Julia Santos: “El 8M hay que desbordar el concepto de huelga”

Julia Santos es activista feminista y forma parte de la comisión estudiantil de la Huelga Feminista.

Julia Santos
Julia Santos es activista feminista y forma parte de la comisión estudiantil de la Huelga Feminista. David Fernández

publicado
2018-03-06 06:27:00

Julia Santos, estudiante de Sociología y Relaciones Internacionales en la Universidad Complutense, es activista feminista y forma parte de la comisión estudiantil de la Huelga Feminista. Hablamos media hora y dice muchas veces dos palabras importantes: proceso y desborde. Un desborde que el movimiento feminista vio en la convocatoria ante el Ministerio de Justicia para denunciar la justicia patriarcal, y también, dice Julia, el 8 de marzo de 2017, cuando se convocó con poca antelación un paro feminista que vació algunas facultades.

En unas pocas líneas, porque en la contra hay poco sitio, ¿qué es una huelga feminista?
Creo que se trata de desbordar el concepto de huelga prototípico, y creo que, si hay alguna palabra para describir qué está pasando en el feminismo, es “desborde”.

¿Por qué se produce ahora ese desborde?
Porque ha llegado un punto en el que nos hemos hartado, hemos dicho “basta, no podemos más”. Pero no ocurre de un día para otro, el desborde es un proceso.

¿Es posible hacer una huelga feminista?
No debemos plantearnos las cosas en esos términos. Si estás pensando que no se va a poder sacar adelante una huelga feminista, pues no lo hagas, no vengas. Una de las cosas más trabajadas en las asambleas es la huelga como proceso. No es una huelga prototípica en la que hay que ver cuántos centros de trabajo se cierran o cuánto cae el PIB. No. Vamos a plantearnos esto como un proceso. Para mí, llegar a Zaragoza [donde se ha celebrado un encuentro estatal para preparar la huelga feminista los días 13 y 14 de enero] y encontrarme con 430 mujeres ya es ganar.

“Si medimos el termómetro de la movilización social teniendo en cuenta el feminismo, el termómetro está muy alto”

La huelga se plantea en cuatro ejes: consumo, cuidados, laboral y estudiantil. ¿Es este último el más fácil?
Es la parte que faltaba. Y no es la más fácil, porque nos vemos muy afectadas por paternalismos. Sentimos la necesidad de decir que estamos aquí y que tenemos fuerza para convocar una huelga en los centros educativos porque nos sobran motivos.

¿Cuáles son esos motivos?
Todas coincidimos en que para nada los espacios educativos son espacios en los que crezcamos en igualdad, sino todo lo contrario. Siguen siendo y nos siguen enseñando valores patriarcales y capitalistas. ¿Cuánto tiempo pasamos en el colegio, en el instituto, en la universidad? Es una cantidad de tiempo enorme y es el principal espacio donde yo he construido lo que soy. Hay que cambiar el sistema educativo, y eso no solo pasa por las estudiantes. Por eso esta comisión no plantea una huelga estudiantil sino educativa. Queremos demostrar que, si las mujeres no vamos a clase, aunque vayan los hombres, no funciona el sistema educativo.

La huelga la convocan las mujeres pero se pide apoyo a los sindicatos, y CGT ya ha convocado. ¿Cuál es el papel de los sindicatos en una huelga feminista?
Creo que son necesarios, o más bien que nosotras somos una oportunidad muy grande para ellos. Hace poco me decía un amigo que no hay movilización social: yo digo que sí la hay. Si medimos el termómetro de la movilización social teniendo en cuenta el feminismo, el termómetro está muy alto. Por eso estamos encantadas de que quieran sumarse a este proceso.

La huelga feminista, ¿convoca a todas las mujeres, en su diversidad?
Creo que la huelga no “convoca a”, sino que nos estamos convocando nosotras. Y eso es un proceso inverso al de una huelga convencional. Nosotras somos diversas, intergeneracionales, interseccionales, y nos convocamos.

