Elecciones
Elecciones, utopías izquierdistas y el infierno

Cuanta mayor fuerza electoral (y mas gente te vote), menos radicalidad. Cuanta más radicalidad en el cambio, menos votos (gente) y fuerza institucional para que dicho cambio pueda reproducirse en el tiempo y el espacio.

elecciones mayo 2019
Mesa electoral en Barcelona, este 26 de mayo. Víctor Serri

publicado
2019-05-30 11:49

Hay cierta tendencia a creer que la ultraderecha acaba de aparecer o que es la primera vez, desde la dictadura franquista, que entra en las instituciones. Pero ¿qué ideología creéis que tiene la elite que nos gobierna en toda Europa desde los años 80? La elite económica y política es cierto que se divide, a grandes rasgos, en dos. Tenemos los neoliberales conservadores (neocon) y los neoliberales que se denominan libertarios y anarco-capitalistas. Es obvio que ningún neoliberal tiene nada de libertario ni de anarquista, pero así es como los millonarios de Silicon Valley se llaman a sí mismos: ciberutopistas libertarios (ahorraros las risas que están armados).

Ambos tipos de neoliberales, los neocon y los flipados de los ipods de oro, provienen del ordo-liberalismo que a mediados del siglo XX empezó a teorizarse en Alemania y se expandió rápidamente por Estados Unidos. Los neocon son los que más fácilmente identificamos como “fachas” y un buen ejemplo son Vox, PP, Le Pen o el mismo Trump. Son partidarios del capitalismo, pero más supremacistas que la otra corriente. Los neocon tienden a ser extremadamente misóginos, racistas, homófobos y xenófobos, en general, además de ser algo más religiosos (dependiendo del país). Los ciberutopistas de Silicon Valley (más parecidos a Macron, la City, Ciudadanos y la parte no ultra del Ibex35) que apuestan por la legalización de la marihuana y la cocaína (ya puestos), también son misóginos (como la sociedad) pero su racismo y homofobia se dispara solo con los pobres, como buenos capitalistas, les da igual que los gays se casen mientras tengan pasta, e incluso contratan migrantes, pero solo altamente cualificados.

Ambas corrientes están a favor de que el individuo sea la unidad principal de la sociedad (fuera pueblo, fuera comunidades políticas, y arriba la familia) y de que el Estado desaparezca (por eso se dicen a sí mismo anarcocapis y libertarios), o bien que sea mínimo para que asegure la libre competencia (idea básica del ordo-liberalismo), pero solo aquella que posibilite amontonar grandes cantidades de capital que en unos casos seguirá una lógica de acumulación feudal y católica y en otros una lógica de inversión productiva y protestante, tal y como mandaban los padres del liberalismo económico como Adam Smith y su cuadrilla de escoceses ilustrados.

Cuando la necropolítica neoliberal se expande y consolida, creando miseria, precariedad y, si no es matando directamente, dejando morir a la población (por falta de seguridad y derechos laborales, por enfermedad, etc.), no solo se enfadan los hombres blancos y los supremacistas, se enfadan también el resto de grupos que componen la clase trabajadora, como las feministas y los independentistas, las pensionistas, las limpiadoras, los falsos autónomos, las ecologistas (y un larguísimo etc.) ya que la reivindicación anti-patriarcal por la igualdad y la sostenibilidad de la vida y la tierra, y el movimiento a favor de que las comunidades políticas (y sus territorios) se autogobiernen tal y como ellas decidan (demo-cracia), es una consecuencia tanto del patriarcado neoliberal, como del unionismo blanco-católico-español que se niega a dejar que tanto las personas como las naciones y comunidades políticas decidan qué estructuración política (qué estado) quieren formar (al menos hasta que todos los estados desaparezcan, incluido el español). El problema es que cuando toda esta gente se organiza, los ultras, ayudados y financiados por el ala guerrera del Ibex35 y los medios, se enfadan y reorganizan, haciéndose más visibles y poderosos.

