Un programa de Cuatro acusa a El Salto de difundir un supuesto bulo que ellos también publicaron

En El Punto de Mira, programa de investigación del canal Cuatro de Mediaset, acusa a El Salto de haber difundido una noticia falsa respecto a la muerte de Mame Mbaye. Hemos comprobado que no fuimos los únicos en publicar ese supuesto bulo. 

En El Punto de Mira 3
Titulares de Cuatro y El Salto publicados el 15 de marzo

publicado
2018-07-17 18:17:00


La respuesta a la segunda de las preguntas la encontró el programa de investigación En El Punto De Mira acudiendo a la redacción de El Salto con la excusa de realizar una entrevista sobre nuevos medios digitales.

Un cartel del Sindicato de Manteros y Lateros en la redacción, realizado por uno de los componentes del equipo gráfico de El Salto, y unas preguntas a uno de los miembros del comité de redacción convenientemente recortadas les sirvieron para validar la conclusión a la que previamente habían llegado.

Fue El Salto, no queda muy claro si por sus ansias de ganar visitas o por su relación con los manteros, y lo hizo aquí:



El espléndido trabajo de hemeroteca de los investigadores de En El Punto de Mira, sin embargo, tiene lagunas. Nos referimos concretamente a esta:



¿Encuentras las siete diferencias entre el titular de El Salto y el de la televisión que lo acusa de difundir bulos? Nosotros solo notamos la que hay entre los que se preocupan por las personas y los que lo hacen por los contenedores. La noticia publicada en la web de Cuatro dice literalmente lo siguiente:

“La muerte de un mantero en el barrio de Lavapiés, que sufrió un infarto tras una persecución desde la Plaza Mayor de la capital, donde los agentes de la Policía Municipal habían intervenido contra vendedores en la calle, –según fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid–, ha provocado una gran indignación en el lugar”.

Ahí tenéis la clave, sabuesos: “según fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid” que fueron ampliamente difundidas primero por la agencia Europa Press y luego por diversos medios, entre los que se encuentra la televisión para la que trabajáis.

¿Pero fue realmente un bulo la relación entre la muerte de Mame y esa persecución?

Como contábamos en su momento aquí, al día siguiente del suceso la misma prensa que había publicado la versión de la Jefatura Superior de Policía de Madrid difundida por Europa Press mostraba unánime en sus portadas que la persecución policial previa a la muerte de Mame era “un bulo de Podemos” para “incendiar la calle”.

El Salto, más allá de usar esa versión policial que a menudo y a falta de otras fuentes sí se convierte en un verdadero generador de noticias inexactas, habló con amigos y compañeros del fallecido, desde el mismo lugar de los hechos y a pocos minutos de haber comenzado la reanimación, que relacionaban la carrera huyendo de la policía y el infarto:

“...habíamos quedado en puerta del Sol por la tarde. Llegó la Policía con motos y coches. Él y yo salimos corriendo con otros dos amigos. Corrimos mucho, pero los policías no nos querían dejar. Seguimos corriendo, Mame decía que ya no podía más. Cuando llegamos a la Latina nos volvimos a encontrar con la policía. Y corrimos hacia aquí [Lavapiés]. Cuando llegamos aquí [a la calle del Oso] cayó muerto”

También publicó un informe del SAMUR que, por su precisión a la hora de registrar sus actuaciones, separaba en 6 minutos la atención a una mujer que cayó al suelo ante la salida en tromba de los manteros por la intervención policial y la primera llamada alertando de las convulsiones de Mame en la Calle del Oso de Lavapiés. Los tiempos encajan para una huída a la carrera desde Sol pasando por La Latina.

Javier Barbero, concejal del área de seguridad en el Ayuntamiento de Madrid, reconocía la intervención policial en Sol pero negaba que continuase a partir de La Latina. Otro testimonio recogido por El Salto decía lo siguiente:

“Yo estaba en la calle Oso cuando vi que llegaba el chico corriendo. Detrás de él venían dos policías municipales en moto”.

Datos, matices, contradicciones y versiones encontradas que escapan a las patochadas y el trazo grueso utilizados por estos periodistas de investigación.