Ecofeminismo
¿Es el ‘zero waste’ cosa de mujeres?

El zero waste o residuo cero es un movimiento que tiene como objetivo reducir al máximo los residuos y la basura que generamos. Fernando Gómez Soria, coautor del libro “Vivir sin plástico”, comparte sus reflexiones en torno al cuidado del medio ambiente y los roles de género.

zerowasteygenero

Hace unas semanas leí un artículo sobre un estudio que había encontrado que muchos hombres evitan realizar acciones amigables con el medio ambiente, como reciclar o llevar una bolsa reutilizable de tela, porque les da miedo que otras personas piensen que son homosexuales. ¿¡Qué!? Me quedé ojiplático, no me lo podía creer. No sólo por el hecho de que alguien pudiese juzgar la orientación sexual por cuidar más o menos el medio ambiente, sino además porque tuviera algo de malo parecer homosexual.

Echando un vistazo a nuestra propia cuenta de Instagram, en la que tratamos algo tan general como sensibilizar sobre el mal uso que estamos haciendo del plástico desechable, me di cuenta que el 87% de nuestras seguidoras son mujeres. Compartimos este dato, animando a otras cuentas que hablan de sostenibilidad a que compartieran sus porcentajes de seguidores. Nos mandaron sus estadísticas 59 cuentas, las cuales tenían una media de un 80,3% de seguidoras frente a un 19,7% de seguidores.

Es cierto que Instagram es una red social más frecuentada por mujeres (58% frente a un 42%), pero no tantas como para que exista una diferencia tan marcada. En otras redes sociales, como twitter en las que hay un 66% de usuarios, nos siguen también más mujeres aunque no en un porcentaje tal alto.

No soy el único que se ha preguntado si hay un sesgo de género en este tema, de hecho el aventurero y activista Rob Greenfield, que trata temas muy diversos de sostenibilidad, también ha revelado que el 70% de las personas que le siguen en Youtube son mujeres. Entonces, ¿dónde están los hombres? ¿Por qué nos interesamos tan poco por estos temas?

¿Cómo convenzo a mi novio de que recicle?

Si te paras a pensarlo tampoco es tan asombroso. El movimiento zero waste, por ejemplo, se podría definir como “tratar de generar la menor basura y residuos posible a través de nuestras acciones cotidianas”. Y entre estas acciones están realizar la compra, preparar la comida, conservar los alimentos, limpiar el hogar, separar los residuos, el cuidado personal,… Todo eran tradicionalmente tareas que recaían en las mujeres (y por desgracia no tan tradicionalmente).

La verdad es que casi todos los referentes del movimiento residuo cero son mujeres: Bea Johnson, Lauren Singer, Kathryn Kellogg, Shia Su, Lindsay Miles… Además, la mayoría de las personas que vienen a nuestras charlas son mujeres y más de una vez nos hemos topado con la pregunta “¿Cómo convenzo a mi novio para que se anime a no generar basura?”. Está claro que hay una clara diferencia de género en este tema.

En realidad las mujeres se involucran más a la hora de llevar una vida más sostenible. Reciclan más, abandonan menos basura en el medio ambiente, dejan una menor huella de carbono y reducen más su consumo de carne. De hecho, la mayoría de influencers sobre el veganismo en España también son mujeres. Y por lo general, ellas están más predispuestas a adquirir hábitos sostenibles.

La ecologista perfecta

Esto en ocasiones se podría volver en su contra. Susan Dobscha, profesora de la Universidad de Bentley, que estudia sobre igualdad de género y sostenibilidad, piensa que el zero waste está poniendo más presión en las mujeres. Compara muchas fotos de las cuentas de Instagram con el ideal de la perfección del ama de casa de los 50. ¿Se está en realidad cargando con más trabajo a las mujeres?

