Memoria histórica
La batalla que se libró en el Ebro (y se perdió en Munich)

Hoy, 25 de julio, es el aniversario de la ofensiva republicana que pudo cambiar el destino de la Guerra Civil.

Batalla del Ebro 7
Memorial de les Camposines, La Fatarella. Álvaro Minguito

Es historiador.


publicado
2019-07-25 16:27

25 de julio de 1938. Medianoche. Protegido por la oscuridad de una noche sin luna, el Ejército Popular de la República española lanza una ofensiva sorpresa en la margen derecha del río Ebro. Los soldados de la República cruzan las aguas con barcas y puentes, adentrándose en territorio enemigo. Desde la localidad zaragozana de Mequineza hasta Amposta, en la provincia de Tarragona, las tropas republicanas logran establecer una nueva línea de frente de más de 60 kilómetros de longitud.

Provisto de mejor material bélico, mayor disciplina y organización que en anteriores operaciones, el Ejército Popular, con el apoyo de los últimos brigadistas internacionales, logra asestar un inesperado golpe al Ejército franquista y lanzar un mensaje a la comunidad internacional: ni la República se ha rendido ni la suerte de la guerra está aún decidida.

Una batalla en dos frentes

Desde el primer momento, el Gobierno de la República concibe la ofensiva del Ebro como una batalla con dos frentes. Uno militar, cuidadosamente planificado por parte del general Vicente Rojo, jefe del Estado Mayor republicano y arquitecto del nuevo Ejército Popular. Militar de carrera fiel a la República, ha sido en la academia militar de Toledo el profesor de muchos de los oficiales rebeldes que ahora combate. El otro frente es el diplomático. La ofensiva es concebida por el presidente del Gobierno, Juan Negrín, como una demostración de fuerza ante la comunidad internacional en un momento en que toda Europa da por vencedor a Franco.

Batalla del Ebro 10

Para el historiador Fernando Hernández Sánchez, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid y coautor, junto a Ángel Viñas, de El desplome de la República, “a partir de la pérdida de Teruel todas las operaciones militares de la República tienen el mismo objetivo: forzar una mediación internacional que ponga fin a la guerra de la mejor forma posible”. Para Hérnandez Sánchez, “Negrín es consciente de que la guerra no se puede ganar en el campo de batalla, y que la única salida pasa por acumular fuerza para negociar en las mejores condiciones posibles un armisticio con Franco supervisado por Francia y Gran Bretaña”. Una paz justa basada en los 13 puntos propuestos por el líder socialista en abril de 1938.

Una batalla encarnizada

Llegados al verano de 1938, con la España republicana partida en dos mitades tras la ofensiva de Aragón y la llegada de las tropas franquistas al Mediterráneo, el derrotismo se ha generalizado en las filas republicanas, empezando por el propio presidente de la República, Manuel Azaña, que convencido de la imposibilidad de ganar la guerra ya había tanteado a espaldas del presidente del Gobierno la posibilidad de una rendición republicana. También una parte de los nacionalistas catalanes volverían a especular con la posibilidad de lograr una paz separada de Catalunya que convirtiera al territorio catalán en una suerte de Estado independiente y desmilitarizado, protegido por Francia y Gran Bretaña. Algo que, en opinión de Xosé Manoel Núñez Seixas, catedrático de historia contemporánea de la Universidad de Santiago de Compostela, tenía más de fantasía que de realidad, puesto que “ni Francia ni Gran Bretaña estaban interesadas en romper España y generar un Estado independiente tan propenso a la revolución como Catalunya, en un lugar tan sensible como el Mediterráneo”.

Batalla del Ebro 8
Trincheras de retaguardia en Les Devees. Álvaro Minguito

La ofensiva del Ebro tendría, pues, también un sentido político de cara al interior del bando antifascista: elevar la moral de la España republicana. Como afirma Núnez Seixas, la Batalla del Ebro sería la última que las tropas republicanas librarían “casa a casa, posición por posición, obligando a las tropas de Franco a emplearse a fondo y perder un número muy grande de vidas”. El periodista Jorge Martínez Reverte explica en su libro La batalla del Ebro que el avance inicial sobre las tropas sublevadas dispararía la euforia en el bando republicano, poco acostumbrado a ganar y que, por primera vez en mucho tiempo, vislumbraba otra vez la posibilidad de vencer. Los primeros días de la ofensiva también pondrían de manifiesto la mejora militar de la España republicana con la formación del Ejército Popular, en el que se habían fusionado las antiguas milicias de partidos y sindicatos con los militares profesionales que, como Rojo, habían permanecido leales al orden constitucional.

