Ongi Etorri Errefuxiatuak denuncia la falta de medios para acoger a las personas migrantes

Tras la llegada de más de 40 migrantes a Bilbao, la plataforma despliega un dispositivo solidario para hacer efectiva la acogida mientras reclama al Ayuntamiento y las instituciones que asuman su responsabilidad

Concentracion Ongi etorri
Conceh

publicado
2018-07-05 17:47:00

La plataforma Ongi Etorri Errefuxiatuak de Bizkaia ha denunciado con una concentración frente al ayuntamiento la falta de medidas para acoger a las más de 40 personas que llegaron la semana pasada a Bilbao. Exigen a las instituciones habilitar un albergue de mínimo cien plazas para una primera atención, que posibilite que las personas migrantes sean derivadas después a los servicios de atención integral para una acogida inmediata y estable, y reclaman recursos específicos para la atención de las mujeres, niños y adolescentes. Además, instan al Ayuntamiento a reunirse, en un plazo de 10 días, con la plataforma y otras organizaciones y movimientos sociales implicados en la acogida para poner en marcha estos recursos.

Marta Abiega, de la plataforma Ongi Etorri Errefuxiatuak, explica que tuvieron conocimiento de la llegada de estas personas porque alguien cercano a la plataforma se encontraba en la estación cuando bajaron del autobús. Desde el primer momento se encargaron de hacer el acompañamiento de estas personas a las instituciones correspondientes. Los servicios municipales no tenían plazas en los albergues así que desde la plataforma y otras organizaciones articularon una respuesta solidaria en locales autogestionados, en iglesias y otros espacios para acogerles y recolectar comida, ropa, material de aseo, etc.

El segundo día, tras la pelea con las instituciones, la Cruz Roja habilitó un albergue para 40 personas. Abiega denuncia deficiencias estructurales y desde la plataforma critican la falta de voluntad de las instituciones. Esta noche anterior 30 personas se han quedado fuera del albergue por haber pasado ya dos noches allí, pese a haber plazas libres. Abiega advierte contra discursos interesados que califican de “avalancha” está situación. “Cuarenta personas en Bilbao no es ninguna avalancha”, sentencia.

“La clave está en que se sigue contemplando la inmigración como una urgencia y no como una realidad”, explica la activista. “Tenemos que desarrollar un plan estratégico para esa realidad inmediata pero también a largo plazo en función de las necesidades de las personas”, señala Abiega. Ello pasa por atender a las diferentes realidades de quienes llegan. Desde quienes están de tránsito hacia otros países como Francia, porque tienen familia o conocen el idioma, hasta las personas que han realizado trayectos migratorios más duros, de hasta tres años de viaje, y que no saben qué hacer. “Puede que haya solicitantes de asilo pero no lo saben, nadie quiere que sepan que pueden solicitar asilo y en qué circunstancias”, asegura.

mugak zabalduz

En una semana está prevista la salida de la caravana Mugak Zabalduz-Abriendo Fronteras que este año viajará a Italia para denunciar las políticas migratorias del país. La caravana se planeó para denunciar los acuerdos con Libia para frenar la inmigración pero ahora la situación ha empeorado con la llegada al gobierno del partido xenófobo Liga Norte. Además de denunciar la externalización de las fronteras y las condiciones de las personas migrantes y refugiadas, la caravana tiene como objetivo conocer las actuaciones de otras organizaciones solidarias sobre el terreno.

“Hay que trabajar la solidaridad desde la base y el activismo, la acción y la reclamación política vienen muy bien porque así luchamos contra esa xenofobia que está dormida y que luego tiene resultados como el fascismo italiano”, señala Abiega. “Valoramos muy positivamente la solidaridad del pueblo por el contacto con estas personas y escuchar sus historias, no es posible que seas racista después de escucharles”, comenta en relación a la respuesta de la ciudadanía durante estos días.

0 Comentarios

Destacadas

Palestina
Seis muertos y 25 heridos en la última ofensiva del ejército israelí contra Gaza

Los bombardeos israelíes contra Gaza y el lanzamiento de proyectiles palestinos contra Israel son el resultado de un pico crítico que se alcanzó cuando la unidad especial israelí Mista’arvim penetró tres kilómetros dentro del sur de la franja el domingo 11 de noviembre.

Cine
El cine ya mostró la América de Trump

El sorpasso de Trump en la elecciones presidenciales de 2016 provocó un cisma en la nación del dólar. Pese a la debacle emocional, el cine de esas tierras había anticipado el dibujo de un electorado afín a su ideología y proclive a las políticas del mandatario estadounidense.

Cambio climático
Los ecologistas aprueban el veto en 2040 a los coches impulsados por hidrocarburos pero ven insuficiente el borrador de ley

El primer borrador de trabajo de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética hecho público recoge la prohibición de la venta de coches diésel, gasolina e híbridos en 2040 y una cota total de renovables del 35% en 2030. 

Fronteras
El Gobierno italiano desmonta el campamento autogestionado de migrantes Baobab

Después de 20 desalojos, el Gobierno italiano ha cerrado definitivamente el campamento Baobab, un centro gestionado por voluntarios que ha atendido a más de 70.000 personas migrantes y refugiadas.

Huelga feminista
Una campaña denuncia la criminalización de la huelga feminista y llama a desobedecer ante las sanciones
El Espai Feminista de Sants pide el respaldo de las organizaciones que apoyaron la huelga feminista para hacer visibles las sanciones a las activistas.
Historia
Un atentado en busca de autor: engaños sobre la bomba en la calle del Correo

La semana pasada, ETA asumió en su último boletín interno la autoría del atentado de la calle Correo. Una bomba que atentó contra civiles y —eso se supo más tarde— contra varios miembros de la Brigada Social del Franquismo. El régimen intentó involucrar al PCE en esa explosión.

Últimas

Cine
Festival L’Alternativa: 25 años de hermanamiento entre vanguardia formal y sensibilidad política

Los responsables del certamen de cine L’Alternativa, en Barcelona, llevan más de dos décadas abriendo ventanas a un cine aventurero y agitador de conciencias. A lo largo del camino han resistido a unos duros recortes presupuestarios que la presunta recuperación económica no ha revertido.