¿Cómo llegas al movimiento feminista?
Llego porque de repente, con el feminismo encuentras una pieza que te falta en el puzle. El feminismo, a nivel individual, te hace completar un puzle que te faltaba: esas cosas que te habían chirriado, de repente, con el feminismo, encajan y ves que el feminismo es necesario. Yo me di cuenta, por ejemplo, cuando conocí lo que era un espacio no mixto. Cuando has estado en una asamblea mixta y has conseguido decir cuatro cosas, y luego llegas a una no mixta y empiezas a decir, a decir, a decir... Y obviamente es también muy necesario que no se quede solo en espacios no mixtos, sino que se transversalice.

Que la huelga sea no mixta, ¿es un consenso?
En la comisión estudiantil, totalmente.

Después del 8 de marzo, ¿qué?
Seguir. Y pensar que la huelga es un proceso. Hay que seguir con esa red que estamos tejiendo con conocimientos colectivos, porque con esa red es como vamos a demostrar que, sin nosotras, no se mueve el mundo.

1 Comentario
Tris 18:54 6/3/2018

Aunque es una entrevista interesante, me parece que se producen una serie de generalizaciones que habría que matizar, sobre todo porque se dirige a la huelga estudiantil. Ella dice "ueremos demostrar que, si las mujeres no vamos a clase, aunque vayan los hombres, no funciona el sistema educativo."
Pero ¿Es esto verdad? Fracasa el sistema educativo en el sentido de que no esta educando a todo el mundo porque hay un grupo de personas que no va (en este caso las mujeres), pero el sistema educativo ha funcionado muchísimo tiempo sin contar con la figura de la mujer como alumna. Aunque los valores que se enseñan sean patriarcales y eso obviamente haya que cambiarlo, el sistema educativo sigue funcionando estemos o no. Es simplemente una reflexión.

Responder
0
0

Destacadas

Alimentación
Del sándwich de atún a la porrusalda: cómo cambiar la alimentación de escuelas y hospitales

Las compras públicas de alimentos y la contratación de empresas para comedoras determinan la economía de ciudades y comunidades autónomas. Una iniciativa madrileña recoge firmas para que esas compras introduzcan criterios sociales y ecológicos, como ya se están haciendo en experiencias pioneras en Valencia y las Islas Canarias.

Unión Europea
Sabine Lösing: “Hay que transformar la producción armamentística en producción de bienes que beneficien a las sociedades”

Hablamos con la europarlamentaria alemana que ha borrado a España de la lista de países con buenas prácticas en cuanto a la venta de armas a terceros países, después de la decisión del Ejecutivo de Pedro Sánchez de continuar los negocios con la dictadura Saudí a pesar de la catástrofe humanitaria que está provocando en Yemen con armas españolas.

Racismo
El antirracismo político y las alianzas contra el fascismo

Los colectivos racializados interpelan a la sociedad y el Estado, a la izquierda y al feminismo, sobre racismo y colonialidad. 

Cine
“Quiero que me enterréis enderezada”

A las mujeres que se les ha enseñado a relacionarse consigo mismas a través de las miradas de los demás, la retirada de esta mirada equivale a una muerte, a entrar en un limbo, y es en ese limbo a donde se aparca a las mujeres de mayor edad.

Historia
Juan Gutiérrez, el mediador por la paz que se hizo amigo de un espía del Cesid

Roberto Flórez, un agente del Centro Superior de Información de la Defensa, entró en contacto con el mediador por la paz Juan Gutiérrez para conocer las entretelas del conflicto vasco. Forjaron una amistad. Mudar la piel, el documental de Cristóbal Fernández y Ana Schulz, indaga en esa relación.

Atenas
45 años después, la llama de la Politécnica sigue viva

Como cada 17 de noviembre, Grecia ha vivido este sábado una jornada de movilizaciones en recuerdo y reivindicación de la revuelta de la Universidad Politécnica de Atenas en 1973, hecho que aceleró la caída de la dictadura militar un año después.