Machismo
Te puedes acostumbrar a la guerra, pero Tangana, siempre hay

Del famoso lema “ni machismo ni feminismo” pasamos al lema “feminismo sí, machismo y fascismo también”

C. Tangana 3
C. Tangana. Foto: Wikimedia Commons.
9 ago 2019 15:48

Gerrara ohitu zintezke, baina Tangana egon badago.


Al hilo del concierto de Tangana y de su financiación con dinero público, el debate se ha colocado como siempre en el marco liberal, cristiano-moral y patriarcal. Y en vez de formular la siguiente pregunta: ¿tienen las instituciones públicas que financiar machismo, racismo, fascismo y capitalismo? La gente se hace la siguiente pregunta: ¿deben las instituciones públicas financiar a Tangana, Mojinos, Abel Azcona, Vulpes o Muguruza?

Primero: las instituciones YA SON racistas, machistas y capitalistas. Por tanto, sí, financian discursos racistas, machistas y fascistas. Si la respuesta es que no deben financiar machismo y fascismo, pasaríamos a un debate sobre el problema de la institucionalización en general, tema que se trata mucho en teoría política y filosofía, pero también en la militancia, y el debate se hubiera desarrollado en torno al problema que tenemos con nuestras instituciones patriarcales, liberales y coloniales.

Pero qué va…Mucha gente ha optado por hablar en torno a la segunda pregunta, porque les resulta más cómoda, encaja más con su percepción del mundo, ya que las posibles respuestas encajan con el marco universalista y formal del tipo: NO, las instituciones no pueden financiar grupos de música. O, alternativamente, SÍ, deben financiar grupos de música. O todo, o nada. A todos, o a nadie, tal y como dicta la moral universal y su derecho particular. Y éste es el problema.

Primero: la censura es un mecanismo de gobernanza política. Tanto la censura pública como privada (también la autocensura de la que tanto sabemos todas). Y se suele interpretar, por gran parte de la sociedad, como un tema abstracto, formal y universal, como dicta la moral kantiana. En cambio, cuando preguntas si deberían las instituciones publicas financiar discursos machistas, racistas y fascistas, mucha gente, en la izquierda, responderá: NO. Ahora bien. Si hago la pregunta siguiente: ¿deben las instituciones publicas financiar discursos feministas? Muchos responderían NO. Y aquí perdemos ya a la mitad de la izquierda y toda la coherencia analítica y política.

Porque ambas preguntas son la misma. Es decir, aquello que no es machista, es feminista. No hay un espacio neutro, correcto, virtuoso entre los dos, porque no son extremos, pero veo que tenéis mucho lío al mezclar Platón, Aristóteles y Kant con Marx, Rawls, Habermas y Harvey. Mucho lío.

El caso es que aquellos que opinan que las instituciones deben hacer políticas públicas por la igualdad, apoyan que se hagan políticas machistas al mismo tiempo, porque oye, eso es igualdad ¿no? ¡Tratar a todos por igual! (chupitajo). Grupos fascistas o feministas (de música o de tango), a todos por igual. Es que ni siquiera los liberales pluralistas defenderían esto…

Del mantra liberal “el sistema fascista y el sistema comunista son iguales, porque ambos son autoritarios" y "a nosotros los demócratas lo que nos importan son las formas, no el contenido” pasamos al “tanto Tangana (machismo) como Vulpes (feminismo) son lo mismo (grupos de música) y ambas deben ser financiadas por dinero público”. Es el mismo marco mental. Aquel que sigue creyendo, como dicta la doctrina liberal, que las instituciones han de ser neutras en el contenido, y aferrarse a la forma, como si la forma no fuera un tipo de contenido.

Como si el formalismo no fuera una ideología. Es también la base del pensamiento tecnócrata y neoliberal, solo que del lema “ni machismo ni feminismo” pasamos al lema “feminismo sí, machismo y fascismo también”. ¡Iujuu!

Porque somos tolerantes. Porque somos demócratas. Porque estamos a favor de la libertad de expresión. Estamos a favor de que todo el mundo pueda expresarse. Y una de: “no estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida...bla, bla, bla”.