Puede que sí, sobre todo si se preparan muchos productos desde cero para evitar residuos, como por ejemplo hacer el ketchup casero. Aunque Bea Jhonson, madre de este movimiento, no está de acuerdo: “Hay muchos blogs y cuentas en redes sociales que crean la idea de que tienes que hacer un montón de cosas desde cero y asustan a las madres trabajadoras. Lucho con fuerza contra eso”. Otras muchas personas que participan en este movimiento indican que solo hacen sus propios productos cuando les van a durar mucho tiempo, pero que si no, lo compran a granel o en el envase más sostenible posible.

Es cierto que depende de hasta dónde quieras llegar, pero un estilo de vida que no genere mucha huella residual no debería de suponer mucho más trabajo sobre las espaldas de nadie, especialmente sobre quien ya las tiene cargadas. Por mucho que hayamos avanzado como sociedad, la mujer todavía dedica mucho más tiempo que el hombre al trabajo no pagado, como la tareas del hogar, según el INE casi el doble.

Hay otro factor a tener en cuenta, el papel de la cuidadora. Las mujeres han sido, también “tradicionalmente”, las cuidadoras de nuestra sociedad. Han cuidado más de los hijos e hijas, de las personas enfermas, de las mayores,… y sin ser muy conscientes de ello también del planeta.

Pero cuando se trata de denunciar la contaminación marina o de recoger residuos de la playa la cosa cambia. Ahí empiezan a parecer más nombres masculinos. Debe de ser porque es una actividad exterior que está relacionada con la naturaleza y, en muchas ocasiones, con el deporte. Hay una cantidad enorme de surfistas varones que denuncian en redes sociales la contaminación de plástico en las playas.Si, también en sostenibilidad existen los estereotipos y esto no es nada bueno ni para la sociedad ni para el medio ambiente.

¿Cómo puede ser que alguien no recicle o no utilice una bolsa de tela porque pone en duda su masculinidad? Como dice George Monbiot, ¿Qué clase de hombre eres si tienes que hacer todo lo posible para demostrar tu masculinidad? Así que desde aquí, hago un llamamiento a todos los hombres para cambiar esto, a que llevemos las bolsas de tela con orgullo, a que nos involucremos en todas las tareas y trabajos y consigamos que este mundo sea un poco más justo e igualitario. Es vital que todos adoptemos comportamientos sostenibles, independientemente del género, porque el planeta es cosa de todxs los que lo habitamos.



Sobre este blog
Saltamontes es un espacio ecofeminista para la difusión y el diálogo en torno al buen vivir. Que vivamos bien todas y todos y en cualquier lugar del mundo, se entiende. También es un espacio para reflexionar acerca de la naturaleza, sus límites y el modo en que nos relacionamos con nuestro entorno. Aquí encontrarás textos sobre economía, extractivismo, consumo, ciencia y hasta cine. Artículos sobre lugares desde donde se fortalece cada día el capitalismo, que son muchos, y sobre lugares desde donde se construyen alternativas, que cada vez son más. Queremos dialogar desde el ecofeminismo, porque pensamos que es necesario anteponer el cuidado de lo vivo a la lógica ecocida que nos coloniza cada día.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Cuidados
Quitar los servicios de cuidados de las manos corporativas

Las tragedias en las residencias de mayores, gestionadas por empresas como Clece, visibilizan una crisis de cuidados existente antes de la pandemia COVID-19. De las luchas feministas en las ciudades surgen alternativas para una transformación del sistema que ponga la vida en el centro.

Coronavirus
Cuatro verdades y una mentira tras dos meses de encierro
Te proponemos una versión ecosocial del reto “cuatro verdades y una mentira” para ver donde nos ha dejado la crisis sanitaria de la Covid-19.
Rojava
Recuperando conocimientos robados por el patriarcado. El centro de salud de las mujeres - Entrevista

Después de ver los trabajos médicos en el frente con nuestra última entrevista, continuamos con la cuestión médica desde la perspectiva de la autonomía de las mujeres, cristalizada en Jinwar, el pueblo solo para mujeres en el Norte y el Este de Siria. Ampliamos en formato escrito la entrevista realizada por la organización juvenil Arran a la compañera internacionalista que ha estado desarrollando el centro de salud, en el cual ejerce de médico. Nos habla sobre la situación actual de la guerra y la pandemia, sobre la perspectiva de la salud y cómo esto conecta con la liberación de las mujeres y su autonomía.

