El feminismo está de moda

Mientras las pasarelas y los platós de televisión se llenan de modelos enarbolando banderas feministas y camisetas “revolucionarias”, las Naciones Unidas han alertado ya del impacto que la industria de la moda tiene en el medio ambiente y en las trabajadoras de los países empobrecidos.

Camiseta de Dior

publicado
2018-07-26 07:30:00

Septiembre de 2016. Semana de la moda de París. Una modelo al borde de la anorexia sale a la pasarela llevando una falda de tul negra y una sencilla camiseta blanca con el eslogan de la escritora feminista Chimamanda Ngozi Adichie, "We should all be feminist", en la parte delantera. Forma parte de la colección de Dior, y solo la camiseta, cuesta 550 euros.


Todo el mundo se hacía eco de los "nuevos tiempos" que corrían para la liberación de la mujer en la moda, ejemplificado en la nueva directora de la firma, Maria Grazia Chiure, primera mujer en ocupar ese puesto en la famosa casa de modas. Al día de hoy, aunque la paridad esté de moda, solo un 17% de las empresas dedicadas a la ropa femenina están dirigidas por mujeres.


Cualquiera que entre en la red y ponga en el buscador las palabras "moda" y "feminismo" encontrará una gran cantidad de artículos con titulares del estilo "La hora de las pasarelas feministas", "la revolución feminista invade las pasarelas", "la moda también es ideología", etc., etc. Y es que la moda, además de imponer un modelo que obliga a la mujer a "estar a la última" y seguir los cánones de la báscula imperantes en ese momento, ha ido siempre pareja a los movimientos de liberación de la mujer: el fin del corsé, los bikinis, el pantalón de Coco Chanel, la minifalda o la invención del esmoquin femenino por Yves Saint Laurent.


No vamos a entrar ahora a debatir la cuestión de lo que es o no feminismo. Me parece más interesante subrayar que el impacto social y medioambiental de la industria de la moda no ha cambiado un ápice, con unas cifras de negocio que mueven, solo en España, casi 15.000 millones de euros (según cifras del INE de 2016). Los efectos medioambientales de la cultura de la "ropa rápida" son devastadores. La ONU llegó a calificar este año de "emergencia medioambiental" lo que está ocurriendo en este sector. Según la organización internacional, la industria de la moda es la segunda consumidora de agua en el mundo en sus procesos de fabricación, solo superada por la industria energética, y produce el 20% de las aguas residuales que se generan a escala global. Por poner un ejemplo, en la fabricación de una camiseta de algodón se utilizan 2700 litros de agua, la misma cantidad que una persona bebe durante dos años y medio. Además, el sector es responsable del 10% de las emisiones de dióxido de carbono que se lanzan a la atmósfera, más que las que producen todos los vuelos internacionales y el envío marítimo de mercancías juntos.


Un impacto brutal en el que también los consumidores somos responsables. Esta idea de “estar a la última” hace que, de media, el 40% de la ropa que compramos no se utilice nunca. Se compra mucha más ropa ahora que hace 20 años (un 60% más) y además se conserva la mitad de tiempo. El año ya no tiene cuatro estaciones, sino 52 micro-temporadas.


Un estudio reciente denuncia la contaminación que el uso de materiales tóxicos en la fabricación de textiles provoca en países productores como India o China. Allí, por ejemplo, los ríos cercanos a las plantas que fabrican viscosa en grandes cantidades están tan contaminados que se ha observado un aumento considerable de las muertes por cáncer en la población circundante.


La moda no cuida tampoco a las personas. La situación de semi esclavitud en la que trabajan las mujeres y los niños de miles de fábricas textiles de India y Bangladesh fue desgraciadamente conocida en todo el mundo tras el incendio ocurrido en el Rana Plaza hace cinco años. En él murieron más de mil personas, en su mayoría mujeres, y más de dos mil personas resultaron heridas. Aunque después de la catástrofe casi todas las empresas que compran el textil en estas fábricas se comprometieron a mejorar las condiciones laborales de sus trabajadoras, lo cierto es que el modelo de “ropa rápida” no da para muchos márgenes. Alguien tiene que pagar el precio.