No es que la gente se haga la pregunta: “¿Deben las instituciones públicas financiar a Tangana, Mojinos, Abel Azcona, Vulpes o Muguruza?” y te aparezcan tropecientos Voltaires, sino que vivimos rodeados de Voltaires que no pueden enmarcar el problema mas que en términos pertenecientes a la ilustración francesa. Pero todo bien. Y pasado revolución…Liberal, eso sí. Porque ya me diréis cómo hacer una revolución anti-liberal con el marco de pensamiento liberal, cristiano y, por tanto, patriarcal.

El derecho de la libertad de expresión, igual que el delito de odio, no se puede interpretar en sentido universal, abstracto y formal, y si se hace así, que cada cual vea en qué bando se posiciona. La libertad de expresión se puede usar para humillar y atacar a colectivos con poder o a colectivos sin poder. Igual que con el humor.

Pero si se decide usar el humor y la libertad de expresión para abajo (contra personas y colectivos precarizados, vulnerabilizados) y para fuera y no para dentro (hacia una misma) y para arriba (contra los poderosos), que luego no se extrañen que los tildemos de derechas, liberales, misóginos y racistas.

La financiación pública de discursos misóginos, neoliberales y racistas es sobre lo que se articula toda nuestra sociedad: el currículum educativo, los medios públicos, las universidades, los grados de formación, la medicina y su práctica, la ciencia y su práctica, la juerga y su imaginario, la cultura y su práctica, la brecha salarial, los derechos laborales…La misoginia, el racismo y el neoliberalismo están financiadas tanto por instituciones públicas como privadas, porque son instituciones creadas por y para el patriarcado liberal, igual que la familia, igual que el derecho.

No quiero aquí hacer un burdo ataque al derecho liberal, un ataque generalista y simplón. Pretendo destacar lo que me parece prioritario discutir y criticar. La operacionalización del derecho es tan ideológica como el derecho mismo. Y por mucho que el derecho sea una practica discursiva formalizada, no por eso deja de servir como dispositivo del liberalismo patriarcal.

Pero es que el debate tampoco ha ido por ahí. El estado de derecho es, primero, estado. Y luego, derecho. Estado patriarcal, derecho liberal. No hay derecho neutro. El derecho puede crear una neutralidad formal o procedimental. No al revés. Porque auctoritas, non veritas facit legem.

El problema del derecho a la libertad de expresión es el mismo que tiene la tolerancia. Tolera quien puede, no quien quiere. Del querer censurar a alguien a querer encarcelarlo hay un trecho muy amplio. Igual que entre censurar y no financiar públicamente el machismo y el fascismo. Es como cuando le preguntaron a Angela Davis si le parecía legitimo usar la violencia. Y ella dijo: "¿qué violencia?"

Somos censuradas (humilladas, omitidas, vejadas, atacadas), nosotras, nuestros cuerpos significantes y nuestras letras, todos los días en todas las instituciones públicas y en todas las disciplinas científicas y artísticas, mediante una censura financiada además públicamente.

Así que ¿qué censura? ¿qué violencia es con la que saltáis? O, mejor dicho ¿de qué derecho a la libertad de expresión nos habláis? La misma que te da derecho a crear una tele. Todo el mundo tiene derecho a tener un medio (de expresión) público. Pero no todo el mundo tiene la capacidad de hacerlo. Así que yo el derecho, mientras venga sin capacidad, y sea usado para incitar al odio a colectivos históricamente humillados y vejados, me lo paso por entre los rizos de mi pelo moreno.

No hay peor ideología que la neutralidad, no hay peor ideología que la que moraliza, formaliza y universaliza. Por supuesto que las instituciones tienen que financiar discursos feministas, anti-racistas y anti-fascistas y no financiar discursos fascistas y machistas. Y si lo que queréis es hablar sobre cómo se decidiría lo qué es o no machista, primero, haced un análisis de cómo se decide ahora. Y luego, una vez desmontada la mentalidad cristiana y la moral universalista y liberal de lo neutro, hablamos del conflicto que supondrá siempre decidir. Cualquier cosa.

No quiero terminar sin decir que Tuiter no es un dispositivo intelectual en donde se intercambian argumentos de forma pausada y se analizan silogismos, falacias y premisas implícitas que esconden axiomas tóxicos o maravillosos con cuidado, respeto y tiempo para pensar.

