Música
Yoko Ono: la transgresión de los valientes

La carrera de la artista Yoko Ono posterior al fin de los Beatles ha legado una influencia más atemporal y rica que las de John Lennon, Paul McCartney, Ringo Starr y George Harrison en solitario.

Yoko Ono

publicado
2019-01-26 06:00

A lo largo del último medio siglo, Yoko y Ono han sido dos palabras ligadas al rencor más profundo de buena parte de la comunidad beatle. Bajo la sempiterna cantinela de “la culpa de todo la tiene Yoko Ono”, la torrencial artista nipona vivió años de vacío parcial hacia una serie de logros que, muy reveladoramente, evidencian una realidad: su carrera posterior con la Plastic Ono Band, o sin ella, ha tenido una influencia más atemporal y rica que las de John Lennon, Paul McCartney, Ringo Starr y George Harrison en solitario.

Salvo piezas con la autonomía de Ram (1971), de Paul McCartney, y All Things Must Pass (1970), de George Harrison, los resultados de la separación de los cuatro de Liverpool evidenciaron que, salvo en momentos puntuales, su trato con las musas había expirado. De hecho, quien logró asentar una carrera más provechosa y regular fue John Lennon, que tuvo en Yoko una alianza artística de gran influencia en sembrados cantos al acervo pos-Beatle como Imagine (1971) y Double Fantasy (1980).

Eso sí, donde Lennon se caracterizó por sus invenciones sónicas más brillantes de aquellos años fue por medio de hitos de su mujer como Yoko Ono/Plastic Ono Band (1970) y Fly (1971). Ambos trabajos se anticiparon a la etapa regia de los alemanes Can y coincidieron con los años oceánicos de Miles Davis y el Tim Buckley de Starsailor (1970). Su posición dentro de tan incontrolable mapa musical (donde las fuerzas del rock habían sido totalmente maleadas) definió una ambición que empujaba a la búsqueda de los límites estilísticos. Como en “Why Not”, donde Ono arrastra, directamente, la tradición blues a un agujero negro de espasmos, orquestado por sus delirios guturales. En otra de sus canciones, “Why”, quedó definida la vena punk más tensa e incisiva de Sonic Youth, e incluso la forma de frasear entrecortada, a dentelladas, de Kim Gordon.

Es en estos comienzos de los años 70 cuando Ono exploró las fronteras invisibles del rock a través de la expresividad neurótica de su voz. Al igual que había hecho Tim Buckley en Starsailor, o como haría la cantante polifónica Joan La Barbara a mediados de la década, para Ono la lírica rock debía ser reinventada bajo un alud indefinido de significantes desconocidos, totalmente encauzados en el uso fonético como forma instrumental, y no vocal.

“Lo más impactante que he visto soportar a un público es el hecho de estar frente a alguien que no canta palabras. Si fuera por mí, las palabras no significarían nada”, llegaría a expresar Buckley.

Torre de babel lírica

Yoko Ono cantaba mediante llantos, dislocaciones fonéticas y cualquier sonido que sus cuerdas vocales pudieran moldear sin palabras, como una variación excéntrica del lenguaje en código morse. Entre el variado ramillete de reflejos en los que la japonesa armó su Torre de Babel lírica, la espeleóloga Cathy Berberian se erige como muro de carga central.

La afamada mezzosoprano vanguardista de origen italiano tuvo un profundo impacto en Ono, que amplió su gama de registros a través de una sensibilidad oriental fuertemente arraigada en la dramática ralentización poética de los haikus.

Dentro de esta línea de acción, con significativo arraigo nipón, en aquellos mismos años, Damo Suzuki vertía sus jeroglíficos onomatopéyicos en las canciones de Can.

Los paralelismos entre ella y la banda germana se arremolinan en su visión tridimensional del groove. Una cabalgada rítmica como “Mind Train” tiene su origen en la misma necesidad de los alemanes por articular los tendones rítmicos a través de sus quilométricas jams, que tampoco diferían de las que estaba vertebrando por entonces Miles Davis en discos como On The Corner (1972).

Dentro de la telaraña de significantes tejida en torno al krautrock y el avant garde, Yoko era la araña que estaba hilando las líneas más cubistas del mosaico final. Uno de donde bebieron directamente mentes inquietas como las de Linder Sterling, que encontró en el vocabulario de la señora Lennon una paleta de colores sónicos idóneos para describir su contexto vital: el vacío emocional trasladado a la generación posterior a la Segunda Guerra Mundial de los jóvenes de Mánchester.

