Plásticos a la deriva: los interrogantes del modelo de reciclaje español

Ante las nuevas restricciones de China, se habla de crisis global. En España, colectivos ecologistas alzan su voz contra un sistema de reciclaje que consideran muy mejorable.

Envases China
En 2016, las empresas españolas ingresaron unos 32 millones de euros por mandar 138.417,70 toneladas de plásticos a China David Fernández

publicado
2018-02-21 06:16:00

Crees que reciclas; que lo que tiras al contenedor amarillo se convierte en otra botella o en otro envase. Lo cierto es que millones de toneladas han entrado en las cargas de los barcos y, desde los muelles, han terminado en China, según han denunciado diferentes organizaciones ecologistas. De esta forma, los plásticos acaban en la otra punta del globo, no reciclados, sino simplemente apartados, ensuciando otro rincón del planeta.

El tráfico de basura reciclable ha sido inmenso; se trata de un negocio desde que comenzó en la década de los 80. En aquella época China necesitaba materias primas secundarias —como cartón, chatarra o plástico usados— con las que fabricar sus mercancías y tenía una mano de obra muy barata a la que ponía a escarbar para rescatar lo que valía. Mientras, las sociedades ricas se sacaban los desperdicios de sus fronteras. Porque no solo enviamos material de calidad; colamos los residuos sucios o inservibles.

Encima de las motocicletas, arrastrando bolsas de supermercados en los que jamás han entrado, los ciudadanos chinos han trasladado montañas de refrescos aplastados. Una reportera de SkyNews encontró en 2007 correspondencia de una familia de Sevenoaks, un pequeño pueblo de Inglaterra, en Lian Jiao, una ciudad del sur de China. La reportera la recogió, volvió a Londres y llamó a su puerta. Esto que crees que se recicla en el país lo he encontrado en Lian Jiao.

A esa gente le pagaban 60 euros al mes. Morían de enfermedades pulmonares al respirar humo tóxico que salía del plástico que quemaban para obtener la resina. Sus ríos siguen grises de la contaminación.

"Lo que te han vendido como reciclaje de plástico no existe. En el mejor de los casos, un plástico se convertirá en parte de un felpudo, una camiseta o un trasto de mala calidad fabricado en países con cuestionables condiciones laborales. Eso es retrasar su llegada a la basura. No se está frenando el número de envases que se pone en el mercado. El sistema ha sido diseñado por la industria para perpetuar el ritmo de usar y tirar”, sostiene Manuel Maqueda, fundador de El Plástico Mata, asociación que reclama la reducción del uso de plásticos. El ambientólogo Alberto Vizcaíno también apunta que solo un porcentaje insignificante vuelve a ser un envase. Y cada vez hay más envases.

Manuel Maqueda: "En el mejor de los casos, un plástico se convertirá en parte de un felpudo, una camiseta o un trasto de mala calidad fabricado en países con cuestionables condiciones laborales" 
Precisamente en China el pasado 1 de enero entraba en vigor una ley que prohíbe que a su tierra lleguen veinticuatro tipos de residuos sólidos. Ahora, preocupada por un medio ambiente que agoniza y la salud del país, el país veta la importación de desechos textiles, el papel sin clasificar y plásticos de mala calidad: "No es que China deje de comprar material reciclable —precisa Victoria Ferrer, del Gremi de Recuperació de Catalunya—, a lo que ha dicho que no es a importar lo que venían siendo desperdicios".

Sin el principal patio trasero, cabeceras como The New York Times hablan de crisis con países como Canadá, Irlanda, Alemania o Reino Unido con casos de acumulación de plásticos y con ciudades portuarias como Hong Kong colapsadas de basura. En 2016, China absorbió 7,3 millones de toneladas de los residuos sólidos de todo el mundo. Eso suponía el 55,3% de todas las exportaciones, según la base de datos estadísticos sobre el comercio de mercancías (Comtrade). En menor porcentaje, también nos hemos dedicado a enviar a Vietnam, Malasia, India o Indonesia.

La imagen de preocupación la reflejó Theresa May, primera ministra de Reino Unido, cuando salió a pedir a supermercados que pusieran pasillos libres de plásticos donde la comida se venda a granel.

