La primavera Catalana y la cristalización fascista

La izquierda española debe alinearse políticamente con la Primavera Catalana. Debe tomar partido. Debe asumir sus responsabilidades. Puede y debe hacer pueblo.

primavera catalana

publicado
2018-03-28 12:19:00
En España siempre ha habido una enorme base poblacional tan pronta a la revolución como al vivan las caenas. Dependiendo que teclas se pulsen suena Durruti o suena Queipo. No se trata de dos Españas. Es una sola y esquizoide. El tema de los manteros y los comités de defensa de la república, hábilmente manipulados en redes están activando un discurso abiertamente fascista. Un discurso en gente que perfectamente cabía en la base social de Podemos hace dos años. Lo he visto en gente muy cercana. No sé qué tipo de estrategia se plantea fuera de Catalunya (donde si hay una estrategia constituyente de izquierdas), ni siquiera sé si la hay (sigo de cerca ese España en marcha de Podemos, pero ni yo me lo creo ni creo que ellos lo creen). Un hecho es cierto, las bases para la extrema derecha en España están cristalizando en torno a un discurso e imaginario comunes. No creo que tarde en cobrar la forma partido. El Hogar Social ya va cerca de los 80.000 likes. En tiempos de bots y de ciberactivismo esto bien podría no significar demasiado, pero si uno piensa que Ciudadanos Madrid no llega a los 30.000 las cosas cambian un poco. 

Este es el momento histórico de la derecha populista. Su ventana de oportunidad está abierta

Las condiciones están dadas. Algo se activó en decenas, sino centenas de miles de españoles/as. Algo a la vez se derrumbó. Lo que cobró vida es una pulsión de poder, estaba ahí, enclaustrada, retenida. Mientras sociólogos y analistas se satisfacían del milagro español, donde la extrema derecha no tiene lugar, el deseo, la voluntad de poder crecía. Ese monstruo podría haberse quedado ahí, en las entrañas, mezclado con la bilis y el resentimiento, pero la frontera ética que definía lo fascista y lo racista como algo imposible también se ha derrumbado. Podemos corrió a señalar medio asustado, medio confundido, al independentismo catalán como cómplices de la revolución conservadora que se ha desatado en el Estado Español. No se si harán lo mismo con los manteros. En cualquier caso, no quieren darse cuenta de que las reacciones desmesuradas ante estos eventos no forman parte de la inocente, aunque cabreada opinión pública. Son el síntoma de un fascismo que crece. Un fascismo que se multiplica. Un fascismo que no es de conspiranoia, ni de neonazis. Es un fascismo popular, de masas, un fascismo de hegemonía. Un fascismo que se vislumbra en los gestos cómplices ante comentarios que hasta hace bien poco eran objeto de reproche. Un fascismo que se regocija ante el despliegue del aparato policial y judicial contra cargos electos.

Un fascismo con ansias y vocación de Estado.

El penúltimo episodio de racismo institucional sucedido en Madrid, junto con el asesinato de un niño en Almería ha servido como detonador de un racismo popular. Ha roto la barrera de lo políticamente correcto. Ha abierto las puertas de las complicidades abiertas, de los flujos de comunicación fluidos basados en el racismo. Ya no se trata de bromas en wasap, los comentarios abiertamente nazis se postean públicamente. En los bares se menciona de manera explícita lo que hay que hacer con las migrantes, no hablo de las de Pozuelo si no de las de Vallecas o Moratalaz.


¿Qué hacer? ¿Cómo hacer? 

Las preguntas del millón. Tenemos la suerte de que no hay que responderlas. Están acto. Son primavera y suceden en Catalunya. Los Comités de Defensa de la República señalan qué hacer y cómo hacer. Muestran la articulación política entre calle, teoría y acontecimiento. ¿Es posible rearticular un discurso de lo nacional y lo popular que no suene rancio ni excluyente, a cabra de la legión o a mentira para la foto? Es posible. ¿Es posible construir una alianza activa con elementos de la burguesía liberal para establecer movilizaciones sociales que requieren alta implicación y consensos transversales?, es desde luego posible. ¿Es posible construir una articulación orgánica entre elementos intelectuales, burócratas de partido, movimientos vecinales y estudiantiles, todo ello integrando territorios rurales y urbanos? Es posible. ¿Es posible construir una contralogística de amplio alcance capaz de sostener en el tiempo una tensión con un Estado con el machete en la boca? Es posible. 

