Salud mental
Salud mental y crisis económica

Es necesario considerar el problema de la salud mental como una cuestión social.


publicado
2019-12-12 06:50

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud como “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”, incluyendo así explícitamente la esfera psíquica. Sin embargo y pesar de suponer el 13% de la carga total de enfermedad a nivel global, la salud mental sigue siendo la gran olvidada.

Si nos ceñimos a España, los datos son alarmantes: una de cada cuatro personas presentará un trastorno mental común (ansiedad, depresión leve, etc.) a lo largo de su vida y entre el 0,5 y 1%, uno grave (esquizofrenia no controlada, depresión mayor, etc). El trastorno mental supone la segunda causa de discapacidad más frecuente (19,6 por ciento), lo cual implica según el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, que el coste sea de un 8% del PIB.

Lo que más llama la atención es la relación de estos datos con la situación económica de nuestro país. Ya en estudios previos a la crisis de 2008 se demostró que la dificultades económicas agravan la salud mental de las personas. La recesión de la que dudosamente hemos salido no ha hecho más que confirmar estos datos. Entre 2006 y 2010, el estudio Impact llevado a cabo en centros de atención primaria evidenció un empeoramiento en la prevalencia de trastornos mentales comunes: un aumento del 19% en trastornos de ánimo, un 8% en ansiedad y un aumento de la dependencia alcohólica en un 5%. El factor de riesgo más importante fue el desempleo.

En mujeres, el riesgo de padecer algún trastorno aumentó un 6% por cada 100 euros menos de gasto público per cápita

Si aplicamos un enfoque de género destaca que el impacto de estas enfermedades es mayor en los varones, lo cual se puede atribuir a la tradicional carga económica que sustenta el hombre en el núcleo familiar. Todo esto tal vez explique el aumento en el consumo de ansiolíticos al doble, particularmente en personas con menor cualificación, en situación de desempleo, mayores de 45 años o con diversidad funcional.

En un estudio de 2017 que comparaba datos de 2006 y 2012 se evidenció que las variables macroeconómicas relacionadas con dicho empeoramiento en la salud mental poblacional se basan en una disminución en el gasto sanitario per cápita y aumento en el porcentaje de trabajadores temporales.

En mujeres, el riesgo de padecer algún trastorno aumentó un 6% por cada cien euros menos de gasto público per cápita, y en hombres aumentó un 8% por cada aumento del 5% en trabajadores temporales. La relevancia de estos datos quedó muy bien descrita en otro estudio de 2015 de Zapata et al., quienes afirmaban que como consecuencia de la crisis, España es un laboratorio natural para investigar cómo los efectos macroeconómicos afectan la salud poblacional. Pero el impacto de la crisis en la salud mental no es inmediato, son el peso acumulado de los años de angustia personal y precariedad laboral los que acaban rompiendo por dentro a las personas.

Este año, la temática principal de la campaña por el Día Mundial de la Salud Mental se ha centrado en la prevención del suicidio. En los principales países afectados por la crisis en Europa: Grecia, Irlanda, Italia, Portugal y España, entre 1968 y 2012, se ha visto una relación significativa entre las tasas de suicidio y las políticas de recortes y austeridad fiscal.

Esto se evidencia especialmente en varones entre los 65 y 89 años. En Catalunya, entre 2000 y 2013 se produjo un aumento en la tasa de suicidio de 36%, especialmente en hombres entre 40 y 60 años. Aunque no pueda confirmarse la relación directa con la crisis económica, sí se sospecha que ésta sería una correlacción causal directa, un factor clave.

Vivienda
Suicidios por desahucios: cuando la salud mental depende de la reivindicación política

El suicidio de un hombre en Cornellà cuando iba a ser desahuciado vuelve a poner en primer plano la relación entre crisis económica y problemas de salud mental.

Los datos de todas las investigaciones confluyen en que la salud mental requiere un abordaje a nivel político e incluso asistencial que supere el simple enfoque biologicista. Este periodo post crisis ha hecho evidente que no informar, analizar y denunciar este grave problema de salud ha provocado una carencia de inversiones y una ausencia de estrategias comunitarias y sociales de prevención y tratamiento.

En el caso del suicidio, por ejemplo, muchas veces planteado como un desenlace trágico en consecuencia a una psicopatología individual, hay una falta clara a nivel estatal de estrategias colectivas de prevención y de asistencia terapéutica y social. A parte de la prevención, en caso de que se consume el suicidio, faltan protocolos y medidas de apoyo a la familia y comunidad del fallecido que tendrá que lidiar con el dolor, la incomprensión y la culpa.