Si como dicen, el feminismo está de moda, va a haber que estar muy atentas a todas sus consecuencias. No va a bastar con donar el dinero recaudado con la camiseta de Dior a la asociación de educación infantil creada por Rihanna. Bajarse de los tacones no sirve de nada si luego tenemos el armario lleno de zapatillas hechas por niños en algún país remoto. Todas deberíamos ser feministas, como dice Chimamanda, pero feministas conscientes del impacto que nuestro consumo tiene en el territorio y en las personas.

Sobre este blog
Saltamontes es un espacio ecofeminista para la difusión y el diálogo en torno al buen vivir. Que vivamos bien todas y todos y en cualquier lugar del mundo, se entiende. También es un espacio para reflexionar acerca de la naturaleza, sus límites y el modo en que nos relacionamos con nuestro entorno. Aquí encontrarás textos sobre economía, extractivismo, consumo, ciencia y hasta cine. Artículos sobre lugares desde donde se fortalece cada día el capitalismo, que son muchos, y sobre lugares desde donde se construyen alternativas, que cada vez son más. Queremos dialogar desde el ecofeminismo, porque pensamos que es necesario anteponer el cuidado de lo vivo a la lógica ecocida que nos coloniza cada día.
Ver todas las entradas
9 Comentarios
#21160 13:53 29/7/2018

Pocas cosas mas ridiculas que el feminismo de pasarela y la esclavitud estupida de la moda, las marcas, las cremas y demas chorradas estupidas para sacaros el dinero.

Responder
1
0
Raúl Radovich 14:57 28/7/2018

No veo la relación entre feminismo y la semiesclavitud textil. El desastre de todo tipo que produce el consumismo no tiene nada que ver con el feminismo. Que los que controlen el negocio utilicen el feminismo no es responsabilidad del mismo, al igual que el Che Guevara no es responsable de los mil objetos que utilizaron su imagen. Por lo demás, la denuncia que hace el artículo es correcta. Pero por favor no contribuyamos a las campañas contra el feminismo que potencia el capitalismo patriarcal, aunque a veces se aproveche de su nombre.

Responder
1
1
Luisma 15:25 29/7/2018

La relación es clara, la diferencia de clase/raza ligada al género, se habla de la liberación de la mujer, de que mujer? Se aprovechan del mensaje estético, del famoso purple washing, y no podemos olvidarnos del fetiche del propio mercado, si entendemos ese mensaje, que a su vez es positivo socialmente, lo llevaremos probablemente con un "inocente" orgullo, sin cuestionarnos que muy posiblemente esa camiseta la haya hecho una mujer en estado de esclavitud, por el mero hecho de que al ser mujer, es el único empleo al que tendrá acceso

Responder
1
0
#21140 16:22 28/7/2018

Habrá que definir diferencias claras entre el "feminismo" que adoptan las marcas de moda que incurren en estas contradicciones y el feminismo que no permitirá que se le represente en pasarelas pijas manchadas de sangre. No me parece que aclarar las cosas minusvalore el feminismo sino que le intenta quitar las partes que el capital le pone para hacerlo asimilable al sistema.

Responder
4
0
Merin 13:06 28/7/2018

Me gusta el articulo

Responder
0
0
#21046 15:40 26/7/2018

Es notoria y eficaz la capacidad fagocitadora de movimientos sociales por parte del capitalismo más depredador.

Para evitarlo un poco, urge la importación masiva de las tiendas de segunda mano que triunfan hace décadas en los paises europeos más desarrollados.

La moda efímera de nuevos ricos que se ha instalado por aquí con Zara y compañia no deja de ser patética y chabacana además de insostenible para mantener habitable el planeta.

