Memorias Comunes, un espacio para recordar

El verbo “recordar” murió, ya no sólo no oímos sino que dejamos de recordar para memorizar, ¡sólo repetir! En un mundo que ensordeció el sonido de los recuerdos y donde unos pocos sobreviven recordando —pensando desde su existencia a pesar de que otros traten de silenciarles.

Memoria familiar
Memoria familiar Laura Langa

publicado
2018-07-05 09:00:00

Todo pasa, todo cambia,  nada queda. Excepto nuestros recuerdos,
lo que recordamos y no queremos olvidar.
 

De verbos y nombres hablan los recuerdos. Palabras que transitamos recordando. Ponemos voz a las palabras. Palabras a las acciones. ¡Se murió el verbo “oír”, que tenía mil años, la edad de este idioma, no nos vamos a morir nosotros! advertía Fernando Vallejo. Lo desbancó “escuchar” un verbo espurio, que el mismo detesta. En un mundo que ensordeció el ruido y donde nadie oye ahora todos dizque escuchan. Y el verbo “recordar”, murió, ya no sólo no oímos sino que dejamos de recordar para memorizar, ¡sólo repetir! En un mundo que ensordeció el sonido de los recuerdos y donde unos pocos sobreviven recordando —pensando desde su existencia— a pesar de que otros traten de silenciarles.

Recuerdo que en casa siempre estuvo colgado un retrato de mi bisabuelo José Martínez. Recuerdo las palabras oídas para referirse a sus acciones: republicano, ferroviario, anarquista, exiliado. Recuerdo cada palabra relatada sobre su lucha política. Pero lo que más recuerdo es su imagen, esa fotografía en tono sepia. Su barba. Su cazadora. Su porte.

La posibilidad de mirar ese retrato me fascinaba. Alguien que “ha sido” a partir de lo que “está siendo”. La vinculación del pasado y el recuerdo que puede suscitar el hecho de observarla en el presente. Significa por tanto la dimensión temporal de encontrarnos con nuestro pasado. Eso que aquí llaman “memoria histórica”.

Maurice Halbwachs planteaba que la memoria se construye en relación a los otros, en sociedad. Cuando recordamos, no hacemos sino construir versiones del pasado, reconstrucciones en base a nuestra realidad actual. Y son memorias puesto que son comunicadas. Las memorias se configuran socialmente, dependientes entre sí. Eso que él llama la “memoria colectiva”. Y en ella es en la que se inscriben los “puntos de vista”. Toda memoria es punto de vista. Y toda memoria dialoga con la colectividad.

Mi bisabuelo dicen que escapó de la cárcel, que trató de asesinar a un cacique de un pueblo cercano, que se salvó porqué sabía manejar la maquinaria de las minas en Francia y porque un joven de una de esas familias consideradas en aquella (y en esta) época de “bien” le ayudó a regresar a España. Su memoria la hemos ido reconstruyendo colectivamente. Relatos, archivos, averiguaciones, suposiciones, gestos... todo vale para que el relato sobreviva a su muerte.

Abordar su memoria involucra referirse a recuerdos y olvidos, narrativas y actos, silencios y gestos decía Elisabeth Jelin, todo un juego de saberes con emociones, huecos y fracturas.

Me reconozco orgullosa de este legado familiar que en el pasado también trajo miedos y vergüenzas. Reconstruir su memoria, llena de preguntas sin respuestas, es nuestra tarea. El eco de eso que llaman el “deber de la memoria” 

Precisamente este deber instaura unos conceptos muy particulares sobre lo que se debe recordar. Cada contexto tiene su marco de interpretación que se impone, medios de comunicación que contaminan y memorias oficiales que nos enseñan, entre otras cosas como reclama Judith Butler, por quién llorar y qué sentir.

Memorias Comunes se presenta, como un nuevo blog de El Salto, que repasando las migraciones conceptuales sobre la Memoria, tratará de denunciar su mercantilización, analizando las relaciones de poder entre tendencias globales y procesos locales de recordar. Para así poder cuestionar los monopolios de la verdad y la memoria, así como la estandarización de eso que llamaba Alejandro Castillejo la “industria cultural y editorial del Nunca Jamás”. Una especie de geopolítica de la memoria que nos traslada con palabras e imágenes a recordar cómo la memoria a la que el estado liberal dio rienda suelta, olvida las formas específicas y diversas que tenemos de ocupar, de concebir y de patrimonializar nuestras vidas desde los territorios.

