Universidad
Mujeres en la Universidad: más estudiantes, no tantas profesoras y pocos altos cargos

Un reciente estudio realizado en universidades catalanas y valencianas arroja los aspectos clave de la proporcionalidad entre mujeres y hombres en el contexto académico: hay más matriculadas que matriculados —con excepciones en algunas ramas—, pero las profesoras e investigadoras son minoría en las categorías más elevadas. 

Clase Universidad Alumnas
Alumnas en una clase de la Universidad Complutense en Madrid Álvaro Minguito
8 ene 2020 07:00

A medida que aumenta el rango académico, la presencia de las mujeres se reduce. Es la primera conclusión a la que llega el informe recientemente publicado por la Xarxa Vives —que agrupa instituciones universitarias de Catalunya, País Valencià, Illes Balears, entre otros— titulado El biaix de gènere en el reclutament, la promoció i la retenció del personal a les universitatsEl estudio, realizado en 15 universidades catalanas y valencianas —11 públicas y cuatro privadas—, analiza los desequilibrios en materia de género en el estudiantado —número, resultados académicos y titulaciones masculinizadas o feminizadas—, cuerpo académico e investigador —proporción y rango— y personal de administración y servicios —presencia y categoría—.

“La Universidad es una institución tan meritocrática que todo el mundo da por hecho que quien llega lo hace porque tiene méritos y que quien no llega es porque no los tiene. Y esto no siempre es así, pero no es fácil demostrarlo”, explica Inma Pastor Gosálbez, profesora en la Universitat Rovira i Virgili y una de las coordinadoras del informe de la Xarxa Vives, “así que la idea del estudio surgió por la necesidad de poner cifras a la percepción de desigualdad que teníamos en base a nuestra experiencia como profesoras”. 

Las conclusiones del estudio refuerzan la evidencia de un desequilibrio todavía existente en el ámbito científico y académico —y más concretamente en las universidades— ya probado en otras publicaciones anteriores a nivel estatal. 

Estudiantes: más en general, pero menos en algunas carreras

El porcentaje de mujeres abarca entre el 50 y el 55% del total de personas matriculadas en grado, máster y doctorado de las instituciones analizadas por la Xarxa Vives. La rama de ciencias de la salud (70%), seguida por artes y humanidades (65%) y las ciencias sociales y jurídicas, fueron las más elegidas por ellas; ingeniería y arquitectura (25%) y ciencias experimentales, las dos que menos.

Frente al 45-48% de mujeres localizable en la parte inicial de la carrera académica, el de catedráticas apenas superaba el 20% en 2017 según los datos de la Xarxa Vives

El último informe de Científicas en cifras (2017) que elabora la Unidad de Mujer y Ciencia de la Secretaría de Estado de Universidades, Investigación, Desarrollo e Innovación corrobora esta realidad y da más información: apenas ha habido cambios significativos en el porcentaje de mujeres matriculadas por ámbito de conocimiento a lo largo de cinco años, manteniéndose desde el 2012 un 25-26% de mujeres sobre el total de personas matriculadas en ingeniería y arquitectura. 

Los cuidados y la educación son ámbitos que todavía se reservan mayoritariamente a mujeres, según argumenta el informe de Xarxa Vives en base a la feminización de las titulaciones de Educación infantil y enfermería, donde el porcentaje de mujeres supera el 75% del total de estudiantes matriculados.

Caso contrario ocurre en las enseñanzas técnicas, donde este mismo porcentaje ubica la presencia de hombres en los grados de ingeniería de sistemas y servicios de telecomunicación y de ingeniería mecánica, informática y eléctrica. Inma Pastor apunta en este sentido que la elección de estas carreras no sólo se debe “a la reproducción de estereotipos de género —la mujer como cuidadora—, sino también a que esas profesiones están más reguladas en el mercado laboral, lo que quiere decir que sus condiciones de trabajo estarán probablemente más protegidas y que no se tendrán que enfrentar a un director de recursos humanos para negociar sus condiciones”. Este hecho, añade la docente, hace que sea más difícil que la dinámica cambie. 

Sea cual sea la rama de conocimiento, hay dos aspectos en los que las mujeres destacan en las universidades valencianas y catalanas con respecto a los hombres: tienen mejor rendimiento académico y la tasa de abandono de sus estudios es menor.