A principios de agosto, Franco, que se ha desplazado personalmente al terreno, lanza una contraofensiva. Si bien las tropas franquistas frenan medio mes de avance republicano y logran recuperar terreno perdido, se encuentran con una resistencia republicana mucho más dura de lo esperado. Los combates bajo el duro calor de agosto son encarnizados. El Ejército Popular es ahora una maquinaria de guerra mucho más disciplinada, mejor entrenada, armada y organizada, que logra resistir con contundencia a los rebeldes en la sierra de Pandols y los valles rocosos de la Tierra Alta tarraconense, una zona que, en palabras del sociólogo Pedro García Bilbao, “resulta fácil de defender y muy difícil de atacar”.

Batalla del Ebro 2
Ruinas de Corbera d'Ebre. Álvaro Minguito

Según García Bilbao, profesor en la cátedra de seguridad y defensa de la Universidad Rey Juan Carlos, si Franco opta por el enfrentamiento directo con las tropas republicanas en un terreno tan desfavorable, no es tanto por una cuestión estrictamente militar, sino más bien de carácter personal, ya que “tanto sus generales como los militares alemanes le habían recomendado olvidarse del Ejército del Ebro y atacar Catalunya por el norte, mucho más desprotegida”. En palabras de este investigador “si no les hace caso es por una cuestión de orgullo herido y porque desprecia profundamente la vida de sus hombres”.

Más de 6.500 soldados de Franco van a morir en unos durísimos combates que podía haber evitado con una rápida ofensiva en el río Segre, al sur de los Pirineos. Para este estudioso de la historia militar, el general Rojo, que “conocía bien la psicología de Franco”, buscaría esta reacción y no se sorprendería con la apuesta de Franco por dar una batalla frontal en lugar de buscar “una maniobra más elegante”. La controvertida decisión franquista sería funcional a los intereses del Gobierno de Negrín: prolongar la guerra y ganar tiempo para lograr un cambio de la política exterior francobritánica con respecto a España.

Batalla del Ebro 1
Ruinas e impactos en el pueblo viejo de Corbera d’Ebre. Álvaro Minguito

Una batalla mitologizada

Hérnandez Sánchez señala que la batalla se convertirá muy pronto en un símbolo y mito del heroísmo y de la resistencia republicana “inmortalizada en canciones como ‘El Paso del Ebro’ o ‘Si me quieres escribir’”. El historiador señala el papel destacado de los comunistas del Ejército del Ebro y de las Brigadas Internacionales en los combates: “Asumieron las posiciones más expuestas, en primera línea de frente y con un considerable sacrificio de vidas”. Más de 10.000 combatientes republicanos van a perder la vida en los casi cuatro meses que dura la Batalla del Ebro. 

Hernández explica que, para resistir la dura contraofensiva franquista, con medios militares y tecnológicos muy superiores, la República se verá obligada a movilizar todos los recursos humanos disponibles, “no solo la llamada Quinta del Biberón, más conocida y formada por críos y adolescentes, sino también la menos conocida Quinta del Saco, formada por reclutas muy mayores”. En su libro Fuera el Invasor. Nacionalismo y movilización bélica en la Guerra Civil, Núñez Seixas expone que la movilización de estos y otros reclutas forzados para prolongar la guerra, muchos de ellos escasamente politizados o identificados con las izquierdas, acentúa en el bando republicano la tendencia a rebajar el discurso bélico a mensajes propagandísticos más sencillos, menos ideológicos y más épicos y nacionalistas, que presentan la contienda fundamentalmente como una nueva guerra de independencia frente a los invasores, la Alemania nazi y la Italia fascista, y los traidores a España que han vendido la patria a las potencias fascistas: Franco y los sublevados. 

Batalla del Ebro 3
Memorial de les Camposines, La Fatarella. Álvaro Minguito

La batalla de Munich

En septiembre el frente está estancado y la crisis checoslovaca, motivada por la injerencia de Hitler en el país centroeuropeo, parece que puede hacer cambiar de actitud a Francia y Gran Bretaña con respecto a la República española. Hitler, que se prepara para una nueva guerra internacional, disminuye los envíos de armamento a Franco priorizando el abastecimiento de su propio ejército. Si Francia y Gran Bretaña frenan la pretensión de Hitler de anexionar a su III Reich los Sudetes, el norte de Checoslovaquia, de habla alemana, puede estallar un conflicto mundial que ponga a la República en el bando francobritánico. García Bilbao sostiene que se abre entonces “una ventana de oportunidad en el frente diplomático que Negrín quiere aprovechar y para la que necesita mantener la impresión de que la República no se va a desmoronar rápidamente y que aún puede aguantar tiempo”.