Bajo la premisa de articular su voz en un canal de inclemente arrojo vocal, Yoko alcanzó sus hallazgos más significativos. No resultaba extraño que un espiritoso del free jazz como Ornette Coleman dejara su impronta en “AOS”, donde su trompeta dialoga directamente con las palabras imposibles de Ono a lo largo de siete minutos de pura abstracción, más cercanos a la contemplación de un cuadro de Kandinsky que a una escucha musical.


Para ella el filtro de corte musical no dejaba de ser una forma expresiva más dentro de su macedonia de mutaciones artísticas. De sus años de formación en la comunidad vanguardista neoyorquina de los años 70 a su mirada experimental dentro de las lindes cinematográficas, el círculo de ambiciones del azote japonés reflejaba una sensibilidad irrefrenable a la hora de cuestionar continuamente toda derivación creativa sembrada en la granja de los consensos. A esta misma corriente de acción-reacción pertenecía la inventora de sonidos sintetizados Delia Derbyshire, con quien Ono forjó alianza en 1967. La causa, su pieza cinematográfica Wrapping Piece, de la que Delia se encargó de crear la banda sonora.

La suma de ambos talentos de la disconformidad fue efímera pero lo suficientemente significativa del caldo de sinergias vividas entre finales de los años 60 y principios de los 70, tiempos de reinvención sobre las cenizas del espíritu hippie.

Yoko claudicó de su pronunciado extremismo musical en Approximately Infinite Universe (1973), su tercer álbum. El compromiso con la senda abstracta fue finiquitado a través de este doble lp, donde sus ambiciones se manifiestan en demostraciones que, por momentos, llegan a sonar como una amplificación elegíaca de Nico o anomalías funk rociadas de purpurina glam rock.

De tan enfocado viraje hacia la normalización de su sonido, Yoko no sale trastabillada en ningún momento. Sus palabras metamorfosean hacia lo entendible, pero no pierden su capacidad de imprevisibilidad total y absoluta.

El cariz de protesta sociopolítica ya no reside en la subjetividad del tribalismo instrumental, sino en un despliegue lírico donde abraza la causa feminista desde una perspectiva más literal y objetiva en sus fines.

Desgraciadamente, este nuevo despliegue de activismo artístico fue su última obra maestra en el terreno musical, la que cerró una terna de trabajos en estudio que han ganado lustre con los años, a la vez que dejan en entredicho a la numerosa congregación de voces resentidas por su participación en el fin de los Beatles.

Elixir contra las líneas rectas, a lomos de sus inspiradores renglones torcidos —de Catherine Ribeiro a la rama más audaz de las Riot Grrrl— se acabaron escribiendo algunos de los pilares sónicos más excitantes e irreductibles de la manifestación experimental del rock.

Relacionadas

Música
La Polla Records en Madrid. Crónicas de una ciudad

En los tiempos políticos de los buenos chicos, de su nueva moral acaramelada, y de la reacción conservadora, que La Polla reventase en Madrid fue un regalo.

Italia
Música clásica para luchar contra la mafia y el alistamiento de menores

Pobreza y paro precipitan a una parte de la juventud siciliana a los brazos de la mafia. No todo el mundo ha bajado los brazos: mediante el aprendizaje de música y conciertos, una fundación abre nuevos horizontes a los niños, frente a la atracción del dinero fácil.

Música
Poison Arrow, antropología y machetes en la pista de baile

Poison Arrow, el proyecto de música electrónica que desarrolla la colombiana Natalia Escobar, trata de “desamores, crímenes pasionales, patriarcado, identidad de género y empoderamiento”. Mucha materia para incendiar la discoteca. O la cantina.

10 Comentarios
violent artist 19:52 28/1/2019

Desde luego que esta mujer no representa a nada a nadie. Y desde luego que por ella misma no hubiera acaparado ningún interés. Otra excrecencia del capitalismo de masas.

