Represión
¿Qué pasó con los detenidos la noche que dio origen al 15M?

Seis años y medio después de la manifestación convocada por Democracia Real Ya, aún no se ha celebrado el juicio contra los detenidos en las cargas policiales en Madrid.

15M 2011
Momento de la manifestación convocada por Democracia Real Ya el 15 de mayo de 2011 que dio origen al 15M. Olmo Calvo

publicado
2018-01-07 06:58

15 de mayo de 2011. Una fecha que se ha convertido en histórica. Democracia Real Ya convocó manifestaciones en más de 50 ciudades. En Madrid, la protesta acabó en Callao, con cargas policiales y varias personas detenidas. Esa noche, una docena de personas decidió acampar en Sol, dando lugar a un movilización que se expandiría a todo el Estado: había nacido el 15M.

Pero, ¿qué pasó con las personas detenidas esa noche del 15 de mayo de 2011?

Recapitulemos. Fueron 19 las personas detenidas, todas contaban entre 18 y 26 años de edad el día de los hechos. Varios de ellos denunciaron haber sufrido malos tratos, torturas y vejaciones durante su detención, según explicaron en un comunicado hecho público una semana después.

“A mí me pegaron una paliza antes de meterme en la furgoneta”, explicaba a Diagonal A.D.C., una de las 14 personas imputadas por los hechos de la noche que dio origen al 15M. “A un compañero, después de efectuar su detención, dentro del furgón y con las manos atadas, le cogieron de la cabeza y le dieron golpes con el asiento del furgón, diciéndole que llevar rastas es ‘antihigiénico’”, relata el comunicado de los detenidos.

A la mayoría de los detenidos les dejaron en libertad cuando transcurrieron las 48 horas máximas que marca la ley. A.D.C. fue, según contó a Diagonal, de las pocas personas detenidas que salió antes de comisaría. “Como me dieron la paliza que me dieron, y estaba mal del corazón, se asustaron bastante, así que me soltaron el lunes por la tarde. Supongo que también para que se me pasaran las hinchazones y los moratones de la paliza. Declaré [en los juzgados de Plaza de Castilla] un mes después, y ya no tenía marcas de los golpes”.

El escrito de acusación no llegó hasta octubre de 2014, tres años y cinco meses después. Afectaba a 14 de los detenidos. Las causas contra otros cuatro detenidos fueron archivadas, y el restante era menor de edad. La Fiscalía pedía para casi todos ellos penas de seis años de cárcel –menos para una de las detenidas, para la que pidió 1 año y seis meses–. Y, desde entonces, no se ha vuelto a tener noticia.

“Está cerrada la instrucción y se han formulado las acusaciones, pero esto último fue ya hace mucho tiempo”, recuerda a El Salto Daniel Amelang, abogado de dos de las personas detenidas el 15 de mayo de 2011. El abogado explica que el caso está ahora pendiente de que un juzgado de lo Penal admita o desestime las pruebas propuestas en el escrito de acusación, y fije una fecha para el juicio. Algo para lo que parece que no ha tenido tiempo en los tres años y tres meses transcurridos desde que se presentó el escrito de acusación.

“Hay que tener en cuenta que la justicia está muy colapsada y este juicio va a durar varios días, por lo que es difícil de programar para intentar que se celebre en días consecutivos, lo que no es obligatorio pero es preferible”, continúa Amelang.

Las catorce personas encausadas, aunque no están sometidas a medidas cautelares, sí llevan ya seis años y medio con la losa de una causa penal a sus espaldas. “Esto es algo que les afecta a la hora de planificar un futuro, es difícil buscar un trabajo, decidir irte a otro país o tener un hijo cuando no sabes si en cualquier momento puedes ir a juicio e incluso perder libertad”, apunta Amelang.

“Al final tendría que ser un juez quien lo determine pero, a mi juicio, claramente ha habido dilaciones indebidas: los hechos son de 2011, no ha sido una instrucción especialmente compleja y está pasando muchísimo tiempo sin actuaciones procesales”, concluye Amelang en referencia a un tipo de atenuante –con la que se rebaja la pena– que se contempla cuando un proceso judicial se alarga, sin que este retraso sea útil ni sea culpa del acusado.