Ante el caos (doctrina del schok) que esta necropolítica neoliberal crea, las lealtades políticas se rompen y fragmentan, finiquitando el sistema bipartidista. Y la ruptura del bipartidismo, en el estado español, implica ingobernabilidad (debido a su cultura política). Por eso ha habido tres votaciones al congreso español en menos de cuatro años. Mi apuesta, arriesgada (como toda apuesta política), es que el PSOE no va a durar cuatro años, y en caso de que dure, llegará tan desgastado, que la derecha ganara las próximas elecciones al congreso, pero como la derecha también está fragmentada, aunque consiguieran gobernar (mediante acuerdo o coalición), tampoco aguantarían una legislatura entera. Ingobernabilidad estructural, se llama.

Pero no quiero hablar de mayorías y minorías electorales. Quiero hablar del bajón, que en cada elección, le da a la izquierda (en donde no incluyo al PSOE aunque entiendo que para gran parte de los españoles lo sea - lo que pasa, y abro un inciso, es que el PNV es a una vasca lo que el PSOE es a un español, no porque el PNV sea socialista sino porque el PSOE es neo(socio)liberal, casi como el ala ciberutopista libertaria de Silicon Valley, solo que sin utopía y sin libertaria, y con mucho estado). Mi intención es que dicho bajón, se transforme en análisis crítico y utopía fundamentada.

Las elecciones, normalmente, nunca las gana la izquierda (quitando momentos concretos relacionados con ciclos de protesta masivos) y esto suele llevar a que la izquierda tenga siempre esa sensación de derrota, de que no gana ni una guerra. Pero es que es muy difícil ganar la guerra para alguien que esta sistemáticamente en contra de la guerra.

Las instituciones que tienen que canalizar los resultados de las elecciones, no son las estructuras básicas de la transformación social, son herramientas de reproducción social, que dotan de estabilidad y sostenibilidad a las dinámicas e incluso a los cambios sociales, si es que los hay. Esto quiere decir, que la transformación social hacia la emancipación colectiva, que es el objetivo de la izquierda, no se puede valorar en base a resultados electorales. Las elecciones son importantes, pero solo en tanto que la transformación social ocurre. Las instituciones ayudan a reproducir y materializar el cambio social de forma masiva, pero no es donde se da el cambio social, por eso deberíamos tener en cuenta que normalmente el partido o asociación que se dedique al cambio social radical no sacará (casi) nunca buen resultado electoral y al revés, los partidos que no tienen como objetivo trabajar el cambio social son los partidos que sacarán buenos resultados en las elecciones, PNV y PSOE en este caso, o alternativamente el resto de partidos del Ibex 35, incluyendo todas las derechas.

Todo sistema tiende a la estabilidad, no solo el sistema económico y político (los estados, los parlamentos, el sistema judicial, etc.) tal y como lo explicó hace tiempo Weber, también los sistemas e instituciones sociales como la familia o la cuadrilla de amigos, un equipo de futbol, o un movimiento social. Todo grupo en general quiere la supervivencia y eso implica mantener el sistema en el que dicho grupo sobrevive. Es el eterno dilema entre estabilidad y transformación. Entre cambio y reproducción social. La izquierda tendrá que hacer un análisis profundo sobre cómo se estructurará, en el siglo XXI, para que, por un lado, pueda tener instituciones y grupos (partidos, etc.) que aseguren la estabilidad y la supervivencia en el tiempo y el espacio y, al mismo tiempo (repito: al mismo tiempo), para poder dedicarse a la transformación social radical. Quien solo se dedique a la reproducción social y, por tanto, a intentar movilizar el mayor número de votos, no conseguirá transformación radical y quien solo se dedique a la transformación de base dejando a un lado la conquista de ciertas instituciones como el estado (sistema público de educación, sanidad, transporte, cuidado, etc.) no conseguirá que el cambio radical se reproduzca en el tiempo y el espacio y llegue a toda la población.

El cambio radical no implica simplemente la autogestión comunitaria (tal y como afirman ciertas utopías), el cambio radical implica compromiso y disciplina (sí, disciplina) para no acatar normas ni las leyes injustas, aguantar la represión y la exclusión, un proceso constante de desmercantilización y despatriarcalización, estrategias radicales para dejar de ser hombres y mujeres, para autodefenderse, para adoptar en vez de seguir perpetuando la descendencia del propio código genético y de sangre, dejar de tratar a lxs hijxs como propiedad privada, consolidar redes de cuidado mediante amistad, no amor Disney, etc.).

