Una mirada diferente a las luchas migrantes

En el día internacional de las personas migrantes hemos unido nuestras genealogías de lucha para tener un diálogo directo con nuestra sociedad, preguntarle: ¿cuánto más tenemos que esperar para tener representación política?

Migraciones -muerte Alik
Protesta en 2013 contra las llamadas "fronteras interiores" a consecuencia de la muerte de Aramis Manukyan, ‘Alik’, en el CIE de Barcelona. Bárbara Boyero

Mujer de origen ecuatoriano, una de las fundadoras de la Plataforma de Afectadas por la Hipoteca (PAH) de Madrid. Candidata a las primarias de Podemos al Congreso de los Diputados. Lista blanca al Congreso de los Diputados.

Defensora de los derechos de las personas migrantes. Candidata en las primarias de Podemos al Senado. Equipo de Pablo, Sí se puede.

Yeison F. García López

Activista antirracista y candidato en las primarias de Podemos al Congreso de los Diputados. Listas blanca al Congreso de los Diputados.

Rita Bosaho Gori

Diputada por Alicante de Unidas- Podemos. Candidata a las primarias de Podemos al Congreso de los Diputados. Equipo de Pablo, Sí se puede.


publicado
2018-12-18 14:43:00

Somos diferentes trayectorias políticas, caminos de vida, sueños y miedos mecidos por vientos dispares, miramos hacia atrás y no encontramos los mismos rostros, cantamos en lenguas ancestrales y nos entendemos a través de una lengua impuesta que hicimos nuestra, nos reconocemos como sujetos políticos enredados en la imaginación que nos crea como las otras y los otros.

Según las cifras oficiales somos el 9,8% de la población nacional. En los discursos de Ciudadanos, Partido Popular y Vox somos unos cuantos miles de millones que ponen en peligro los ideales de la civilización cristiana. Nos exigen que para darnos el beneplácito de ser consideradas ciudadanas debemos pasar por la asimilación cultural y de costumbres, debemos ser actores pasivos, callar ante lo que suceda a nuestro alrededor.

Nunca llegamos a aceptarlo

Salimos a manifestarnos un 20 de diciembre de 2008 convocadas por la Coordinadora Nacional de Ecuatorianos de España (CONADEE) cuando los bancos empezaron a echarnos de nuestras de casas. Fuimos las primeras en impulsar estrategias políticas para visibilizar las violencias que rodeaban los desahucios, los medios de comunicación no llegaron hasta que empezaron a desahuciar a españoles.

Nuestras luchas migrantes han transformado la limitada concepción jurídica y política de ciudadanía, desde el margen hemos impulsado una idea diferente de justicia social

Fomentamos espacios de construcción colectiva dirigidos a las diferentes comunidades latinoamericanas para construir hermandad en tiempos en los que la Policía Nacional nos esperaba a las afueras de las estaciones de metro, volvíamos del trabajo y posiblemente podríamos acabar en un Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE).

Hemos defendido la sanidad pública frente a las lógicas neoliberales de privatización de lo común, salimos a las calles con la marea blanca, contra el Real Decreto 16/2012 que dejaba a los nuestros considerados ilegales fuera de la asistencia sanitaria.

Hemos impulsado movimientos políticos autónomos en defensa de nuestros derechos como personas migrantes y por el reconocimiento de la diversidad social y cultural de nuestra sociedad porque entendimos que las generaciones venideras merecen ser miradas desde la igualdad política que llevamos inherente como movimiento migrante, somos resistencia política.
Nuestras luchas migrantes han transformado la limitada concepción jurídica y política de ciudadanía, desde el margen hemos impulsado una idea diferente de justicia social, hemos luchado y ampliado las costuras de la democracia para poner en marcha nuevos planteamientos de ciudadanía.

Al igual que el sistema crea las condiciones para que gran parte de los nuestros entren en el mercado laboral como sujetos sin derechos, sujetos a explotar, sujetos ilegales que conforman esa economía informal que alimenta las posibilidades materiales de aquellos y aquellas que sí son consideradas jurídica y políticamente ciudadanas.

Las transformaciones que se están dando dentro de las instituciones deben comprometerse a buscar las formas de romper con las barreras que no nos permiten hablar de equidad e igualdad en el ámbito de la representación política

También, en el ámbito de la representación política, nos encontramos con mecanismos que nos echan de lo público. Los inmigrantes que hemos adquirido la nacionalidad y, por tanto, disfrutamos de los mismos derechos políticos que los españoles de nacimiento, siempre somos relegados en las listas electorales en las posiciones últimas o de relleno.

Esta falta de representación política de la población migrante en la democracia española nos obliga a seguir pensando en las maneras de poner en cuestión nuestras ausencias, las transformaciones que se están dando dentro de las instituciones deben comprometerse a buscar las formas de romper con las barreras que no nos permiten hablar de equidad e igualdad en el ámbito de la representación política.

En el día internacional de las personas migrantes hemos unido nuestras genealogías de lucha para tener un diálogo directo con nuestra sociedad, preguntarle ¿Cuánto más tenemos que esperar para tener representación política? ¿Cuándo se asumiría que las instituciones deben ser reflejo de la sociedad?

