Tecnología
[Podcast] Post Apocalipsis Nau#14 GlovoMata, 5G ¿a tope con los chinos?

Reflexionamos acerca de la muerte laboral del trabajador de Glovo.  Tratamos de entender los conflictos comerciales y geopolíticos que envuelven a la creación de infraestructuras del 5G. Acabamos con el mal rollo que nos dan los replicantes.


publicado
2019-05-30 06:00


"Como riders, lo más importante es vuestra seguridad e integridad. Recordadlo, no pongáis en riesgo vuestra vida".

Cuando nos decían esta frase en la formación para entrar a trabajar en Deliveroo asomaban muchas sonrisas entre los futuros riders. Muchos eran jóvenes enfrentando su primer trabajo. Pero también había padres o madres de familia que, mientras esperaban a que una nueva misión cayese del cielo o a que acabasen de preparar la comida en alguna cadena de comida rápida, te contaban que se chupaban todos los turnos que podían, más de 8 horas al día seguro, para poder alcanzar un salario digno.

La ley les obliga a decirnos que lo más importante en nuestra vida y que no pongamos en riesgo nuestra seguridad. Pero el mercado al que se someten les insta a hacer precisamente lo contrario.

En Deliveroo nos pagaban por misión. No llegaba a tres euros la misión así que teníamos que tratar de encadenar 3 en una hora para poder rebasar la linea de los 8 euros. Los compañeros de Glovo, con los que coincidías en las paradas, te contaban que a ellos les pagaban por kilómetro recorrido en linea recta, no según el zigzag callejero. No sé si seguirá pasando, pero cuando entré hace un par de años, algunos riders trabajaban para las dos empresas. Así era más probable que les entrase un pedido.

Esto sin contar la cuota de autónomo que pagas todos los meses por ser una empresa con patas.

La obsesión por rentabilizar esas horas al sol, bajo la lluvia o al frío hace que, por supuesto, trates de hacer todas las ‘pirulas’ posibles. Si te pierdes porque va mal el GPS -o porque está lloviendo y no lo ves bien-, a los 5 minutos de salirte de tu ruta entre el restaurante y el cliente ya te están llamando y enviando mensajes de voz desde la empresa para preguntarte qué pasa, que por qué no estás en ruta, ya que te tienen geolocalizado en todo momento. Lo sé porque me ha pasado. El trabajador hiperconectado con la matriz.

Si tienes un accidente y no puedes ir en moto o pedalear, te desconectan. Es decir, pierdes el trabajo. Ahora suma a toda esa presión el estrés que provoca circular en bicicleta en una gran ciudad. Adelantamientos inseguros, pitidos, insultos. Los colectivos de repartidores en lucha llevan tiempo anunciando que esto iba a acabar pasando.

El sábado por la noche, en Barcelona, un repartidor de Glovo murió trabajando. No fue desconectado en el acto porque se trataba de un trabajador subcontratado de forma ilegal por otra persona que tiene el contrato con la compañía a su propio nombre. Para la compañía debe ser fácil geolocalizarte en todo momento, pero no comprobar que tu aplicación, vinculada a tu móvil personal, está siendo utilizada por otra persona que no eres tú.

Cada repartidor es una empresa en sí mismo, un falso autónomo, por lo que cualquier accidente que tenga es su responsabilidad. Y en el momento de la muerte del repartidor es de suponer que finaliza el contrato con la marca.

El domingo se reunieron 300 personas frente a la sede de Glovo, donde los trabajadores han quemado sus mochilas en señal de protesta. Habría otros tantos que seguirían trabajando por necesidad con la cabeza gacha y los dientes apretados.

Habrá quien tan solo haya oído en su cabeza que “una empresa que tenía contratos con Glovo ha muerto arrollada por un camión y habrá que llenar ese hueco en el mercado”.


Decimocuarta entrega de Post Apocalipsis Nau.

Hablamos con Jose Luis Carretero, director de Solidaridad Obrera, Angeles Diez Rodríguez, doctora en ciencias políticas y sociología, profesora en la universidad Complutense y militante del Frente Antiimperialista Internacionalista y Antonio Segura, de la Asociación de Abogados Amigos de China acerca de los conflictos comerciales y geopolíticos que envuelven a la creación de infraestructuras del 5G.

