Memoria histórica
La memoria alicantina que escapa de los campos nazis

Al menos 188 alicantinos fueron deportados y más de un centenar murieron en los campos de concentración del nazismo entre 1941 y 1945. Ante la falta de iniciativa de las instituciones, algunos familiares, investigadores y colectivos trabajan para recordar lo que sucedió y para honrar la memoria de quienes fueron represaliados por sus ideales.

Mauthausen
Republicanos españoles fotografiados días después de la liberación de Mauthausen. Imagen de Francesc Boix.
23 ene 2020 07:00
Casi 10.000 españoles, 9.328 hombres y mujeres según los últimos datos, fueron deportados a campos de concentración nazis entre 1940 y 1945. Se calcula que unos 5.200 murieron cuando estaban recluidos. Entre las víctimas mortales constan 119 alicantinos. Ninguna comarca se libró de la deportación: hay registrados 33 deportados de l’Alcoià, 33 del Baix Segura, 32 del Vinalopó Mitjà, 30 de l’Alacantí, 19 del Baix Vinalopó, 18 de la Marina Alta, nueve de la Marina Baixa, ocho del Comtat, cinco del Alt Vinalopó e incluso uno de la isla de Tabarca. Un total de 188 personas deportadas. Aunque en el contexto de los deportados españoles el de Mauthausen es el campo de concentración más conocido, fue en Gusen donde se registra la mayor parte de las muertes. En el caso de quienes procedían de la provincia de Alicante, 103 de los fallecimientos sucedieron allí, frente a los diez que se registraron en Mauthausen y los dos que constan en Buchenwald.

En su mayoría, los internos en campos nazis eran hombres republicanos jóvenes que se exiliaron a Francia en 1939 ante la inminente victoria del bando sublevado, y que fueron internados en campos al sur del país. Cuando el gobierno francés presionó para atajar la situación, los republicanos refugiados corrieron diferentes destinos: retorno forzoso, separación familiar y alistamiento en unidades militares francesas. Decenas de miles de españoles se unieron a las Compañías de Trabajadores Extranjeros (CTE) y fueron llevados al norte del país. En 1940, cuando la Alemania nazi atacó Francia, los soldados republicanos se encontraron en medio de una guerra. Aproximadamente 5.000 murieron en los combates; otros fueron capturados por los alemanes y enviados a campos de prisioneros —stalags— para terminar siendo conducidos, en su mayoría, a Mauthausen. 

Una perspectiva local

Aquiles Rubio es profesor de instituto. Su interés por la memoria histórica y la aparición de estudios comarcales sobre la deportación le animó a hacer lo propio con la comarca de l’Alacantí. En un futuro le gustaría dar forma a todo el material que consiga y hacer un mapa de la deportación alicantina, pero considera importante colectivizar los resultados que va obteniendo. En su página Deportados de l’Alacantí a campos nazis comparte todo aquello referente a la historia de los alicantinos y alicantinas que pasaron por campos de concentración.

Rubio estudia la trayectoria de esas personas —desde la II República hasta su muerte o liberación— e intenta conocer sus contextos familiares. Lo hace para “entender lo profundo de la represión, que es que la deportación no solo afecta a la persona, pues la familia también queda golpeada”, explica. El profesor ha podido saber, por ejemplo, que en la Vega Baja más del 30% de los deportados tenían hermanos en las cárceles de Alicante: “La represión fascista arrasó en esta comarca, donde también hay dos familias con hijos fusilados”, añade. La deportación, defiende, “no es algo alejado de nuestra realidad; no es solo algo de judíos, Europa central o Polonia, sino que también afectó a vecinos, a gente muy próxima a nosotros”.

En la Vega Baja más del 30% de los deportados tenían hermanos en las cárceles de Alicante: “La represión fascista arrasó en esta comarca, donde también hay dos familias con hijos fusilados”, explica Rubio

El de Antonio Ballesta es uno de estos nombres. Este alicantino, nacido en Albatera y criado en el barrio de San Blas, era miembro de la Guardia Nacional Republicana y pasó por varios lugares de la geografía española antes de tener que exiliarse a Francia por la victoria del bando franquista. Ballesta sobrevivió a los campos nazis —falleció en 2013 con la edad de 102 años— y pudo dar testimonio. Cuando se exilió comenzó colaborando con el gobierno francés en el levantamiento de barracones y la construcción del campo de refugiados. Poco después, como tantos otros españoles, ingresó en las Compañías de Trabajadores Extranjeros y fue enviado a la línea Maginot —una muralla de defensa construida por Francia en su frontera con Alemania e Italia— para construir trincheras y búnkeres.