Pero en España, ¿qué?

Un cese, una gestora y controvertidos contenedores

En 2016, las empresas españolas ingresaron unos 32 millones de euros por mandar 138.417,70 toneladas de plásticos a China, según publica Comtrade. España no es el país que más envía, pero nuestro reciclaje despierta algunas dudas: aquí Ecoembes es la entidad que cuenta con el monopolio de los reciclajes de plástico. Su imagen es verde, sí, pero detrás se encuentra toda la industria de envases, según detalla la propia información de la organización.

Ecoembes cuenta con 12.320 empresas adheridas. De estas, 60 se encuentran en su Junta de accionistas, y entre ellas se hallan compañías como Nestle, Campofrío, Danone, Bimbo, Nueva Pescanova, Johnson's Wax Española o Anfabra (Asociación Nacional de Fabricantes de Bebidas Refrescantes que aglutina a Coca Cola, Redbull, Pepsico o Solan de Cabras).

El grupo de envasadores conforma el 60% de accionariado de Ecoembes. Otro 20% del poder lo poseen cadenas de supermercados como El Corte Inglés, Mercadona, Carrefour, Día o Alcampo. El 20% restante, asociaciones de reciclaje de materias primas y productores como Tetra Pak o Cicloplast.

Julio Barea: "No es lo mismo un brik que un envoltorio, pero nosotros vertemos todos juntos a un mismo contenedor. Lo que se recupera de allí no es de muy buena calidad"
Hace años, la UE establecía un principio llamado "responsabilidad ampliada del productor", según el cual quienes ponen envases deben asumir los costes ambientales, económicos y sociales que acarrean. Fue así como todas estas corporaciones se unieron en España para despejar el problema del plástico, y lo hicieron a través de un sistema que aparentemente no optimiza la discriminación de materiales: "Existen 8.000 tipos de plásticos", explica Julio Barea, de Greenpeace. "No es lo mismo un brik que un envoltorio, pero nosotros vertemos todos juntos a un mismo contenedor. Lo que se recupera de allí no es de muy buena calidad".

A Ecoembes hay comunidades autónomas que le han intentado declarar la guerra; le critican que no está claro que sufrague los costes. En Valencia, por ejemplo, se ha intentado implantar un sistema llamado SDDR (Sistema de Sistema de Depósito, Devolución y Retorno de envases) que tienen países como Alemania para complementar a los contenedores. Este sistema consiste en pagar unos céntimos más por el envase que luego recuperas cuando lo devuelves a unas máquinas específicas. Greenpeace valora que habría una motivación —ganarse de vuelta esos céntimos— para retornar el envase. “Además de que se separarían los plásticos”, dice Barea. La lata del envoltorio.

Desde Ecoembes se opusieron férreamente a esta medida. La organización insiste en que es ilegal porque la ley no lo contempla, en que la hostelería se verá obligada a recoger y devolver las latas de los clientes y que los supermercados deberán asumir los costes para poner las máquinas de depósito. Asucova, que engloba a supermercados como Consum o Mercadona, fue una de las asociaciones que encabezaron el rechazo.

Envases basura
Cada minuto se compran en todo el mundo un millón de botellas de plástico Álvaro Minguito

Hace escasas semanas, Julià Álvaro, ex secretario autonómico de Medio Ambiente en el Consell que encabezaba la lucha por el SDDR desde hace más de un año, era destituido. La decisión del cese dependía de la Conselleria de Medio Ambiente que dirige Elena Cebrián. Desde hace meses —según indica a El Salto Equo— había una tensión interna entre Cebrián y Álvaro relativa al sistema de reciclaje. Al secretario se le conoce también porque paralizó Puerto Mediterráneo, un megacomplejo comercial del potente promotor Intu-Eurofund que planeaba construir en Paterna, en los alrededores de Valencia.

Aunque desde la Generalitat Valenciana han insistido en que no existe relación, que no se descarta y que se trata de una nueva etapa que busca “dar un nuevo impulso político a asuntos como el cambio climático”, Equo declara que el cese se debe a presiones de la industria; en particular, la de los envases. Julià Álvaro, el exsecretario comunicó a este diario que no quiere hacer declaraciones.