En definitiva: ¿Es posible hacer pueblo abanderando causas progresistas, transversales, revolucionarias, feministas, antifascistas e internacionalistas? Es posible.

Los Comités de Defensa de la República son la muestra de que la potencia sigue presente, la llama viva. Las izquierdas del resto del Estado no deben mirar con resquemor, tampoco para otro lado. Deben apoyar, deben tomar nota, deben hacer una lectura política adecuada y autocrítica. Es desde luego dificil. La trampa en la que la izquierda española se ha metido es compleja. Por un lado, defendía la idea de plurinacionalidad. Por el otro la negaba. Por un lado, tendía puentes, por el otro los quemaba. Faltaba algo que valora ese pueblo esquizoide que es el español. Coherencia. Coherencia ya sea en la locura o la lucidez. Coherencia y vehemencia. Decidieron no tomar partido, que es la mejor forma de hacerlo por el dominante, y ha salido mal. Sigue saliendo mal. Ya lo decía Solón “Quien en la guerra civil no tome partido será golpeado por la infamia y perderá todo derecho político”. 

Los Comités de Defensa de la República son la primera de las estructuras probables que nos permitirán resistir a la oleada fascista del siglo XXI. No se trata de independencia o no independencia. Se trata de establecer las bases de la lucha contra el fascismo, contra el capitalismo. Las bases de la articulación popular. ¿Quién cree que, a estas alturas de la partida, el cambio de denominación de comunidad a república puede llegar a significar algo? Las relaciones de poder entre los territorios no cambian por que se alteren unas líneas en sus estatutos o constituciones. Cambian por que las relaciones de poder, las relaciones de fuerza se organizan de otra manera. Lo que está en juego en la `Primavera Catalana, es una recomposición de fuerzas que sitúa del lado de los comités organizados, de los pueblos, la iniciativa política. Una iniciativa que solo puede ser contenida mediante el terrorismo de Estado en su forma judicial. El resto de los territorios del estado español, ya se reclamen como nacionalidades, regiones o comunidades, tiene mucho que ganar con el auge de los Comités de Defensa de la República. España no corre riesgo de romperse por una hipotética independencia Catalana. Los historiadores saben que las fronteras son volubles. No hay estado ni en Europa ni en el mundo, que no haya cambiado en los últimos 75 años (es absolutamente falso eso de que Portugal o España hayan visto inalteradas sus fronteras, baste si no mirar la perdida de sus colonias, consideradas parte integral del territorio nacional). España no va a romperse por que se altere la composición de sus territorios, pero si lo puede hacer de seguir avanzando el fascismo. Un fascismo judicial que rompe las libertades. Un fascismo neoliberal que rompe el futuro. Un fascismo que se extiende como un veneno diluyendo el lazo social del que tanto hablan los sociólogos. 

La izquierda española debe alinearse políticamente con la primavera catalana. Debe tomar partido. Debe asumir sus responsabilidades. Puede y debe hacer pueblo. Tomemos ejemplo de los Comités de Defensa de la República, se avecinan tiempos aciagos. 

Sobre este blog
Blog donde pensar lo político desde la filosofía. Nuestra intención es la de difundir y compilar pensamiento politico construido desde, entre y para los pueblos de las periferias del Estado Español. Enfocaremos el blog desde sus problemáticas mas específicas. Sin ser extensivos y a modo de ejemplo: Luchas por los territorios, procesos de comunalización, colonialismo interno, despoblamiento de los territorios rurales, reapropiación del patrimonio histórico, artístico y natural, maternidades, desarrollos productivos.
Ver todas las entradas
6 Comentarios
#12160 9:49 29/3/2018

La izquierda española, que izquierda española? Note referiras a los de podemos. Ponte el ultimo video del Monedero. Te dejo un texto de Barrios al Poder publicado en La Haine:
28/03/2018 :: Nacionales PP.Catalans
Podemos, el silencio y lo farragoso del conflicto antiimperialista catalán
x Barrios al Poder

Por fin alguien en Unidos Podemos dice algo sobre la aberración represiva que vive Catalunya. Gracias Monedero por dar la cara, aunque se agradecería que otros también lo hicieran, como Iglesias, Errejón, Montero, Mayoral o Alberto Garzón. Llamadme loco.