4 Comentarios
#40105 13:08 29/9/2019

Por qué cada vez que aparece un estudio comparativo de hábitos entre sexos que favorece a las mujeres, hay hombres que se sienten ofendidos? Incluso entre aquellos que por sus comentarios no debieran sentirse interpelados... Ese análisis que menciona un comentario y que concluye que existe un mayor porcentaje de mujeres que consume más, a mi no me ofende como mujer, primero porque considero que yo no soy precisamente una gran consumidora, y segundo porque, a pesar de eso, puedo reconocer que tiene visos de ser verdad. Creo que los análisis basados en datos objetivos no son sexistas per se, ni fomentan la lucha de sexos, pero sí pueden ayudarnos a reflexionar sobre nuestros hábitos y todo lo que aún podemos y debemos cambiar. Lo que precisamente fomenta la lucha de sexos son esos comentarios de hombres ofendidos por este tipo de análisis, sencillamente porque por debajo subsiste la idea de que el feminismo les ha declarado la guerra. A ver si nos enteramos de una vez tod@s que el feminismo es la antítesis de la lucha de sexos, porque defiende la igualdad al tiempo que denuncia que el patriarcado es malo para ambos sexos, pues hace daño tanto a hombres como a mujeres al constreñirlos a una serie de roles de género que son artificiales, creados socialmente, y que poco tienen que ver con las capacidades físicas o psíquicas que determina el sexo de una persona. Yo sí creo que muchos hombres no llevan bolsas tela o carros de la compra porque creen que eso les hace parecer afeminados, es una realidad que se puede comprobar cualquier dia en cualquier supermercado de cualquier ciudad, porque son objetos asociados tradicionalmente a las mujeres. Eso no hace desmerecer otros gestos que puedan tener los hombres por el medioambiente, pero sí que da un toque de atención sobre la cantidad de estereotipos de género que siguen existiendo y que, incluso, afectan a cosas tan importantes como la salud del planeta.


Responder
0
0
#40011 21:39 26/9/2019

Es cierto que los hombres reciclan menos... pero también es verdad que las mujeres consumen más, valga un dato "las mujeres controlan el 65% de las compras mundiales"

https://elpais.com/diario/2010/04/27/sociedad/1272319201_850215.html

Responder
0
0
#40007 20:44 26/9/2019

Vaya ejercicio de metonimia... ¿Qué porcentaje de la población de mujeres sigue - o sabe que existe - este movimiento súper guay? ¿Qué son el 0.001% o el 0.02% de mujeres? Por cierto, vaya clasismo, ¿cuántas mujeres de países empobrecidos andan en esto?

Responder
0
2
#40006 20:41 26/9/2019

También hay que hacer de esto un problema de género? Seguro que los hombres generamos más deshechos... quizás no queremos seguir la última moda, pero. ¿Quién usa más botes de comésticos, toallitas húmedas, ropa, etc.? Entrar en una guerra de sexos aquí no es productivo. Parece que queréis forzar a la gente a seguir el último hastag que aparece, no sé a lo mejor como viejo ecologista que me dedico a salir al campo a retirar basura y que planto árboles con mis vecinos e intento no usar el coche me he quedado desfasado. Pero que ha sorprendido este texto, no sé a donde quiere llegar

