Sanidad
La Consejería de Sanidad de Madrid, denunciada por prevaricación y fraude en los contratos menores

El colectivo Audita Sanidad ha presentado ante la Fiscalía contra la Corrupción una denuncia contra la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid por los supuestos delitos de prevaricación, malversación de caudales públicos, tráfico de influencias y fraude por "fuertes evidencias" de fraccionamiento en la firma de contratos menores con diversas empresas.

Hospital Materno La Paz
Hospital La Paz David F. Sabadell

publicado
2019-06-18 09:54

Prevaricación, malversación de caudales públicos, tráfico de influencias y fraude. Son los presuntos delitos cometidos por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid y los responsables de la mayor parte de los hospitales madrileños, según la denuncia presentada hoy por el colectivo Auditoría Ciudadana de la Deuda en Sanidad (Audita Sanidad) ante la Fiscalía Especial contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada. La denuncia hace referencia a los contratos adjudicados a empresas proveedoras de servicios y suministros en el año 2016, ya que, tras un análisis pormenorizado de los datos existentes, el colectivo ha hallado “fuertes evidencias” de fraccionamiento en muchos de esos contratos.

Las cifras hablan por sí solas. En 2016, la Consejería de Sanidad firmó 486.562 contratos. De ellos, solo 1.443 se adjudicaron por licitación pública. El resto, 485.119 (99,7%), fueron contratos menores, es decir, contratos por valor de menos de 18.000 euros (o 50.000 en caso de contratos de obra) que se adjudican directamente sin publicidad ni concurso. Además, el valor de los contratos menores fue de casi 699 millones de euros, un 49,8% del valor total de los contratos firmados (1.402 millones).

En 2016, la Consejería de Sanidad firmó 486.562 contratos. De ellos, solo 1.443 se adjudicaron por licitación pública
Aunque la denuncia presentada ante la Fiscalía hace referencia al año 2016, la relatoría realizada por el grupo contiene también los datos desgranados de 2017, unos hechos por los que interpondrán una denuncia separada en los próximos meses, mientras esperan conseguir también la información de 2018. De hecho, en 2017 se firmaron 571.726 contratos por valor de 1.414 millones de euros. De nuevo, un 99,7% de los mismos ―570.031― fueron menores, y su valor fue de más de 772.000 euros, el 54,6% del total. “Las cifras, tanto en volumen como en valor, parecen absolutamente desproporcionadas”, apuntan desde la organización.

Estas cifras, y otros datos encontrados durante la investigación, hacen sospechar a Audita Sanidad que muchos de ellos pudieron ser objeto de fraccionamiento, algo prohibido por la Ley 3/2011 de Contratos del Sector Público, en vigor en ese año, que establece que “no podrá fraccionarse un contrato con la finalidad de disminuir la cuantía del mismo y eludir así los requisitos de publicidad o los relativos al procedimiento de adjudicación que correspondan”.

Así, según este colectivo, muchos contratos cuyo importe obligaría a la licitación pública han sido fraccionados y encadenados para no sacarlos a concurso y evitar la publicidad y la competencia. Según la denuncia presentada ante la Fiscalía, “la mayoría de dichos contratos menores se han realizado mediante un abuso de la naturaleza de los mismos, evitando así la contratación por licitación pública, que le es menos conveniente por no poder elegir a la empresa contratada”. 

las 20 empresas con más contratos a dedo

Un dato relevante es el de las empresas adjudicatarias. En el año 2016, 3.441 compañías firmaron contratos menores con la Consejería. De ellas, las 20 primeras se hacen con la mayor parte del pastel al recibir un 30,2% de los contratos por el 45,5% del importe total. Por importe destacan Gilead Sciences, Medtronic Ibérica, Novartis y Merck Sharp and Dohme, todas ellas con miles de contratos por valor de más de 20 millones de euros cada una.

El año 2017 no es muy diferente: de las 3.620 empresas con contratos menores, las 20 primeras reciben el 31% de los contratos y un 42,3% del importe total. Las mismas empresas citadas ocupan los cuatro primeros puestos, junto con Roche, Janssen-Cilag y Johnson & Johnson, que también superan los 20 millones en contratos menores cada una.

