Sistémico Madrid
Isabel Castelo, perros peligrosos

Una nonagenaria gallega, marquesa y viuda, un palacio de altos muros, un vigilante de seguridad, un mayordomo guineano y lo que queda de Cristóbal Colón… Esta es la historia de los dueños de Seguros Ocaso.

Sistémico Madrid Isabel Castelo
Entrada a la casa de la dueña de Seguros Ocaso, que se molesta en no ser molestada. Felicia Barrio

publicado
2019-06-18 07:00

Dejó escrito Edgar Allan Poe que todas las obras de arte deben empezar por el final, pero ¿importa algo el final de una historia sin gato, sin cuervo, sin mucho arte y en blanco y negro? Pues importa. Llevaba doce minutos frente al palacio esperando el soplo feliz de una musa, mohína, apoyada contra la ventana del aula de música del Colegio Italiano en pleno ensayo, repitiendo con mi cámara el mismo encuadre, el único posible. Y ya casi me iba cuando, avisado por la tecnología, el interior del muro extrajo a un uniformado de marrón de mirada sañuda para asegurarse de que me estaba marchando ya. Prosegur 1 - Felicia 0. Fin del partido.

Ya lo indica junto a la puerta: “perros peligrosos”. La dueña de Seguros Ocaso se toma todas las molestias para no ser molestada. Es un derecho adquirido. Por ese número de Modesto Lafuente no pasa ni Google Street View, no se detiene nadie, no aparca nadie. Nadie vierte luces a un caserón que lleva ahí desde 1930, en una parcela de 880 metros de planta y con 1.144 construidos. Una casa como las que levantaron los prósperos empresarios gallegos —también los Castelo— en los pueblos que rodean La Coruña, donde dragan sus raíces.

Los años 50 tienen que estudiarse mejor, no vaya a ser que se quemen los archivos y solo queden los del ABC. Isabel Castelo d’Ortega y Cortés (junio, 1929) es lo que en la Orden de la Vieira se define como una madrigallega. Su abuelo Ramón d’Ortega había fundado Seguros El Ocaso en 1920 en Vigo, y su padre, Santiago Castelo, le dio nuevos bríos entre los años 30 y 70, entre Coruña y Madrid, al tiempo que otro paisano [ferrolano] hacía y deshacía en otro palacio de la capital.

Isabel Castelo d’Ortega y Cortés se crió como el régimen quería que fueran sus damas; heredó Seguros Ocaso de su padre y ella se lo legará a su única hija

Ella, su única hija, se crió como el régimen quería que fueran sus damas. Estudió canto y llegó a actuar como soprano. En los 50 se casó con un pluscuamcondecorado capitán de fragata, Ángel de Mandalúniz, para quien el franquismo rehabilitó en 1960 un título del siglo XVII, el Marqués de Taurisano. Dinero nuevo, aristocracia nueva. En febrero de 1954, “la joven y bella señora de la casa, acompañada de su madre, ambas ataviadas con gran distinción, hicieron los honores a sus numerosos amigos con la gentileza y cariño que las caracteriza”, glosó el ABC sobre el bautizo de su hija, Isabel Elena, hoy copropietaria y única heredera de la aseguradora. Y adiós al canto. De prometedora soprano, Isabel Castelo pasó en 1956 a sus labores, y a estampar su nombre en el premio de canto más importante del país, una suerte de Factor X de la época, dotado con 20.000 pesetas.

Ya lo dice Rosalía, “el dinero nunca pierde el tiempo”. Esos años, los Castelo medraron. Se dedicaron a comprar inmuebles de postín en Madrid, Sevilla o Barcelona por medio de diversas sociedades que aún conservan (Castman Patrimonios SL y Cartera Hipotecaria SL), fueron accionistas del Banco General de Industria y Comercio y tomaron parte en la fundación y en el capital de Destilerías y Crianza del Whisky SA (DYC) —en el que se mantuvieron hasta mediados los años 80—. En 1976, la Armada dio permiso al alférez de navío Cristóbal Colón de Carvajal Gorosábel para casarse con su hija. De esta guisa, la familia gallega se incorporaba al frondoso árbol genealógico del descubridor de las Américas.

Sistémico Madrid
El gran llavero de Modesto Álvarez Otero

Toros de lidia, fincas, vinos, mansiones, semillas modificadas y decenas de edificios engalanan la fortuna del otro propietario de peso de la firma de seguros Santalucía.