El SDDR no solo levantó ampollas en la empresa gestora; también entre representantes municipales que pedían que se estudiara los costes. No obstante, al menos, el debate estaba ahí.

Nos ahogamos en plástico y lo estás pagando tú

Julià explicaba que en Valencia se generan siete millones de envases al día. De esos siete, solo dos acaban en el contenedor amarillo. Otros cinco millones se quedan en plazas, montañas y playas. "Eso lo gestiona el ayuntamiento con la tasa de basura que pagan los ciudadanos”, esgrimía Julià Álvaro, dos días antes de su cese.

Ecoembes solo responde económicamente por los plásticos que terminan en el contenedor amarillo. A los ayuntamientos, que se encargan de todo el servicio de recogida de basura, les sufraga el gasto simplemente relativo al contenedor. Así que de cinco millones de envases en Valencia, esparcidos por parques y playas, no se está haciendo cargo, según el exsecretario de Medio Ambiente. Pasa igual en Asturias, Aragón, Catalunya o Baleares. Todas las comunidades. 

En Valencia se generan siete millones de envases al día. De esos siete, solo dos acaban en el contenedor amarillo. Otros cinco millones se quedan en plazas, montañas y playas

Hay otras voces críticas que enfatizan además que los ciudadanos pagan doble. Ecoembes ingresa dinero de lo que aportan las empresas adheridas por generar un envase. Por poner una botella de agua de litro en el mercado, el productor paga un céntimo. "Esta cantidad va destinada a hacer posible que esa botella se recicle adecuadamente y se convierta en nueva materia prima", precisa Ecoembes a El Salto en un email.

ONG como Amigos de la Tierra manifiestan que ese céntimo lo acaba asumiendo el consumidor en el precio final. A Ecoembes, con un presupuesto de 477 millones de euros en 2016, le quedaría entonces dinero para publicitarse y patrocinar secciones de medio ambiente en distintas cabeceras, entre las que se encuentra El País. "Ecoembes —señalaba Álvaro— no es un negocio en sí [es una sociedad sin ánimo de lucro]. Actúa como el otro brazo de la industria para influir". Presiona para que nada del sistema cambie, focaliza la atención en que echemos los plásticos al contenedor amarillo y olvida que antes existen dos R. Sostiene su modelo basado en usar y tirar.

Mientras, Ecoembes apoya otras alternativas que no sean el SDDR. Apuesta por el Pago por Generación, es decir, penalizar más a quien vierta más basura al contenedor gris. El procedimiento implicaría lectores de tarjeta para abrir este contenedor específicamente —ya que es el que no se recicla— y se mediría el peso de la bolsa de basura. Cada ciudadano pagaría por la basura que genera, como la luz o el agua. La organización opina que la gente, para ahorrarse gastos, se preocuparía por echar cada cosa a su cubo.

Aunque es una opción, los ecologistas enfatizan que no resuelve el hecho de que diferentes tipos de plásticos acaben en un mismo contenedor, ni asegura el fin de aquellos que se dejen olvidados en las calles.

Una investigación de The Guardian reveló que cada minuto se compran en todo el mundo un millón de botellas de plástico y que la cifra incrementará un 20% en 2021. Menos de la mitad de las que se pusieron a la venta en 2016 se recolectaron y solo un 7% de las recuperadas fueron nuevas botellas otra vez. "La mayoría terminan en vertederos o en el océano", escribía la cabecera británica.

"¿Por qué no empezamos a hablar de rechazo? Habrá una generación que no conozca un mar sin plásticos. Es contaminación y es una forma de la industria de imponer las cantidades que debes comprar. ¿Por qué no puedo comprar champú, macarrones o distintas comidas a granel? Cada marca envasando está decidiendo tu consumo", arroja Maqueda, de El Plástico Mata.

¿Por qué no?