Relacionadas

Catalunya
Matar al periodista

Las 50 agresiones policiales contra periodistas documentadas durante las protestas en Catalunya hacen pensar en una estrategia coordinada para silenciar lo que ocurre en las calles.

Catalunya
En tu nombre

Desde el 1 de octubre de 2017 en Catalunya se han sucedido diversas situaciones que han hecho que el pueblo catalán se desapegue de lo que se conoce como España.

Catalunya
Detenidos de excepción y heridos por balas de goma

El balance provisional de las protestas ante la sentencia del Procés deja 209 personas detenidas y 623 heridas, cuatro de ellas con ojos reventados por las balas de goma disparadas por la Policía Nacional.

7 Comentarios
#6162 10:06 9/1/2018

El Poder de turno aprendió la lección, e hizo la Ley Mordaza, que nos pone a la altura de una república bananera.

Responder
1
0
#6136 15:17 8/1/2018

Menuda suerte tienen. Otros por mucho menos ya están condensos. Luego se quejan....

Responder
0
9
#6121 9:26 8/1/2018

vaya pufazo, cómo nos engañaron!
ejemplo de protesta controlada. al final entraron en el hemiciclo estos actores que son iguales o peores que los de siempre.

Responder
0
11
Anónimous 17:26 7/1/2018

Podría ser una escusa para reactivar 15M, tenemos tiempo y las mismas motivaciones siguen ahí instaladas... Este año 2.018 cae en martes, ¿empezamos apreparar?

Responder
33
2
#6114 25:01 7/1/2018

algunas seguimos aquí, activas y preparadas, desde luego

Responder
9
0
Reset_ 14:43 7/1/2018

System fail !!!. R78 Down

Responder
9
0
ATEOS EN LUCHA 14:42 7/1/2018

Es una "patata caliente" en la manos de la judicatura. No saben que hacer con esto. Lo veo como una situación similar a la querella criminal (por genocidio!) contra los organizadores de una procesión atea un mes antes en Madrid, coincidiendo con la "semana santa". La demanda fue admitida a trámite y luego rebotó en dos juzgados más, sin saberse ya nada más ella.
Estos dos procesos en ese año inolvidable han pasado al llamado "limbo jurídico", porque ahora resulta anacrónico castigar ideas o comportamientos que 7 años más se han encargado de cargarlos de razón.

Responder
11
0

Destacadas

Elecciones 10N
Albert Rivera abandona la presidencia de Ciudadanos tras el hundimiento electoral

Perder 47 diputados en siete meses ha sido una losa demasiado pesada como para que Albert Rivera siga presidiendo Ciudadanos. Así lo ha comunicado al Comité Ejecutivo Nacional del partido. Rivera también deja la vida política.

Elecciones 10N
La hora del pueblo

La batalla está en la calle, en la asfixia al fascismo a través de la movilización, la persecución en los tribunales cada vez que su desprecio a las leyes les juegue una mala pasada, en afear comportamientos de odio en los círculos próximos y en la intervención como sociedad cuando estos comportamientos se den en la vía pública.

Elecciones 10N
10N. Me duele España

Mientras el denominado bloque del cambio se desangraba la recomposición de la derecha ha sido meteórica. Hoy las preguntas se suceden ¿qué ha podido pasar?¿Por qué de nuevo el crecimiento de la abstención? ¿Qué consecuencias tendrá el aumento de la extrema derecha en España?

Elecciones 10N
El PSOE gana las elecciones pero sale debilitado de la repetición electoral por la subida de Vox

El partido de Santiago Abascal se configura como la principal amenaza del bipartidismo. Sánchez gana pero tiene que resolver un enigma: o atraer al PP o buscar los votos que despreció en primavera.

Elecciones 10N
A un milímetro del precipicio

Como izquierda no estamos sabiendo reflexionar, no tenemos a nadie con mirada larga, que aborde los conflictos presentes y futuros y los formidables retos que, como sociedad, tenemos que afrontar.

Últimas

Bolivia
Las juntas vecinales de El Alto le declaran la guerra al golpe de Estado en Bolivia

La poderosa organización de El Alto, ciudad situada a cinco kilómetros de La Paz, llama a “conformar comités de autodefensa, bloqueos, movilización permanente y contundente”. Esta organización fue clave en la caída del presidente neoliberal Gonzalo Sánchez de Lozada en 2003.