Ya sabemos que la memoria es un campo complejo en disputa. ¡Peleemos pues!

Para ello ponemos a vuestra disposición este espacio, recién inaugurado, que busca ser escrito y reescrito de manera colectiva desde los relatos vividos, desde los recuerdos. Desde esos Lugares Comunes de la poesía de Clemente Padin que nos recuerdan a nuestras Memorias Comunes:

El viento sopla 
Los ríos corren 
Las estrellas brillan 
El mundo gira 
El tiempo fluye
Las manos se tienden 
El hambre mata
El trabajo falta 
La vida continúa
Nada cambia. 
Todo cambia
Ellos se aman 
Yo soy

Sobre este blog
Memorias Comunes son puntos de vista al interior de las memorias colectivas. Una apuesta por ofrecer una mirada crítica sobre cómo construir las narrativas del pasado sabiendo que todo pasa, todo cambia, nada queda. Excepto nuestros recuerdos, lo que recordamos y no queremos olvidar. Con este espacio buscamos (re)conocer como se están produciendo los discursos de la memoria pero también producir nuevos relatos que respondan a la necesidad de otras narrativas, de otros modos de expresarnos, de relacionarnos y de perdurar. Es la posibilidad de explorar qué son las memorias, entendiendo este espacio de reflexión en su dimensión transformadora y de resistencia con la cual nos vinculamos. En definitiva es un encuentro con la memoria viva, compartida y producida en común.
Ver todas las entradas
0 Comentarios
Sobre este blog
Memorias Comunes son puntos de vista al interior de las memorias colectivas. Una apuesta por ofrecer una mirada crítica sobre cómo construir las narrativas del pasado sabiendo que todo pasa, todo cambia, nada queda. Excepto nuestros recuerdos, lo que recordamos y no queremos olvidar. Con este espacio buscamos (re)conocer como se están produciendo los discursos de la memoria pero también producir nuevos relatos que respondan a la necesidad de otras narrativas, de otros modos de expresarnos, de relacionarnos y de perdurar. Es la posibilidad de explorar qué son las memorias, entendiendo este espacio de reflexión en su dimensión transformadora y de resistencia con la cual nos vinculamos. En definitiva es un encuentro con la memoria viva, compartida y producida en común.
Ver todas las entradas

Destacadas

Industria
Amazon, a la conquista de los barrios obreros de la margen izquierda

La multinacional estadounidense prepara su desembarco en la vieja Babcock & Wilcox de Trapagaran con un modelo que bajo el pretexto de la creación de puestos de trabajo altera el consumo local además de las numerosas críticas sobre sus condiciones laborales

América Latina
Cómo repartirse el pastel de las nuevas infraestructuras en América Latina

La CAF -Banco de Desarrollo Regional de América Latina- da una conferencia en Madrid con la intención de promover las Alianzas o Partenariados Público Privados (APP o PPP) entre gobiernos y multinacionales. Estos modelos son ampliamente criticados por el coste final que supone para los gobiernos.

Tren de alta velocidad
La Rioja Alta contra el caramelo del progreso del AVE
La construcción de la vía férrea arrasaría, si llega a aprobarse, más de mil hectáreas de cultivos para ahorrar diez minutos de viaje.
Educación
Educación de clase

La educación concertada sigue ganando peso en el sistema educativo actual, aupada por la inversión pública.

Últimas

Transporte aéreo
El negocio de las aerolíneas gracias a las subvenciones de los vuelos

Varios colectivos critican que el incremento en la subvención a los vuelos a Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla es un “chollo” para las aerolíneas a costa de consumidores y contribuyentes.

Fronteras
Miles de activistas se manifiestan en Ventimiglia por la libertad de movimiento

Miles de personas se dieron cita en Ventimiglia, en una manifestación organizada por el movimiento Progetto20K bajo el lema “Ventimiglia Cittá Aperta”.

Casa Real
Reyes, capitalismo y un tren a La Meca
Cenas de lujo en palacios, viajes de reyes acompañados de empresarios, sobrecostes y comisiones millonarias son solo algunas de las etapas sombrías de la construcción del AVE a la Meca.