Personal docente e investigador

La primera vez que España llegó al mínimo (40%) para alcanzar la paridad del Personal Docente e Investigador (PDI) de las universidades fue hace cuatro cursos lectivos, cuando el porcentaje de mujeres PDI alcanzó el 40,9%. Doce años antes, el porcentaje era del 31%: si la evolución sigue a esa velocidad, según una publicación de la investigadora Ana Guil, habría que esperar al 2040 para que hubiera un 50% de mujeres entre el PDI total. En cualquier caso, la ocupación femenina varía en función de la categoría profesional: frente al 45-48% de mujeres localizable en la parte inicial de la carrera académica, el de catedráticas apenas superaba el 20% en 2017 según los datos de la Xarxa Vives. La tendencia del decrecimiento es compartida, pero agravada en algunas titulaciones.

La tónica se repite a nivel estatal. En el último informe de Científicas en Cifras, la distribución del personal investigador empieza siendo paritaria en el grado D —la categoría más baja— y continúa esta tendencia en el C, pero empieza a ser ligeramente desequilibrada en el grado B (58% de hombres frente al 42% de mujeres) y se dispara al alcanzar la categoría A: el 79% de personas que ocupan el rango más alto son varones. El informe también apunta que las universidades públicas españolas contaban en 2015-2016 con sólo un 25% de catedráticas.

Sobre esto, Anna Pérez-Quintana, que también coordinó el informe, puntualiza que si bien es cierto que “equilibrar la brecha de género entre catedráticos y catedráticas será más lento, existen otras medidas de muy fácil aplicación como son los casos de honoris causa o las lecciones inaugurales de los cursos académicos”. En el caso de las universidades valencianas y catalanas, sólo un 21% de las personas reconocidas con esta distinción el curso 2016-2017 eran mujeres, y las lecciones inaugurales a cargo de mujeres suponían el 28%.

La brecha de género, según concluye el informe de Xarxa Vives, es también visible en casos como las direcciones de tesis o la dirección de proyectos

En el caso de los premios hay una dinámica muy curiosa: cuando se trata de reconocimientos para los que no te tienes que presentar —como el premio final de carrera, tesis doctoral, etcétera— las mujeres no salen mal paradas, pero cuando se tratan de premios en las que tú o alguien tiene que presentar tu candidatura, ahí sí que vemos que los hombres reciben muchos más reconocimientos”, apunta Pastor. “Nosotras no solemos autorreconocernos como merecedoras de premios y muchas veces los demás tampoco lo hacen”, resume. 

La brecha de género, según concluye el informe de Xarxa Vives, es también visible en casos como las direcciones de tesis —sólo un 31% están dirigidas por mujeres— o la dirección de proyectos —también 31%—. A nivel estatal, sólo un 32% de las ayudas concedidas a proyectos I+D+I tenían como investigadora principal a una mujer. En cuanto a los cargos de libre designación en órganos de gobierno y gestión, los datos de Xarxa Vives también demuestran que están masculinizados. 

mayoría en administración y servicios

En el caso del personal de administración y servicios (PAS), la tónica se replica: en las universidades estudiadas por la Xarxa Vives el porcentaje de empleadas es del 63%, pero en el caso del personal funcionario la escala técnica (A1), conserva una concentración masculina —25% de hombres frente al 13% de mujeres— a pesar de la feminización de esta plantilla (70%). 

En el caso del PAS laboral, en cambio, la proporción de hombres y mujeres está considerablemente equilibrada, excepto en los casos de técnicos, técnicos auxiliares y cargos de libre designación, que lo ocupan mujeres en su mayoría. Sin embargo, el cargo de más alta dirección, apuntan las investigadoras, está claramente masculinizado: un 72% de los gerentes son hombres. 

REDUcciones y conciliación

Tanto en el caso del personal docente e investigador como del de administración y servicios, son casi siempre las mujeres las que piden los permisos por maternidad (99%) y las reducciones de jornadas por el mismo motivo (97%), un desequilibrio que en cambio varía en el caso de las reducciones de jornada por familiar dependiente (el 11% fueron de hombres en el 2017, pero en 2014 alcanzó el 41%). 

En cuanto a la conciliación familiar, Pastor rehúsa hablar dela conciliación como factor que influye negativa y automáticamente en las mujeres: “Si bien es cierto que puede suponer una dificultad para las mujeres, no creo que sea el problema específico que explica la desigualdad dentro de las universidades —explica—, creo que es mucho más importante hablar de que los hombres funcionan con dinámicas que excluyen a las mujeres, porque poner el foco en la conciliación no deja de ser una reflexión que saca el problema de la universidad”.

