País Valenciano
Miguel Urbán: “Hoy en día no hay mejor plataforma antifascista que la PAH”

Ángela Pedraza es activista y portavoz de la plataforma Crida Contra el Racisme. Miguel Urbán, eurodiputado en el Parlamento Europeo y autor de La Emergencia de Vox. Apuntes para combatir a la extrema derecha (Viento Sur, 2019). Los dos coinciden en la importancia de frenar los discursos de odio que calan en la sociedad. Entrevistamos a ambos sobre cómo hacer política antifascista desde las instituciones y los barrios.

Miguel Urbán junto a Ángela Pedraza en la presentación de su libro "La emergencia de VOX"
Miguel Urbán junto a Ángela Pedraza en la presentación de su libro "La emergencia de VOX" Gabriel Rodríguez

publicado
2019-12-16 08:00

Miguel Urbán es una de las caras reconocibles de la política en España. Eurodiputado de Podemos, ha publicado La emergencia de Vox. Apuntes para combatir a la extrema derecha (Viento Sur, 2019), presentado recientemente en València. Como miembro de Anticapitalistas y confundador del partido, analiza el fenómeno de la extrema derecha en España mirando a sus raíces y enmarcándola en una “ola reaccionaria global”. Ángela Pedraza, por su parte, se define como colombiana, exiliada política y madre. Vinculada desde el 2007 al colectivo migrante en València, es portavoz de la plataforma Crida contra el Racisme, presentada a finales de octubre en el barrio valenciano de Orriols, que aglutina a más de 50 organizaciones vecinales con el objetivo de contrarrestar la normalización del discurso de la extrema derecha. Desde ámbitos muy distintos, ambos trabajan para frenar los discursos de odio. Hablamos con ellos para tratar de ver cómo actuar ante la emergencia de Vox desde las instituciones y desde los barrios.


El subtítulo del libro dice “apuntes para combatir a la extrema derecha”. ¿Qué apuntes destacaría? 
Miguel Urbán: El primer apunte es comprenderla. No se puede combatir algo que desconoces. Creo que hay un cierto desconocimiento no solo de la extrema derecha española sino también de la ola reaccionaria global, donde no solo hablamos de Europa, también de Trump, Bolsonaro, la India, Filipinas o Indonesia.

El segundo es entender que los monstruos que estamos volviendo a ver han sido engendrados por unas políticas neoliberales y austericidas. El neoliberalismo construye una idea de escasez entre las mayorías sociales, es decir, “no hay para todos”. Por eso se propone expulsar a sectores sociales del reparto. El reparto de los recursos escasos son ayudas sociales, trabajo, vivienda... Esto en Europa se ha llamado "chovinismo del bienestar". Primero los de aquí ¿Cuál es la mejor forma para combatir ese caldo de cultivo de la xenofobia? Cuestionar el reparto. En vez de cuestionar quién tiene derecho a tener derechos, cuestionemos a las élites. Porque el problema es cómo se reparten estos recursos que están acaparados por una minoría normalmente en el norte.

Tercero: la naturaleza aborrece al vacío. Esto significa que los vacíos políticos no duran eternamente, alguien los ocupa. Y estamos dejando muchos vacíos sociales en nuestros barrios que aprovecha la extrema derecha. La mejor forma de combatirlos es ocupar esos espacios. Yo creo que no hay política más antifascista hoy en día que la reconstrucción de los lazos comunitarios. Para mí no hay mejor plataforma antifascista que la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) ¿Por qué Vox ataca a la Federación de Asociaciones de Vecinos de Madrid? Porque donde hay asociaciones de vecinos es más difícil que entre la extrema derecha en el barrio. La reconstrucción de los lazos de clase, a través de la movilización es una vacuna para evitar la entrada de los discursos del odio, la xenofobia y la aporofobia.