Tuiter es un dispositivo político. Escribir en Tuiter es posicionarse, incluso para quienes solo preguntan, ya que las preguntas también comunican el marco mental desde donde se hace la pregunta. Todo es significante, todo viene articulado semióticamente, y por eso retuitear, dar like o callar, todo son acciones políticas en tuiter. Quiera una o no.

Primero, porque es un ágora, aunque sea digital. Segundo, hablar en público implica siempre tomar una posición, ya que es una acción con consecuencias públicas y por tanto políticas. Igual que quien calla o deserta en mitad de la batalla.

Porque como dice Hertzainak: “gerrara ohitu zintezke baina gerra egon badago”.

Sobre este blog
Espacio colectivo para contradecirse sobre politica. Eso sí, con ritmo y poesía #POLIRIKA
Ver todas las entradas

Relacionadas

Música
Belén Gopegui pone letra a las nuevas canciones de Milagros, el grupo coral que salió de un colegio público

De empezar a cantar en clase con su profesora a participar en uno de los mayores éxitos de Rosalía, la peculiar trayectoria del grupo coral Milagros añade ahora otro capítulo destacado: las letras de sus nuevas canciones llevan la firma de la escritora Belén Gopegui.

Coronavirus
Por una cultura de calle segura

Músicos y artistas de la calle se enfrentan a una situación crítica tras dos meses de estado de alarma. Sin respaldo económico ni social, colectivos y artistas se plantean y proponen formas seguras para poder llevar a cabo la desescalada cultural.

17 Comentarios
Juan Luis Zabala 11:03 13/8/2019

Ados nagoela uste dut, ondo ulertu badut behintzat. Tanganari dirulaguntza publikoa ematea, gertuko adibide jartzearren, niri idazle gisa dirulaguntza publikoa ematearen parekoa da, zeren aski erraz argudia daiteke nire literatura matxista, misoginoa eta heteropatriarkala dela (ez, ez errukitu nitaz adiskide nauzuenok, frogak agerian daude, nire testuetan, ausartu zaitezte zorrotz irakurtzera eta jabetuko zarete). Beraz, ez da zuzena Tanganari dirulaguntza publikoa ematea, baina niri dirulaguntza publikoa ematea zuzena ez den neurri berean. Argi eta garbi esanda, nik ezin dut, Julek ondo dioen bezala, niretzat dirulaguntza publikorik eskatu (eta eskatzen dut, alajaina!) eta, aldi berean, Tanganari uka diezaiotela eskatu. Ala ez dut ondo ulertu?

Creo que estoy de acuerdo, a no ser que haya entendido mal. Dar ayuda pública a Tangana, por poner un ejemplo cercano, es semejante a dármela a mí como escritor, porque sería fácil argumentar que mi literatura es machista, misógina y heteropatriarcal (no os apiadéis de mí quienes sois mis amigos, las pruebas son palpables, están en los textos, atrevéos a leer con rigor y os daréis cuenta). Por lo tanto, no es correcto dar ayudas públicas a Tangana, pero del mismo modo que no es correcto dármelas a mí. Dicho claramente, yo no puedo, como bien dice Jule, pedir ayudas públicas para mí (y las pido, por supuesto) y, al mismo tiempo, pedir que se las nieguen a Tangana. ¿O he entendido mal?

Responder
0
0
#38218 10:52 13/8/2019

El debate es si esto se debe pagar con dinero público. Si Tangana , alquila un recinto pone entradas a la venta y saca para pagar el alquiler y gana dinero , alla él y los que le dan su dinero; pero el dinero publico esta para otras cosas. Y como hay 2 bandos enfrentados sobre que musica debe pagarse con dinero publico, y o sostengo que ninguna, que la musica debe ser pagada por cada uno privadamente yendo a los conciertos que quiera. Hay cientos de miles de desahucios anuales, gente absolutamente desesperada miseria a raudales... el dinero publico debe tener otras prioridades, no digamos ya pagar corridas de toros. El dinero de cultura debe ser principalmete para bibliotecas y fomentar la cultura de base, nada de cheques para una persona sola. Tangana tiene derecho a ser un cafre si alguien se lo paga privadamente.