En junio de 1940 llegaron los alemanes y el propio Antonio Ballesta contaba en 2008 a la asociación cultural Alicante Vivo lo que sucedió entonces: “Nos dijeron que los franceses nos habían dejado caer y que no teníamos nada”, así que les ordenaron subir a un tren por el cual llegarían a Suiza, donde fueron rechazados. Tuvieron que volver a Francia. Después de trabajar un tiempo en un pequeño pueblo como albañil, los alemanes reunieron a los españoles en Belfort, donde estuvieron unos pocos meses trabajando en cuarteles bombardeados. “Dicen que el Gobierno alemán preguntó a Franco qué hacer con ellos y que él contestó que no eran españoles”, contextualiza Juan José Ballesta, sobrino del superviviente.

La responsabilidad del Gobierno franquista en el destino de los miles de republicanos españoles que fueron apresados por las fuerzas nazis queda evidenciada en varios documentos. La declaración como “apátridas” de estas personas está explicitada en cartas enviadas por el ministro de Asuntos Exteriores Ramón Serrano Súñer entre 1940 y 1942 al Gobierno alemán, en las que se recomendaba también que dispusieran de la vida de estos españoles. “Querían que nos pasaran por la chimenea”, resumió Antonio Ballesta.

Crímenes del franquismo
La caja negra del asesinato de españoles en el campo de Mauthausen

El Gobierno español ha autorizado la publicación del nombre de las víctimas españolas de uno de los peores campos de concentración del régimen nazi. La decisión se toma una década después de que el Ejecutivo socialista de Zapatero dificultara la investigación penal contra criminales de guerra nazis.


Adrián Blas Mínguez, delegado de la Amical de Mauthausen en el País Valencià, puntualiza la responsabilidad que también tuvo el gobierno francés en el destino de estos españoles: “Antes de preguntarle a Franco, en el contexto del acuerdo de paz entre Alemania y Francia, los alemanes le preguntaron al mariscal Pétain qué hacer con los españoles que estaban en los stalags”, explica. “El mariscal determinó que todos los que estaban allí no pertenecían al Ejército francés, a pesar de que las Compañías de Trabajo militarizadas estaban integradas en el Ejército”. Si el mariscal Pétain hubiera dado otra respuesta a los alemanes, concluye Mínguez, “los españoles habrían quedado libres como quedaron los franceses”.

Las condiciones de los presos en campos de concentración son de sobra conocidas. “Mi tío volvió con menos de 40 kilos”, resume Juan José Ballesta. El testimonio de los supervivientes ha permitido conocer la realidad de los republicanos españoles en Mauthausen: el trabajo físico, las hambrunas y el frío, las condiciones inhumanas, los castigos físicos constantes… “Los españoles fueron utilizados como esclavos: es el concepto adecuado para definir una realidad en la que tienes a personas encerradas trabajando en esas condiciones”, resume su sobrino, Juan José Ballesta.

La suerte y la perspicacia ayudaron a Ballesta a librarse de la muerte. Él iba a ser trasladado a Gusen pero acordó con uno de sus compañeros del campo, Rafael Millà, intercambiar sus identidades para seguir en el mismo lugar que sus correspondientes mejores amigos, pero sin conocer la suerte que corrían quienes acababan en Gusen. El nombre que aparece en los archivos de Gusen es el de Antonio Ballesta, pero en realidad se trataba de Rafael Millà: “Millà fallece y mis abuelos reciben una carta de la Cruz Roja anunciando que mi tío había muerto. Mi familia no se enteró de que estaba vivo hasta más tarde”, cuenta su sobrino. 

La deportación alicantina

La de Antonio Ballesta es solo una de las historias particulares de la deportación alicantina. Hay muchas más. Como la de José Pastor Sirvent, conocido con el sobrenombre de ‘Pastoret’, llegó a Mauthausen en abril de 1941 con 24 años y no solo integró el famoso Kommando César, sino que pasó a ser uno de los capos de este grupo. Otra historia es la de José Jornet Navarro, que sobrevivió a los campos y que contaba en una entrevista publicada en Canelobre que la solidaridad y la unión siempre funcionó entre los alicantinos: “[Cuando] yo me encargaba de repartir la comida y se sabía que iba a sobrar algo (...) empezaban a cantar por lo bajo ‘a la llum de les fogueres, que abaniquen les palmeres’ para ablandarme (...)”. Jornet añadía que solo se apuntaban voluntarios cuando había algo que robar para comer: “Luego se mezclaba con el rancho y se repartía entre todos”.También Antonio Ballesta sobrevivió. Su sobrino, Juan José Ballesta, lo achaca a su perspicacia: “Él era albañil pero dijeron que hacían falta torneros y él aprendió sobre la marcha. Mi tío decía que lo importante era serles útil”. 