18 Comentarios
Miguel 9:45 21/2/2018

En esta artículo hay bastantes opiniones-no hechos reales- que no reflejan la realidad industrial del reciclado. Si un material se recupera, puede ocurrir que sirva para fabricar lo mismo o un producto distinto. Por ejemplo el papel de escribir usado no sirve para volver a fabricar folios, pero sí se puede fabricar papel de envolver o cartón para hacer cajas. Eso también es reciclar. Los ecologistas eso lo ven bien, pero si pasa con el plástico lo critican porque dicen que fabricar otra cosa no es reciclar. Lo mismo ocurre con el vidrio ,de una btoella verde no se puede fabricar una botella transparente, a lo mejor se puede fabricar una de vidrio mas oscuro, o se puede añadir vidrio transparente para fabricar vidrio marrón. Esto los ecologistas tampoco lo critican, pero es práctica industrial tradicional.
Es decir, lo importante de los materiales es que se recuperen y se procesen, independientemente de qué se fabrique luego. Y España tiene estructura industrial para recuperar y reciclar prácticamente cualquier material que se fabrica, incluido el plástico.
Cuando se dice de manera irresponsable que lo que se echa a los contenedores no se recicla, o que luego se tira a la basura lo que se hace es mandar un mensaje equivocado a la población, que acaba pensando que no merece la pena reciclar.
Y lo que hay que contar a la gente es que, aunque no lo vea muy claro, es muy importante utilizar los contenedores adecuados, que para eso están. Como se complica mucho la situación es si echamos a la basura nromal los envases , porqeu ahí si es más probable que se pierdan materiales valiosos.

Responder
10
16
Csise 19:16 6/3/2018

Totalmente de acuerdo con la aportación de Miguel. Pero creo que cuando hablan de que "eso no es reciclar" se refieren más bien al hecho de trasladar esos residuos mezclados a la otra punta del globo. Y por otro lado, el residuo que mejor se recicla es el que no se llega ni a generar. Quizá deberíamos estar más pendientes a la hora de ver qué consumimos y cómo.

Responder
2
1
#9113 11:36 25/2/2018

"A esa gente le pagaban 60 euros al mes. Morían de enfermedades pulmonares al respirar humo tóxico que salía del plástico que quemaban para obtener la resina. Sus ríos siguen grises de la contaminación."
El problema viene cuando separar en diferentes contenedores solo sirve para enterrar nuestra propia mierda en el patio trasero de otros seres humanos en situaciones más precarias y desfavorecidas; de RESIDUOS HUMANOS (En palabras de Zygmunt Bauman en su ensayo "Vidas desperdiciadas. La modernidad y sus parias".
Hay que luchar por un cambio de paradigma: reducir, reutilizar y reparar antes que reciclar. Y es el punto de partida, en la industria de producción, donde hay que incidir. Después de todo, el mejor residuo es el que no se produce.

Responder
6
0
#8878 17:20 21/2/2018

Totalmente de acuerdo , con conocimiento de el proceso veo clasicismo el comentario , en Argentina mi país , varios municipios han hecho obras importantes como dispensarios de salud , hospitales , equipamientos de bomberos voluntarios y muchas cosas mas con el reciclaje consciente en cada municipio pero hace mas de dos años el gobierno electo es de ultra-derecha y cambio las leyes favoreciendo a las multinacionales a las que representa y se apoya económicamente a los municipios para abrir nuevos basurales a cielo abierto de modo que para cada intendencia es mas rentable recibir ese dinero que reciclar aun cuando eso conlleva mano de obra de vecinos sin trabajo y una mejor determinación de lo que se vierte a la tierra , las presiones son de las multinacionales que prefieren seguir vendiendo materia prima porque ese es su negocio y se ven disminuidas las ventas cuando mas se recupera y no nos engañemos , detras de muchos países como el mio esta el clero dado que empresas como MASLIBA CLIBA y el mismo re-sumidero y concentración llamado SIAMSE pertenecen a el clero que por presiones entierra fardos de basura compactada cerca de grandes ciudades como la ciudad autónoma de Buenos Aires y demás generando focos de infección , olores nauseabundos , contaminación de las aguas y las napas freaticas hasta donde llegan los fluidos y así aparecen miles de millones de peces muertos flotando y millares de casos de intoxicaciones de personas que por careces de redes de agua corriente beben de esas napas y terminan en Hospitales o muertos simplemente por las poderosas toxinas y químicos de esas napas contaminadas , en fin , el negocio de unos pocos envenena a millones y mata a otros tantos por las presiones para que no se recicle ni se clasifique la basura adecuadamente pues no es solo el plástico lo que mata , las pilas alcalinas son mucho mas contaminantes y directas aun en su menudez , gracias por publicar los comentarios adecuados y no los de empresas con nombres de personas comunes que confunden y agravan el cuadro !!