Responder
2
1
#38202 21:45 12/8/2019

El caso es que el EAJ-PNV se va limpio y sin asumir resposabilidades, siendo quien lo contrató (incumpliendo su propia ordenanza municipal), lo suspendió/canceló y se lavó las manos contratando otro bolo (que pagamos tod@s doblemente)...
No sé si siempre habrá tangana, pero parece que al EAJ/PNV nunca le salpica nada (tampoco sus propios 'errores') y se vá siempre de rositas.

Responder
8
2
#38182 24:54 11/8/2019

pues nada. Que un buen artista de ultraderechas suba a un escenario y cante el cara al sol. ¿Verdad que no solo se exegiría la cancelación, sino que habría denuncia?

Responder
3
3
#38176 20:27 11/8/2019

El problema es que estás cayendo en lo mismo que criticas.
En el artículo expones que solo hay dos posiciones: o están contigo o contra ti. En todas y cada una de las facetas de lo que para ti es el feminismo, que son todos los ámbitos vitales.
Y al otro bando lo llamas fascista, porque sí. Porque claro tú tienes la razón absoluta. Y para conseguir tus propósitos justificas cualquier medio. Incluso dejas entrever la posibilidad de violencia. ¿Cómo debemos llamar a eso?.
El derecho a escuchar al otro, aunque esté en las antípodas de nuestra ideología, es lo que nos permitirá evolucionar y aceptar al diferente al que quieres incluir como propiedad tuya. Pero los diferentes también pensamos de forma diversa y los hay machistas, fascistas, feministas, liberales, anarquistas y comunistas. Quieras o no. Al igual que hay trabajadores que votan a partidos de derechas.
Se trata de convencer, no de censurar ni doblegar bajo la ley del palo, el insulto o la vejación pública sea en la calle o en tuiter.

Responder
8
6
#38154 21:26 10/8/2019

A lo mejor primero deberíamos repasar el concepto de feminismo (que es un movimiento que intenta igualar los derechos de la mujer con los del hombre) y el de machismo (que es una actitud que superpone al hombre sobre la mujer)

Responder
13
8
#38211 8:30 13/8/2019

El feminismo no es tan simplista como igualar derechos

Responder
2
5
maracuyá 17:10 10/8/2019

Alquien me tendrá que explicar quien gana con esto, pero desde luego NO va a ser ni el potentísimo movimiento feminista vasco, ni por extensión los otros poderosos colectivos y movimientos sociales democráticos.
La censura es censura (un concepto muy, muy feo y nada democrático), es una herramienta reaccionaria de poder si y un mecanismo tentativo, pero muy peligroso... Usar y legitimar la censura, la utilice quien la utilice puede dar la cortoplacista sensación de batalla ganada, pero nos equivocamos y a largo plazo lo pagaremos porque hemos cruzado el rubicón.

Responder
14
17
#38171 18:14 11/8/2019

Tu a la mitad del articulo, has dejado de leerlo no?

Responder
13
11
#38140 12:29 10/8/2019

Censurar no es democrático y los que censuran son censores... La contratación no debiera haberse producido y los fallos están ahí, pero una vez contratado (y probablemente pagado) tocaba reaccionar de manera democrática y no censora (boicot, protesta, concieto paralelo, etc). Y a la vez señalar a los responsables de programación y revisar los controles y protocolos de contratación.

Responder
11
12
#38173 18:15 11/8/2019

Otro no que no se lo ha leído. O peor, que no tiene comprensión lectora.

Responder
11
8
Anónimo López 9:32 10/8/2019

Que alguien les explique a estos adalides de la libertad que el comunismo y el fascismo son históricamente en un 90% idénticos.
Eso y que luego justifiquen su extremismo...

PROGRES: Get a real ife!

Responder
11
26
#38170 18:13 11/8/2019

Ya el que empieza argumentando con %s (siempre inventados y porque me salen a mi de mis....) y luego llama extremistas al resto. Eso tiene un nombre, pero bueno, lo dejaré en : "Cuñado" de libro.

Responder
13
4
#38161 12:23 11/8/2019

Le recomiendo leer más y vomitar menos.