En Orriols, uno de los barrios más multiculturales de València, una organización posfascista ha abierto una nueva sede para infectar el barrio con sus ideas racistas y machistas. ¿Cómo la combate Crida contra el Racisme? 
Angela Pedraza: Llevamos meses trabajando en la plataforma y la presentamos a finales de octubre. Teníamos muy en mente que lo que hemos venido realizando hasta ahora podía no funcionar  y nos tocaba darle una vuelta. Como ha dicho Miguel, se ha dejado un espacio vacío, por eso mismo decidimos hacer el acto de presentación en un espacio público como la plaza de la ermita. Porque al final es necesario volver a ocupar el espacio público. Decidimos ir al barrio de Orriols, que es el distrito más multicultural de la ciudad de València y tiene graves problemas de paro, de desahucios, pero que tiene un tejido social desde hace cinco años que ha empezado a trabajar conjuntamente.

Algunas entidades que trabajaban en Orriols vinieron después de la presentación y al final han creado Orriols libre de odio. Y este es un ejercicio que deberían hacer más barrios de la ciudad. Ya estamos pensando en actividades para afrontar el discurso del Casal Romeu (conectada con neofascismo italiano de Casa Pound), que han justificado su entrada a Orriols diciendo que es el barrio con los alquileres más baratos. Ahora están empezando a pasar por los comercios para entregar información y cuestionar que no existen espacios propios para españoles sino que el resto de entidades son de los inmigrantes. Ya han empezado con el discurso xenófobo. También decimos desde La Crida que la ocupación de los espacios públicos y el trabajo en los barrios no es un único modelo. Debemos crear un contradiscurso con la misma sencillez y desde la empatía y la cotidianeidad. En eso estamos trabajando.

Estamos dejando muchos vacíos sociales en nuestros barrios que aprovecha la extrema derecha

¿Cómo cala el discurso de odio contra un barrio como Orriols? María José Català, del PP valenciano grabó un vídeo denunciando la supuesta inseguridad del distrito. ¿Esas ideas penetran en el barrio? 
Angela Pedraza: Orriols tiene un problema de abandono de las instituciones. Hay un problema de muchísimas viviendas vacías y gente sin vivienda. Y eso lo han venido denunciando los vecinos mucho tiempo atrás. También hay un problema de paro y evidentemente problemas de seguridad, que no son mayores que los que pueden darse en la Malvarrosa o en el centro de la ciudad. Pero ellos se aprovechan de la sensación de inseguridad que tienen algunos vecinos para exagerarla. Yo sé que hace unos años se viene trabajando coordinadamente entre la policía nacional y la policía local, pero no es una situación ni mucho menos grave. El discurso de la inseguridad es el problema. Decir que la provocan los gitanos o los inmigrantes e intentar echarlos de nuestro barrio. Català tiene mucha cara de ir al barrio a decir esto, durante 24 años marginaron a Orriols y ahora aprovecha para pasearse por ahí.

¿Cómo se combate el discurso de odio en los Parlamentos? 
Miguel Urbán: Estamos asistiendo a un elemento muy peligroso que no solo se está dando en España. Y es el tema del populismo punitivo. Es la problematización de la seguridad. Los problemas de seguridad que tiene un barrio como Orriols, igual que tienen otros barrios, son problemas de seguridad social. Si hay un problema de vivienda, la inseguridad es que los vecinos de Orriols necesitan casa. Si hay un problema de paro acuciante es que la gente necesita trabajo. Y eso no se lo va a dar la policía ¿Pero dónde se llevan ahora las políticas de la extrema derecha? Primero, se problematizan problemas sociales y se le dan respuestas securitarias, pero sobre todo se construyen problemáticas de arriba hacia abajo. La extraen políticos incendiarios que quieren sacar rédito de generar problemas que no están dentro de las demandas de los barrios. Lo hemos visto con Vox y los centros de menores no acompañados.

Creo que a la extrema derecha no se la combate desde las instituciones. Pero los que estamos en ellas tendríamos que combatir los fenómenos que favorecen el caldo de cultivo para el posfascismo. Yo vengo del parlamento europeo, la construcción de la Europa fortaleza ha sido un elemento de estigmatización de la población migrante para generar culpables ¿Para qué? Para que miremos al migrante y no a la multinacional que estafa miles y miles de millones de euros. Para que miremos al mantero pero no miremos a Amazon. Ahí las instituciones tienen un papel. Combatir las causas del auge de la ola reaccionaria. Y eso se llama capitalismo salvaje.