Sin embargo, los partidarios de parar los pies a Hitler son minoría en la diplomacia europea, frente a los defensores de la llamada política de apaciguamiento: rehuir el enfrentamiento con Hitler y permitir su expansión hacia el centro y este de Europa, cercando a la URSS. En la Conferencia de Munich, celebrada el 30 de septiembre de 1938, Francia e Inglaterra dan la espalda a la democracia checoslovaca, y con ello también a la española, cediendo a las pretensiones territoriales de Hitler en Centroeuropa.

Batalla del Ebro 6
Centro de interpretación 115 Dies, en Corbera. Álvaro Minguito

En octubre, los franquistas reanudaban la ofensiva en el Ebro. A principios de noviembre, el Ejército Popular daba la orden de retirada, consciente de que ya no tenía ningún sentido prolongar el sacrificio de vidas. “La victoria en la Batalla del Ebro sería el paso del Rubicón franquista. Franco sabía que ya podía aspirar a una victoria total, sin necesidad de negociar nada con el otro bando”, afirma Núñez Seixas. Concluía, junto con la defensa de Madrid, el mayor episodio de resistencia de la España republicana. Y es que, como recuerda Pedro García Bilbao, “el Ejército Popular, con muchos menos medios humanos y materiales, aguantaría más tiempo en la Batalla del Ebro que todo el ejército francés en la invasión alemana de mayo de 1940”. Tras la retirada de noviembre, la guerra estaba sentenciada, la moral republicana hundida y la unidad política de los antifascistas definitivamente rota.

Relacionadas

Franquismo
As dúas Marías na loucura franquista
As dúas irmás de Compostela retaron o Franquismo con cor e alegría. Chamáronas “tolas”, pero a tolería estaba ao seu redor.
Guerra civil
Federico García Lorca, rojo y maricón
En un ejercicio de revisionismo histórico consciente, algunos especialistas lorquianos se empeñan en desligar la implicación política y la orientación sexual del poeta, de las causas de su asesinato
Memoria histórica
Las partidas de Ojén

Sobre la participación libertaria en las partidas guerrilleras procedentes del pueblo malacitano de Ojén, y su actuación en Sierra Blanca.

1 Comentario
#37670 8:51 27/7/2019

Honor y recuerdo.
Viva el Ejército del Ebro!
Viva el EPR!
Viva la República!

Responder
6
0

Destacadas

Movimiento antiglobalización
El pacifismo vence al miedo en la contracumbre del G7

Más de 15.000 personas han acudido a la contracumbre del G7 para protestar ante la visita de altos mandatarios internacionales como Donald Trump o Angela Merkel.

Portugal
Costa se arriesga a nuevas huelgas a poco más de un mes de las elecciones generales de Portugal

El Sindicato Nacional de Motoristas de Matérias Peligrosas, que puso en jaque al país durante la huelga que convocó a mediados de agosto no cuenta con el apoyo de los partidos de izquierda ni los sindicatos. Sus transportistas, no obstante, amenazan con parar el país y tienen mecanismos para hacer escuchar sus reivindicaciones.

Derecho a la ciudad
Seguridad y urbanismo, el relato perdido de las izquierdas

Un reciente estudio ha puesto de manifiesto las diferencias de criterio a la hora de medir los efectos de la gentrificación. En esta divergencia subyace un debate ideológico. La existencia de alternativas o límites a la gentrificación no se ha traducido en políticas concretas en ciudades como Madrid. La derecha y las promotoras siguen teniendo la sartén por el mango.

Ciencia
De aquellos datos, estas conclusiones

Entre científicos, la controversia sobre qué estadística es la “correcta” sigue a día de hoy. Cuál se usa en distintos campos tiene mucho que ver con la costumbre.

Junta de Extremadura
Fruta podrida
Atanasio Naranjo es el presidente de Afruex (la patronal de la fruta). La cabeza visible de un emporio económico, Tany Nature, levantado sobre la explotación de los trabajadores, la ruina de miles de pequeños campesinos y el trato de favor constante de la Junta.

Últimas

Ecofeminismo
¿Por qué molesta Greta Thunberg?
Asististimos una virulenta reacción contra Greta Thunberg que ignora deliberadamente el espacio Fridays for Future, niega el cambio climático y tiene su buena dosis de machismo