Por todo ello es necesario considerar el problema de la salud mental como una cuestión social. Que la sociedad conozca que la precariedad laboral o las condiciones laborales dignas empeoran o mejoran, agravan o evitan la enfermedad mental, incidir en políticas de género y otras que combatan otros factores de agravamiento como el racismo; todo ello asegurando unos servicios públicos ágiles, eficientes y de calidad.

Relacionadas

Salud mental
La Ley de Salud Mental argentina a diez años de su sanción
El Gobierno de Cristina Kirschner aprobó una ley para la reforma de las instituciones de salud mental, un esfuerzo que sufrió todo tipo de obstáculos y se quedó sin aplicar.  
Salud mental
El Grupo de Apoyo Mutuo en salud mental de mujeres empieza a rodar en València

Los Grupos de Apoyo Mutuo (GAM) entre personas con sufrimiento psíquico presentaron el pasado 28 de noviembre la formación de un grupo no mixto en València. Hoy, jueves 5, celebran el primer encuentro en la Biblioteca de la Dona.

0 Comentarios

Destacadas

Salario mínimo
Subida del SMI: un acuerdo suficiente si estuviéramos en 2015, dicen algunos sindicatos

El acuerdo para la subida del SMI no ha gustado en el sindicalismo vasco y gallego por quedarse corto, pero hay algo más: una desconfianza a que la recuperación del diálogo social no sea tan positivo para la mayoría trabajadora.

Educación
Madrid, epicentro de la educación excluyente

Profesorado especializado saturado, sobrerratio de alumnado atendido: la administración madrileña mantiene la atención a la diversidad bajo mínimos. Familias y profesionales se organizan para garantizar el derecho a la educación de niñas y niños con necesidades especiales.

Chile
Asel Luzarraga, un escritor vasco en la lista de Interpol

Luzarraga es escritor, bloguero, filósofo, anarquista y vasco. Fue detenido en 2009 en Chile por poner bombas y condenado a una pena que supondría su expulsión del país. Un montaje que derivó de la denuncia que hacía de la represión del pueblo mapuche que, según denuncia, ha ocasionado que su nombre se haya incluido en la lista negra de Interpol. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos está estudiando su caso.

Sistémico Madrid
Alberto Palatchi, el sefardí que yo llevo dentro

El empresario barcelonés Alberto Palatchi, fundador de Pronovias, amasó una increíble fortuna gracias su negocio de moda nupcial. Tras venderlo, en 2017 trasladó su nuevo holding a un piso en el edificio más caro del barrio de Salamanca.

Especulación urbanística
El macrodesahucio de 18 familias revive el debate sobre el papel de la Sareb
Tres bloques de viviendas de la Sareb en Carabanchel (Madrid), con 18 familias, resisten desde hace meses los intentos de desahucio. El próximo 6 de febrero volverán a intentar echarlos de sus casas, pero tendrán que enfrentarse a los colectivos de vivienda, que harán lo imposible para impedirlo. 

Últimas

Promociones
Aún estás a tiempo, ¡suscríbete!
Estás de suerte, nos quedan unas pocas revistas de Pikara. Así que, hasta agotar existencias, si te suscribes a El Salto puedes conseguir tu ejemplar.
América Latina
Gahela Cari Contreras: “Ya estamos transformando el Perú”
Gahela se define como trans mujer, feminista, migrante e indígena y postula al Congreso del Perú con uno de los programas más valientes e interseccionales de la emergente y diversa izquierda peruana.
Memoria histórica
Contra el pin parental, la vocación democrática de las maestras de la República

Las maestras y los maestros republicanos fueron los funcionarios más represaliados por el franquismo. Parece que debemos seguir insistiendo en que nuestros conciudadanos se pregunten por qué. Sobre todo en Murcia

Derecho a la ciudad
La política de las migajas: San Buda en Cáceres
El Ayuntamiento de Cáceres se suma a la política competitiva entre grandes municipios por atraer una inversión privada cuyos resultados no están claros.
Antiespecismo
Los animales a los que rescatamos, y aquellos a los que no
La crisis de incendios forestales en Australia arroja luz, una vez más, sobre las incoherencias que hay tras el trato que les damos a los animales.