Durante la formación de gobierno Unidas Podemos y PSOE están vendiendo el relato de que aumentando las ayudas sociales frenaran a la ultraderecha. ¿Es así o pensarlo es un poco ingenuo? 
Miguel Urbán: Yo creo que es una cuestión de propaganda, la realidad es mucho más compleja. A mí me preocupa lo siguiente ¿Cómo vas a hacer políticas sociales en el gobierno acatando el techo de gasto en Europa? Yo creo que no es posible. No se puede ¿De verdad pensamos que con Nadia Calviño como responsable de economía vamos a desobedecer el techo de gasto o eliminar el artículo 135 que obliga a pagar la deuda por encima de derechos sociales? ¿Con esa persona que se dedica a tranquilizar a Botín en vez de tranquilizar a las familias que están siendo desahuciadas? Yo creo que no. Va a haber un margen pequeño en ese tipo de políticas. Y eso se ha demostrado en los ayuntamientos que hemos gobernado con ese techo de gasto.

Ahora hablamos de la COP25 ¿Alguien piensa que vamos a poder hacer frente a la emergencia climática y la transformación del modelo productivo con el techo de gasto del 3%? Eso es imposible. En cambio la extrema derecha nos habla de cosas que son muy tangibles ¿No hay para todos? Expulsemos a los migrantes ¿Hay un problema de emergencia climática y faltan los recursos? Levantemos muros más altos para que no vengan de fuera. Eso es comprensible. Para emprender las necesidades de emergencia climática y emergencia social que vivimos hay que transgredir una serie de normas. Una norma es el techo de gasto. Eso a mí me parecería más realista

El discurso de la inseguridad es el problema. Decir que la provocan los gitanos o los inmigrantes e intentar echarlos de los barrios

En Orriols ya se han dado agresiones fascistas a educadores sociales y menores extranjeros. ¿Cuál ha sido el papel de los medios de comunicación respecto a esto? 
Angela Pedraza: El trabajo que han hecho los medios de comunicación en los últimos seis meses es escalofriante. Poner a un personaje como Abascal en un programa de entretenimiento que todo el mundo ve como El Hormiguero y dejar que suelte una serie de barbaridades sin contestación es escalofriante. Por otro lado, su discurso del odio y de la deshumanización ¿Por qué los niños y niñas jóvenes que llegan solos a nuestro país han pasado a ser una sigla que es un Mena? Y ya se convierte en un insulto. Eso ya se hacía en el fascismo, pasabas de ser una persona a convertirte en un número. Los medios han hecho un trabajo que ha ayudado a lo que ha venido sucediendo, han sido pocas voces las que han tenido la capacidad de frenarlo. Hace dos días veía en Chile a una periodista a la cual un tertuliano le decía que la dictadura de Pinochet no asesinó, y ella le pidió que se levantase y se fuera. Y el hombre se tuvo que ir. Aquí no hemos tenido una actitud de esas, muy poca gente ha sido capaz de enfrentarles. Hay que ponerse muy serios entre casar los límites entre la libertad de expresión y los discursos que incitan al odio ¿No queremos censurar a nadie? Pues dejamos que todo el mundo vierta frases vomitivas en los medios de comunicación.

¿Negarle la palabra a un fascista es ir contra la libertad de expresión? 
Miguel Urbán: Hay fascistas en el Parlamento Europeo. Y toman la palabra. Yo creo que hay que diferenciar entre lo que es fomentar discursos de odio, que no se puede permitir, y las mentiras sistemáticas. Yo no entro en si un medio de comunicación tiene que entrevistar a alguien de Vox o no. Pero cuando Vox no existía institucionalmente creo que era una irresponsabilidad. Ahora entiendo que al existir institucionalmente se les entreviste. Lo que me parece incomprensible es que no se les rebata cuando sueltan falsedades. Si dicen "los juzgados están llenos de denuncias falsas de mujeres sobre violencia de género" eso es una falsedad. Y lo desmienten los datos ¿Por qué no hay un periodista que le pregunte en directo cuál es su fuente?

