Sindicatos concertados

La defensa del trabajador necesita, para no quedar comprometida, de la independencia sindical.

UGT CC OO Banderas
UGT y CC OO han convocado un paro de dos horas el 8 de marzo. David Fernández
Vicepresidente del Sindicato del Profesorado Extremeño (PIDE)

publicado
2018-11-27 11:21:00

Que el descafeinado sindicalismo actual de los sindicatos tradicionales dista mucho de sus orígenes es algo tan evidente que no requiere esfuerzo alguno en demostrarlo; podríamos considerarlo un axioma. Primero habría que aceptar esta realidad, para poder después cambiarla.

Los sindicatos autoproclamados de clase han pasado del sindicalismo revolucionario al institucionalizado, aceptando subvenciones millonarias, y otros privilegios, a cambio de “paz social”. Se han convertido, podríamos decir, en un cinturón de protección para la administración. Estar a cargo de los Presupuestos Generales del Estado constituye un contrasentido en sí mismo, porque la obligación de un sindicato es enfrentarse el Estado, al gobierno de turno, en la defensa de los trabajadores. Que eso pasara con la OSE, el sindicato vertical de Franco, es comprensible; pero en una sociedad democrática da pavor que el modelo vertical se repita.

Las subvenciones, concedidas tanto por el Gobierno central como autonómico, son de todo tipo y no están sujetas a la fiscalización de la Intervención General del Estado, dado que los sindicatos no están obligados a publicar sus cuentas. Esta falta de transparencia pactada hace albergar muchas dudas sobre el destino final de dichas subvenciones.

1981 quedará marcado para siempre como una fecha aciaga; el sindicalismo puro murió en España y fue sustituido por macroestructuras sostenidas por el Estado

En 1981, el gobierno de turno, la asociación de empresarios y varios sindicatos suscribieron el Acuerdo Nacional de Empleo, donde se institucionalizaron, en los Presupuestos Generales del Estado, las subvenciones sindicales. Por aquel entonces también se llegó a un Acuerdo de Patrimonio Sindical, que quedaría ampliado con la Ley de Patrimonio Sindical Acumulado de 1986 y el Decreto-Ley de 2005 por el que se modificaba la anterior Ley. Dichas leyes otorgaban a los sindicatos de clase el uso de 1.168 inmuebles que pertenecieron a la organización sindical vertical (el sindicato de Franco). 1981 quedará marcado para siempre como una fecha aciaga: el sindicalismo puro murió en España y fue sustituido por macroestructuras sostenidas por el Estado.

Cientos de inmuebles regalados y cientos de millones en subvenciones acercan a los sindicatos al poder y los alejan de la razón. La lucha de clases pasa a ser una entelequia y los sindicatos favoritos del Estado se convierten en estructuras institucionalizadas.

Más dinero

En 1992, sindicatos tradicionales y la CEOE se incorporan al primer Acuerdo Nacional de Formación Continua en las Empresas (ANFC), donde se moverán grandes cantidades de dinero y que tendrá continuidad en años posteriores.

En 1992, sindicatos tradicionales y la CEOE se incorporan al primer Acuerdo Nacional de Formación Continua en las Empresas (ANFC), donde se moverán grandes cantidades de dinero y que tendrá continuidad en años posteriores

Para recoger la espléndida financiación, llegada desde el Gobierno de España y de Europa, crean la FORCEM (fundación para la Formación Continua en la Empresa) que, ¡oh, sorpresa!, está integrada y gestionada por ciertos sindicatos, los de siempre, y que solo durante el primer Acuerdo (1992-1995) recibió 231.295 millones de “pelas”. Sin embargo, esta fundación fue fiscalizada por el Tribunal de Cuentas que detectó un sinfín de anomalías: número falso de alumnos, cobro de enseñanzas gratuitas, ausencia de cursos declarados, etc. Pero no queda ahí la cosa, el Tribunal de Cuentas siguió encontrando anomalías en años posteriores.

Sin embargo, nada ocurrió tras descubrirse las anomalías. La FORCEM pasó a llamarse Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo y, más tarde, Fundación Estatal para la Formación en el Empleo (Fundae), que sigue recibiendo millones a espuertas. No deja de ser esclarecedor este ir cambiando de nombre cada cierto tiempo.

La legislación actual asegura, por una parte, que los sindicatos cercanos al Estado dispongan de importantes sumas de dinero y, por otra, el monopolio del sindicalismo institucionalizado. El poder se asegura con ello la paz social a cambio grandes subvenciones. Los sindicatos, por su parte, teatralizan un teórico enfrentamiento con el poder con una huelga general de un día por año y algunas concentraciones por la tarde fuera del horario laboral, trufadas de grandilocuentes intervenciones de sus líderes. Después guardan las pancartas y asunto terminado.

Los sindicatos deberían ser libres, no estar atados al Estado, para luchar sin ambages por los derechos de los ciudadanos. Deben renunciar a las subvenciones millonarias que les da el gobierno y mantenerse con recursos propios (como hacen los sindicatos alemanes, por ejemplo). La defensa del trabajador necesita necesariamente, para no quedar comprometida, de la independencia sindical.

16 Comentarios
Indefensa 23:56 29/11/2018

Muy bueno el artículo, pero para poder dar lecciones a los sindicatos de clase uno tiene que autocriticarse. Por supuesto que estoy totalmente de acuerdo con lo que dice de los sindicatos mayoritarios, pero en un tema muy concreto, como es la defensa de los trabajadores más indefensos de todas las administraciones públicas, ustedes, los de PIDE están mirando para otro lado.
Saben muy bien que los trabajadores temporales que llevan más de tres años realizando sus funciones para la administración pública están contratados o nombrados en fraude de ley, lo ha reconocido hasta el Tribunal Supremo y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, y quién defiende a este colectivo??? PIDE no los defiende. Apliquénse el cuento y no vayan a convertirse también en sindicatos concertados.....