Francisco Aura Boronat, último superviviente valenciano de los campos de concentración nazis, falleció en noviembre de 2018. Este alcoyano dedicó sus últimos años a divulgar su experiencia en Mauthausen. El listado de víctimas que publicó el BOE en agosto recogía, entre otros, a nueve ilicitanos —Antonio Agulló, José Campello, José García, Francisco Gómez, Jaime Martínez, Pascual Martínez, Antonio Rizo y José Tomás Brotons— y a tres crevillentinos —Eleuterio Aznar, Manuel Pons y Antonio Quesada—. También de tres habla la canción de La Gossa Sorda, pero realmente los de Pego fueron cinco: Vicent Sendra, José Server, Pascual Franqueza, Andrés Sendra y Carlos Sendra. Entre los alicantinos que fueron a parar a otros campos de concentración están los eldenses José Revert Sánchez, cuyo destino fue el campo de Neuengamme —cerca de Munich— y el de Manuel José Albert Cantó, recluido en Hinzert; así como el oriolano Antonio Rodríguez, que murió tres días antes de que el campo de Ravensbrück, donde se encontraba, fuera liberado.

También hubo mujeres deportadas, unas 200 según los archivos, aunque se especula que podría haber el doble

Algo tienen en común todos estos nombres y otros tantos no mencionados: son hombres. Pero también hubo mujeres deportadas, unas 200 según los archivos, aunque se especula que podría haber el doble: “Muchas provienen de Catalunya y eran miembros de la Resistencia”, contextualiza Rubio. El profesor explica que la mayoría son capturadas en 1944: “Vienen de la guerra y tienen una politización mucho mayor que la de los hombres. Son llevadas fundamentalmente a Ravensbrück como presas políticas y puestas a trabajar, sobre todo, en la industria de guerra”.

Sobre sus condiciones en el campo de concentración, si bien el tipo de trabajo no era tan exigente como el de las canteras, Adrián Blas Mínguez, delegado de Amical de Mauthausen en País Valencià, recuerda las declaraciones de Neus Català: “Cuando le pregunté qué hacían las mujeres cuando tenían el periodo en el campo de Ravensbrück, si podían asearse, me respondió: ‘El tiempo que estuve en Ravensbrück jamás tuve la regla’. Creo que con eso podemos hacernos una idea de cómo vivían”. 

Una de las deportadas alicantinas de las que hay constancia es Marita Pomares Monleón. Mercé Núñez, que también sobrevivió a los campos nazis, la menciona en su libro El carretó dels gossos: “Le gastábamos bromas por su manía de hablar con fruición, como saboreándolo, del arroz con costra. No sé a cuántas mujeres del campo, de todas las nacionalidades, debió de dar la Marita su fabulosa receta”.

La herencia

“No parece haber particularidades en el caso de los alicantinos con respecto a la deportación republicana, pero habría que hacer más estudios y comparaciones para afirmarlo rotundamente”, apunta Aquiles Rubio. La ausencia de investigaciones académicas en el campo de la deportación a nivel autonómico es algo que critica el docente: “En el País Valencià no ha habido ninguna aproximación a la deportación republicana, quienes estamos investigando lo hacemos fuera del ámbito académico”.

Rubio lo achaca a un desinterés, pero matiza que en los últimos años las fuentes documentales son mucho más accesibles. “Mi percepción es que la Academia le tiene fobia a la historia oral. Creo que el hecho de que los testimonios orales fueran hasta hace poco el fundamento de este trabajo no ha ayudado”, resume. Mínguez añade que “los nazis lo quemaban todo, si no fuera por lo que nos han contado los supervivientes sería muy difícil saber muchas cosas”. 

Más allá del ámbito académico, el esfuerzo de las instituciones por abordar esta parte de la memoria histórica es visto como algo muy irregular: “Lo común es que exista algún monumento o placa, pero nunca por iniciativa propia de las instituciones: siempre es alguna asociación, algún familiar o grupo de personas quienes se documentan, trabajan la propuesta y la trasladan al Ayuntamiento —explica Rubio—, y no se aporta mucha financiación en este ámbito”. Mínguez es más optimista en este punto: “Las instituciones valencianas se han volcado, desde hace años se destinan unas subvenciones para que los institutos puedan ir a Mauthausen”, explica. La Generalitat y algunos ayuntamientos aportan esta financiación, con la incorporación este año de las diputaciones de Castellón y Valencia. La de Alicante, en cambio, no participa en la iniciativa. 

