Patrimonio cultural
La ruta del ‘green man’ en Euskal Herria

Fertilidad, paganismo y antecedente del ecologismo, el motivo del ‘green man’ u hombre verde, que hasta ahora se creía casi exclusivo de Gran Bretaña y grandes catedrales europeas, prolifera en el románico y gótico vascos.

Green Man en Euskal Herria
El gren man fotografiado por Jone Arzoz.

publicado
2019-09-22 06:02

El incendio de la Catedral de Notre Dame conmociona al mundo, el final de la serie Juego de Tronos reúne una audiencia mundial, montamos una feria medieval en cada pueblo… La Edad Media nos fascina. Pero, ¿la conocemos de verdad? Más allá de los tópicos sobre el cristianismo, la ignorancia de la época y su crueldad, ¿sabemos cómo era? Por ejemplo, ¿sabemos algo de la pervivencia del paganismo que refleja la arquitectura medieval, también en Euskal Herria?

Visitamos Eunate, la joya del románico rural de Navarra al comienzo del verano, cuando los campos de trigo empiezan a madurar. Una ermita al lado de Obanos, en pleno Camino de Santiago, rodeada de supuestos enigmas cuya explicación no le ha hecho perder misterio: su nombre no significa cien puertas, no hay trazas de origen templario y su planta octogonal es similar a la de la Iglesia del Santo Sepulcro de Torres del Río. Pero hay un enigma sobre el que la historiografía académica pasa de puntillas y que los turistas que curiosean su arquería perimetral obvian por completo: la presencia del llamado green man u hombre verde tallado en sus capiteles. Dieciséis monstruos de aspecto felino que vomitan zarcillos y cuatro más enseñando los dientes en el interior. Verdaderamente, Eunate es el santuario románico del green man en la península y no habíamos caído en la cuenta.

El green man es una figura propiciatoria de la fertilidad que ya aparece con variaciones en numerosas culturas de la antigüedad

¿Qué representa el green man? Según los expertos, al menos los que no se dejan influir por la ortodoxia católica, es una figura propiciatoria de la fertilidad que ya aparece con variaciones en numerosas culturas de la antigüedad. Desde los kirtimukha o rostro glorioso de los templos hinduistas, hasta los altares a la diosa germana Nehalennia; de las ruinas partas de Hatra a los mosaicos romanos. Se le ha relacionado con ciertas divinidades como el griego Dionisos, el romano Silvano, el etrusco Vertumno o el egipcio Osiris, y con el ‘hombre salvaje’, nuestro Basajaun, como encarnación del gigante ancestral de una naturaleza cíclica que muere y renace cada primavera.

Hombre verde salvaje que todavía protagoniza ritos por toda Europa, como la caza de Juan Lobo de Torralba que el fotógrafo Charles Fréger ha documentado y expuesto en el Euskal Museoa de Bilbao. El origen de su aparición en el románico y el gótico no se sabe a ciencia cierta, más allá de especular sobre su posible origen oriental.

Durante mucho tiempo se mantuvo el equívoco, inducido por la folclorista Lady Raglan en los años 30, de que el green man era de origen celta y que se difundió desde Gran Bretaña, quizá por su abundancia, como testimonia la enigmática capilla escocesa de Rosslyn, con más de cien esculturas. Pero su presencia en toda Europa en fechas tempranas, al igual que en el primer románico vasco —el santuario de San Miguel de Aralar y el Monasterio de Santa María de Zamarce a sus pies—, certifica el éxito del motivo y la rapidez de su implantación. Un motivo que en el románico y el protogótico se centra en la figura de una suerte de monstruo felino que vomita vegetales y en el gótico se transforma en una máscara compuesta por hojas, como se aprecia en Santa María La Real de Ujué y Santa María de Olite, cuya portada preside una risueña máscara frondosa. En esta variación, la joya de la época es el claustro gótico de la Catedral de Iruñea, entre cuya decoración esculpida y pintada se esconden decenas de green man y que en la capilla del obispo Barbazán presenta dos ménsulas exquisitas: un green man y una rara green woman foliados y cubiertos de pan de oro, atribuidas a un tal Guillermo el Inglés.