En febrero de 1986, la prensa se agolpó delante de la casa de la familia. ETA había matado en el barrio de El Viso a su consuegro, el vicealmirante Cristóbal Colón de Carvajal Maroto, y a su chófer. En la puerta “el mayordomo guineano que lleva más de treinta años de servicio en la casa de los marqueses” se muestra consternado, atestó el ABC: “Aún no me lo puedo creer, ayer hablando tranquilamente y ahora está muerto”. Y así fue como el palacio de Chamberí de los Castelo recibió la herencia nobiliaria del marino más famoso de la historia: Duque de Veragua, Duque de la Vega, Almirante y Adelantado Mayor de las Indias, Marqués de la Jamaica. Si hay que perder el apellido, que sea por el de Colón.

La marquesa Isabel Castelo, su hija duquesa Isabel Mandalúniz y sus dos nietos, Cristóbal y Ángel Colón de Carvajal, acumulan un patrimonio de 1.160 millones y no tienen empresas conocidas fuera de España. Con Ocaso y sus 4,5 millones de pólizas de entierros, velatorios, coronas de flores e incineraciones, es más que suficiente. Para ellos, sombras son la gente. Ya me iba, señor uniformado. Ya me iba. 

Relacionadas

Sistémico Madrid
Las minas madrileñas de Victorino Alonso

Jubilado, insolvente y cosido a denuncias por las que nunca ha ido a prisión, el magnate del carbón sitúa su patrimonio en Madrid. Su red de colaboradores regenta 50 empresas localizadas en tres oficinas, a cual más siniestra, que suman 100 millones de euros, Porsche Cayenne incluido.

Sistémico Madrid
El gran llavero de Modesto Álvarez Otero

Toros de lidia, fincas, vinos, mansiones, semillas modificadas y decenas de edificios engalanan la fortuna del otro propietario de peso de la firma de seguros Santalucía.

Sistémico Madrid
Carlos Álvarez Navarro, entre tinieblas

El presidente y copropietario de Santalucía localiza sus empresas en lo mejor del barrio de Argüelles y disemina por las calles de la capital un sinfín de propiedades que le convierten en uno de sus grandes caseros.

0 Comentarios

Destacadas

Migración
Dime de dónde vienes y te diré quién eres

¿Cómo repercuten las fronteras en los cuerpos e identidades de las personas migrantes? Las fronteras construyen las narrativas de la migración, las cuales son reproducidas y perpetuadas tanto por quienes migran como por las sociedades que ‘los reciben’. ¿Cómo ven las políticas migratorias a los migrantes? ¿Cómo influyen estas en la perspectiva que los ‘autóctonos’ tienen del extranjero? ¿La respuesta de alguna de estas preguntas influye en la respuesta de la otra?

Altsasu
La Fiscalía pide al Supremo que rechace los recursos de los jóvenes de Altsasu

El Tribunal Supremo ha escuchado hoy a los abogados de las defensas de los ocho jóvenes condenados a entre dos y 13 años de cárcel por la pelea de bar con dos guardias civiles en Altsasu. Los abogados de la defensa señalan irregularidades que van desde que las relaciones de la juez, Concepción Espejel, con la Guardia Civil, a la denegación sistemática de testigos presenciales.

Pensamiento
Marta Peirano: “Internet no es el problema, la extracción de datos es el problema”

La periodista Marta Peirano (Madrid, 1975) ha publicado El enemigo conoce el sistema (Debate, 2019), un ensayo sobre el estado actual de internet y de las sociedades que están moldeando una serie de herramientas privadas.

Elecciones
Se están riendo de nosotras

Digámoslo claro: nos sentimos humilladas, se están riendo de nosotras. Pero partamos de ahí para hacer algo al respecto, no para atrincherarnos en un búnker de cinismo o hartazgo.

Literatura
Tiempos negros, tiempos salvajes

La novela negra en España se debate entre el espejismo de un boom comercial con amplia presencia en las mesas de novedades, y una realidad en la que conviven autores de éxito con otros que habitan en los márgenes de un género que, pese a la supremacía del best seller, no renuncia a su espíritu crítico. Pasamos revista rápida al noir hispano hablando con escritores, editores, libreros y especialistas en el simple (en este caso, ficticio) arte de matar.

Especulación urbanística
Madrid vs Blackstone: cientos de familias afectadas lanzan una campaña contra el gigante inmobiliario

Incrementos del alquiler de hasta el 100% y situaciones de acoso llevan a los habitantes de cinco bloques de viviendas de Madrid a denunciar públicamente al casero más poderoso de España: el fondo buitre Fidere-Blackstone.

Últimas