De hecho, el Libro Blanco de la situación de las mujeres en la ciencia española, elaborado por la Unidad de Mujeres y Ciencia en 2011, ya señalaba que “las dificultades que la tenencia de hijos impone en su carrera académica provocan que muchas mujeres tengan que decidir entre la maternidad y la progresión académica. En el caso de los hombres, la tenencia de hijos [...] incrementa sus probabilidades de promoción, considerando todas las demás variables constantes”. 

Titularidad y ámbito geográfico

A nivel estatal, el informe Científicas en cifras muestra que el porcentaje de mujeres dentro del personal investigador es mayor en las universidades privadas, a pesar de que solo un 59% de universidades privadas —frente al 80% de públicas— tenían planes vigentes de igualdad en 2017. También recoge que en el caso de universidades privadas, “la proporción de mujeres en cargos unipersonales de gobierno continua siendo considerablemente mayor que en las universidades públicas”.

Aunque el estudio de la Xarxa no desglosa los datos por titularidad —está pendiente para estudios posteriores—, Inma Pastor sí señala que han podido observar que a las mujeres les cuesta menos llegar a determinados cargos en instituciones privadas. Anna Pérez-Quintana matiza que, “aunque generalizar siempre es arriesgado, diría que las unidades de igualdad de las universidades públicas suelen estar dotadas de mayores recursos”. También añade que dentro del ámbito privado “hay una clara diferencia entre ellas según si tienen un ideario religioso o no: en el primer caso, además de menos recursos, las acciones se plantean más en términos de familia que no de mujeres; en el segundo caso, no hay diferencia con las públicas en cuanto a temáticas, pero sí en cuanto a presupuesto”.

El aspecto territorial no parece condicionar la brecha de género en las universidades, si bien un dato ilustrativo, según Inma Pastor, es que las universidades que salen mejor paradas en los ránkings en cuanto a capacidad investigadora tienen una brecha de género más reducida: “Si tú como institución apuestas mucho por la investigación, vas a habilitar los mecanismos para que todo el mundo pueda hacerla bien, con mecanismos realmente meritocráticos, para que la universidad salga bien posicionada”, resume. 

Las soluciones pasan por seguir analizando

“El reto para la Universidad es reconocer que hay un sesgo dentro de su manera de funcionar, pero no es fácil porque no es cómodo cambiar dinámicas”, concluye Inma Pastor, que además añade que lo más llamativo para ella ha sido la persistencia de las desigualdades: “La UE empezó a hacer informes así en el año 2000, y ya antes existían algunos estudios nacionales”. Pérez-Quintana opina que si bien “el primer paso para reducir la brecha es cuantificarla, después hay que hacerla pública, porque a partir de ahí las personas que conforman los tres colectivos (PDI, PAS y alumnado) tomarán consciencia y ejercerán presión para reducirla”. En este sentido, la investigadora lamenta las dificultades existentes para acceder o sistematizar ciertos datos necesarios para medir las brechas de género, entre ellas la salarial.

En cualquier caso, mantienen ambas investigadoras, la brecha debe ser medida periódicamente para saber si se cierra o se mantiene. Pero al análisis se suman las acciones: “Del diagnóstico tenemos que pasar a ejecutar buenas políticas sensibilizando a las personas que toman decisiones dentro de las organizaciones, para que sean conscientes del efecto negativo que puede tener sobre las mujeres”, resume Pastor. El proceso global no es sólo lento, sino también colectivo: “Conseguir, por ejemplo, que las carreras o profesiones no estén tan marcadas por el género es una labor colectiva, que empieza por la educación recibida en casa, la escuela y los medios de comunicación”, concluye Anna Pérez-Quintana.

Relacionadas

Deuda estudiantil en EE UU
La burbuja de la deuda estudiantil en Estados Unidos

En un recorrido de un mes y medio en tren por Minnesota, Chicago y Nueva York, El Salto habla con estudiantes, investigadores, profesores, expertos en políticas educativas y activistas para desentrañar la burbuja de la deuda educativa, un sistema que ha atrapado a decenas de millones de personas en Estados Unidos.

Deuda estudiantil en EE UU
Cómo funciona la educación superior en Estados Unidos

Los precios por curso académico oscilan entre 15.000 y 30.000 dólares anuales en las universidades públicas y community colleges. Entre 45.000 y 80.000 dólares anuales, en las universidades privadas y colleges.

Deuda estudiantil en EE UU
Atrapados en la pesadilla de la deuda: once historias para no dormir

El Salto recoge las vivencias y testimonios de once estudiantes y antiguos estudiantes que han pasado por la universidad estadounidense y han sufrido de diferentes formas el peso de la deuda.

5 Comentarios
#45980 18:12 16/1/2020

Datos como éstos también son necesarios, pero igual no es tan guay hacer artículos con estos datos.

