Opinión
Liburu denden indarra

Liburuaren sektorea krisian dagoen momentuan, Amazonen egunero erosten duen belaunaldia sendotzen ari den garaian, aurrez aurre begiratu behar diogu toki fisioak duten garrantziari eta baloreari. Liburu denda kritikoak desagertzen badira, jai dugu.

Señor libreria
Un hombre se para delante del escaparate de una librería Jone Arzoz
Nerea Fillat

publicado
2019-03-11 20:11

Urtarrileko larunbata batean estatuko liburu denda politikoen topaketa egin zen Katakraken. Deialdira berrogei proiektu baino gehiago gonbidaturik egon ziren. Topaketa bera helburu izanda, hurrengo hilabetetan sare berria sortzeko aurrera pausuak ematea adostu zen. Denon intuizioa, horrelako taldearen indar handia, gauzatu egin zen eta gizartearen zutabeak mugitzen ari diren garai hauetan, aktore garrantzitsu bilakatu gintezkeelako sentsazioa ere izan genuen.

Liburu dendak aktore politiko garrantzitsua dira. Hirietako zein herrietako ekosistema kulturala sortzeko duten ardura itzela da. Kultura garatzeko indar horri eztabaida politikoa bultzatzeko asmoa gehitzen bazaio, eta artefaktu berezia da emaitza. Alde handia dago liburu denda politikoak dituzten eta ez dituzten hirien artean.

Liburuak tresna direlako baieztapenarekin eratu dira horrelako proiektu asko. Aniztasunaren tranparen diskurtsoen garaian, klasearen diskurtsoetatik urrun dagoen lan mikropolitikoak toki txikia dauka. Baina feminismoaren olatuak ireki dituen eztabaida ezberdinekin dantzan gaudenok, balorean jartzen dugu, hain zuzen, txiki izate horrek sortzen duen harreman metaketa eta sare sendoak sortzeko gaitasuna.

Hortxe dago koxka. Liburuaren sektorea krisian dagoen momentuan, Amazonen egunero erosten duen belaunaldia sendotzen ari den garaian, aurrez aurre begiratu behar diogu toki fisioak duten garrantziari eta baloreari. Liburu denda kritikoak desagertzen badira, jai dugu.

Relacionadas

Tenemos que hablar
Hacer el agosto

A veces parece que agosto es un mes de saldo y esquina, de periódicos delgados sin noticias, de columnistas escribiendo sobre sus vacaciones en Benidorm. Es como si el mundo se parara.

Opinión
La lógica de la absorción

Hemos “perdido” el Ayuntamiento, hemos vuelto a perder la Comunidad. Todo por un puñado de votos. Pero lo que nadie dice es que hemos perdido mucho movimiento, hemos perdido organización. Hemos perdido tiempo.

Opinión
Queremos una izquierda que escandalice
Una izquierda que tenga la ambición de aunar mayorías sociales tiene que escandalizar. Tiene que incidir en el debate público con temas propios.
0 Comentarios

Destacadas

Elecciones generales del 28 de abril
El rechazo de Sánchez acerca elecciones, mientras Iglesias le exige negociar

Unidas Podemos le ha enviado al PSOE un documento programático y con propuestas claras de gobierno, que Pedro Sánchez ya ha rechazado aduciendo que no confía en la formación morada.

Uber
Uber, tras la pista del dinero
La empresa Uber, a la que algunos inversores han llegado a llamar "estafa piramidal", se financia gracias a fondos de inversión y otras empresas tecnológicas, tras las que también se encuentra Arabia Saudí.
África
Argelia en el vendaval

Hay dos posibilidades: o la revolución contra el régimen argelino se transforma en revolución democrática, a la manera de Túnez, o se impone un Bouteflikismo sin Bouteflika, a la manera de Egipto.

Bangladesh
De las cenizas de Rana Plaza a las huelgas salvajes

El Acuerdo de Bangladesh sobre Seguridad ha favorecido las condiciones de salud de las miles de personas que trabajan en el sector textil. Sin embargo, el movimiento obrero de esta potencia exportadora quiere ir más allá en la conquista de sus derechos y ha planteado este año varias huelgas con las que pretenden una equiparación salarial a las condiciones de vida del país.

Últimas

Francia
Steve Caniço y la violencia policial en Francia
La muerte de Steve Caniço durante una intervención policial contra una fiesta en Nantes desata una oleada de indignación contra la policía en Francia
Educación
Casi 100.000 firmas para que niños de Melilla que han nacido y viven allí puedan ir al colegio

La falta de empadronamiento, un requisito que no se exige en ningún otro lugar salvo Ceuta, impide a unos 200 niños que viven en Melilla ir al colegio. La Asociación Pro Derechos de la Infancia ha recogido casi 100.000 firmas que piden poner fin a esta discriminación.