Migración
El sindicato de manteros de Madrid exige rectificación al Periódico de Catalunya

El Sindicato de Manteros de Madrid insta al Periódico de Catalunya a rectificar tras la publicación de un artículo que señalaba a la Cofradía Mouride como una organización con rasgos criminales que controlaría el “top manta”.

Protesta del Sindicato de Manteros en una charla de la portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre
Protesta del Sindicato de Manteros en una charla de la portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre. Byron Maher

publicado
2019-03-05 12:24
El sindicato de manteros de Madrid remitió ayer una carta a Enric Hernández, director del Periódico de Catalunya para exigir la rectificación de un artículo. La pieza, firmada por el periodista Juan José Fernández, aparecía el pasado 23 de febrero primero en la portada bajo el título Un grupo islámico controla el top manta, después ampliado en el interior de la edición Los adeptos de una cofradía islámica senegalesa se hacen con el control de la manta en España.

El texto fue rápidamente contestado en las redes sociales como una muestra de islamofobia y racismo. En su carta de ayer los manteros argumentan:  “Las manifestaciones que se vierten en dicho artículo referentes a las personas de origen senegalés que se dedican a la venta ambulante (...) son absolutamente falsas y carecen de fundamento real. No han sido contrastadas con fuentes solventes, enlaces o datos, ni se hace referencia a las mismas en dicho artículo. Se realiza un uso erróneo y abusivo del vocabulario propio de la cultura islámica recurriendo a titulares sensacionalistas”.

Por todas estas razones y remitiéndose al artículo 1 de la ley 2/1984 de 26 de marzo sobre Derecho de Rectificación, el sindicato instaba al periódico a publicar en el plazo de 72 horas una rectificación que incluya varios puntos críticos con el artículo y que tienen que ver con el uso “incriminatorio de la religión musulmana”, la asociación de las prácticas de la Muridiyya con criminalidad, y todo esto sin aludir a la situación de precariedad que vive el colectivo.

Los manteros también consideran que el titular en el que se les caracteriza como “adeptos de una cofradía” les presenta como seres doblegados y sin agencia, descripción a la que se sumaría el paralelismo con animales que hace el periodista en el cuerpo del artículo. El comunicado también pone en cuestión que se defina a la Muridiyya como “integrista y moderada” —descripción que califican como oximorón— y explica que el retraimiento que se señala en el artículo es un rasgo de las místicas sufís que defienden la discreción, tendencia que se acentúa en entornos de hostilidad, que nada tiene que ver con formas sectarias ni mafiosas.

Por último, el colectivo mantero critica el uso de fuentes policiales sin contrastar y sin tomar en consideración como interlocutores a comunidades organizadas. Los manteros denuncian que a la discriminación racial que sufren, el artículo abre una nueva veta, introduciendo la condición de musulmanes de muchos de los miembros de este colectivo como motivo de sospecha,  y conmina al medio a incluir la rectificación, anunciando que en caso contrario se recurrirá a medidas judiciales.

Según confirma Malick Gueye, portavoz del sindicato, más de 24 horas después la dirección de El Periódico de Catalunya no se habría manifestado.

Manteros
Un paso más en la estigmatización mediática de los manteros
Un artículo apunta a la Cofradía Mouride como organización criminal que monopolizaría el top manta. Indignado, el colectivo mantero se plantea llevar el caso a los tribunales.
Manteros
Manta, islam y apoyo mutuo
Es obvio que los manteros y los mourids no son lo mismo. Cada colectivo requiere de una investigación menos superficial y menos sensacionalista.
Manteros
Muerte y vida de los grandes países europeos sin migrantes

Mientras el FMI expulsa a los africanos de sus países, la UE les cierra las puertas. Obligados administrativamente a ganarse la vida en los márgenes de la legalidad, hasta el apoyo mutuo y la solidaridad entre ellos se acaba poniendo bajo sospecha.