Responder
1
0
Sobre este blog
Saltamontes es un espacio ecofeminista para la difusión y el diálogo en torno al buen vivir. Que vivamos bien todas y todos y en cualquier lugar del mundo, se entiende. También es un espacio para reflexionar acerca de la naturaleza, sus límites y el modo en que nos relacionamos con nuestro entorno. Aquí encontrarás textos sobre economía, extractivismo, consumo, ciencia y hasta cine. Artículos sobre lugares desde donde se fortalece cada día el capitalismo, que son muchos, y sobre lugares desde donde se construyen alternativas, que cada vez son más. Queremos dialogar desde el ecofeminismo, porque pensamos que es necesario anteponer el cuidado de lo vivo a la lógica ecocida que nos coloniza cada día.
Ver todas las entradas

Destacadas

Educación
Propuestas para una vuelta al cole 100% presencial
Colaboración con ayuntamientos para la cesión de espacios o grupos mixtos son algunas de las propuestas de las AMPA. La enseñanza online no garantiza el derecho fundamental a la educación.
Camareras de piso
Las camareras de piso ganan el juicio contra el Grand Hotel de Barcelona

Una sentencia ha declarado nulo el despido, hace más de un año, de una camarera de piso que trabajaba en el Grand Hotel Central de Barcelona y que fue despedida tras unirse al sindicato de Las Kellys Catalunya al conocer que se quería externalizar la plantilla. El tribunal concreta que el hotel deberá readmitirla. 

Crisis climática
El BCE inyecta 7.600 millones en combustibles fósiles en plena pandemia

Solo con las inyecciones de capital en siete empresas, el Banco Central Europeo ha contribuido a la emisión de 11,2 millones de toneladas de CO2  entre mediados de marzo y mediados de mayo.

Fronteras
Europa adquiere drones israelíes para vigilar a quienes intentan cruzar el Mediterráneo

El Observatorio de Derechos humanos de la red Euro-Mediterránea cifra en 59 millones la cuantía de los contratos de compra de drones militares a empresas israelíes para la vigilancia en el mar de migrantes y solicitantes de asilo. Podemos (grupo GUE/NGL) registró ayer 2 de junio una pregunta a la Comisión Europea sobre estas adquisiciones.

Humor
Moderado

Nueva entrega del cuaderno de bitácora de una pandemia que Mauro Entrialgo está haciendo para El Salto.

Explotación laboral
Los trabajadores de Lidl van a la huelga el 4 de junio

Fracasa la negociación y los trabajadores de la cadena de supermercados Lidl van a la huelga este 4 de junio en todo el Estado salvo el País Vasco. Los sindicatos acusan a la empresa de no cumplir con el acuerdo firmado al inicio del estado de alarma.

Sanidad pública
Crece el descontento entre el personal sanitario en Catalunya por la falta de recursos y los recortes
Trabajadores sanitarios vuelven a manifestarse en las puertas de hospitales de toda Catalunya para revertir los recortes realizados durante la anterior crisis y defender la financiación de la sanidad pública.
Coronavirus
Suecia, el país que no confinó: los pros y los contras de no dejar reinar al miedo

En todo momento, entre un 20% y un 30% de las camas de cuidados intensivos han permanecido sin ocupar. Esta capacidad de absorber el primer impacto de la enfermedad en el sistema público de salud ha contribuido a que en Suecia no haya reinado el miedo tras no aplicar medidas restrictivas de confinamiento.

Laboral
Nissan y las banderas de nuestros padres

La historia de Motor Ibérica y de Nissan en Catalunya es similar a la de otras tantas empresas que pasaron a ser una pieza más en macroestructuras empresariales. El cierre de la factoría es una auténtica tragedia laboral y social.

Últimas

Coronavirus
Más seguridad, orden y libertad

Necesitamos más seguridad, muchísima más de la que tenemos. Pero no necesita la misma seguridad quien se manifiesta en coche junto a Vox, quien corta la Meridiana o quien intenta utilizar un billete de 20 dólares falso como George Floyd.

Euskera
Herri eskola, trinchera de guerra estadística
La plataforma popular HE Gurasoak quiere compensar el recorte de 70% de plazas en euskera en las escuelas infantiles municipales de Pamplona