Un partido corrupto e irresponsable encabeza la cruzada contra el independentismo catalán. Ciudadanos levanta la voz más que nadie cuando su única patria verdadera es la del dinero. Y finalmente Monedero acaba echándole la culpa de la situación de crisis que vive Catalunya al propio independentismo, por su supuesto error de cálculo, por su "patético análisis de la situación", por no haber medido correctamente la correlación de fuerzas.

Es curioso que Izquierda Unida sacó su mejor resultado electoral en 1996, obteniendo un 17% de los votos, y a Julio Anguita se le ocurrió la comprometida idea de dejar de ser espectadores y utilizar esa fuerza política para contribuir a la paz en el País Vasco. Fue entonces cuando Anguita comenzó el camino para ser borrado del mapa. Acabó en el hospital y dimitiendo 3 años después. Desde entonces para IU el tema territorial ha sido algo farragoso, complicado, difícil de abordar desde un programa meramente "social". Cuando han podido han optado por el silencio. Sin embargo como los conflictos nacionalistas en el estado español suelen estar en el centro de la actualidad política y el imperialismo español no cesa en su persecución, pues no les ha quedado más remedio que posicionarse, tomando distancia de los nacionalistas en la mayoría de los casos por muy antagónica que fuera la coyuntura.

Unidos Podemos supuso un soplo de aire fresco apoyando abiertamente la necesidad de celebrar un referéndum pactado en Catalunya. Es una buena idea, sin embargo visto lo visto no sabemos qué les hace pensar que el imperialismo español lo permitiría. Ni siquiera aunque ganaran las elecciones. El tribunal supremo podría prohibirlo por suponer saltarse la constitución. ¿Qué haríamos entonces? En Catalunya por lo menos existen los Comités de Defensa de la República con capacidad de actuar en la calle, existe Omnium, la ANC, movimientos sociales activos... pero en el resto del estado la organización social es a día de hoy profundamente precaria.

Por eso quizá Unidos Podemos está teniendo cada vez más dificultades para intervenir en el escenario del conflicto catalán. ¿Podemos poner al mismo nivel el 155 y la declaración unilateral de independencia? Si fuéramos un tribunal de marcianos absolutamente aislados de cualquier tendencia ideológica pues a lo mejor sí. Sin embargo por número de diputados la izquierda catalana (ERC, CUP) es mayoría. Es decir, hay una mayoría de izquierdas que está luchando para construir una república socialista catalana. Con sus aciertos y sus errores, sus fortalezas y sus debilidades; hasta ahí de acuerdo. Pero poner al mismo nivel una medida imperialista con una medida antiimperialista sujeta por una mayoría independentista de izquierdas, cuando menos chirría.

Dice Monedero que las propuestas rupturistas se pueden hacer, pero todo depende de la correlación de fuerzas. Estamos de acuerdo. Sin embargo, ¿cuál es la fuerza de Unidos Podemos, más allá de lo electoral? La fuerza en la calle del 15M desapareció hace tiempo. Si algo está evidenciando la crisis catalana es que la fuerza electoral es efímera frente al monopolio de la fuerza policial y judicial. Es cierto que un sector del independentismo esperaba una reacción mayor por parte de Europa que no ha llegado. Pero el primero en sacudirle las telarañas a las acomodadas instituciones europeas ha sido Puigdemont, haciendo actos y ruedas de prensa multitudinarias para difundir la causa catalana. El resto de exiliados también están contribuyendo en esta dirección. Es decir, se está haciendo un trabajo de difusión internacional. No se han quedado de brazos cruzados lamentándose.

Pero el problema no es ese. Que la correlación de fuerzas sea en principio desfavorable para el indepentismo no significa que el análisis global del independentismo sea erróneo. Porque al final en algún momento alguien tiene que desobedecer. La burguesía españolista no quiere el estado del bienestar, no quiere los aspectos sociales de la constitución, no quiere respetar las mayorías electorales, no quiere el diálogo como herramienta de resolución de conflictos. Podemos se supone que lo sabe. Y en este contexto el indepentismo está jugándose su integridad física, poniéndo el cuerpo en la calle y en la cárcel. Teniéndo como respaldo su mayoría electoral. Ahí es nada.