Hay que afinar el análisis. La sociedad es conservadora, casi todas las personas y los grupos sociales quieren conservar aquello que tienen: por eso la mayoría de la sociedad sigue siendo hetera, sigue siendo hombre o mujer, viviendo en familias normativas, teniendo hijos, manteniendo la hora y el horario establecido, las comidas acordadas, la vestimenta, las festividades y los roles, de hijo, de novia, de padre. Solo en momentos de crisis, ciclos de protesta o violencia extrema se dan giros radicales en la sociedad, y además no suelen durar mucho. Los cambios duraderos dependen de macrológicas, muchas veces contradictorias, que se conforman por razones múltiples y poco a poco, como cambios en el sistema productivo y tecnológico, cambios institucionales, energéticos, socio-culturales, climáticos …. Pero de nuevo, lo que no puede la izquierda, mucho menos la izquierda radical, es pensar que va a ganar las elecciones de forma regular. Y si gana, que durará más de una o dos legislaturas. Porque si dura más de dos legislaturas, es que la radicalidad desaparece, y si mantiene radicalidad, pierde las elecciones en la siguiente legislatura. De nuevo, porque la sociedad es conservadora, tiende a conservar lo que es y lo que tiene, no a transformarlo y romperlo continuamente.

Por tanto, creo que la izquierda debería (deberíamos) afinar mucho tanto la concepción que  tiene de eso que llama(mos) “calle”, “sociedad”, “clase trabajadora” o “pueblo” y por otro de eso que llamamos “institución”, así como de las utopías poco fundamentadas que guían nuestras prácticas. Con las utopías izquierdistas actuales llegaremos al infierno, de la mano de la derecha. La utopía es absolutamente necesaria, pero que sea utopía no significa que no tenga que estar bien fundamentada en análisis sociológicos, culturales, económicos e históricos, es decir, en análisis políticos que no sean cristiano-ingenuos (tipo “la gente, la calle, el pueblo es bueno y quiere el bien, lo que pasa que esta despistado votando a cabrones que le joden la vida”), ni análisis patriarcales y liberales (tipo “no queremos Estado, que es malo malote, pero sí queremos la familia y la sociedad civil que es buena buenota). Porque para ese análisis y esas utopías, ya tenemos a la derecha, que le encanta la familia, la libertad individual y la sociedad civil, y odia al estado.

Cuanta mayor fuerza electoral (o cuanta más gente te vota o apoya), menos radicalidad. Cuanta más radicalidad en el cambio, menos votos (gente) y fuerza institucional para que dicho cambio pueda reproducirse en el tiempo y el espacio.

Y ahora, construyamos utopías de izquierdas bien fundamentadas.

Sobre este blog
Espacio colectivo para contradecirse sobre politica. Eso sí, con ritmo y poesía #POLIRIKA
Ver todas las entradas

Relacionadas

1 Comentario
#35170 18:09 30/5/2019

DE TRIUNFALISMOS Y RESACAS ELECTORALES
Y ya son dos fiestas de la democracia las que nos ha tocado vivir el último mes. ¡Vaya empacho! Normal que a muchas, con la tripa tan llena, les cueste ver más allá del banquete y se hayan quedado con la copa y el puro. En este sentido los distintos análisis que desde las diferentes opciones políticas se hagan de los últimos dos festines, siempre responderán a los intereses cada cual. No, no existe ni una única lectura, ni un análisis objetivo y neutro. Como militante de base que hoy en día no siente especial afección por ninguna de las opciones políticas a elegir, me dispongo a lanzar ciertas claves. Valga decir que mi postura parte de una desafección progresiva del espacio político de Sortu pero también, de una determinación muy clara: el principal enemigo del pueblo trabajador en Euskal Herria es el PNV, el mismo que botín a botín se llena cada vez más la panza.