Los proyectos de transformación social tienen la obligación política de romper con las formas en las que se han planteado las relaciones con el movimiento migrante, hay que desarrollar una mirada diferente, si, de verdad, se quiere enfrentar los imaginarios racistas alimentados por los discursos del odio defendidos por los caballos de Troya de Aznar (Partido Popular, Ciudadanos y Vox).

Si el discurso del odio se construye contra las otras y otros, nosotras estaremos en la primera línea de las resistencia, como siempre hemos estado

La derecha y la extrema derecha nos quieren fuera del espacio político, no quiere que disputemos sus discursos con nuestras propuestas. Nosotras llevamos años construyendo resistencias cotidianas frente a la precarización, no quieren que se visibilice que hemos sido parte de las luchas que han defendido las conquistas sociales que las élites económicas a las que defienden nos han querido quitar. No quieren que se sepa de las solidaridades que se dan en los barrios.

Ellos prefieren construirnos como enemigo interno y hasta ahora la respuesta progresista ha sido escondernos como aliados políticos. Pero, como ya dijimos al principio, nunca llegamos a aceptarlo porque creemos firmemente que la manera de enfrentar el empobrecimiento del pueblo es la unión de las diferentes luchas sociales frente al crecimiento de las desigualdades, frente al enriquecimiento de un pequeño grupo a costa del sufrimiento de ciento de miles de hogares, el movimiento social migrante es sinónimo de derechos y libertades para todas, la lucha migrante lleva mucho tiempo siendo parte de la construcción de este país, ¿Cuándo tendremos representación de más de las nuestras?

Nosotras no estamos dispuestas a esperar más. Si el discurso del odio se construye contra las otras y otros, nosotras estaremos en la primera línea de las resistencia, como siempre hemos estado.

Relacionadas

Tribuna
¿Europa social?
1

La fractura social atraviesa una región marcada por la desigualdad y 113 millones de personas en la pobreza.

Tribuna
¡A las urnas! Pedro Sánchez y el final del ciclo progre
7

La convocatoria electoral anticipa un nuevo movimiento para la restauración del régimen del 78. El autor considera que no resolverá la incapacidad del sistema representativo para solucionar los problemas de fondo provocados por la desigualdad económica, la pérdida de derechos sociales y la crisis de legitimidad.

Tribuna
Los monstruos del no-cambio
2
Los monstruos del no-cambio viven como turistas atenazados por el miedo a lo que se sale de lo planeado por los dueños de las agencias de viajes.
0 Comentarios

Destacadas

Pobreza energética
6,8 millones de personas sufren pobreza energética en España

Con motivo de la Semana Europea de Lucha contra la Pobreza Energética, organizaciones como la PxNME, la PAH y EeA reclaman el derecho fundamental y humano a la energía. La última reforma del bono social de electricidad, que entró en vigor el 1 de enero, rebaja sus potenciales beneficiarios de 2,3 a 1,1 millones de personas.


CIE de Aluche
El caso de la muerte de Samba Martine irá a juicio en junio

El Juzgado Penal número 21 de Madrid celebrará los próximos días 3, 4 y 7 de junio el juicio por la muerte de Samba Martine, que falleció en 2011 en el CIE de Aluche.

Migración
El juego que hay que superar para entrar en la Unión Europea

En Šid, un pequeño pueblo serbio fronterizo con Croacia, viven cientos de migrantes que prueban suerte cada día para entrar en la zona Schengen, pero son pocos los que lo consiguen.

Marruecos
“En Marruecos cuanto más rico eres, más libre eres”

¿Qué le pasa en Marruecos a una joven si —estando soltera— se queda embarazada? Sobre esta pregunta la cineasta Meryem Benm'Barek-Aloïs traza el argumento de Sofía (2018). La película, primer largometraje de la directora, fue galardonada en el festival de Cannes y aún puede verse en algunas salas del estado.  

Últimas

Almería
Dos décadas de acuerdos incumplidos
La revuelta del año 2000 forzó una negociación para sortear los costes de la huelga.
Ocupación de tierras
Nueva acción en el Cerro Libertad a diez días de que acabe el acuerdo con el BBVA

Desalojado en abril de 2018 por 300 guardias civiles, el Cerro Libertad, en Jaén, se enfrenta a un posible nuevo periodo de abandono a escasos días de que el acuerdo con el BBVA, propietario de la finca, deje sin acceso al colectivo que reivindica la defensa de la tierra andaluza. 

Insumisión
La insumisión en Extremadura

El 20 de febrero de 1989, hace ahora 30 años, cincuenta y siete objetores de conciencia en búsqueda y captura, prófugos por no haberse incorporado al ejército en su llamada a filas, se presentaron públicamente en el Estado español para expresar su desobediencia al servicio militar obligatorio (SMO). La insumisión había comenzado.

Fotografía
Paula Artés retrata a la invisible Guardia Civil
Paula Artés ha trabajado desde 2015 retratando las dependencias de la Guardia Civil en Catalunya para su libro ‘Fuerzas y cuerpos’.