Responder
1
1
marilu 18:57 7/3/2018

Tendrian que dejar de producir tanto plastico.Antes SE Vivia muy bien sin ellos y no tenia so basura por las calles.Entabamos a in cafe' a tomar cafe' como la gente en Tazas de lozas y verdadero said cubiertos.La gente no comia en las calles y Tampoco SE moria de sed por no cargar una botella de agua todo el tiempo.Ivamos a Los mercados con una canasta donde comprabamos las frutas y verduras sin ningun envoltorio.El mundo de hoy no tiene modales y estan ellos mismos cabando su tumba.antes habria un lugar para cada cosa,hoy en dia comentario en cualquier parte con sus cubiertos,platos,vasos,botellas,pajitas deplastico y servilletas de papel.Los parques y sitios de recreo quedan como un vertedero al final del dia.Se debe de educar a esta generacion a vivir como la gente si quieren evitar que ellos y sus hijos y todo lo lindo que todavia queda en esta tierra termine siendo tragado por completo por la basura que ellos generan.

Responder
2
0
Jesús 9:08 5/3/2018

Siempre se echa la culpa al consumidor, cuando en realidad los que mayor influencia tienen sobre la cantidad de basura que se genera son las empresas (fabricando productos con menos material desechable) y los gobiernos (aprobando leyes que reduzcan la basura). Ciertamente, los consumidores podemos reciclar, y reciclar mejor, pero lo que tendrá mayor impacto sobre el medio ambiente es reducir la generación de basura. Hay muchas opciones, incluso pequeñas, asumibles por los empresarios para eliminar lo superfluo, que reducirían la basura; por ejemplo: que las botellas de sidra, champán, etc. no lleven la banda plateada (que genera muchos residuos, no sirve para nada y dificulta reciclar el vidrio); que la ropa no lleve tanto material asociado desechable solo para parecer más bonita en la tienda (pinzas, papeles y plásticos en camisas; papel en calcetines, para que crujan; etc.); que la fruta y otros productos se venda a granel, no de tres en tres en una bandeja; etc.

Responder
0
0
#9663 8:40 3/3/2018

Muy buen artículo, aunque sería bueno dar alternativas

Responder
1
0
#9502 19:49 1/3/2018

Magnífico artículo, pero mientras siga gobernado lis protectores del capital, no se conseguirá nada, por desgracia para todos

Responder
4
0
Jorge 18:30 23/2/2018

Muy buen artículo! Ecoembes miente en sus anuncios: nosotros no reciclamos; nosotros separamos, ellos son los que deberían reciclar.Y nunca abundan en las otras tres R's: reducir, reparar, reutilizar.
Vi hace mucho una obra de teatro que decía: reciclar es el mejor invento del capitalismo para que sigamos consumiento con la conciencia bien tranquila.

Responder
12
0
Chamusquina 15:32 21/2/2018

Gracias por el artículo.
De todas formas, hay que ahondar en la investigación entorno a Ecoembes.
¿Dónde terminan los plásticos o envases que no se pueden reciclar?
Se sospecha de la connivencia entre el lobby del plástico y el lobby de la incineración.
Tanto las incineradoras de Europa (especialmente las escandinavas) como las del estado español necesitan este combustible de gran poder calorífico. Lo mismo ocurre con el papel y el cartón que no se recicla y que también gestiona Ecoembes.
No hay que recordar los graves perjuicios a la salud y al cambio climático provocados por quemar residuos incluso reciclables. Ahi está el caso sangrante de Valdemingómez en Madrid.