Responder
9
3
#38127 21:53 9/8/2019

Buen artículo y buena argumentación que comparto en su profundidad, sin embargo creo que está desenfocado. Se ha censurado y censurar no es bien. Ha fallado la no neutralidad en los procedimientos, en todo el proceso y ahí deben centrarse la crítica, la responsabilidad y las medidas correctoras, pero al final se ha censurado y el que censura es un censor.
Verças que 'gracia' cuando la siguente administración pública contrate a p-ej- 'La Polla Records' y la troupe de abogados cristianos reunan 10.000 firmas para pedir la anulación del concierto por ofender los sentimientos religiosos por su canción 'Salve'

Responder
13
11
#38241 15:09 13/8/2019

Censurar machismos, fascismos y violencias nunca puede ser malo

Responder
0
2
Jose 18:04 9/8/2019

Vaya puto cacao que tienes en la cabeza.

Responder
55
55
Sobre este blog
Espacio colectivo para contradecirse sobre politica. Eso sí, con ritmo y poesía #POLIRIKA
Ver todas las entradas

Destacadas

Coronavirus
El documento que condicionó los traslados de enfermos al hospital
Una orden enviada a los ambulatorios en pleno pico de la pandemia incluye criterios para no derivar a hospitales a pacientes afectados por covid-19.
Pobreza
Aprobado el ingreso mínimo vital

Esta mañana el Consejo de Ministros ha aprobado el ingreso mínimo vital, una medida que ha sido objeto de polémica en las últimas semanas mientras miles de familias sin recursos estaban pendientes de su implementación.

Laboral
La marcha de Nissan, una estrategia previa que la pandemia aceleró

La multinacional japonesa automovilística anunció el pasado jueves 28 de mayo el cierre de su principal planta en España. Dejarán en la calle a más de 20.000 personas para continuar así un camino que estaba ya marcado antes de la llegada del virus.

Coronavirus
Médicos y enfermeros niegan que Madrid esté haciendo nuevas contrataciones

A pesar de los reiterados anuncios de Díaz Ayuso y de los responsables sanitarios, los profesionales insisten en que se trata solo de anuncios publicitarios, carentes de cualquier concreción. Niegan que a día de hoy haya nuevas contrataciones, salvo las que realizan para cubrir bajas por enfermedad y por vacaciones


Estados Unidos
Trump amenaza con mano dura en respuesta a los disturbios de Mineápolis

El presidente estadounidense acusa al alcalde de Mineápolis de debilidad tras el incendio de instalaciones policiales de la ciudad, y anuncia que mandará al ejército si continúan los disturbios.  

Coronavirus
Pastora Filigrana: “El cambio de modelo tras el coronavirus no va a ser una elección sino una necesidad”

Pastora Filigrana es abogada, feminista y sindicalista gitana, aunque lo que funciona ahí como un adjetivo para ella es lo sustancial. Aprendió qué es la conciencia de clase de sus abuelas y derecho laboral en el SAT. La crisis dejó en cola de impresión un libro en el que sostiene que las prácticas anticapitalistas del pueblo gitano le han costado su persecución.


Educación
Monitores de educación especial denuncian que llevan dos meses sin cobrar

El personal técnico de integración social (PTIS) de Andalucía lleva reclamando la mejora de sus condiciones laborales desde que parte del servicio fuera externalizado. Ahora, además, han tenido que reclamar el cobro de sus nóminas. 

Crisis climática
La crisis climática provoca bosques más jóvenes y con mayor mortalidad

Un estudio publicado en la revista Science certifica profundos cambios en los bosques de todo el planeta provocados por la acción del ser humano, un proceso que derivará en una reducción aún mayor de la cubierta arbórea global.


Últimas

Comunicación
La pandemia de los globos sonda

Ante la necesidad de tomar decisiones rápidas y el miedo de que sean polémicas o impopulares, en la prensa proliferan encabezados del tipo “el Gobierno se plantea”, una técnica de comunicación política que recibe el nombre de “globo sonda”. ¿Qué son, hacia dónde vuelan y cómo pueden explotar?

Ecología
El último cartucho

Alicia Ramos nos trae unas líneas con aroma a pólvora y barrancos tinerfeños. Una reflexión muy personal sobre la caza a partir de un concepto novedoso que es casi un oxímoron (o que al menos suena muy raro): la munición ecológica.

Tecnopolítica
Zoombificados
La extensión de la actividad docente on line al próximo curso ha generado un debate, que puede servir de coartada para ocultar los acuciantes problemas a los que debemos hacer frente