Relacionadas

Feminismos
No es feminismo, se llama obsesión
¿Por qué este debate? ¿Cuál es su origen y de dónde procede? Y ¿por qué ahora? En otras palabras, el framing, la (uni)direccionalidad de éste y su agenda.
Pista de aterrizaje
Hind El Fadli Rzigui: “Las musulmanas estamos creando espacios propios”

La activista contra la islamofobia de género Hind El Fadli Rzigui puso en marcha G-CHIME, un espacio de encuentro para jóvenes musulmanas de Elche.

Contigo empezó todo
Cuando España expulsó al 4% de su población

Hace 410 años, Felipe III ordenó la expulsión de los moriscos del Reino de Valencia. Casi 300.000 personas abandonarían España.

0 Comentarios

Destacadas

Congreso de los Diputados
El poder judicial se mete en política
Un CGPJ de mayoría conservadora y en funciones desde hace un año planta cara al nuevo Gobierno con dos movimientos polémicos.
Música
Antropoloops: 200 años de músicas mediterráneas en una hora

En el disco Mix Nostrum, Antropoloops combina más de cien fragmentos de músicas tradicionales mediterráneas para decir que el arte siempre es fruto de la mezcla, que no existe la música auténtica y que es necesario replantear el registro desde Occidente de las denominadas ‘otras’ culturas.

Alpinismo
Pablo Batalla Cueto: “El montañismo que abandona el reloj está en decadencia”

‘La virtud en la montaña. Vindicación de un alpinismo lento, ilustrado y anticapitalista’ es un ensayo de Pablo Batalla Cueto, un agitador cultural que reivindica la no agitación.

Fronteras
No hay tregua en el frente oriental

Si un viaje devastador, larguísimo, potencialmente letal es el precio a pagar para quienes quieren alcanzar Europa occidental a través de la ruta balcánica, ser los violentos guardianes de Europa es el precio que están pagando los países balcánicos para completar su entrada en la UE.

América Latina
Los Chicago Boys y el origen del neoliberalismo en Chile

La revuelta chilena, que estalló por el aumento del precio del billete de metro, ha puesto en jaque el sentido común neoliberal heredado tras décadas de aplicación ortodoxa del plan de los chicos de Chicago. 

Crisis climática
Capitalismo verde, exterminio amable

Si la COP25 fue un claro ejemplo de cómo las grandes compañías deforman la realidad e imponen su falaz relato mientras nos abocan al desastre, la Cumbre Social por el Clima y toda la panoplia de movilizaciones ecologistas que han sacudido el globo durante el pasado 2019 evidencian que la sociedad civil ha abierto los ojos.

Últimas

País Valenciano
Siete mil personas salen a la calle contra el PAI de Benimaclet
La manifestación ha logrado duplicar el número de personas en protesta contra un proyecto urbanístico que pretende construir 1.345 viviendas en el barrio.
Movimientos sociales
Gregorio Herreros: "He vivido pobre pero muy alegre"

Militante integral, sensible con las luchas feministas, ecologistas o de liberación, Gregorio Herreros ha fallecido este jueves 23 de enero. Manuel Cañada le entrevistó para El Salto Extremadura.

Vivienda
Victoria contra el “banco malo”: recuperado un bloque de la Sareb para cuatro familias

La Plataforma d'Afectades per l'Habitatge i el Capitalisme (PAHC) del Baix Montseny hace pública la ocupación del Bloc Caliu, propiedad de la Sareb, y anuncia que exigirá hogares sociales para las cuatro familias que viven en él. 

Medio ambiente
Turismo de cruceros: buenas noticias para FITUR, malas para el medio ambiente

Organizaciones ecologistas aprovechan la celebración del macroevento del turismo en Madrid —FITUR 2020— para recordar lo que esconden las buenas cifras del desarrollo de la industria de cruceros: sus impactos socioambientales. España lidera la lista de países más contaminados por este tipo de transporte. 

Asturias
Asturies se salvó luchando (y se perdió planificando)

En ausencia de un movimiento regionalista o nacionalista digno de tal nombre, el movimiento obrero se convirtió, en los años 80 y 90, en la gran herramienta colectiva en defensa de los intereses generales de la comunidad.