Responder
7
0
Alfonso 16:48 22/2/2018

En mi opinión se trata de un artículo panfletario al estilo de los que tanto gustan a la gente que confunden el ecologismo con el regreso a la vida en las cavernas.
Las defensa del sistema SDDR en España es un completo error y siempre se compara con Alemania. España es muy distinta por los siguientes motivos: En Alemania existen muchos establecimientos 'Cash& Carry' en donde entran con el coche, dejan los envases vacíos y se llevan los llenos. En España, la dispersión de puntos de venta es enorme (no olvidemos las tiendas de 'asiáticos', vending en cualquier gasolinera, etc.) ¿dónde se colocan las famosa máquinas tragaenvases en esos sitios?, la solución de... que se almacene en los grandes centros comerciales, es simplemente jocosa; si usted fuera el dueño de una gran superficie...¿dedicaría su carísimo espacio para almacenar envases que usted no ha vendido?. Hay que tener en cuenta que la capacidad de almacenamiento de una máquina tragaenvases es muy pequeña y luego hay que guardarlos en algún sitio hasta que los retiran. En fin, seamos serios, es bueno limitar la dispersión de plásticos por el medio ambiente (incluyendo el mar), velar por que se eleven las tasas de reciclado, etc. pero eso se consigue de una forma muy sencilla... no eliminando Ecoembes o instalando unas máquinas que sólo se quedan con los envases 'jamón' y no con los envases 'hueso', sino prohibiendo el depósito en vertedero de cualquier material reciclable o aumentando el coste del vertedero hasta el triple... pero claro, eso tiene un coste político.

Responder
1
4
#9112 11:27 25/2/2018

¡Apostemos por volver a las cavernas!: Reducir, reparar, reutilizar... ¿Te suenan estas tres palabras?

Responder
0
0
elgranrubio 21:33 21/2/2018

Muy buen artículo, de verdad.
Creo que hay muchos intereses detrás del reciclaje, y desgraciadamente estos son principalmente económicos, no éticos.
El fin es lucrarse con la compra venta de esa "basura" que realmente es un "material", y pagan por ella, unos por desprenderse y otros por poder producirla.
Y en el momento que alguien paga, hay negocio.
Y cuando hay negocio, tristemente, se olvida la ética.
Es bueno que se conozca este tema, y que se legisle y regule según interés social.
Es mi opinión.
De nuevo gracias por el artículo.

Responder
4
0
Asunción 9:05 21/2/2018

Extraordinario reportaje, saca a la luz muchos datos que no se dicen y por lo tanto son desconocidos para la inmensa mayoría de las personas. Reportaje para abrir conciencias. Muchas gracias.

Responder
21
0
Fernando 11:59 21/2/2018

Muy buen artículo sobre la realidad del reciclaje de resíduos en España. Luego nos asombramos, que conocidas constructoras, se metan a la recogida y tratamiento de resíduos sólidos.

Responder
3
0
#8815 8:20 21/2/2018

La ubicación de los contenedores de basura por parte de los Ayuntamientos deja mucho que desear . Aquí les remito un caso personal que ha acabado en los tribunales .

A los tribunales para que quiten cuatro contenedores que hay ante su farmacia
El propietario del establecimiento, en Alfonso X, ha interpuesto un contencioso administrativo contra el Ayuntamiento por negarse a retirar los cuatro cubos que tiene delante de su escaparate desde 2016
Francisco Gómez 17.02.2018 | 04:00


Queda en manos de la Justicia. Los tribunales decidirán sobre el problema que denuncia el propietario de una farmacia de Lorca, que ha interpuesto un contencioso administrativo contra el Ayuntamiento por negarse a retirar los cuatro contenedores de basura que hay colocados a escasos metros del establecimiento público.

El Consistorio, siempre según el propietario del negocio, no reconoce la farmacia como un establecimiento sanitario.

Alejandro Domínguez, dueño de la farmacia, afirma que ya no sabe a quién recurrir para que le hagan caso y retiren de la puerta de su local lo que considera un perjuicio para la salud de clientes y vecinos en general.