*ALGUNOS DATOS SEGÚN EL INFORME 'MUJERES Y HOMBRES DESDE LA PERSPECTIVA DE GÉNERO 2017' DEL ICANE (Instituto Cántabro de Estadística)*

*Alumnado matriculado en Bachillerato 2015-2016*

Mujeres 51.04%
Hombres 48.96%

*Alumnado matriculado en PAU (Pruebas Acceso Universidad) 2016*

Mujeres 54.51%
Hombres 45.49%

*Número de Estudiantes Matriculados en Cantabria en la Universidad en el curso 2015-2016, incluyendo Ciclos, Grados y Máster*

Mujeres 5.594 (50.38%)
Hombres 5.509 (49.62%)

*% de Estudiantes Egresados de la Universidad de Cantabria*

Mujeres 55.92%
Hombres 44.08%

*Profesorado en Cantabria en Enseñanza no Superior 2015-2016*

Mujeres 71.25%
Hombres 28.75%

*Personal de Dirección y Especializado sin función docente en centros no universitarios 2015-2016*

Mujeres 85.62%
Hombres 14.38%

*Personal en Universidad 2015-2016*

Mujeres 44.90%
Hombres 55.10%

*Abandono Educativo Temprano 2015*

Mujeres 7.8%
Hombres 12.6%

*Población con Educación Superior en Cantabria 2016*

Mujeres 79.567 (52.34%)
Hombres 72.443 (47.66%)

*% de población de 30-34 años con estudios superiores en Cantabria en 2015*

Mujeres 46.4%
Hombres 36.8%

*Población ocupada por sector económico 2016*

Agricultura: M (35.57%) H (64.43%)
Industria y Minería: M (9.10%) H (90.90%)
Construcción: M (23.59%) H (76.41%)
Servicios: M (54.83%) H (45.17%)

*10 Actividades con mayor presencia femenina*

1.Asistencia en establecimientos residenciales (87.59%)
2.Actividades de servicios sociales sin alojamiento (83.41%)
3.Actividades de agencias de viajes y operadores turísticos (79.53%)
4.Actividades sanitarias (78.68%)
5.Actividades veterinarias (74.15%)
6.Otros servicios personales (74.08%)
7.Confección de prendas de vestir (74.12%)
8.Actividades auxiliares a servicios financieros y seguros (72.48%)
9.Comercio al por menor, salvo vehículos de motor y motocicletas (70.67%)
10.Actividades jurídicas y de contabilidad (69.80%)

*10 Actividades con mayor presencia masculina*

1.Extracción de minerales metálicos (100%)
2.Actividades de descontaminación y otros servicios de gestión de residuos (100%)
3.Industria del cuero y del calzado (100%)
4.Otras industrias extractivas (94.70%)
5.Recogida y tratamiento de aguas residuales (94.12%)
6.Ingeniería civil (93.38%)
7.Fabricación de otro material de transporte (93.19%)
8.Metalurgia, fabricación de productos de hierro, acero y ferroaleaciones (91.74%)
9.Silvicultura y explotación forestal (91.58%)
10.Actividades de construcción especializada (91.307%)

*Afiliaciones en Régimen General a la Seguridad Social según grupo de cotización 2016*

Grupos alta cotización (1, 2 y 3)

Mujeres: 17.265 (54.40%)
Hombres: 14.472 (45.60%)

Grupos medios (4, 5, 6 y 7)

Mujeres: 31.920 (64.16%)
Hombres: 17.828 (35.84%)

Grupos bajos (8, 9, 10 y 11)

Mujeres: 25.426 (35.02%)
Hombres: 47.169 (64.98%)

*Jornada parcial*

Mujeres 22.52%
Hombres 6.61%

*Personas con Jornadas semanales de más de 40 horas 2016*

Mujeres 49.223 (36.28%) [45.39% de las mujeres]
Hombres 86.455 (63.72%) [68.35% de los hombres]

*Número medio de horas semanales de trabajo 2016*

Mujeres 29.09
Hombres 32.62

*Tasa de paro*

2008 M (8.84%) H (5.88%)
2009 M (12.56) H (11.55)
2010 M (15.00) H (12.67)
2011 M (14.30) H (16.09)
2012 M (17.41) H (18.12)
2013 M (20.83) H (20.12)
2014 M (18.67) H (20.04)
2015 M (19.02) H (16.47)
2016 M (15.51) H (14.35)

