Diagonal se despide: el último salto de una larga serie

Éste no es el primer salto de la historia de este medio. Diagonal salta porque siempre lo ha hecho.


publicado
2017-07-26 18:29:00

Diagonal salta. Cabría decir que afronta nuevos retos en un mundo cambiante. Pero estaría­mos entonces ante un salto al vacío, tan vacío como las frases que acompañan la retórica del emprendimiento y la superación. Diagonal salta porque siempre lo ha hecho.

El modelo se ha quedado pequeño. Necesita crecer, ensancharse, incorporar nuevas gentes, acertar o equivocarse de otro modo. Necesita lograr más incidencia, contar otras historias con otros formatos, elaborar nuevas formas de participación. Necesita seguir ensayando fórmulas para proponer un periodismo distinto, ajeno a las rutinas de las agendas institucionales, a los caminos transitados de la prensa convencional.

Diagonal salta porque cree que en estos 12 años ha sido capaz de tejer una red de lectores, colaboradores y complicidades que, de algún modo, le obligan a intentarlo. Diagonal es hoy en día una comunidad construida con un sustrato común de confianza. Una confianza fundamentada en el debate colectivo como método de trabajo y en la voluntad de mantener un enfoque crítico e independiente.

Una confianza que invita a no conformarse, a saltar para seguir inventando un proyecto libre. En el camino recorrido, son muchas las personas y colectivos que han acompañado a Diagonal. Reiterar el agradecimiento a quienes han hecho posible estos 12 años es una forma también de reiterar el compromiso de seguir una senda propia. Con dudas, hallazgos, malentendidos, intuiciones... con todos los ingredientes de una iniciativa que se va dibujando cada día gracias al esfuerzo de quienes creen que merece la pena apostar por un periodismo sin límites, sin ataduras.

El salto que emprende Diagonal quiere ser un movimiento plural. Sólo la participación conjunta de medios con una visión compartida del periodismo puede dar sentido a la construcción de un gran medio de comunicación financiado por la gente. Ese movimiento está en marcha. Ese movimiento viene de lejos. Las ganas de saltar forman parte de la lógica en la que se inscribe Diagonal. En la segunda mitad de los 80, un grupo de personas imaginó una forma a contracorriente de contar.

Aquel primer boletín Molotov, con diversas etapas, llegó a publicar 39 números. En 1994 saltó para fusionarse con la agencia de contrainformación UPA y constituir el colectivo UPA-Molotov. En 2000, un nuevo salto alumbró el nacimiento del periódico mensual Molotov, que publicó 43 números en formato tabloide. El último Molotov vio la luz en diciembre de 2003 y anunció un salto plural con el objetivo de trascender el ámbito militante. Allí nació el proceso que dio lugar a Diagonal. Doce años y 284 números después, Diagonal salta. Son 30 años de saltos. Diagonal salta porque siempre lo ha hecho. Las ganas de saltar son quizá la constante que define este proyecto. boton_hazte_socio-01

0 Comentarios

Destacadas

Andalucía
"Certificado de muerte" para el Impuesto de Sucesiones de Andalucía
A partir de la reforma del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, solo tributarán aquellas transmisiones patrimoniales que superen el millón de euros por cada persona receptora. Para los ingresos de la Junta de Andalucía, suponen 83 millones de euros anuales menos.
Acuerdo Económico y Comercial Global (CETA)
Cinco cosas que te vas a comer con el acuerdo CETA

El acuerdo comercial CETA entrará en vigor casi en su totalidad. Muchos de los alimentos, antes prohibidos en la Unión Europea, podrán llegar a nuestra mesa en los próximos meses. 

Contaminación
¿Podrá Madrid quitarse la boina algún día?
El Ayuntamiento de Madrid presenta un plan contra la contaminación del aire que trata de acabar con los desplazamientos en coche privado al centro.
Violencia machista
El caso de dos estudiantes violadas muestra la raíz profunda del machismo en Italia

El caso de las chicas estadounidenses violadas supuestamente por unos carabinieri en Florencia, y el posterior linchamiento mediático de las víctimas, pone el foco sobre el lado más oscuro de la sociedad italiana e impone una reflexión acerca de la alarmante lacra del machismo, en todas sus manifestaciones.

Últimas

Madrid
Sin derecho a sanidad dos años después del "tengan o no tengan papeles" de Cifuentes
Dos años después de que el Gobierno regional prometiera recuperar la atención sanitaria universal en Madrid, sigue habiendo casos sin atender.
Música
Radio y sound system: las tripas del reggae
Las radios libres y los sound systems siguen manteniendo vivo el movimiento reggae en España
Uruguay
Vivir la democracia, más allá de Mujica

El Salto estrena el corto documental de Termitas y Elefantes sobre la realidad uruguaya tras el gobierno de Pepe Mujica.

Vivienda
Municipios, desahucios y protección de derechos

El abogado que motivó la resolución de la ONU contra los desahucios en España explica el alcance del reciente acuerdo del Ayuntamiento de Madrid de aplicar el dictamen para paralizar los desalojos de su empresa de vivienda.