El Grupo Siemens

Siemens, que también se encuentra entre las 20 primeras adjudicatarias en ambos años, es la empresa elegida para un estudio pormenorizado de los contratos sospechosos a través de sus filiales Siemens SA y Siemens Healthcare.

De los 3.095 contratos menores adjudicados por la Consejería a Siemens Healthcare en el año 2016, por un importe de siete millones de euros, 2.044 son sospechosos de fraccionamiento. Se encuentran en este caso los 27 contratos de servicios firmados con el Hospital Ramón y Cajal por el mismo concepto a lo largo de tres meses, y que superan los 88.000 euros, o los cinco contratos de obra firmados con ese mismo hospital en un solo día y con el mismo concepto, y que superan los 237.000. Según el estudio realizado, el 100% de los contratos firmados entre el hospital y la empresa son sospechosos de fraccionamiento. Y, con el Gregorio Marañón, 364 (98%) de los 372 contratos firmados, con un valor de un millón de euros, son sospechosos. De los 15 hospitales analizados, no hay ninguno que no haya firmado con la empresa contratos menores cuando menos dudosos.

De los 3.095 contratos menores adjudicados por la Consejería a Siemens Healthcare en el año 2016, 2.044 son sospechosos de fraccionamiento

Si se tienen en cuenta los centros de gasto, en 2016 es el Hospital Central de la Cruz Roja el que despunta entre los demás, con 98.658 contratos menores firmados, 40.000 por encima del siguiente centro de gasto, el Hospital Dr. R. Lafora, y seguido por el Hospital Infanta Cristina (42.439 contratos) y el Hospital del Tajo (39.064). En 2017, son el Hospital Clínico San Carlos, con 90.071 contratos; el Gregorio Marañón, con casi 75.000, y el Ramón y Cajal, con 44.565, los que más han hecho uso de este tipo de contratación "excepcional".  

Audita Sanidad indica que “lo que marca el espíritu de la ley es que los contratos menores sean la excepción en la contratación pública”, y no la norma, como es el caso en los dos años analizados, y ven claros índices de delito en la firma de estos contratos.

Por ello, interponen una denuncia por prevaricación, malversación de caudales públicos, tráfico de influencias y fraude “contra todos los cargos públicos que puedan resultar responsables, además de contra los altos cargos de la Administración de la Comunidad de Madrid, de la Consejería de Sanidad, del SERMAS y de los distintos hospitales identificados por los hechos descritos anteriormente”.

La denuncia, presentada ante la Fiscalía contra la Corrupción, se presentará posteriormente ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, pues “el uso indebido y repetido de contratación vía contrato menor conculca el derecho de competencia”. Y, asimismo, se llevará ante el Tribunal de Cuentas. De hecho, el 1 de junio, la Cámara de Cuentas de Madrid presentó su Informe de fiscalización de la contratación menor celebrada por las entidades del sector público madrileño en 2017, un informe que, según Audita Sanidad, “refuerza algunos de los motivos que sustentan esta denuncia”, pues, también tras un análisis de los datos de las contrataciones menores en Sanidad, ya se denunciaba el fraccionamiento, la “actuación en fraude de ley” por el encadenamiento de los contratos, que se haya convertido en “práctica habitual lo que es una excepción en la contratación pública”, la elusión de “los requisitos de publicidad” en la contratación y la violación de la Ley de Contratos del Sector Público. 

Relacionadas

Sanidad
La Sierra Noroeste se moviliza contra la gestión del Hospital de Villalba

La Plataforma Vecinal Sanidad Pública Noroeste convoca este domingo una manifestación por lo que consideran una mala gestión del Hospital General de Villalba, a manos de la empresa privada Quirón Salud.

Sanidad
Donar tus óvulos, ¿a qué precio?

La donación de óvulos es una práctica cada vez más frecuente. Sobre este tema se ha generado un debate, ciertamente complejo, que incluye consideraciones de todo tipo: morales, éticas, legales, económicas y sanitarias.