En nuestros recorridos por la geografía vasca hemos detectado varias decenas hasta en una cincuentena de iglesias y ermitas, especialmente en Navarra y Álava

Frente a lo que se creía hasta ahora, el románico y el gótico vascos también están repletos de green man. En nuestros recorridos por la geografía vasca hemos detectado varias decenas hasta en una cincuentena de iglesias y ermitas, especialmente en Navarra y Álava. En portadas, en las claves de las bóvedas o en capiteles. Y cada uno de ellos muestra un detalle que lo hace singular y nos muestra un aspecto del motivo. Así, los expresivos green man de San Andrés de Anézcar, obra del llamado maestro Larumbe, parecen participar de una fiesta de la enramada; el rey coronado cuyo bigote se transforma en hojas del Monasterio de la Oliva; los lobos vomitando extraños hongos de Santa Lucía de Aldaz; los ‘moros’ verdes en el interior de la Iglesia de la Purificación de Zurucuáin; el hombre de barba florida pintado en Santa María de Eristáin…

A finales del gótico, su época de esplendor, el green man se convierte en un motivo culto, vinculado a la mitología, que prolifera en el Renacimiento y el Barroco. Podemos encontrarlo escondido en los grutescos y roleos de ayuntamientos y palacios, como en la espectacular portada del Palacio de Ezpeleta de Pamplona, y en la heráldica de escudos de casas solariegas y baserris. Se pierde su evocación paganizante, pero empieza su triunfo en el arte como demuestra La Primavera de Botticelli o las pinturas de Arcimboldo, que el año pasado pudimos contemplar en el Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Paganismo en la Edad Media

Frente al tópico de la ortodoxia, que insiste en negarlo, la realidad es que el llamado ‘libro de piedra’ para analfabetos esculpido en la arquitectura medieval está plagado de temas paganos, atemperados por un sincretismo popular. El green man es una de la piezas más reconocibles de un código en el cual abundan hombres itifálicos de grandes penes y mujeres que abren sus vulvas, al modo de la deidad céltica Sheela Na Gig, para proteger al temeroso campesino medieval. San Martín de Artáiz o Santa María de Arce son buena muestra de ello.

Con la llegada de la Contrarreforma, condenados por los teólogos, todos estos elementos paganos, más abundantes en recónditos ámbitos rurales, empiezan a escasear o son consentidos como vívida representación de pecados como la lujuria, el onanismo y la homosexualidad. Y, en muchos casos, mutilados. No obstante, el green man sobrevive y se extiende por las cualidades decorativas que ofrece la vegetación, dando testimonio de un complaciente culto a la fertilidad. La verdadera Edad Media está atravesada no solo por restos de paganismo sino por tradiciones sincréticas como el levantamiento de los Mayos, las mascaradas carnavalescas o la Risus Paschalis, en la cual los curas rurales protagonizaban escenas procaces, como una invitación al sexo y a la fecundidad en los duros tiempos del Medievo.

Nos despedimos de la ermita de Eunate, por la que circulan cada vez más turistas despistados, interesados por los templarios, preguntándonos qué cultura manifestaba el green man, figura esencial pero olvidada del bestiario medieval y universal. Quizá fuera una poderosa entidad pagana panteísta que se transfigura en el Cristo que proclama “yo soy la vid verdadera”, del cual el teólogo Richard Thomas declara: “Jesús fue el green man arquetípico, nacido de la unión de espíritu y materia”. En la cercana ermita de Arnotegui, a tiro de piedra de Eunate, todavía se celebra en abril el extraño rito de pasar agua y vino por el cráneo de San Guillén para propiciar la salud del vecindario de Obanos. La fantasía medieval del green man y otros ritos similares nos demuestran no solo la pervivencia del paganismo en la Edad Media y más allá, sino la raíz sincrética del propio cristianismo como religión popular.

En esta era del colapso medioambiental y del ecologismo, reconocemos en el green man medieval a nuestro antepasado mítico. Su monstruosa boca abierta, que al tiempo devora y vomita vegetación, se nos aparece como una representación de nuestra ambivalente pulsión generadora y destructora de naturaleza. Y su máscara frondosa, probablemente, es el retrato ideal de nuestro alter ego. Como señala el filósofo iruindarra Santiago Beruete, maestro de la “jardinosofía”, en su reciente libro Verdolatría. La naturaleza nos enseña a ser humanos (Turner, 2018): “Decididamente, mirarnos en el espejo de las plantas resulta revelador, porque ayuda a descifrar las contradicciones que nos constituyen como individuos y como especie (…). Verdografiar sería nuestro modo de estar en el mundo, de ser más humanos”.

