Elecciones generales del 28 de abril
Ante los pactos electorales: no habrá paz sin justicia social

Los buenos resultados de la socialdemocracia en las elecciones del 28 de abril le abren la puerta para dos clases de acuerdo: uno que profundice las demandas de diálogo con Catalunya y la búsqueda de la justicia social y otro que no toque el statu quo impuesto por Bruselas.

Elecciones 2019 celebración en Ferraz banderas
Celebración en la sede del PSOE en Ferraz tras la victoria electoral. Álvaro Minguito

publicado
2019-04-29 11:32:00

La victoria electoral del PSOE ha puesto, por fin, un límite a la estrategia de la tensión enarbolada desde Madrid. La capital, entendida como el centro de poder y no como una ciudad sureuropea fragmentada por la desigualdad, había desplegado una campaña contra Catalunya para cumplir varios objetivos. La derecha mediática y su brazo político plantearon las elecciones a Cortes Generales del pasado 28 de abril como una anulación de las circunstancias históricas específicas de Catalunya y Euskal Herria. El objetivo era crear dos islas en un escenario virado a todas las gamas de azul, desde el anaranjado de Ciudadanos al verde azulado de Vox.

Para el alivio de más de 15 millones de votantes, el objetivo no se ha cumplido. Los resultados de las elecciones —marcados, qué duda cabe, por un voto en clave feminista que ha operado contra la retórica de la revancha— lanzan un mensaje en son de paz. Diálogo, talante, relatos de concordia para solucionar, o comenzar a solucionar, una tensión que se entiende en términos políticos, históricos y también económicos.

El neoliberalismo europeo se basa en una estructura jerárquica. La cesión de la soberanía monetaria y el pacto de estabilidad —con sus objetivos de déficit— dibujan un escenario de límites, tanto para el conjunto de España como para cada uno de los pueblos que conforman este Estado del sur de Europa. Son cercos que ponen en cuestión otra de las metas que cualquier propuesta de transformación en el siglo XXI debe perseguir: perseguir la justicia social, combatir la desigualdad y, finalmente, cambiar las relaciones sociolaborales para caminar hacia una reducción de los tiempos dedicados al trabajo y una redistribución en forma de renta básica garantizada.

No habrá paz sin justicia social. Los resultados del 28 de abril son un buen comienzo para el cierre de la herida territorial abierta por el choque de soberanías. Descartada electoralmente la consolidación de un Estado que maltrata a sus naciones históricas, el siguiente paso es enarbolar el diálogo como una solución en clave interna. Los factores externos, los mencionados de la economía y el efecto arrastre del cambio climático, serán objeto de examen sobre la voluntad de pactos del PSOE.

Si el objetivo es, como Sánchez expresó en campaña, avanzar hacia la justicia social, los choques empezarán a darse con la Comisión Europea y su brazo económico, el Banco Central Europeo. Si, por el contrario, el futuro Ejecutivo quiere mantener Europa fuera del plano, los socialistas deberán encontrar en Ciudadanos una muleta; algo que, irremisiblemente, seguirá requiriendo altas dosis de competición entre Madrid y los territorios históricos.

Los objetivos de paz y justicia social, vasos comunicantes, no son sencillos de cumplir. La voluntad política para llevarlos a cabo es más importante que el reparto de sillas que los medios trataremos de dilucidar durante las próximas semanas. De esa voluntad dependerá que la retórica de la guerra no vuelva a teñir de desesperanza un futuro ya de por sí complejo.

Sobre este blog
El Salto es una propuesta impulsada por el periódico Diagonal y más de 20 proyectos comunicativos de todo el Estado para lanzar un nuevo medio en 2017. Este es blog de la redacción de la edición general de la web y la revista de El Salto.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Elecciones generales del 28 de abril
El PSE denuncia a la monja que robó votos
La fiscalía puede solicitar una pena de entre seis meses y tres años de cárcel por el delito de alteración del voto.
Movimientos sociales
364 días

Los movimientos sociales y las organizaciones de la sociedad civil ante la posibilidad de un pacto entre PSOE y Ciudadanos.

Elecciones generales del 28 de abril
Claves políticas en Andalucía tras el 28-A

La euforia de la izquierda generada tras la derrota de la España de Colón debe dar paso a una profunda reflexión sobre sus resultados en Andalucía.

4 Comentarios
#33620 20:41 29/4/2019

franco creó el concepto de justicia social, que lo sepáis, es una palabra confusa

Responder
0
4
#33645 14:08 30/4/2019

Sí, la distribuyó por todas las cunetas que pudo...

Responder
4
0
#33589 12:16 29/4/2019

Demasiada literatura... El régimen se ha recompuesto por la vía socioliberal, salvo las excepciones Vasca y Catalana (ambas históricas e irresueltas). No habría que tener nada claro que hayan entendido, o que quieran entender... El P$0€ volverá a defraudar a otra generación más, mientras se vuelve a recomponer el poder nacionalcatólico en la sombra. Deja vù !

Responder
13
0
#33599 15:16 29/4/2019

Exacto. La redacción de El Salto me decepciona enormemente. Celebrando el triunfo del IBEX. Florentinato. Puta prensa españita.

Responder
6
3
Sobre este blog
El Salto es una propuesta impulsada por el periódico Diagonal y más de 20 proyectos comunicativos de todo el Estado para lanzar un nuevo medio en 2017. Este es blog de la redacción de la edición general de la web y la revista de El Salto.
Ver todas las entradas

Destacadas

Laboral
Las kellys llaman a la primera huelga de camareras de piso en Baleares

Camareras de piso de Ibiza y Formentera han decidido en una asamblea celebrada este lunes convocar una huelga de dos días en agosto. Piden regular la carga de trabajo de manera urgente para evitar riesgos innecesarios para las 6.000 trabajadoras empleadas en este sector en estas islas.

Literatura
“Europa no ha perdido su memoria sino su sensibilidad”

En Una vez caminé sobre la suave hierba la escritora austriaca Carolina Schutti propone, con un estilo intimista y sutil, una historia de identidad y desarraigo, un pulso por recuperar la memoria negada. La protagonista se llama Maja, pero podría llamarse de cualquier modo y estar en cualquier sitio.  

Venezuela
El ocaso de la insurrección de Guaidó

La reciente visita de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, y el avance de las negociaciones en Noruega han dividido a la oposición venezolana. Mientras tanto, una vez disipada la amenaza de una intervención militar, Maduro debe enfrentar los graves problemas internos y las corrientes chavistas críticas con su gobierno. 

La Rioja
Desacuerdo entre el PSOE y Podemos en La Rioja
El gobierno de La Rioja sigue bloqueado tras una reunión in extremis entre Podemos y PSOE la víspera de la nueva votación ¿Qué ha pasado en La Rioja?
Biodiversidad
Apicultura intoxicada: agricultura, biodiversidad y plaguicidas

Es indispensable escuchar el reclamo de las organizaciones ecologistas que piden el compromiso político de todas las formaciones para reducir al 50% el uso de plaguicidas en 2023.

Fronteras
Croacia: cuando son los propios policías quienes denuncian la violencia en las fronteras

En una carta enviada de forma anónima a la Defensora del Pueblo, presuntos policías señalan tratos inhumanos y violentos contra los refugiados que intentan cruzar la frontera antes de deportarlos ilegalmente a países vecinos.

Últimas

Violencia machista
“Violencia intrafamiliar” y memoria del olvido

Mi padre era un monstruo, pero era un monstruo del franquismo. Era la reproducción “intrafamiliar” de la dictadura: el poder único e incontrolado de un macho, inculcado, aplaudido y avalado por el sistema político-social.