No sé. Los principales portavoces de Podemos han pasado de puntillas ante el encarcelamiento de los últimos dirigentes independentistas y la detención de Puigdemont. Las excepciones de los Anticapitalistas, Doménech y Colau denunciando la represión suenan escasas. Vale que Europa no haga nada, pero Podemos podría mojarse un poco más en favor de los antiimperialistas. Llamadme loco.

Texto completo en: https://www.lahaine.org/podemos-el-silencio-y-lo

Responder
13
0
#12168 10:41 29/3/2018

Gracias.

Responder
6
0
#12154 9:07 29/3/2018

Hermandad con Catalunya. Enfrentémonos juntos al fascismo.

Responder
7
1
#12266 10:56 30/3/2018

Para enfrentarnos "juntos" hay que ir allí a que te partan la cabeza los piolines y juventudes hitlerianas.

Responder
1
1
#12374 11:31 31/3/2018

juntos, no necesariamente en el espacio físico

Responder
2
0
Roser 18:10 28/3/2018

Gran Artículo. Muchas gracias Aitor.

Responder
9
0
Sobre este blog
Blog donde pensar lo político desde la filosofía. Nuestra intención es la de difundir y compilar pensamiento politico construido desde, entre y para los pueblos de las periferias del Estado Español. Enfocaremos el blog desde sus problemáticas mas específicas. Sin ser extensivos y a modo de ejemplo: Luchas por los territorios, procesos de comunalización, colonialismo interno, despoblamiento de los territorios rurales, reapropiación del patrimonio histórico, artístico y natural, maternidades, desarrollos productivos.
Ver todas las entradas

Destacadas

Industria
Alcoa: ¿cómo salvar una industria?

La empresa ha flexibilizado su postura en las últimas horas para permitir la entrada de posibles compradores. Su futuro también podría pasar por una intervención pública, a pesar de las declaraciones de la ministra de Trabajo

Agresiones sexuales
Universidades y acoso sexual: ‘cum laude’ en silencio
Pikara Magazine y El Salto publican una actualización del informe #AcosoEnLaUni, en el que se repite una constante: muchos abusos siguen en la sombra.
Minería
España, nueva frontera minera

En los últimos años el Estado español ha sufrido un auge de proyectos mineros. Ahora, mientras Castilla y León quiere abrir la puerta a explotaciones mineras no energéticas en suelos rústicos protegidos, Ecologistas en Acción lanza una propuesta para reformar una Ley de Minas que fue promulgada en 1973.

Literatura
Iban Zaldua: “Estamos mejor porque no hay muertos pero hemos entrado en una fase que no sabemos cómo es”

Dice que se sintió impulsado a escribir sobre el conflicto vasco o ‘el tema’ como quien se sintió obligado a escribir sobre relaciones familiares o sobre migraciones. Iban Zaldua ha presentado una compilación de relatos que abordan los últimos 20 años en torno a la violencia y la represión en el País Vasco.

Ahora Madrid
Venden en Wallapop el programa de Ahora Madrid por tres euros

Un anuncio en el conocido portal de venta de artículos de segunda mano Wallapop, firmado por Manoli C., ofrece el programa “seminuevo”.

Comunidad de Madrid
Menores hacinados en un ‘búnker’

El centro de primera acogida de Hortaleza tiene 35 camas, pero ha llegado a albergar a 150 jóvenes. Los chicos del ‘Claruja’ viven hacinados tras cruzar África y atravesar el Estrecho.

Últimas

Pista de aterrizaje
Silvia Agüero: “El antigitanismo es otro macho al que hay que derribar”
Silvia Agüero es promotora de la campaña internacional contra la violencia etno-obstétrica La revolución de las rosas romaní.
Medio rural
Neocolonialismo minero: ¿por qué las poblaciones locales no pueden decidir sobre los proyectos?
2
El derecho de los pueblos contra la explotación salvaje de sus recursos del colonialismo debe comenzar a reivindicarse en nuestro propio territorio.