Verdografiar el green man, un motivo más para conservar nuestro patrimonio arquitectónico y escultórico, a menudo muy descuidado, como tesoro de sabiduría contemporánea, para explorarlo y reinterpretarlo más allá de las ficciones y estereotipos medievalizantes y, cómo no, para ayudarnos a redescubrir al hombre y la mujer verde que llevamos dentro.

La ruta del green man
Si se quiere descubrir el green man, se puede seguir su ruta por las tierras del románico y el gótico vascos, en torno al Camino de Santiago, de este a oeste o viceversa.

Se puede empezar por la vía aragonesa y la villa medieval de Uncastillo, hoy provincia de Zaragoza y antaño baluarte del Reino de Navarra, y, pasando por Sangüesa, detenerse en Ujué y San Martín de Unx. Un desvío hacia el sur llevará hacia Caparroso y al Monasterio de la Oliva y, si hay ánimo, hasta la Catedral de Tudela. Y vuelta al norte, pasando por Carcastillo y las imprescindibles paradas en la corte de Olite y el románico valdorbés de Eristáin y Echano, para subir a Iruñea y visitar la maravilla del claustro de la Catedral de Pamplona. Al norte de la capital conviene no perderse las expresivas portadas de Anézcar y Larumbe y, especialmente, Zamarce, Aralar y la misteriosa Santa Lucía Aldaz y su hombre verde que llora flores. De nuevo hacia el sur de la capital navarra, donde se unen las vías aragonesa y francesa, es visita obligada la ermita de Eunate, santuario del green man, y Eguiarte, sin perderse Zurucuáin y con parada en Estella.

A partir de ahí, la ruta sigue hacia el sur por Aberin, Irache, Viana y Azuelo. Ya entrando en tierras de Álava, se ha de visitar sus joyas románicas como San Vicentejo y, cerca de Vitoria, Armentia y Estíbaliz. El viaje podría recalar más al norte por Lemóniz y acabar en San Miguel de Zuméchaga, ermita perdida en una boscosa colina frente a la costa de Bakio. La greenmanmanía, la manía de buscar y colgar sus fotos en la red, es muy popular en Gran Bretaña y en toda Europa. En Euskal Herria todavía puedes rastrearlo en ermitas y el interior de parroquias rurales. Y seguir su pista por el resto del Camino de Santiago y por toda la península, plagada, si te fijas bien, de su esquiva presencia.

Relacionadas

Medio rural
Época de vendima: Da póla ao barril

Empeza o mes de setembro. Toda a aldea alístase para o traballo que comeza xunto co outono. É época de vendima. Nas viñas de máis de cen anos, as uvas volven estar maduras como cada tempada, listas para a súa recolección.
A pesar do inminente despoboamento do medio rural, facer viño de maneira artesanal é unha tradición que ningunha casa deixou de practicar de maneira colaborativa.
A través do traballo, reactívase a memoria, refórzanse os vínculos comunitarios e se continua construíndo a identidade. Factores imprescindibles para a defensa da terra e dos modos de vida fóra das urbes.


Bilbao
Atxuri se despide del tren

La asociación vecinal Lokomotorak acompañó en un ambiente reivindicativo al último tren que partió ayer de esta estación de Bilbao hacia Bermeo tras 105 años de funcionamiento. Aspiran a que la estación ferroviaria siga formando parte del barrio con nuevos usos de carácter público.

1 Comentario
#lurrataAskatasuna 12:26 22/9/2019

Zorionak eta eskerrik asko benetako!

Responder
2
0

Destacadas

Juicio del 1 de Octubre
Miles de personas colapsan el Prat en la jornada de protestas contra la sentencia del 1 de octubre

Miles de personas han acudido a la convocatoria para colapsar el aeropuerto de Barcelona con motivo de la sentencia de cien años de cárcel a políticos y activistas del referéndum del 1 de octubre.

Referéndum del 1 de octubre
Catalunya no se va, a Catalunya la empujan

Por si no ha quedado claro, dos líderes civiles han sido condenados a nueve años de cárcel por convocar una manifestación sin heridos, una presidenta del Parlament ha sido condenada a 11 años y seis meses por no vetar un debate parlamentario... Catalunya no se va, a Catalunya la empujan.