Vayamos al grano: el PNV concentra más poder institucional que nunca. Acaba de revalidar y profundizar su control institucional en la mayoría de lugares, y si esto lo unimos a las buenas migas que tienen con el PSE, está claro que nos viene por delante un ciclo de “normalidad democrática”. No hay, ni de lejos, posibilidad de disputar el terreno de juego institucional mientras el tándem PNV-PSE funcione, y se vea reforzado, además, con el PSOE en el Gobierno de España. Los grandes negocios vascos van a ir de la leche, vamos.

Tomando esto en cuenta, toca construir retaguardia, pensar a largo plazo y no dejarse enredar por ciclos electorales y campañas efímeras. O planteamos una batalla al capitalismo desde la articulación de la clase trabajadora en cada barrio y pueblo de Euskal Herria, o estamos abocadas a ser arrastradas por la “real politik” de “twitter y bulego” o de “bilera” semanal. Basta de engaños y falsas esperanzas: solo el pueblo salva el pueblo. Así de sencillo. He de subrayar que no es mi intención hacer apología barata de la abstención, pero es obvio que si trabajar en las instituciones debilita la “calle”, una de dos: o no tienes fuerza para mantener y potenciar los dos espacios, o es que simplemente no te interesa o no tienes ninguna esperanza en el propio pueblo.

Para sorpresa de mis oídos, y basándome en esta rápida lectura que he explicado, escuchar ayer al líder de EH Bildu en la radio con aires triunfalistas me pareció una falta de respeto hasta hacia su propia militancia. Pues bien Arnaldo, por mucho que EH Bildu sea primera fuerza en número de concejales y haya obtenido más votos que nunca, no es necesario ser doctora en ciencias políticas para observar que las tesis que se plantearon hace diez años de cara a la conformación de un polo soberanista de izquierdas que nos llevaría hacia la independencia y el socialismo, están haciendo aguas por todas partes. Los principales baluartes de la estrategia institucionalista de Sortu los últimos cuatro años (Nafarroa e Iruñea) han caído estrepitosamente. ¿Ha nadie le ha venido a la cabeza lo ocurrido con Gipuzkoa y Donosti tras la primera legislatura post-Aiete? ¿En qué se basarán esta vez para que miles de compañeras de buen corazón sigan depositando su confianza en un proyecto tan frágil como es el institucional? No hay ninguna posibilidad de realizar transformaciones profundas si se ponen todos los huevos en la misma cesta. No hay ninguna posibilidad de pasar al PNV queriendo parecer tan majos como ellos toda la legislatura e intentando seducirlos, por muchas ganas que se pongan en un cacareo pre-electoral. Coged los lemas y el imaginario político del PNV y de EH Bildu para estas elecciones, ¿en qué se diferencian? Básicamente en el tono del color verde. Tanto unos como otros podrían usar la misma propaganda del otro de cara a la galería.

Otro de los principales dirigentes de Sortu que me ha sorprendido con su valoración acerca de los resultados ha sido Eneko Compains. Aunque reconoce como “debilitado”, afirma que el “cambio” como “bloque político” sigue siendo primera fuerza en Nafarroa. Parece que está vez (a diferencia de los últimos años) se le ha olvidado incluir al PSN en el “bloque politico” del regimen. Trampas al solitario en toda regla. Y grandísimo error también. Tan erróneo como hicieron en el anterior festín, en el que poniendo el foco en el “trifachito” les dieron oxígeno tanto al PNV como al PSOE, regalándoles el centro del tablero.

Por supuesto que es necesario detenerse y reflexionar, debatir y sacar conclusiones de la jornadas electorales (hoy por hoy representan la mayor movilización en nuestro país solo por detrás del trabajo asalariado) pero lo que nos toca a las revolucionarias es seguir organizándonos. Puerta a puerta, piedra a piedra, sin perder el horizonte y con paciencia. Es momento de comprometerse a largo plazo, de cimentar confianzas que duren décadas. Mente fría y corazón caliente. Debemos asentar las bases de un movimiento revolucionario que aprenda de los errores cometidos en las últimas décadas, que reivindique y se enorgullezca de la historia de lucha de su pueblo y que todo su afán de lucha sea en pro de los intereses de las oprimidas del mundo.