Sanidad
Cuando una imagen vale más que 100.000 palabras

A la geriatría no la humillan los trabajadores, no señores míos, la humillan los grupos empresariales que sin tener ni idea de servicios sociales juntan en su cartera de negocios gasolineras, cadenas de supermercados, activos inmobiliarios y ahora la nueva moda, centros geriátricos.

4 Comentarios
Eduardo 3:02 20/6/2019

Por favor investiguen la nutrición clínica. Ahí el escándalo es aún mayor pues todos los contratos son
menores y además el mercado de manera ilegal lo acaparan Nestlé, Abbot, Nutricis y Fresenius que tienen " en nómina" a las máximas autoridades sanitarias. Y además desde hace décadas. Estas empresas además le impiden la libre concurrencia por medio de "sus adláteres en la administración" a todas las Pymes y lo que es peor el paciente oncológico o anciano abandonado a su suerte. La nutrición clínica está podrida en este país.

Responder
3
0
#36043 12:32 19/6/2019

https://twitter.com/acetona43/status/1141027503617859585

Responder
2
3
brinco061 9:13 19/6/2019

Esta comunidad es la universidad de la corrupcion....

Responder
8
0
#35968 11:49 18/6/2019

Madrid será la cuna del fascismo

Responder
7
1

Destacadas

Elecciones 10N
Las patronales presionan para que haya gran coalición entre PSOE y PP

Las principales asociaciones de empresarios urgen a la formación de un Gobierno “estable y moderado” tras los resultados del 10 de noviembre. Ni PSOE ni PP parecen dispuestos a dar pasos hacia esa gran coalición, de momento.

Rojava
El pueblo kurdo se enfrenta a su destino en Siria

El apoyo al pueblo kurdo por parte de la sociedad civil internacional no ha impedido a Turquía seguir avanzando en su proyecto de destrucción en Rojava. Ante una amenaza que puede venir de todas partes y en cualquier momento, las autoridades kurdas insisten en que no están preparadas para renunciar tan fácilmente a una autonomía ganada con tanto sacrificio.

Tecnología
El drama tecnológico liberal
En ‘Ciberleviatán’, José María Lassalle habla de “la filosofía transhumanista” para presentar un instante de peligro, el autoritarismo digital, que solo puede evitar la eficiencia de los mercados.
Opinión
Tras la sentencia: paradojas de una revuelta esperada

Si en algo destaca en el “problema catalán” es en que presenta una coexistencia contradictoria entre un mandato imperativo activo, con formas organizadas de contrapoder ciudadano, y un subsistema de partidos catalán completamente esclavo de sus apuestas en el casino de la crisis de régimen. Primera parte.

Bolivia
Bolivia y el golpe de estado neoliberal

La derecha latinoamericana ansía acabar con la totalidad de proyectos de cambio progresista que durante las últimas décadas dominaron la geopolítica continental.

Últimas

Elecciones 10N
La hora del pueblo

La batalla está en la calle, en la asfixia al fascismo a través de la movilización, la persecución en los tribunales cada vez que su desprecio a las leyes les juegue una mala pasada, en afear comportamientos de odio en los círculos próximos y en la intervención como sociedad cuando estos comportamientos se den en la vía pública.

Elecciones 10N
Albert Rivera abandona la presidencia de Ciudadanos tras el hundimiento electoral

Perder 47 diputados en siete meses ha sido una losa demasiado pesada como para que Albert Rivera siga presidiendo Ciudadanos. Así lo ha comunicado al Comité Ejecutivo Nacional del partido. Rivera también deja la vida política.

Elecciones 10N
10N. Me duele España

Mientras el denominado bloque del cambio se desangraba la recomposición de la derecha ha sido meteórica. Hoy las preguntas se suceden ¿qué ha podido pasar?¿Por qué de nuevo el crecimiento de la abstención? ¿Qué consecuencias tendrá el aumento de la extrema derecha en España?

Bolivia
Las juntas vecinales de El Alto le declaran la guerra al golpe de Estado en Bolivia

La poderosa organización de El Alto, ciudad situada a cinco kilómetros de La Paz, llama a “conformar comités de autodefensa, bloqueos, movilización permanente y contundente”. Esta organización fue clave en la caída del presidente neoliberal Gonzalo Sánchez de Lozada en 2003.