Uno de nuestros oyentes, Juanon, atiende nuestra llamada de auxilio que lanzamos por redes y nos explica cómo funciona técnicamente esta infraestructura.

Nuestra compañera Alien nos habla de las Jasyp 2019, conferencias de ciberseguridad que organiza el grupo Interferencias en Granada. Además hablamos del 'uncanny valley' o el yuyu que te dan los robots que se parecen demasiado a las personas.

Emitido en directo en vorágine electoral el domingo 26 de mayo de 20 a 21 en Radio Vallekas.

Sobre este blog
"Vivimos en un régimen de distopía totalitaria militar burocrático", dice el periodista Manuel Rivas. Tecnología, redes y realidad se encuentran imbricadas y fusionadas. Con el lema "el pueblo manda, la máquina obedece" iniciamos este podcast en El Salto Diario, donde estudiaremos las relaciones de poder entre la tecnología, lo virtual y la sociedad civil. Emitimos en directo los domingos cada 15 días en Radio Vallekas de 20 a 21.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Laboral
La tecnología o la vida: el derecho a la desconexión digital

Siguiendo la estela de países como Francia, también en España se ha regulado el denominado derecho a la desconexión digital de los trabajadores y trabajadoras incorporándolo al articulado de la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y Garantía de los Derechos Digitales. ¿Pero en qué consiste este derecho y cómo se configura?


Ciberactivismo
[Podcast]Post Apocalipsis Nau #18 Ciberguerra
Hablamos con Javi Herrera sobre la ciberguerra y las iniciativas de ciberpaz que surgen desde la sociedad civil. En Memética Avanzada analizamos seriamente el fenómeno Storm Area 51
Tecnología
Aldea global

Las redes sociales, pese a su aparente radicalismo individual no son origen de inestabilidad, sino fundamentales para la conservación de un determinado equilibrio. Pese a su aparente disposición para el antagonismo, jamás conseguirán poner en entredicho el poder de la especie dominante.  

0 Comentarios
Sobre este blog
"Vivimos en un régimen de distopía totalitaria militar burocrático", dice el periodista Manuel Rivas. Tecnología, redes y realidad se encuentran imbricadas y fusionadas. Con el lema "el pueblo manda, la máquina obedece" iniciamos este podcast en El Salto Diario, donde estudiaremos las relaciones de poder entre la tecnología, lo virtual y la sociedad civil. Emitimos en directo los domingos cada 15 días en Radio Vallekas de 20 a 21.
Ver todas las entradas

Destacadas

Elecciones generales del 28 de abril
El rechazo de Sánchez acerca elecciones, mientras Iglesias le exige negociar

Unidas Podemos le ha enviado al PSOE un documento programático y con propuestas claras de gobierno, que Pedro Sánchez ya ha rechazado aduciendo que no confía en la formación morada.

Uber
Uber, tras la pista del dinero
La empresa Uber, a la que algunos inversores han llegado a llamar "estafa piramidal", se financia gracias a fondos de inversión y otras empresas tecnológicas, tras las que también se encuentra Arabia Saudí.
África
Argelia en el vendaval

Hay dos posibilidades: o la revolución contra el régimen argelino se transforma en revolución democrática, a la manera de Túnez, o se impone un Bouteflikismo sin Bouteflika, a la manera de Egipto.

Bangladesh
De las cenizas de Rana Plaza a las huelgas salvajes

El Acuerdo de Bangladesh sobre Seguridad ha favorecido las condiciones de salud de las miles de personas que trabajan en el sector textil. Sin embargo, el movimiento obrero de esta potencia exportadora quiere ir más allá en la conquista de sus derechos y ha planteado este año varias huelgas con las que pretenden una equiparación salarial a las condiciones de vida del país.

Últimas

Francia
Steve Caniço y la violencia policial en Francia
La muerte de Steve Caniço durante una intervención policial contra una fiesta en Nantes desata una oleada de indignación contra la policía en Francia
Educación
Casi 100.000 firmas para que niños de Melilla que han nacido y viven allí puedan ir al colegio

La falta de empadronamiento, un requisito que no se exige en ningún otro lugar salvo Ceuta, impide a unos 200 niños que viven en Melilla ir al colegio. La Asociación Pro Derechos de la Infancia ha recogido casi 100.000 firmas que piden poner fin a esta discriminación.