Responder
4
0
#26994 10:46 2/12/2018

OK. Lo malo es que pide, por denunciarlo, no es menos vertical. ¿Cómo trata a los interinos longevos, esos que en du día formaron la Plataforma de Interinos de Extremadura, conocida por PIDE?
Por desgracia, algunos la denominan DESPIDE.
A la plataforma de Interinos, ya no la dirigen interinos y perdió su esencia.

Responder
1
0
#26910 12:51 30/11/2018

Este artículo tiene más razón que un santo, cómo se decía antes.ya es hora que los sindicatos se independizen del poder.

Responder
2
0
Anónima mente 7:54 29/11/2018

PIDE también tiene sus liberados y sus desgravaciones de la cuota. Juega en el sistema y le encanta. Ah, y luego están los liberados que tienen sus empresas y se liberan para poder dedicarse a ellas. Pero no es de PIDE a quien conozco que lo hace.

Responder
4
0
#26790 22:03 27/11/2018

Totalmente cierto, hay que quitar las subvenciones a los sindicatos y que su fuente de ingreso y financiación sea la cuota de sus afiliados.

Responder
3
0
#26787 20:28 27/11/2018

No hay que irse a Alemania para ver a sindicatos que rechazan subvenciones y prebendas estatales. Aquí está la CNT

Responder
3
0
Coherencia 22:11 27/11/2018

Pues a aplicarse el discurso y no aceptar que los liberados de PIDE los pague la Empresa

Responder
4
2
#26983 20:13 1/12/2018

Está claro que no conoces de lo que hablas. PIDE no vive de subvenciones. La que recibe la dedica a fines sociales, mientras los otros reciben dinero en cantidades enormes. La diferencia es clara.

Responder
0
0
#27331 22:48 6/12/2018

Mantener los sueldos de los liberados sindicales de PIDE supone mas de un millon de euros que paga la empresa

Responder
0
0
#27357 18:22 7/12/2018

No sabes lo que dice. PIDE tiene 14 liberados totales ¿eso cuesta más d eun millón? ¿Sabes cuántos liberados tienen los demás sindicatos? No lo puedes saber porque los otros sindicatos no lo dicen, PIDE lo tienen publciado en su web. Es bueno estar informado.

Responder
2
0
#26786 20:16 27/11/2018

Las subvenciones y ese sindicalismo institucionalizado permiten además que muchos liberados sindicales no se dediquen a la tarea para la que han sido liberados sino que se sirvan de esa liberación para hacer carrera en los aparatos de los partidos en una suerte de puerta giratoria “sui generis” que redunda en la subordinación partidista de los sindicatos al sistema de partidos vigente.

Responder
5
0
#26777 17:30 27/11/2018

Hay que recuperar el sindicalismo combativo

Responder
6
0
Anfiliada a PIDE 17:28 27/11/2018

Así es! Por eso estoy yo con vosotros! Gracias!

Responder
4
2
#26774 16:28 27/11/2018

Fantásitico artículo.

Responder
12
4
#26761 11:05 27/11/2018

Buena reflexión, el sindicalismo institucionalizado, subvencionado y de concertación ha dejado vendida e indefensa a los trabajadores

Responder
16
3
#26879 20:39 29/11/2018

Todo muy bonito
Claro que sí
Unos luchan por mejorar los derechos de los trabajadores y otros tocándose los cojones en casa y si se plantea una huelga vamos a trabajar a escondidas
Ahora es muy fácil echar la culpa a los sindicatos

Responder
0
0

Destacadas

Consumo
Consumidos por Navidad

De nada sirve culpabilizarse o culpabilizar a otros, la navidad es, ni más ni menos, el reflejo aumentado de lo que la sociedad hace el resto del año. El Salmón contracorriente ofrece en este dosier una guía para entender qué supone el consumo en estas fechas y qué alternativas pueden funcionar para construir otra clase de navidad

Menores extranjeros no acompañados (MENA)
Niños escupidos por el mar

Las gentes de bien, que se preocupan cuando tienen cuatro, cinco años, van perdiendo el interés según avanzan. ¿Cuando dejan de merecerse la ternura? ¿A los 12? ¿A los 13? ¿A los 14?

Brasil
Dríade Aguiar: “Los que votaron a Bolsonaro no son fascistas”
Periodista responsable de las redes de Midia NINJA, Dríade Aguiar advierte del papel de las redes sociales en el ascenso de las derechas.
Petróleo
Disputas en la industria del petróleo

En medio de la guerra comercial lanzada por Trump, las nuevas potencias orientales que desafían a las viejas metrópolis y las protestas ciudadanas, el precio del petróleo determina el futuro de la economía global.

Violencia machista
Correr y andar
14

¿Cuántos hombres —cuando salís a andar o a correr— tenéis presente que esa experiencia no está siendo la misma para la mitad de la humanidad?

Últimas

Feminismos
Que arda el patriarcado

El fin de semana del 14, 15 y 16 de diciembre se llevó a cabo el encuentro de mujeres organizado por la asociación Malvaluna, como parte del Proyecto "Librélulas" en el albergue juvenil La Casa Verde.

Personas con discapacidad
Libertad, qué bonito nombre tienes
Conseguir la libertad a través de una conciencia colectiva que luche por alcanzarla, logrando así un mundo más justo e inclusivo.