*Mujeres y Hombres en puestos de dirección y gerencia 2016*

Asalariados: M 2.200 (50.19%) H 2.183 (49.81%)
No asalariados: M 2.012 (33.00%) H 4.085 (67.00%)

*Mujeres y hombres en la carrera judicial 2017*

Mujeres 50.63%
Hombres 49.37%

*Participación en el total de las Administraciones Públicas asentadas en Cantabria 2016*

Mujeres 58.98% (71.96% en la Administración Pública Autónoma de Cantabria)
Hombres 41.02% (28.04% en la Administración de la Comunidad Autónoma)

*Accidentes con baja 2016*

Leves M 1.575 (31.27%) H 3.462 (68.73%)
Graves M 4 (7.84%) H 47 (92.16%)
Mortales M - H 5 (100%)

*Personas con certificado de discapacidad 2015*

Mujeres 44.5%
Hombres 55.5%

*Esperanza de Vida 2015*

Mujeres 85.67
Hombres 79.77

*Suicidios 2015*

Mujeres 10
Hombres 28

*Víctimas de violencia doméstica con medidas cautelares dictadas 2016*

Mujeres 59 (54.13%)
Hombres 50 (45.87%)

Responder
2
1
#47289 9:35 11/2/2020

Que si quiere bolsa

Responder
0
0
#45636 12:00 8/1/2020

Aunque se reflejan realidades ya conocidas (e intuídas), estudios como este son necesarios para poner en marcha políticas educativas y de género, sin las cuales resulta muy difícil alcanzar la igualdad real.

Responder
2
3
#45625 9:52 8/1/2020

Creo que las mujeres hoy en día tenemos la libertad de estudiar lo que nos de la gana ya esta bien de de lamentarnos de todo y vivir en el pasado, sin forzarla ni imponerla la paridad ira llegando

Responder
6
3
#47290 9:36 11/2/2020

LA PARIDAD IRÁ LLEGANDO

PERO QUÉ COÑO? LA QUEREMOS YA.
Si quieres sientate a tejer en tu mecedora, pero yo no lo haré.
Qué lamentarse? Por qué otros por nacer con un pene entre las piernas tienen unos puestos y nosotras no?
Vaya tela

Responder
0
0

Destacadas

Armas nucleares
La premio Nobel de la Paz Setsuko Thurlow alerta de la “amenaza existencial” de las armas nucleares

Setsuko Thurlow, superviviente del bombardeo de Hiroshima y activista de la  campaña internacional para la abolición de las armas nucleares, llamó ayer en Madrid a la firma del tratado internacional que quiere prohibir este tipo de armamento.

Alimentación
Innovación contra el despilfarro alimentario

Varias empresas tecnológicas facilitan el vínculo entre establecimientos y clientes para salvar productos que de otra forma acabarían en la basura.


Cine
Supervillanos ambientalistas que hablan como Merkel o Bill Gates

Inferno, Los Vengadores: Infinity War o Aquaman son ejemplos de blockbusters recientes donde las motivaciones más o menos ecologistas toman formas genocidas.

Derecho al agua
Las aguas turbias de Agbar en México

Saltillo y Veracruz son dos ciudades de México en las que la privatización del servicio de agua potable a manos de empresas participadas por la multinacional Aguas de Barcelona ha ido acompañada de denuncias de aumentos desorbitados de tarifas, cortes del suministro, irregularidades contractuales o impactos ambientales.


Últimas

Fondos buitre
Vecinos escrachan al fondo buitre Ares Management en su sede

Varias decenas de vecinos escracharon hoy a este fondo buitre, dedicado al negocio de la especulación inmobiliaria y que cuenta con múltiples ramificaciones societarias.



Leyes Mordaza
Una multa más se suma a las veinte que ya ha recibido el movimiento feminista en Valencia

La Assemblea Feminista 8M de València explica que la multa llega cuatro meses después de la celebración de un desfile a cargo de la Asamblea Feminista de Benimaclet con motivo del 25N contra las violencias machistas.

8 de marzo
El movimiento feminista de Bilbao convoca cuatro jornadas de movilizaciones para el 8M

Tres ejes políticos marcarán los lemas de 2020: antirracismo, diversidad de cuerpos y sexualidades y feminismo anticapitalista. La red feminista de Bilbao reclamará al Ayuntamiento la apertura de una Casa de la Mujer, avalando colectivamente la propuesta del colectivo Galtzagorri.

Humor
Antiseparatismo

Trigésimo novena colaboración de Mauro Entrialgo para El Salto.

Carta desde Europa
Ahora, Alemania

2020 puede ser el año en el que caiga el último partido centrista que gobierna en Europa.