Juicio del 1 de Octubre
Penas de entre 9 y 13 años para los acusados del 1-0

Junqueras es condenado por el Supremo a 13 años de prisión por sedición en concurso medial con un delito de malversación. Los exconsellers Romeva, Turull y Bassa a 12 años; Forcadell a 11 años y medio; Forn y Turull a 10 años y medio, y Cuixart y Sànchez a nueve años.


Juicio del 1 de Octubre
Adéu, España

Hoy, después de una sentencia que condena a cien años de cárcel a nueve de los doce acusados por el referéndum del 1 de octubre de 2017, una parte de Cataluña se va para no volver.

Juicio del 1 de Octubre
Un exasesor de la ONU tacha la sentencia del Procés de “aberración jurídica”

El jurista Alfred de Zayas, asesor de la ONU hasta 2018, emplaza al Tribunal Europeo de Justicia de Luxemburgo a decidir si España está violando el artículo 2 del Tratado de Lisboa, en el que se expresa que “la Unión se fundamenta en los valores de respeto de la dignidad humana, libertad, democracia, igualdad, Estado de derecho y respeto a los derechos humanos.

Últimas

Rojava
Europa decide esta semana su política frente a la invasión de Rojava

Borrell se suma al veto de venta de armas a Turquía, una de las principales receptoras de armamento español, tras la reunión entre ministros de exteriores de la UE celebrada este lunes 14 de octubre en Luxemburgo.  

Ecuador
Lo han vuelto a hacer: el movimiento indígena tumba el ‘paquetazo’ de Lenin Moreno

Doce días de movilización han dado como resultado una nueva gran victoria del movimiento indígena: el presidente de Ecuador Lenin Moreno deroga el polémico decreto 883.

Feminismos
Un Encuentro del feminismo sin fronteras

En Argentina el Encuentro de Mujeres, Lesbianas, Travestis, Trans y No Binaries congregó un año más a miles de personas. La 34 edición de esta cita tuvo lugar en la ciudad de la Plata y fue declarada Encuentro “plurinacional” por primera vez respondiendo al reclamo de las mujeres indígenas.  

Biodiversidad
“No es la DANA”: los ecologistas culpan a la agroindustria y las administraciones del colapso del Mar Menor

Ecologistas en Acción exige al Gobierno de la Región de Murcia que “no tire balones fuera” en la crisis medioambiental y señala al sector agroindustrial del Campo de Cartagena y a las administraciones locales, regional y estatal “por no hacer su trabajo”.

Memoria histórica
El Gobierno exhumará discretamente a Franco el día 21 de octubre

Los detalles del operativo se darán a conocer el viernes anterior, es decir, el 18 de octubre. El Gobierno niega que se trate de una estrategia electoral y recuerda que su intención era hacerlo en junio.

Teatro
La santidad o la hoguera: vida y muerte de las místicas de la Baja Edad Media

Las llamaron locas y herejes, las quemaron, y con el paso de los siglos algunas fueron canonizadas. Son las místicas, figuras ambiguas de la Edad Media que desafiaron el patriarcado y se opusieron al incipiente capitalismo.

Movimiento obrero
Aquella madrugada de primavera
Un acercamiento (empezando por los hechos del 25 de marzo) de lo que supuso la emigración de extremeños al País Vasco en los 60 para el movimiento obrero vasco
Música
La Polla Records en Madrid. Crónicas de una ciudad

En los tiempos políticos de los buenos chicos, de su nueva moral acaramelada, y de la reacción conservadora, que La Polla reventase en Madrid fue un regalo.

Opinión
Putas: ¿de la prostitución a la proletarización?

Las posiciones prohibicionista, regulacionista y abolicionista de la prostitución aspiran, cada una a su manera, a imponer al conjunto de la sociedad un concepto y una práctica de sexualidad y reservan al trabajo un espacio más amplio que a la libertad.

Colonialismo
Gabriela Rivera: "El 12 de octubre no hay nada que celebrar"
Gabriela Rivera, artista visual y activista del colectivo Resistencia Migrante, participó en la manifestación del pasado 12 de octubre en València y explica a fondo sus reivindicaciones.