Responder
3
0
#21128 12:36 28/7/2018

El verdadero precio de la ropa. La industria textil traza un perfecto relato de la globalización; el valor a lo largo de las cadenas de producción se aumenta a base de ignorar impactos ambientales y sufrimiento humano:
http://ctxt.es/es/20180502/Politica/19420/medioambiente-ropa-textil-Samuel-Martin-Sosa-Rodriguez-medioambiente-produccion.htm

Responder
0
0
#21126 12:35 28/7/2018

"urge la importación masiva de las tiendas de segunda mano que triunfan hace décadas en los paises europeos más desarrollados"
Ropa usada: ¿caridad o negocio?:
https://www.hemerosectas.org/tvind-33/
El negocio de la ropa usada: materia prima gratis y beneficios astronómicos:
http://www.lasexta.com/programas/equipo-investigacion/noticias/negocio-%E2%80%98humana%E2%80%99-materia-prima-gratis-beneficios-astronomicos_201402215726b6f74beb28d446027522.html

Responder
0
0
#21176 18:19 29/7/2018

Las tiendas de segunda mano europeas como la del mercado de las pulgas de Paris existen desde el siglo XIX.
Otra cosa es que la globalización y el aumento descomunal de consumo de ropa nueva haya traido empresas-buitres que hacen negocios internacionales.
Pero la actividad a pequeña escala es loable, aunque lo mejor sería no renovar el vestuario todos los años.

Responder
0
0
Sobre este blog
Saltamontes es un espacio ecofeminista para la difusión y el diálogo en torno al buen vivir. Que vivamos bien todas y todos y en cualquier lugar del mundo, se entiende. También es un espacio para reflexionar acerca de la naturaleza, sus límites y el modo en que nos relacionamos con nuestro entorno. Aquí encontrarás textos sobre economía, extractivismo, consumo, ciencia y hasta cine. Artículos sobre lugares desde donde se fortalece cada día el capitalismo, que son muchos, y sobre lugares desde donde se construyen alternativas, que cada vez son más. Queremos dialogar desde el ecofeminismo, porque pensamos que es necesario anteponer el cuidado de lo vivo a la lógica ecocida que nos coloniza cada día.
Ver todas las entradas

Destacadas

Alimentación
Del sándwich de atún a la porrusalda: cómo cambiar la alimentación de escuelas y hospitales

Las compras públicas de alimentos y la contratación de empresas para comedores determinan la economía de ciudades y comunidades autónomas. Una iniciativa madrileña recoge firmas para que esas compras introduzcan criterios sociales y ecológicos, como ya se están haciendo en experiencias pioneras en Valencia y las Islas Canarias.

Unión Europea
Sabine Lösing: “Hay que transformar la producción armamentística en producción de bienes que beneficien a las sociedades”

Hablamos con Sabine Lösing, la europarlamentaria alemana que ha borrado a España de la lista de países con buenas prácticas en cuanto a la venta de armas a terceros países, después de la decisión del Ejecutivo de Pedro Sánchez de continuar los negocios con la dictadura Saudí a pesar de la catástrofe humanitaria que está provocando en Yemen con armas españolas.

Brexit
La UE y la “soberanía”

Si algo queremos es debilitar la soberanía. Contra Trump y sus apologetas, contra Juncker, no puede haber poder que no sea desafiado, ninguna decisión que no pueda ser sometida a revisión democrática.

Justicia
Una pena de agresión sexual es rebajada porque la víctima hizo teatro en el colegio
La Associació d'Actors i Actrius Professionals Valencians ha empezado una campaña contra esta sentencia por considerarla humillante tanto para la víctima como para las profesionales de la interpretación.
Cine
“Quiero que me enterréis enderezada”

A las mujeres que se les ha enseñado a relacionarse consigo mismas a través de las miradas de los demás, la retirada de esta mirada equivale a una muerte, a entrar en un limbo, y es en ese limbo donde se aparca a las mujeres de mayor edad.

Últimas

Extremadura
Las ayudas sociales y el mercado de trabajo (según la patronal extremeña)
2

Recientemente, representantes muy destacados de organizaciones empresariales han realizado declaraciones públicas relativas a valoraciones sobre las ayudas sociales y sobre la influencia de estas en el interés de los trabajadores y trabajadoras por ocupar puestos de trabajo. Sus propuestas expresan una vez más la insolidaridad de estos sectores sociales acomodados con las capas de la población más empobrecidas.