Represión
A prisión, doce años después de sacar dos muñecos contra la dispersión

La Audiencia Nacional utiliza los sucesos pasados para encarcelar a este vecino de Amurrio tras una condena por supuesto “enaltecimiento del terrorismo” en Twitter

Mani Alfredo
Vecinos de Amurrio se concentraron en protesta por la condena. Foto: @erreharria

publicado
2017-09-27 18:26

La Audiencia Nacional ha considerado que Alfredo Remirez tiene que entrar en prisión por enseñar dos muñecos de presos vascos en protesta por la dispersión en las fiestas de Amurrio de 2005.

Remirez fue juzgado en febrero de 2017 por supuesto “enaltecimiento del terrorismo” en Twitter en el marco de la Operación Araña III —en la que la Guardia Civil detuvo, entre las casi 40 personas imputadas, al cantante César Strawberry—, y fue condenado a un año y medio de prisión y una inhabilitación de 14 años y seis meses para eludir el ingreso en prisión. Sin embargo, la Audiencia Nacional ha considerado los hechos sucedidos 12 años atrás, que ya fueron juzgados en 2009, para rechazar su solicitud de no entrar en la cárcel.

Según informó aiaraldea.eus, la Audiencia Nacional ha rechazado el recurso de Remirez, y de acuerdo a la información de su abogado el auto del juez es firme, por lo que podría ingresar en prisión de forma inminente. 

Los vecinos de Amurrio se han concentrado hoy para protestar por la condena y han convocado una manifestación en la localidad alavesa para este viernes.

Relacionadas

Represión
El PP censura el saludo a las Fiestas Populares de Lavapiés

El año pasado el saludo a las fiestas corrió a cargo del Sindicato de Manteros y Lateros y la actriz Rossy de Palma, motivo por el que Ciudadanos amenazó con denunciar a Carmena.

Activismo
Elvira Souto: "O cárcere destrúe ás persoas"
Elvira Souto falou da represión ao nacionalismo galego, do movemento obreiro nos anos 70 ou da necesidade de atopar un modelo alternativo para xestionar o delito máis alá do cárcere.
Memoria histórica
Las partidas de Ojén

Sobre la participación libertaria en las partidas guerrilleras procedentes del pueblo malacitano de Ojén, y su actuación en Sierra Blanca.

3 Comentarios
#2355 13:26 4/11/2017

Qué injusticia, políticos corruptos sin cárcel, y personas sin delitos de sangre en la carcel
Democracia? Jajajaja

Responder
0
0
M. Almohalla 25:32 28/9/2017

Este articulo es posible!! Pues debería ser impisible! Que ae hubiera juzgao en su momento!

Responder
0
0
Ramón Martín 12:20 28/9/2017

Y todavía hay quien nos vende que España es un estado de derecho y el imperio de la ley. Y UN CUERNO.

Responder
6
0

Destacadas

Elecciones generales del 28 de abril
El rechazo de Sánchez acerca elecciones, mientras Iglesias le exige negociar

Unidas Podemos le ha enviado al PSOE un documento programático y con propuestas claras de gobierno, que Pedro Sánchez ya ha rechazado aduciendo que no confía en la formación morada.

Uber
Uber, tras la pista del dinero
La empresa Uber, a la que algunos inversores han llegado a llamar "estafa piramidal", se financia gracias a fondos de inversión y otras empresas tecnológicas, tras las que también se encuentra Arabia Saudí.
África
Argelia en el vendaval

Hay dos posibilidades: o la revolución contra el régimen argelino se transforma en revolución democrática, a la manera de Túnez, o se impone un Bouteflikismo sin Bouteflika, a la manera de Egipto.

Bangladesh
De las cenizas de Rana Plaza a las huelgas salvajes

El Acuerdo de Bangladesh sobre Seguridad ha favorecido las condiciones de salud de las miles de personas que trabajan en el sector textil. Sin embargo, el movimiento obrero de esta potencia exportadora quiere ir más allá en la conquista de sus derechos y ha planteado este año varias huelgas con las que pretenden una equiparación salarial a las condiciones de vida del país.

Últimas

Francia
Steve Caniço y la violencia policial en Francia
La muerte de Steve Caniço durante una intervención policial contra una fiesta en Nantes desata una oleada de indignación contra la policía en Francia
Educación
Casi 100.000 firmas para que niños de Melilla que han nacido y viven allí puedan ir al colegio

La falta de empadronamiento, un requisito que no se exige en ningún otro lugar salvo Ceuta, impide a unos 200 niños que viven en Melilla ir al colegio. La Asociación Pro Derechos de la Infancia ha recogido casi 100.000 firmas que piden poner fin a esta discriminación.