Partido Popular
¿Seguro que es Almeida el idiota?

El alcalde de Madrid, “nuestro alcalde” como lo definió cariñosa y corporativamente Telemadrid en su twitter, exhibía el sábado sus capacidades comunicativas y la profundidad de su concepción del mundo y visión política. Su público: un grupo de niñas y niños de 10 años. En sus expresiones de incredulidad hay un diagnóstico que trasciende al mismo Almeida.

Sarah Babiker
1 oct 2019 14:15

El sábado por la tarde en la televisión pública madrileña sucedió algo de lo que aún nos estamos recuperando. El alcalde de Madrid, “nuestro alcalde” como lo definió cariñosa y corporativamente Telemadrid en su twitter, exhibió sus capacidades comunicativas y la profundidad de su concepción del mundo y visión política. Su público: un grupo de niñas y niños de 10 años. En sus expresiones de incredulidad se podía leer un diagnóstico de la situación actual ya no del consistorio o de la ciudad. Allí escrito en los ojos de aquella niña que miraba alucinada, en el gesto de aquel peque que ya no sabía hacia dónde mirar, había un diagnóstico que trascendía al mismo Almeida.

Podría deleitarme en diseccionar irónicamente cada una de las chorradas que soltó por su alcaldesca boca, chapotear en la inconsistencia de sus razonamientos, retozar en la simpleza de su oratoria, buscar refugio en las miradas consternadas de esas niñas y niños y consuelo en sus “¿¿¿Qué???” Y sus “Peroooooooo…..”, y en realidad ya he hecho todo eso, como todos. Pero lo que queda después, lo que sedimenta cuando se retira la ola de cuasi cómico escándalo, es la vergüenza, y no es (solo) ajena.

Pensar que el otro es idiota, sea o no ajustado a la realidad, y centrar en eso nuestros discursos y alegatos, oculta lo que esa gente hace por detrás o posibilita

Almeida no es solo un ser un tanto ridículo que nos ameniza las tardes en twitter y nos hace sentir alivio por no ser de los que le votan. Pensar que el otro es idiota, sea o no ajustado a la realidad, y centrar en eso nuestros discursos y alegatos, oculta lo que esa gente hace o posibilita, nos hace sentir listas cuando las panolis acabamos siendo nosotras. El “tonto” de Almeida preside un consistorio que no solo está dando la batalla cultural sino que la está ganando, quizás no en el campo de las ideas, pero sí en el de los hechos: cierran la radio municipal, salivan organizando el inevitable desalojo de la Ingobernable, deciden volver a llenar Madrid de coches, se cargan toda actividad cultural que no se ajuste a su relato del mundo. Reírnos de él y sus torpezas quizás nos consuele de haber sido incapaces de salvar aunque sea los muebles.

Otra ilustre idiota era Esperanza Aguirre, lo que nos reímos de ella en los noventa, ¿os acordáis? Era tan torpe, tan inconsistente en su rol de ministra de cultura. ¡Si pensaba que Sara Mago era una pintora o algo así! Hasta era tierna de tan idiota. En fin, no sabemos si albergaba una inteligencia particularmente maquiavélica o una falta de escrúpulos visionaria, pero allí ella, tan incompetente, tan llegada a la presidencia de la Comunidad de Madrid por accidente (con el Tamayazo del que, como de todo, se dejó de hablar demasiado pronto) afianzó con mucha competencia un sistema de expolio de lo público, privatización de la educación y la sanidad, paraíso de los conciertos —no de los musicales sino de los de sacar sabroso lucro de las necesidades de la población.

Otra imbécil de carrera meteórica es nuestra Díaz Ayuso, gran animadora de la última campaña electoral cuyas metidas de pata eran una delicia para los medios, los twitteros de meme ágil, y los grupos de wassap. Parecía imposible pero lo consiguió, ahora es una señora presidenta. Una que ha recuperado a toda la inteligentsia privatizadora no vaya a ser que a final de legislatura quede una calle sin su colegio concertado, o un madrileño sin ganas de pasarse a la sanidad privada a base de listas de espera y disminución de camas.
¿Te acuerdas de esa alcaldesa tan inútil que vendió el parque de vivienda pública a fondos de inversión?

