh se sentían invencibles. Ningún otro grupo insurgente en la historia contemporánea ha estado tan cerca de controlar tanto territorio y a tanta gente. Ahora, sus cuerpos raquíticos cuentan una historia muy distinta; son hombres despiadados que piden misericordia.


Coronavirus
Sanitarios organizan la primera protesta de la desescalada en Madrid
El lunes 25 de mayo a las 20 horas trabajadoras y trabajadores llaman a secundar una protesta en las puertas de todos los centros de Madrid
Migración
Las administraciones dejan en desamparo a un grupo de migrantes argelinos

Las 16 personas argelinas que tras llegar a la costa de Motril, y pasar por el Centro de atención temporal de extranjeros, fueron abandonados ante la subdelegación del gobierno y después retenidas en instalaciones no aptas están siendo ya derivadas con el apoyo de APDHA.

Laboral
Telefónica o cuando trabajar es una heroicidad

El pasado 7 de mayo, una de las principales empresas de telecomunicaciones del mundo anunció que premiaría con 650 euros a una parte de la plantilla por haber estado expuesta al covid-19. Una de las trabajadoras explica por qué considera que se trata de una “muestra más de la hipocresía de la empresa”.

Desigualdad
Las radicales tenemos que ser nosotras

En esta crisis la radicalidad es un activo. Eso lo ha entendido la derecha perfectamente, pero es un activo que utilizan para aceitar la inmovilidad y evitar el cambio. Por eso las radicales tenemos que ser nosotras, porque son radicales las políticas necesarias para conquistar derechos.

Venezuela
El desprestigio de Guaidó da un balón de oxígeno a Maduro

En esta tercera y última parte de la investigación sobre el contrato firmado por Juan Guaidó con los mercenarios estadounidenses, el autor analiza las consecuencias políticas de esta revelación y las nuevas amenazas de EE UU.

Últimas

Laboral
El sindicato gallego CUT se querella contra Marlaska por la prohibición de la manifestación del primero de mayo

Considera que existe una discriminación ideológica, ya que las manifestaciones de la ultraderecha han podido llevarse a cabo durante el estado de alarma, mientras su propuesta fue prohibida.

Huelga
CNT denuncia el despido de más de treinta huelguistas de Productos Florida

El sindicato ha comunicado que la empresa ha despedido a más de treinta personas empleadas que secundaban la huelga desde finales de febrero, por la que exigían acabar con la práctica de falsos autónomos y habilitar contratos dignos en la planta cárnica.

Coronavirus
Cuéntame un cuento para acompañarme en el confinamiento
30 narradoras y narradores orales escenifican relatos de manera virtual para más de 80 personas en situación vulnerable.
Alcorcón
Alcorcón defiende la sanidad pública y acalla las cacerolas

Después de una semana de tensiones en el municipio madrileño, el pasado sábado 23, vecinas y vecinos salieron a reivindicar la sanidad pública eclipsando las protestas contra el gobierno.