Responder
0
0
#29824 17:46 27/1/2019

Interesante video aquí:
https://www.youtube.com/watch?v=5ur774K_qRQ&t=1s

Responder
2
0
#29814 12:13 27/1/2019

Qué manera de joder Yer blues

Responder
1
0
#29813 12:13 27/1/2019

Yoko Ono lo único que hacía era gritar como un cochino en los. Conciertos de Lennon

Responder
4
2
Olibana 11:29 27/1/2019

Es posible que so obra sea transgresora. Algunas me gustan, incluso obras musicales. Pero lo que es completamente imposible es como dices al principio del artículo que ella(ni nadie) ha superado a los Beatles después de su ruptura. George era un genio compositor, todo el mundo lo sabe que siguió componiendo casi hasta unas semanas antes de morir y McCartney es una máquina creativa siempre lo ha sido por eso son genios. El que no sabe nada de Arte eres tú. Tampoco sabes nada sobre la influencia cultural y transgeneracional de aquella época, tu solo escribes porque te pagan. Letra sin alma.

Responder
6
0
#29787 21:15 26/1/2019

Si Ono no llega a aliñar al desorientado y pretencioso Lennon, a pesar de su descomunal talento, el de Lennon, claro, no hubiese pasado de majareta con infulas de artístucha de nada y hoy nadie haría sesudas carajotadas explicando sus excrecencias vocales.
Ea! Qué augusto me he quedado.

Responder
3
0
Anónima mente 20:43 26/1/2019

Otra mujer cuyo mayor acierto en la vida fue liarse con el hombre adecuado.

Responder
1
3
#29771 11:24 26/1/2019

La obra de Yoko Ono no es arte, es amparte

Responder
6
0
#29780 20:34 26/1/2019

Claramente hamparte

Responder
2
0
#29770 11:23 26/1/2019

por fin un artículo que valora su calidad artística y no como un papel secundario y de culpabilidad

Responder
8
2

Destacadas

Catalunya
La sentencia, un terremoto político en Catalunya

En medio de las balas de goma, de foam, y las porras, Catalunya se encuentra con una clase política sin líderes claros, en la que los dos partidos hegemónicos (Esquerra Republicana de Catalunya y Junts per Catalunya) se apuñalan entre ellos y en la que las entidades sociales (Òmnium Cultural y Assemblea Nacional de Catalunya) se han quedado sin el carisma de Jordi Cuixart y Jordi Sànchez.

Memoria histórica
Martín Arnal: “Yo habría matado a Franco, aunque nunca maté ni a una mosca”

Tras vivir casi 40 años exiliado en Francia, Martín Arnal Mur volvió a España al morir Franco. Y se decepcionó. En su larga biografía hay espacio para la derrota, el dolor, las ilusiones perdidas y la esperanza. La llama del anarcosindicalismo, la experiencia de la colectividad agraria en su pueblo en 1936 y el paso por los campos de concentración franceses forjaron una vida que es todo un monumento a la dignidad y a la memoria.

Chile
El fantasma de la dictadura recorre Chile

Regresan los fantasmas del pasado en un país con una paradigmática dictadura militar, en la que las violaciones a los derechos humanos y la instalación neoliberal son cuestiones imposibles de olvidar.

Catalunya
La caza del octubre rojo (2017-2019)

Resulta llamativa la insistencia con la que se interroga al movimiento de masas en Catalunya respecto a sus intereses de clase y los peligros chovinistas en que podría incurrir o incurre.

Chile
La “agenda social” de Piñera no frena la rebelión chilena y la huelga general

En respuesta a la crisis el presidente de Chile anunció medidas de contención y pidió perdón por la “falta de visión”. Sin embargo, confirmó la continuidad del Estado de emergencia y el toque de queda, mientras organismos de derechos humanos denuncian torturas y desapariciones.

Homofobia
Ser LGTBIQ+ en Rusia

En Rusia, menos de la mitad de la población cree que las personas LGTBI+ deban tener los mismos derechos que las heterosexuales. La homofobia está también en la legislación. Más desde 2013, cuando se aprobó una ley que castigaba a las personas homosexuales por hacer “propaganda de relaciones sexuales no tradicionales”.

Últimas

Opinión
Los anarquistas: el enemigo

Lo podemos leer en todos los medios de comunicación mainstream: los anarquistas han hecho todas las maldades sucedidas en el último mes en toda España. 

Insólita Península
Tiempo y tragedia en Granada

Nadie tiene dudas de que el cadáver de Federico García Lorca se encuentra en una zona abarrancada entre las localidades de Alfacar y Víznar, a pocos kilómetros al norte de la capital granadina. Allí fue asesinado.

Historia
Barcelona disturbios S.A.

El conflicto urbano es una seña de identidad de Barcelona. Los acontecimientos de esta semana muestran que, más allá de la sentencia del Supremo, hay motivaciones profundas por parte de sujetos políticos nuevos sin expectativas ni futuro.