Y es que cada vez que llega alguien poco brillante a ocupar algún cargo soltamos siempre el mismo chascarrillo: qué democráticos somos, si X ha llegado a tal lugar es que cualquiera puede hacerlo (jaja, cuánta brillantez, cuánta fina ironía destilamos). ¿Te acuerdas de esa alcaldesa tan inútil que vendió el parque de vivienda pública a fondos de inversión? ¿Te acuerdas de esa ministra de trabajo tan cortita bajo cuyo mandato la precarización acabó de convertirse en normalidad? ¿Te acuerdas de ese pánfilo presidente que dirigió un gobierno que criminalizó la protesta con una ley infame aún vigente? ¿Y de esos fornidos policías que hace dos años desembarcaron en Barcelona en un transatlántico adornado con una gran dibujo de piolín?, qué cosa tan hilarante…

En plena emergencia climática en Madrid el consistorio se divierte metiendo y sacando cochecitos de la ciudad según soplen los vientos. En la Comunidad de Madrid la derecha se apresta a terminar su obra, no contentos de las cifras de desigualdad y segregación con la que rompen todos los rankings, han decidido profundizar el modelo pues la verdad es que genera mucha prosperidad (para ellos mismos). La criminalización del referéndum sigue su curso en discursos políticos, debates mediáticos y condenas penales. Todo esto pasa cada vez enfrentando menos resistencia, con las calles más vacías y la indignación más volátil. Todo esto pasa mientras nos echamos unas risas con los idiotas.

Pero si ellos, los que están ganando la partida, son idiotas. Nosotros y nosotras ¿qué somos?

Relacionadas

Medio ambiente
Las sentencias judiciales contra Madrid Central sitúan al Ayuntamiento en una encrucijada
Después de que el lunes el Tribunal Superior de Justicia de Madrid sentenciase la anulación de Madrid Central aduciendo defectos de forma, el Ayuntamiento no ha decidido aún si recurrirá una decisión que podría obligarle a devolver 36 millones de euros en multas. Martínez Almeida se enfrenta así como alcalde a la ofensiva que promovió desde la oposición. 
Coronavirus
Las redes vecinales desmontan en Cibeles el mito de Almeida: “Los servicios sociales no cogen el teléfono”

Las redes vecinales exigen frente al Ayuntamiento que el alcalde Martínez-Almeida garantice la alimentación de las 50.000 personas atendidas por las despensas solidarias. Ante la falta de apoyo institucional y el desgaste de estas iniciativas de apoyo mutuo, miles de personas podrían quedarse este verano "varadas en tierra de nadie, sin recursos para alimentarse”.

Ayuntamiento de Madrid
Redes vecinales exigen a Almeida que se haga cargo de la emergencia social

Al mismo tiempo que todos los grupos políticos aprobaban en pleno los Pactos de la Villa, representantes del movimiento vecinal de Carabanchel entregaban en su Junta Municipal un comunicado crítico con esas medidas sociales que aún no llegan a los barrios.


18 Comentarios
#42474 17:47 4/11/2019

oh...

Responder
0
0
Moriarti el bueno 11:44 28/10/2019

En las películas hay malos tontos y malos listos. Los malos tontos al final se vuelven carismáticos porque hacen gracia y el público, harto de dramas personales,se identifica con ellos. Está bastante claro qué guión le han escrito a este señor en las fundaciones que intentan controlar las instituciones públicas. Las alcaldesas inteligentes no son el resultado de la suerte ni la casualidad, sino de un esfuerzo enorme como el que hay detrás de ese artículo. Gracias por escribirlo y publicarlo.

Responder
0
0
#40408 25:16 3/10/2019

Muy bueno el artículo.
Aunque hay gente que cuando señalas a la luna, algun@s miran el dedo.
Creo que lo hacen sin querer, lo de las tonterías, ya lo de la corrupción lo hacen muy aposta.

Responder
0
0
seve 12:26 3/10/2019

Hubo cuatro años llenos de oportunidades para hacer cosas, algunas se hicieron, pero la comunicación no es que fuese mala, es que no existía. Y en ciertos barrios, a fuerza de no hacer y de lo que se hacía no comunicarlo, la percepción de muchos vecinos era que la derecha no hacía nada por ellos, pero la "izquierda" tampoco. Para eso me quedo en casa, dijeron muchos. No son ellos los responsables de que se haya perdido el ayuntamiento, son los que tenían la responsabilidad de hacer, pero también de convencer. Y fracasaron. Y ni siquiera han hecho autocrítica. Otros 20 años de derecha nos esperan.

Responder
2
0
#40333 19:03 2/10/2019

Yo tambien me acuerdo de los mossos apalizando a los del 15M

Responder
1
1
#40297 10:03 2/10/2019

Se te ve el plumero llorar del pensamiento único. Un tufillo sectario a kilometros...