Y hay otra cosa que me ha llamado la atención. Ningún medio de comunicación le pregunta a Vox sobre su programa económico. Nadie. Es curioso que un señor que hace de su discurso el patriotismo de pulserita y de chalets sin licencia diga libremente que se va a hablar con la City de Londres para tranquilizarles por si gobiernan ¿Un patriota yéndose a pedir permiso a los poderes económicos de Londres por si gobierna? ¿Esos son los patriotas españoles? Habría que preguntar a quién beneficia el programa económico de estos supuestos patriotas. Porque hablan de liberalización, privatización de pensiones, educación, sanidad, prohibición de huelgas... todo eso viene en el programa electoral de Vox. Un programa de las élites para las élites. Niños pijos hablándonos de xenofobia y niños pijos hablando de chiringuitos cuando llevan toda la vida viviendo de ellos. Eso es Vox. Y eso no se pone encima de la mesa.

La construcción de la Europa fortaleza ha sido un elemento de estigmatización de la población migrante para generar culpables

¿La clase política se ha tomado en serio a Vox cuando desde el principio no se les ha aplicado un cordón sanitario? 
Miguel Urbán: Yo estoy en contra del cordón sanitario tal y como lo conocemos. Creo que no ha funcionado en ningún caso. Quizá a nivel municipal y de barrio aislando a formaciones como España 2000, pero con Vox no funciona y con partidos similares en Europa tampoco. Primero, para hacer un cordón sanitario habría que tener una derecha democrática en nuestro país. Nosotros no tenemos de eso. Ni Ciudadanos ni el Partido Popular están dispuestos a ningún tipo de cordón sanitario, con lo cual al final es propaganda hablar de ello. Después, creo que lo único que hace el cordón sanitario es victimizar a la extrema derecha y fomentar un discurso antiélites, la clase política contra mí. Ahora mismo no hay nada que genere apoyos más transversales en la población que ir contra la clase política. Creo que es muy importante entender que les estás poniendo en bandeja ese discurso antiestablishment si los aíslas.

Justo en Orriols las plataformas vecinales son las que más construyen el barrio, frente a un ayuntamiento que no tiene mucha voluntad de mejorar los servicios. 
Ángela Pedraza: En Orriols hay muchísimas entidades que están construyendo vecindario y no es cuestión de origen, sino que todos vivimos en el mismo lugar y existen unas preocupaciones comunes. El ayuntamiento lo que ha hecho es construir el parque de la ermita, que era una demanda de hace veinte años, y ahí nos hemos quedado. Y si uno mirara el mismo mapa barrio por barrio de la ciudad tendríamos una situación parecida. Faltan políticas sociales en la ciudad. La gente dice "no puede ser que tenga que estar pasando por servicios sociales seis meses o un año y no consiga más que mi situación se cronifique". Puede ser que como administración no estemos haciendo las cosas bien. El tema es; llevamos cuatro años en València y de camino a otros cuatro más ¿Y dónde estamos? Porque aquí la diferencia para que gobierne la derecha es de un concejal.

¿Qué ha ocurrido para que la homofobia o el racismo sin tapujos sean opiniones respetables en un debate?
Ángela Pedraza: Yo creo que es lo que ha comentado Miguel antes. Se buscan culpables y en lugar de hablar de las élites dicen que el problema es del inmigrante, del diferente. También creo que tras veinte años de convivencia entre personas de diferentes culturas no se ha sido capaz de encontrar la fórmula de poder convivir. Hemos pasado de olas muy esperanzadoras de gobiernos de izquierdas a gobiernos que atacan a los colectivos más débiles, migrantes, población romaní, árabes. Hay que buscar un culpable para todo lo que sucede. No es el comunismo ¿Entonces quienes son? 

Relacionadas

Antifascismo
Un antifascismo metafórico
El PSOE de Pedro Sánchez ha contestado a los últimos ataques de la extrema derecha reafirmando su antifascismo. Pero, ¿es su respuesta suficiente?
Periferias
Periferias. Aquí están las antifascistas

Segunda de las cinco entregas de la segunda temporada de Periferias.

