Ecofeminismo
Vitalizar el mundo rural: la experiencia de la asociación el Colletero en Nalda

Nalda es un pueblo de La Rioja, de poco más de mil habitantes. Las oportunidades de empleo escaseaban, especialmente si se busca un empleo estable y digno en el propio pueblo, que sea compatible con el entorno y con la vida personal y familiar. Intentando cubrir estas necesidades, surgió el Colletero, una asociación que tiene mucho de feminista y de ecologista.

Huertos del Iregua
Mercadillo agroecológico de uno de los proyectos impulsado por El Colletero El Colletero
28 mar 2019 07:00

En el año 2000 se constituyó, en Nalda, la asociación El Colletero, tras un proyecto piloto, diseñado por la asociación PANAL, que pretendía resolver necesidades de servicios que teníamos como comunidad rural. Necesidades que pretendíamos convertir en oportunidades de empleo.

La asociación PANAL protege y promueve el Patrimonio desde una visión integral y entre “los patrimonios” considera y protege especialmente el patrimonio ambiental. Quizás por esta herencia, también El Colletero nació con ese sello: la preocupación por el medio natural que nos rodea nos identifica. Y ponemos especial énfasis en los espacios que han sido históricamente agrarios o forestales.

La relación y pertenencia de ambas asociaciones a la economía alternativa y solidaria reforzó la idea de poner a las personas en el centro de la actividad. Creemos que la economía debe estar al servicio de la gente, las personas en el centro, y no la gente al servicio de la economía. Esto, junto con la preocupación por el entorno, ya nos daba desde el principio una visión holística e innovadora, muy necesaria en estos tiempos que corren, también en el mundo rural.

Comenzar por buscar la satisfacción de las necesidades relacionadas con los cuidados nos obligó a formarnos, tanto profesionalmente como desde el punto de vista humano. Así que enseguida no solo estuvieron las personas en el centro, sino también el enfoque de cuidados. Los cuidados entendidos como derechos que responden a esas necesidades.

Cubrir las necesidades: cuestión de derechos

En infancia y juventud, en un primer momento desde nuestros propios recursos y, desde hace un tiempo con apoyo de la ONG EDUCO, mantenemos actividades que pretenden reducir la brecha de oferta formativa y de ocio entre el campo y la ciudad. Abordamos las necesidades de las familias, entendiéndolas como derechos de las niñas y los niños.

La corriente va calando y percibimos cambios hacia la corresponsabilidad en el cuidado. Ya son muchos los hombres que cuidan a sus peques o a sus nietas y nietos. Esto es de especial interés en la cultura rural en la que hace apenas unos años esos mismos abuelos no se responsabilizaban de cuidados a sus hijas e hijos. La radiografía de la salida de la escuela comienza a ser interesante: algunos padres compatibilizan horarios y son muchos los abuelos que se encargan de las recogidas. También es un derecho la atención a las personas mayores y dependientes, y así lo abordamos. Es uno de nuestras salidas profesionales, dignificada tanto para las trabajadoras como para las personas ancianas. Atentas y en coordinación con los servicios sociales, reaccionamos como parte de la comunidad en la que vivimos y presentamos situaciones de necesidad de cuidados en diferentes momentos. Resolvemos lo que está en nuestra mano y nos preocupamos también de las personas mayores que viven en la residencia del pueblo.

Contra los malos tratos

La lacra de los malos tratos nos preocupa especialmente. Nuestra “casita”, espacio de trabajo cotidiano, está abierta todas las mañanas. Igualmente, ofrecemos la posibilidad de llamarnos a un teléfono a cualquier hora o de buscarnos en casa o por la calle. Esto supone un espacio de seguridad para las mujeres que sufren la violencia. Un espacio desde el que puede plantearse incluso la denuncia.

Podríamos decir que ha disminuido el maltrato en nuestro entorno y no nos atreveríamos a afirmar que haya sido por nuestro trabajo. Eso sí, todo el mundo sabe, y eso incluye a los maltratadores, que no tenemos problemas en acompañar a los juicios y en lo que sea necesario.

Esta protección y seguridad pretendemos que incluya la infancia y en ello trabajamos constantemente, tanto desde nuestras ludotecas, como desde el grupo de infancia que cada día se forma más y nos aporta al resto las reflexiones y protocolos.

Por el camino de Shiva

Si tuviéramos que definirnos dentro de una filosofía ecofeminista, coincidiríamos bastante con Vandana Shiva, eso sí, sin atrevernos a denominarnos abiertamente así, pero sabiendo que formamos parte de ese camino. Nuestro proyecto Huertas del Iregua de soberanía alimentaria, de producción, comercialización local y consumo, entre nosotras mismas, nos centra también en este perfil.

Nuestro modelo de desarrollo rural es sostenible y en equidad. Los cuidados están en el centro de la acción y del debate, un cuidado dirigido a las personas y al medio natural que nos rodea.

Caminamos hacia la construcción de una Comunidad Cuidadora rural en Nalda y compartimos nuestra experiencia como un camino hacia ese mundo mejor por el que ya transitamos desde ella.