Lamenta haber tenido que llegar a esta situación y asegura que «las razones que ofrece el equipo de gobierno para no cambiar la ubicación de los contenedores son incomprensibles ya que no quieren reconocer que se trata de un establecimiento sanitario».

Desde hace un año lleva transmitiendo al Consistorio los problemas e inconvenientes que, a diario, genera la ubicación de estos contenedores situados a escasos metros de la farmacia «que son motivo de queja por parte de vecinos y personas que pasan a diario por aquí», dice.

El dueño de la farmacia ha pedido amparo al Colegio de Farmaceúticos de la región de Murcia, como paso previo al contencioso- administrativo y también ha planteado la situación ante el Defensor del Pueblo. También se ha dirigido a la Asamblea Regional.

Los citados contenedores son foco de insectos y desprenden fuertes olores, lo que afecta negativamente a cualquier tipo de comercio y, más si cabe, a una oficina de farmacia.

Por su parte, la edil del Partido Socialista en Lorca Andrea Periago volvía a exigir la retirada de los contenedores de basura que el equipo de gobierno del Partido Popular, a través de Limusa, colocó en 2016 de manera «totalmente desacertada y errónea» a escasos dos metros de esta farmacia. Insiste en que se trata de «un foco de infecciones».

Desde el Grupo Municipal Socialista piden al concejal de Limusa que atienda a los propietarios de esta farmacia, y que ordene el cambio de ubicación de estos contenedores en otro lugar «menos molesto para los vecinos y establecimientos como éste».

Desde el Ayuntamiento no se pronunciaron ayer sobre esto.

http://www.laopiniondemurcia.es/municipios/2018/02/17/tribunales-quiten-cuatro-contenedores-hay/898760.html

EL AYUNTAMIENTO DE LORCA TRATA COMO SÚBDITO AL TITULAR DE UNA OFICINA
En Murcia, el PP no considera la farmacia como establecimiento sanitario



ACTA SANITARIA — LORCA (MURCIA) 21 DIC, 2017 - 5:38 PM
El Ayuntamiento de Lorca (Mucia), gobernado por el Partido Popular (PP), en su decisión de mantener unos contenedores de basura ante una oficina de farmacia, ha llegado a utilizar como argumento que las farmacias no son establecimientos sanitarios, además de tratar al titular del establecimiento como súbdito.

cubo LorcaEl farmacéutico murciano Alejandro Domínguez, que vio cómo después del terremoto que afectó a la localidad de Lorca se colocaban provisionalmente delante de su farmacia una serie de contenedores de basura, no logra entender por qué no se retiran de allí y, sobre todo, le resulta totalmente incomprensible la actitud del consistorio pues hasta se ha negado a responder a sus requerimientos para lo que, en su día, tuvo que acudir al Defensor del Pueblo, que instó al ayuntamiento regido por el PP a que cumpliera con su deber de responder al ciudadano. La respuesta, eso sí, siempre ha sido negativa a su pretensión de que se retiren los contenedores de basura de delante de su farmacia para lo que, en una última respuesta, he tenido que leer que el gobierno local no considera la farmacia como establecimiento sanitario pues, según la corporación municipal, “ni su CNAE ni su SIC se corresponde con el grupo o familias que ambas nomenclaturas destinan a albergar las actividades sanitarias o de servicios sociales. De tal modo que en ambos aparecen como comercio al por menor o detallistas de artículos farmacéuticos o de farmacia”.

Situación provisional
Después de que Domínguez se viera sorprendido con esta respuesta negativa a su recurso de reposición, con el rechazo del ayuntamiento a considerar la oficina de farmacia como establecimiento sanitario y, sobre todo, con la postura de no mover los contenedores de basura de delante del establecimiento, decidió mandar un escrito de petición a la Asamblea Regional de Murcia, en donde está a la espera de ser examinada por la Mesa de la Cámara y ser, o no, admitida a trámite.