Antifascismo
Tolerando el fascismo

No es casual que los Bukaneros vuelvan a ser objeto de persecución y de debate. Sin entrar a participar de afinidades futbolísticas es curioso que los aficionados llamados “radicales” de un equipo de barrio, de barrio en el amplio sentido de la palabra, donde se apiñan multitud de clases: clase obrera, clase migrante, clase baja, etc., siempre estén en el punto de mira de la policía y de los perros de presa de los medios de comunicación del poder.

2 Comentarios
#44775 19:21 16/12/2019

El odio crece de arriba abajo. Las elites quieren que nos enfrentemos y despellejemos entre los pobres mientras ellos se llevan todas las ganancias a un paraiso fiscal.
Vox es el representante de esas elites que torean a las masas poniéndoles una bandera española como capote para que no miren hacia arriba.

Responder
3
2
#44813 9:21 17/12/2019

Esas elites con mansiones con piscina y casita de invitados mas grande que la que pueden pagar a los que dicen que defienden...y parcelas en espacios naturales. Las elites...

Responder
1
0

Destacadas

Crímenes del franquismo
La justicia española da la espalda a 59 de las 61 querellas presentadas por crímenes del franquismo

Ceaqua lamenta que los juzgados españoles han ido archivando prácticamente todas las querellas presentadas, tanto por particulares como por instituciones, por crímenes del franquismo. La causa por el bombardeo de la aviación italiana en Barcelona es una de las pocas que sigue en fase de investigación.

Infancia
Vicente Tovar: “El caso Infancia Libre no existiría sin los medios”

El abogado Vicente Tovar asumió en octubre de 2019 la representación de María Sevilla y Rocío de la Osa, presidenta y vicepresidenta de la asociación Infancia Libre.

Infancia
Un juez ordena la entrega inmediata a su madre de la hija de la exvicepresidenta de Infancia Libre

Una sentencia de la Audiencia Provincial de Granada devolvió en noviembre la custodia de su hija a Rocío de la Osa, que le había sido retirada de forma provisional en junio. La familia ha obstaculizado desde entonces la entrega de la menor.

Especulación
La subida de alquileres expulsa al partido de Merkel de su sede en Berlín

La formación conservadora se opone a la congelación de los alquileres que se aprobó en la capital alemana el pasado verano, pero se ha convertido en otra víctima del desmedido aumento de precios.

Música
Arca, caos y revolución

Cada progresión impulsada por Arca remite a un peligro constante. Sonidos que nunca suenan como la primera vez, ni la segunda, ni la tercera.

Últimas

Promociones
Aún estás a tiempo, ¡suscríbete!
Estás de suerte, nos quedan unas pocas revistas de Pikara. Así que, hasta agotar existencias, si te suscribes a El Salto puedes conseguir tu ejemplar.
Especulación urbanística
Exigen que la Junta acate ya la sentencia del TSJex sobre Valdecañas
Explican que hay que evitar que se siente un precedente, ya que existen planes para otros proyectos urbanísticos especulativos en espacios protegidos.
Residuos
Cuando despertó, los residuos todavía estaban allí

Es necesario poner en marcha sin mayor retraso una política de residuo cero. Casos como el acontencido en la Comunidad de Madrid en las últimas semanas evidencian la falta de previsión y la inacción de las administraciones públicas (in)competentes sobre el tema de residuos.

Oriente Próximo
EE UU-Irán: cuatro décadas de tensión contenida... y entonces llegó Trump

El asesinato selectivo del general Solemani se suma a los miles que ha llevado a cabo Estados Unidos en el extranjero tanto bajo gobiernos republicanos como demócratas, pero es la 'ejecución extrajudicial' que más graves consecuencias puede tener a nivel mundial.

Capitalismo
Capitalismo y patriarcado

Si queremos analizar el nivel de patriarcalización de un país, deberemos medir no solo la mercantilización de las mujeres sino su familiarización.