Floren, Beni, Ana, Fabiola, Mari Luz, Mariasun, Matilde, Mamen, Belén, Raquel,…y muchas más

Sobre este blog
Saltamontes es un espacio ecofeminista para la difusión y el diálogo en torno al buen vivir. Que vivamos bien todas y todos y en cualquier lugar del mundo, se entiende. También es un espacio para reflexionar acerca de la naturaleza, sus límites y el modo en que nos relacionamos con nuestro entorno. Aquí encontrarás textos sobre economía, extractivismo, consumo, ciencia y hasta cine. Artículos sobre lugares desde donde se fortalece cada día el capitalismo, que son muchos, y sobre lugares desde donde se construyen alternativas, que cada vez son más. Queremos dialogar desde el ecofeminismo, porque pensamos que es necesario anteponer el cuidado de lo vivo a la lógica ecocida que nos coloniza cada día.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Coronavirus
Cuatro verdades y una mentira tras dos meses de encierro
Te proponemos una versión ecosocial del reto “cuatro verdades y una mentira” para ver donde nos ha dejado la crisis sanitaria de la Covid-19.
Rojava
Recuperando conocimientos robados por el patriarcado. El centro de salud de las mujeres - Entrevista

Después de ver los trabajos médicos en el frente con nuestra última entrevista, continuamos con la cuestión médica desde la perspectiva de la autonomía de las mujeres, cristalizada en Jinwar, el pueblo solo para mujeres en el Norte y el Este de Siria. Ampliamos en formato escrito la entrevista realizada por la organización juvenil Arran a la compañera internacionalista que ha estado desarrollando el centro de salud, en el cual ejerce de médico. Nos habla sobre la situación actual de la guerra y la pandemia, sobre la perspectiva de la salud y cómo esto conecta con la liberación de las mujeres y su autonomía.

Economía social y solidaria
“Una economía con más economías transformadoras tiene más resiliencia”

Amaia Pérez Orozco y Silvia Piris, de la Colectiva XXK, y Álvaro Porro, del Comisionado de Economía Social, Desarrollo Local y Política Alimentaria del Ayuntamiento de Barcelona, desvelan las fallas del actual sistema y ofrecen pistas para una necesaria transición.

1 Comentario
#32331 20:25 28/3/2019

Bravo bravisimo por esta aventura que habéis emprendido

Responder
3
0
Sobre este blog
Saltamontes es un espacio ecofeminista para la difusión y el diálogo en torno al buen vivir. Que vivamos bien todas y todos y en cualquier lugar del mundo, se entiende. También es un espacio para reflexionar acerca de la naturaleza, sus límites y el modo en que nos relacionamos con nuestro entorno. Aquí encontrarás textos sobre economía, extractivismo, consumo, ciencia y hasta cine. Artículos sobre lugares desde donde se fortalece cada día el capitalismo, que son muchos, y sobre lugares desde donde se construyen alternativas, que cada vez son más. Queremos dialogar desde el ecofeminismo, porque pensamos que es necesario anteponer el cuidado de lo vivo a la lógica ecocida que nos coloniza cada día.
Ver todas las entradas

Destacadas

Universidad
El alumnado universitario becado demuestra mejores resultados académicos

El anuncio de la eliminación del criterio académico para las becas universitarias ha generado rechazo entre los defensores de la “cultura del esfuerzo”, pero la actualización de cifras del sistema universitario demuestra lo que los expertos ya advertían: los estudiantes becados son los que más rinden, y las ayudas han de buscar paliar la desigualdad social en el acceso a la educación superior. 

Humor
Las terrazas en ‘Madrid’, por Mauro Entrialgo

Nueva entrega del cuaderno de bitácora de una pandemia que Mauro Entrialgo está realizando para El Salto.

Memoria histórica
Carabanchel pide a Marlaska recuperar la memoria de la cárcel convertida en CIE
Una plataforma ciudadana de Carabanchel solicita a Interior la apertura de un centro de memoria para recuperar la historia de la cárcel del barrio madrileño construida por presos franquistas, que estaba siendo usada como CIE.
Coronavirus
La autogestión de los cuidados en un Chile en resistencia

Numerosas iniciativas en Valparaíso permiten crear estructuras de salud paralelas a las oficiales, ante el olvido de los más vulnerables por parte del Estado

Política
Mi libertad y solo mi libertad

Cuando el individualismo esencialista se estructura y se recrudece en las sociedades, al final, en la apelación de libertades y derechos, estos se reducen a los propios pasando por alto, y en ocasiones por encima, de los derechos del resto.

Últimas

Migración
Migrar o invertir la propia vida como peaje

A los detractores de la inmigración todo indica que les mueve un egoísmo desbordante fruto de un privilegio inmerecido. La mera casualidad de haber nacido en un lugar concreto les otorga un derecho de movilidad ilimitado que, a su vez, les habilita a desembarcar en los países de aquellos que quieren ver sólo como atracción exótica.


Coronavirus
¿Una buena oportunidad?

Cuando finalice la epidemia, nuestros gobiernos seguirán con su dinámica habitual, la de gestionar el funcionamiento de la máquina-mundo capitalista e intentar atenuar diariamente sus daños colaterales.

Laboral
El sindicato gallego CUT se querella contra Marlaska por la prohibición de la manifestación del primero de mayo

Considera que existe una discriminación ideológica, ya que las manifestaciones de la ultraderecha han podido llevarse a cabo durante el estado de alarma, mientras su propuesta fue prohibida.

Migración
Las administraciones dejan en desamparo a un grupo de migrantes argelinos

Las 16 personas argelinas que tras llegar a la costa de Motril, y pasar por el Centro de atención temporal de extranjeros, fueron abandonados ante la subdelegación del gobierno y después retenidas en instalaciones no aptas están siendo ya derivadas con el apoyo de APDHA.