Responder
10
6
Sobre este blog
Espacio colectivo para contradecirse sobre politica. Eso sí, con ritmo y poesía #POLIRIKA
Ver todas las entradas

Destacadas

Salud
Las víctimas de la talidomida en España se sienten estafadas por el Estado

Es un caso histórico inédito globalmente que se ha arrastrado desde el franquismo a los sucesivos gobiernos democráticos. Los afectados que aún viven, siguen reclamando justicia mientras muchos fallecen sin resarcimiento, con graves malformaciones, tras una existencia condenada a la dependencia y a la invisibilidad.

Kurdistán
“Así como acabamos con el Daesh vamos a acabar con Erdogan”

Integrantes del Movimiento de Mujeres Libres del Kurdistán, Gülcihan Simsek y Besime Konca, consideran que la ofensiva del Gobierno turco contra el pueblo kurdo no va de fronteras ni de nacionalismo, sino de atacar un modelo radicalmente alternativo al sistema capitalista.

Corrupción
El juez pide juzgar a Ignacio González por desviar 1,6 millones de euros

El ex presidente de la Comunidad de Madrid podría sentarse próximamente en el banquillo por el caso Lezo, debido a una posible malversación y fraude a las arcas públicas en la compra de la empresa brasileña Emissao por el Canal de Isabel II en la que supuestamente hizo desaparecer 1,6 millones de euros.

Bolivia
“Hay negociaciones entre el MAS y los golpistas”
Ha sido ministro durante los últimos once años. Vive en la clandestinidad desde el golpe de Estado y habla desde su escondite con ARGIA y Hala Bedi sobre las “complejas” negociaciones entre el MAS y los golpistas que acaban de comenzar.
Bolivia
Del golpe a la dictadura: las balas del ejército provocan decenas de muertos en Bolivia

La presidenta de facto, Jeanine Áñez, decreta la impunidad de los militares que usen armas de fuego contra la población civil mientras la respuesta al golpe de Estado se generaliza en todo el país.

Pensamiento
William Davies: “La mentalidad de la guerra se ha convertido en una forma habitual de organizar la sociedad”

El autor de Estados nerviosos, William Davies, estuvo en Madrid presentando un libro que explica cómo las redes sociales se están convirtiendo en un campo de batalla de emociones y sentimientos antes que de ideas o hechos.

Últimas

Humor
Banalizando

Vigésimo tercera entrega de las colaboraciones especiales de Mauro Entrialgo para El Salto.

Chalecos amarillos
El legado imborrable de los chalecos amarillos

Un año después de la irrupción explosiva del malestar, el número de manifestantes ha decaído de forma significativa en Francia. Pero la solidaridad y la construcción de lo común persisten como herencia de las protestas.

Senegal
Encontrar ‘El Dorado’ sin salir de Senegal

La asociación Hahatay, sonrisas de Gandiol, es una entidad 100% senegalesa creada por Mamadou Dia, un senegalés que hizo el camino hasta España en cayuco y decidió retornar a su tierra para informar a sus compatriotas de lo que hay tras la dura travesía. El objetivo es fomentar migraciones conscientes y seguras, así como alternativas de futuro en su entorno.

Laboral
Los veterinarios toman las calles de Madrid para exigir ser considerados profesionales sanitarios

En torno a 2.200 personas procedentes de todos los puntos del Estado se han unido para llevar al Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad una larga lista de demandas para dignificar su profesión.

Refugiados
El Estado español incumple sus compromisos en materia de protección internacional

Una plataforma integrada por 16 organizaciones que participan en el sistema de acogida señala en un informe falencias en todas las fases de los procedimientos de protección internacional.

Sanidad
Multirresistencia en la compra y en el medio ambiente
Más vale prevenir que curar, por lo que evitar las infecciones supondría una contención de la proliferación de cepas resistentes a los antibióticos.
Sanidad
Antibióticos, armas de doble filo
Los antibióticos insuflan enormes dosis de esperanza diaria. Si bien, la paradoja se adueña de un nuevo paradigma. Su eficacia queda entre las cuerdas por la proliferación de bacterias invulnerables a sus efectos.