Responder
2
14
#40279 23:42 1/10/2019

Yo me acuerdo de un imbécil que hablaba con un tronco. Luego puso a su novia de número dos del partido tras criticar los enchufismos del resto de partidos. Y para rematar se compró un chalet de un millón de euros tras poner verdes a los que se compraban chalets de un millón de euros. Muy listo no parece el pobre... la verdad es que inspira ternura de tan imbécil que es. También recuerdo a otro imbécil que especuló con una vivienda de protección oficial después de poner a caldo a los que especulaban con viviendas de protección oficial, por cierto que el tal imbécil consiguió la vivienda a dedo, saltándose el sorteo porque su padre era amigo del alcalde que repartía los pisos, padre que trincaba como el que más de las tarjetas black; papá e hijo inspiran una gran ternura. En fin, podríamos seguir horas y horas porque la lista de imbéciles es infinita como el universo.

Responder
7
14
#40469 18:55 4/10/2019

Eres exagerado por ignorante o malvado

Responder
1
0
#40301 11:24 2/10/2019

Yo no hubiera descrito mejor a C´s! Bravo!

Responder
6
2
Fernando 21:08 1/10/2019

Lo de Sara Mago que se le atribuye a la lideresa Aguirre no es más que una leyenda urbana, nunca lo dijo, aunque eso no la exime de todo lo demás que dice este artículo; y lo de los fornidos policías llegados a Cataluña en un barco pintado con un gigantesco Piolín, fue hace dos años, no hace uno. Precisiones sin importancia para un artículo que firmaría.

Responder
2
1
#40565 18:42 6/10/2019

La anécdota es absolutamente real y televisada

Responder
0
0
#40268 22:24 1/10/2019

Yo escuche el origen. Los del caiga quien caiga, le preguntaron, siendo ministra de cultura,(tras recibir Saramago un premio ¿Nobel?) por la autora Sara Mago. Ella dijo algoo asi como que era una escritora magnifica pero que no habia leido en profundidad su obra. Asi que algo si que hay de realidad en la leyenda.

Responder
13
4
Milio 21:08 1/10/2019

Estupendo artículo. Gracias
En este país desgraciadamente la crítica no pasa del activismo en la barra del bar

Responder
6
1
#40257 20:55 1/10/2019

Cuanta verdad! La realidad imita a la mala televisión. Ahora nosotros no somos los espectadores somos los extras.

Responder
3
0
#40252 19:44 1/10/2019

Dicen que las personas idiotas son más peligrosas que las malas. No sé si es cierto..
También dicen que cada sociedad tiene lo que se merece....

Responder
2
0
maracuyá 17:19 1/10/2019

El artículo apunta bien, aunque sois aburridores... Porque simplemente deberíais ser conscientes de que estamos hasta más allá de las gónadas de Madrid, de su corte/universo 'cultural, periodístico e institucional', y del MadridCentrismo (Sniff) en general...

Responder
14
5
#40302 11:27 2/10/2019

Tú todavía no has visto que arriba hay una barra con los diferentes territorios donde está presente El Salto, no?

Responder
4
1
Milio 21:06 1/10/2019

Hazte periodista, para que te critiquemos...

Responder
3
3

Destacadas

Laboral
Horas extra: nunca trabajamos más de más
Según los datos del segundo trimestre de la Encuesta de Población Activa de 2020, se han trabajado en España 7,2 millones de horas extraordinarias por semana, máximo de la serie histórica del registro. El 59%, 3,8 millones a la semana o 15,2 al mes, son horas extra no remuneradas.
Series
‘El colapso’, y sus críticos
¿Hubiera sido mejor o más interesante El colapso de habernos mostrado, pongamos por caso, cómo la aldea del cuarto episodio consigue convertirse en una comuna y puede funcionar con una relativa normalidad bajo un sistema asambleario?
Violencia machista
Confinamiento y violencia de género en La Rioja
Seguimiento integral de 446 casos de violencia de género, servicios de apoyo presencial cerrados y las llamadas para pedir ayuda aumentaron al triple.
Educación pública
Acordes y desacuerdos en los conservatorios de Andalucía
La decisión de la Junta de Andalucía de no contabilizar el tiempo de servicios prestados por muchos de los docentes de los conservatorios superiores dejará fuera este curso a profesorado cualificado y experimentado.
Plano Maestro
De Jujuy a Chengdu. Otro ladrillo en el muro

Un resumen visual de la actualidad mundial. Todo imagen, sin comentarios.