A lo largo de los últimos años, después del terremoto que afectó a Lorca y, como informamos en su día, a la oficina de farmacia de Alejandro Domínguez, el ayuntamiento colocó provisionalmente unos contenedores de basura ante el establecimiento en donde, pese a las demandas del profesional, apoyado incluso por el Colegio Oficial de Farmacéuticos, no ha conseguido que se removieran para ubicarlos en un lugar más adecuado. Y lo más curioso es que el ayuntamiento de Lorca ha demorado las respuestas a Domínguez que, en una ocasión, vio como, en un ejercicio de cinismo municipal, era la empresa concesionaria de la limpieza la que le respondía.

Según el farmacéutico, el ayuntamiento pretende que lo que, inicialmente, fue una colaboración voluntaria debida a los efectos del terremoto, como era aceptar provisionalmente la colocación de pequeños contenedores frente a la oficina de farmacia, utilizarlo en contra suya, para lo que alega razones históricas e ignorando las numerosas quejas del titular del establecimiento.

De acuerdo con las informaciones recabadas, los citados contenedores son foco de insectos y desprenden fuertes olores, lo que afecta negativamente a cualquier tipo de comercio y mucho más, si cabe, a una oficina de farmacia que recibe un constante flujo de usuarios, no pocos aquejados de problemas de salud, incompatibles con las condiciones de insalubridad derivadas de la actual situación.

A pesar de sus quejas y denuncias, Alejandro Domínguez ha sufrido la dilación en la respuesta del Ayuntamiento, hasta el punto de que tuvo que recurrir al Defensor del Pueblo con una queja sobre tal modo de proceder municipal.



http://www.actasanitaria.com/en-murcia-el-pp-no-considera-la-farmacia-como-establecimiento-sanitario/

Responder
0
1
Gabriel 9:46 21/2/2018

Muy bueno y muy completo :-)

Responder
4
0

Destacadas

Violencia sexual
Romper el silencio: el fin de la cultura de la violación

Oprimir a las mujeres no era una opción ideológica, formaba parte de la cultura popular. Una cultura impregnada por el patriarcado que mujeres de todas las edades ya no están dispuestas a tolerar

Menores tutelados
Perder a tu hijo por ser vegana: las prácticas en tutela de menores del IMAS de Mallorca

El hijo de Cristina López es uno de los 1.688 niños con expediente abierto en el Institut Mallorquí d’Afers Socials. Desde 2014, esta madre lucha por recuperar la tutela de su hijo.

La Manada
Libertad provisional para los cinco miembros de La Manada
El tribunal navarro ha tomado esta decisión cuando se cumplen dos años de prisión sin que exista sentencia firme.
Violencia machista
Devolvednos la noche
La literatura judicial sigue dictando, publicando sentencias como la de la Manada cuyo fallo no es excepción sino muestra y ejemplo, síntoma de lo mucho que queda por procesar y modificar.

Últimas

Culturas
Mamá, ahora sí querré ser artista

La Comisión de Cultura del Congreso aprueba por unanimidad la propuesta de Estatuto del Artista, que deberá ser ratificada en el Pleno. El texto plantea cambios legislativos de calado para adaptar la normativa a la realidad laboral de medio millón de personas.

Feminismos
Irantzu Varela: “A quien no le gusta negociar, le gusta violar”
Esta periodista de profesión, enlaza hábilmente las palabras para que el discurso feminista sea entendido por todas las personas.
Vivienda
Si quieres desahuciar, demuestra que no has vendido el local
Un juzgado de Parla da 20 días al Popular para demostrar que es propietario de un local usado por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de esta localidad madrileña.
Refugiados
Un día la historia juzgará
2
Un día la historia buscará culpables y testigos del destierro de casi 70 millones de personas que han tenido que abandonar sus hogares, de los que la mitad son niños.
Cine
Julien Temple: hambre, empacho y hazlo tú mismo

Conocido por sus documentales sobre los Sex Pistols y el punk, el director británico Julien Temple trabaja en la actualidad en una película acerca de Ibiza y las múltiples realidades que componen su identidad.

Ecofeminismo
La Europa que no ama a las mujeres rurales
La reforma de la PAC no traerá cambios en materia de género y seguirá ignorando a las mujeres rurales, como si no criasen, no pariesen, no cuidasen y no existiesen.