Aquiles Rubio señala que, “aunque la deportación sea un tema menos incómodo de abordar porque coloca la responsabilidad última fuera del país —en los nazis—, todo lo que sea hacer un reconocimiento a la República y a la Guerra Civil va a ser difícil de asumir por una parte”. Sin embargo, resume, “no es la memoria por la memoria, sino el recuerdo y la reivindicación de los ideales por los que lucharon esas personas”. En este sentido, Mínguez explica que “había perfiles muy diferentes, pero a todos ellos les unía una palabra: eran republicanos”.

“Mi tío abuelo era republicano, pero era antigorra y anticonflicto. Me gustaría que se le recordara como alguien inocente, luchador, equitativo y que buscaba siempre la tolerancia y el respeto; y que murió por ser así”. El tío abuelo de Carol Sanguino también fue deportado a campos de concentración nazis. Antonio Llovet Ocaña no era alicantino —nació en Cádiz—, pero gran parte de su familia vivía en Guardamar.

sanguino deportado
Antonio Llovet Ocaña en uno de los retratos que conserva su familia

Él falleció a los pocos meses, supuestamente en Mauthausen, pero más tarde descubrieron que fue en el Castillo de Hartheim, donde los nazis experimentaban con los represaliados: “Mi tío abuelo enfermó porque la situación en los campos era lamentable. Se lo llevaron a ese castillo y estuvieron probando con él”, resume. Carol Sanguino fue a visitar Mauthausen, donde se encuentran los restos de su tío abuelo, en el verano de 2017: “Me quedé en paz cuando fui, sentí que estaba cerrando un dolor y un círculo familiar, y me duele por todas las personas que no han podido hacerlo todavía y por aquellas que nunca podrán”. 

Para Sanguino, no es una cuestión de política, sino de humanidad. “Esto va sobre valores, y no se nos puede olvidar que estamos hablando de un dictador y un asesino”, resume. Ella es firme defensora del perdón: “Mucha de la gente que mató en los campos también era víctima del sistema, que era el verdadero culpable”. Adrián Blas Mínguez defiende esta postura: “Los deportados me enseñaron tres cosas: a no odiar, a no politizar y a no olvidar”. Sobre este último aspecto, Rubio incide en la importancia de tomar la iniciativa: “Han pasado 44 años desde la muerte de Franco y muchas instituciones no han hecho nada. Creo que no hay que esperar más, que las personas organizadas y sensibles han de dar el paso, porque detrás vendrán las instituciones”.

Educar para la memoria

La Amical se fundó en 1962 para agrupar a los deportados, amigos y familiares de supervivientes y fallecidos, pero Mínguez tiene claro cuál es la misión del colectivo ahora: “Hacer llegar a la juventud el tema de la deportación y que no caiga en el olvido nunca”. Para ello realizan actividades de divulgación y organizan excursiones de estudiantes de Secundaria al campo de concentración. “Mi visita a Mauthausen fue casi casual, yo había ido a Austria de vacaciones con unos amigos y con mis hijas. Fueron los más jóvenes del grupo los que propusieron ir allí —explica Sanguino—, eso me alegró mucho y me pareció muy importante”.

“Con todo lo que está ocurriendo en Europa con la extrema derecha, esto es importantísimo, porque el problema no es que quieran eliminar la memoria histórica, es que quieren reescribir la historia”, defiende Mínguez

Aquiles Rubio trabaja con sus estudiantes el tema de la deportación: “Los campos de concentración son una excusa para abordar los derechos humanos y los valores de igualdad, justicia y solidaridad”, apunta. “Yo espero que las barbaridades nazis no se vuelvan a repetir, pero en estos momentos hay lugares en el mundo que se parecen mucho a aquello si quitas las cámaras de gas y los hornos crematorios”, reflexiona Mínguez. “Con todo lo que está ocurriendo en Europa con la extrema derecha, esto es importantísimo, porque el problema no es que quieran eliminar la memoria histórica, es que quieren reescribir la historia”, añade. Por ello defiende que en el sistema educativo tendría que ser obligatorio abordar la memoria histórica en su totalidad: “Con todos mis respetos hacia todos los profesores, no se puede depender de que a un profesor le guste esto o no para poder dar una charla”.

Memoria histórica
Entrevista a ‘El Quico’, guerrillero antifranquista
El Quico fue guerrillero antifranquista y actualmente se define como “guerrillero contra el olvido”, pues utiliza su propia memoria para desenterrar la colectiva.

