Miles de personas salieron a las calles para protestar contra el Supremo

Más de 70 ciudades vieron como miles de personas salían a las calles para protestar contra la marcha atrás del Tribunal Supremo respecto al IAJD.

Concentración frente al Tribunal Supremo IAJD
Concentración frente al Tribunal Supremo Sara Sda

publicado
2018-11-11 13:13:00

Rodeados de fuertes medidas de seguridad, unas 4.000 personas se concentraron en torno a la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo ayer en Madrid para protestar por el fallo del Supremo sobre el Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (IAJD). La concentración, que duró aproximadamente una hora y media, estuvo encabezada por los líderes de los principales partidos de izquierdas, Pablo Iglesias y Alberto Garzón, de Unidos Podemos e Izquierda Unida respectivamente. “Denunciamos el saqueo a las familias trabajadoras que han realizado los jueces del Supremo al servicio del capital financiero”, declaraba el líder de IU ante la multitud de medios que acudieron a la cita. Varios colectivos convocantes, como la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y la marea de pensionistas también llenaron la plaza de la Villa de París.

Hasta en 80 ciudades diferentes se repitió la misma imagen de protesta frente a los juzgados provinciales o plazas. Miles de personas llenaron las calles en una jornada que transcurrió sin incidentes para protestar por el fallo de la Sala de lo Contencioso número 3 del Supremo que devuelve a los hipotecados la obligación de pagar el IAJD.

En todas las concentraciones hubo especial mención al presidente del Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, y del presidente de la sala de lo contencioso-administrativo del Alto Tribunal, Luis María Díez-Picazo, quien había convocado el pleno y cuyo voto ha sido trascendental para la desempatar la decisión final. Gritos de dimisión y denuncias a un poder judicial “al servicio de los banqueros” se pudieron escuchar en todas ellas.

El Real Decreto publicado por el Gobierno de Pedro Sánchez para que sea la banca quien pague el impuesto desde ahora no calmó a la gente que, en todas las ciudades, exigieron que esa ley se aplique con reprocidad y que los bancos devuelvan lo que han cobrado en los últimos años.

2 Comentarios
#25819 15:11 11/11/2018

Decir que los manifestantes "llenaron las calles" es confundir deseo con realidad, a juzgar por los cuatro monos que se ven en las fotos, pero allá vosotros. Lo que sí está siempre lleno es el Primark de la Gran Vía, eso sí que es tener poder de convocatoria y lo demás tonterías.

Responder
2
1
#25816 13:39 11/11/2018

Reflexión sobre una posible solución para tener las riendas de nuestro destino (Democracia participativa): https://www.youtube.com/watch?v=wN44d1dz9qA

Responder
1
0

Destacadas

Crímenes del franquismo
El Caso Cipriano Martos: la verdad de un hombre bueno

Cipriano Martos habría cumplido hoy 76 años. Murió cuando no había llegado a los 30 en el Cuartel de Reus, donde estuvo retenido durante 21 días. La versión oficial dijo que él mismo ingirió el contenido de un cóctel Molotov. Es uno de los crímenes del franquismo sobre los que la Ley de Amnistía desplegó un velo de impunidad.

Deportes
Ángel Cappa: “El fútbol sigue perteneciendo a la clase obrera”

El entrenador argentino Ángel Cappa analiza el contexto político que rodea al partido más importante y extraño del fútbol argentino de clubes en las últimas décadas. Un River Plate-Boca Juniors que se juega esta tarde en Madrid.

Vox
Enfadados con todo: Vox y la masculinidad
18

¿Qué pasa con los hombres para que encuentren en la derecha radical un nicho de confianza? ¿Qué dice o hace la ultraderecha para conectar con un votante masculino?

Últimas

Arte
Arte contra la nueva autoridad democrática

Difícil de encasillar, la propuesta artística de Democracia combina la acción directa, el lenguaje publicitario y herramientas de variadas disciplinas para poner en solfa el poder y las relaciones de dominación.

Minería
Crónica de una ecologista en la junta de una multinacional minera
Una activista contra la megaminería se introduce en la junta de accionistas de Atalaya Mining y se ven obligados a escuchar sus reivindicaciones.