Sanguino pone en valor la forma en la que esa parte de su historia y de la historia le fue explicada, especialmente por parte de su tío, José Antonio Sanguino: “Siempre nos lo han compartido con mucha normalidad y sin ira, nunca conocí a mi tío abuelo pero lo siento como si lo hubiera hecho”, resume. “Cuando te haces mayor te das cuenta de lo que te han enseñado y de cómo lo han hecho, y entonces lo valoras todavía más”. 

La familia de Antonio Llovet tiene un grupo cerrado en una red social donde publican todo lo que tiene que ver con él. Cuando estaba en Mauthausen, Sanguino utilizó la herramienta cibernética para compartir fotos, vídeos y sensaciones. Ella repasa de un rápido vistazo los álbumes: hay fotos de las cartas de su tío abuelo, retratos e instantáneas familiares. La idea de crear ese grupo fue de su padre: “Comenta todas las fotos que se comparten contando algún detalle sobre mi tío abuelo. Dice que es la mejor herencia que puede dejarnos”.

Relacionadas

Desobediencia
Holocausto y noviolencia
Muchas veces perdemos el sentido profundo que tiene la noviolencia: la resistencia civil, que propone una estrategia política para evitar que se vuelva a caer en las trampas que los totalitaristas puedan imponer a la sociedad.
Memoria histórica
De la Maternidad de Elne a los campos de concentración extremeños
En Extremadura aún quedan sitios que no acaban de ser reconocidos como lugares de memoria, a pesar de que ya existe una ley autonómica al respecto.
Alemania
La extrema derecha alemana se abre a pactar con Merkel

Mientras el partido socialdemócrata elige directiva crítica con la gran coalición, los ultras de AfD mandan globos sonda al partido de Merkel para asumir responsabilidades de gobierno.

0 Comentarios

Destacadas

Coronavirus
Afrontar el covid19 lejos de las grandes ciudades

La crisis del coronavirus pone en evidencia las carencias en infraestructura y personal sanitario de la España vaciada y muestra la importancia de la función preventiva de la atención primaria. 

Coronavirus
Libera tu Wifi: iniciativas para que todo el alumnado pueda ‘ir’ a la escuela on-line

Las clases no han parado durante la pandemia y entre el 10 y el 12% de los y las estudiantes no acceden a las plataformas. Iniciativas ciudadanas como ‘Liberad a Wifi’ luchan por alcanzar un acceso universal a la red. Mientras, las comunidades ofrecen dispositivos, en algunos casos insuficientes, como denuncian las organizaciones.

La semana política
Nenúfares

Los datos del paro elevan la campaña contra la gestión del Gobierno. Por medio de la intoxicación en Twitter y WhatsApp se extiende una caza del chivo expiatorio cuyo fin es la caída del Gobierno de coalición. La semana termina con una situación límite en el sistema sanitario, que registra más de 800 muertes cada día.

Coronavirus
“Tuvo que llegar una pandemia para visibilizar a las personas sin hogar”
¿Qué pasa con quien no tiene hogar? El coronavirus puede servir para conocer y cambiar las condiciones en las que viven las personas más empobrecidas.
Movimientos sociales
Instantes de una década de movilizaciones

El periodista audiovisual Juan Zarza lleva desde 2011 retratando las movilizaciones sociales acaecidas en Madrid. Ahora añade la pluma a la imagen y lanza Sombras Blandas, un volumen en el que realiza un recorrido “no idealizado” sobre la eclosión social en la capital del Estado desde el 15M. Recogemos cinco instantes del libro.

Coronavirus
El declive de la sanidad venía de lejos

Es necesario tener muy presente que las políticas económicas llevadas a cabo desde la creación de la zona euro y, muy especialmente, desde el estallido del crack financiero han maltratado de manera sistemática a los sistemas de salud pública.

Últimas

Coronavirus
Guayaquil, 'colonial' virus
Analizamos el trasfondo colonial que esconde la catástrofe humanitaria que se está viviendo en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil.
Coronavirus
Uno de cada cuatro españoles dispone de menos de 30m² para vivir el confinamiento

La encuesta de hogares del INE arroja una panorámica de cómo se está viviendo el aislamiento en el país: el 28% de viviendas dispone de menos de 30m² por ocupante, y una de cada cuatro familias españolas pasa el confinamiento en espacios de menos de 75m². También preocupan los datos de quienes viven solas: cuatro de cada diez son mayores de 65 años, la mayoría mujeres.

Coronavirus
¿Prólogo al ecofascismo?

Si aceptamos este momento como un acto fundacional en lugar de crear un clima destituyente e impugnador, seguramente estaremos aceptando participar en un acontecimiento que con toda facilidad va a ser utilizado como analogía positiva para desarrollos autoritarios.