Fronteras
Lecciones desde Lesbos

Las desesperadas escenas que llegan desde las islas del mar Egeo sirven ahora para lanzar un recordatorio, enunciado por Hannah Arendt en 1943: el refugiado es el sujeto político más relevante de nuestro tiempo.

Campo refugiados moria
Moria, el mayor campo de refugiados de Europa, donde se hacinan miles de personas que no pueden conseguir asilo ni volver a su país. Berta Camprubí

Politólogo, jurista y estudiante de Humanidades en la Universidad Carlos III de Madrid @corrooch

9 mar 2020 11:18

“La tolerancia está siempre del lado de ‘la razón del más fuerte’; es una marca suplementaria de soberanía; es la cara amable de la soberanía que dice, desde sus alturas, al otro; yo te dejo vivir, tú no eres insoportable, yo te abro un lugar en mi casa, pero no lo olvides: yo estoy en mi casa…”

Autoinmunidad: suicidios simbólicos y reales, Jacques Derrida

Las imágenes que llegan de Lesbos, Quíos y Samos son estremecedoras: pantallazos de una decadencia críptica, flashazos de la decrepitud de un continente y de toda una idea de concebirlo y organizarlo. Nuestra inmunidad a la hora de digerir y procesar dichas escenas escabrosas constituye ya una evidencia que va desde las fotografías de Robert Capa hasta la estampa del pequeño Aylan Kurdi ahogado en la orilla de una playa turca. Este cóctel de insensibilidad absoluta tuvo como principal escenografía en las pasadas semanas a la frontera entre Grecia y Turquía, aderezado además por el protagonismo de la extrema derecha y la inacción criminal de los dirigentes de la Unión Europea.

La imagen de Von der Leyen, Charles Michel y demás cabecillas de la Comisión Europea acompañando al primer ministro griego en su misión de apoyar y congratular al elenco de guardias costeros por la acción de represión ejercida en la frontera fue el culmen del esperpento. Quizá las élites europeas consideran que el drama humanitario se limitaba precisamente a eso, a funcionarios de frontera extenuados por su labor represiva. ¿Sobre los ataques continuados a las oenegés, las acciones de acoso y derribo a las embarcaciones llenas de refugiados o la negativa estructural de Mitsotakis a considerar el derecho de asilo? Nada. Absolutamente nada. Cero.

Fronteras
Crónicas del espanto

Hay muchas formas de ocultar o negar la humanidad del otro: todas están siendo aplicadas magistralmente en estos tiempos. Una deshumanización sistémica, programática, está configurando lo que se viene. 

Las desesperadas escenas que llegan desde las islas del mar Egeo sirven ahora para lanzar un recordatorio, enunciado por Hannah Arendt en un breve artículo de 1943 y repetido por Giorgio Agamben medio siglo más tarde: el refugiado es el sujeto político más relevante de nuestro tiempo. Es más, el refugiado constituye el sujeto político más representativo de la actualidad. Sí, en efecto. Todos aquellos hombres, mujeres y niños agredidos e insultados a escasos metros de la frontera griega no representan casos meramente individuales, no; son parte del fenómeno de masas más tristemente relevante de los tiempos que corren. Si Arendt los consideró “la avant-garde de su gente”, el filósofo italiano va más allá y los considera como la única figura imaginable hoy en día. Y así es. Lo son.

 Lejos de ser labor exclusiva de oenegés y asociaciones humanitarias, el drama del refugiado debería ser el drama de una izquierda que se muestre digna de tal nombre

A partir de esta consideración nada baladí se configura otra arquitectura de sentido: de esta forma, las imágenes del hostigamiento organizado y de la complacencia activa del mismo por parte de las élites europeas pasan de ser motivo de feroz indignación para ser la representación más fidedigna de las dinámicas sobre las que deberían poner el foco el conjunto de las izquierdas. Lejos de ser labor exclusiva de oenegés y asociaciones humanitarias, el drama del refugiado debería ser el drama de una izquierda que se muestre digna de tal nombre. Entre muchas otras cosas, esto muestra la paradoja y vaguedad del rojipardismo: olvidar la cuestión más crucial de nuestro tiempo, cruzada por el género, la clase y la raza, para posar denuncias vagas llenas de estupidez y paranoia.

Más allá de concentrar la atención en la figura del refugiado, son otras tantas las cuestiones a reconsiderar. Jacques Derrida, defensor de una política que colocase en el centro la hospitalidad y no la hostilidad, contrapone a este respecto la lógica de la invitación — entendida como un ‘yo te acojo en mi casa si tú te adaptas a mis normas— con la lógica de la visitación. Es esta última la que posee un auténtico potencial emancipador en su seno. Desde una lógica de la visitación y de la hospitalidad que exceda la lógica del cálculo económico, la mal llamada crisis de los refugiados se concibe a partir de una denominación más fiel: una auténtica crisis de valores europeos. Europa es un pasado que no se debe repetir y un pasado que se repite, y es la sombra de ese vicio cíclico el que se proyecta estos días en las playas de Lesbos.

Colocar al refugiado en el centro de los proyectos con vocación emancipatoria significa reformular la proyección de ese otro y, por ende, repensar la identidad propia y la dirección de la Europa realmente existente

Es ese mismo pasado el que llevó a pensadores como Jürgen Habermas a proponer conceptos como el del ‘patriotismo constitucional’, una intentona de crear un sentido de pertenencia europeo a partir del apego a los valores de comunidad, solidaridad o respeto de la diferencia. Esa idea, la del un patriotismo de los valores, yace también en la serpenteante costa de Lesbos, enterrada por aquellos que colaboraron en la engañosa ficción de llevarla a flote. La hipocresía es el grado mínimo de la moralidad, no cabe duda.

Colocar al refugiado en el centro de los proyectos con vocación emancipatoria significa reformular la proyección de ese otro y, por ende, repensar la identidad propia y la dirección de la Europa realmente existente. Colocar al refugiado en el centro de un pensamiento crítico con voluntad de embarrarse en la praxis implica acoger la interdependencia de las lógicas globalizantes desde una perspectiva radical y humanizadora. Colocar al refugiado en el centro de las consideraciones y debates en el seno de las izquierdas globales supone resignificar las prácticas y discursos de una tradición política que ha perdido el Norte intentando ignorar al Sur.

En el contexto de una Unión Europea enfangada en una pulsión de repliegue, situar al refugiado en el vértice de nuestras preocupaciones es el primer paso para comprender la magnitud de la escala del problema que enfrentamos. Rechazar la excepcionalidad de las crisis de llegada de refugiados y asumirlas como procesos estructurales y normalizados en la tónica del siglo XXI es empezar a entender lo que está por llegar: el despliegue incontrolado de las consecuencias que el cambio climático todavía está por traer (y ya está trayendo). En ese sentido, no hay sujeto político que sufre más descarnadamente las realidades del ‘estado de excepción permanente’ en el que vivimos que el refugiado. Y no, no hay sujeto político más potente que el de la refugiada climática, figura que condensa desde el feminismo y el ecologismo las mayores tragedias y retos del presente, tanto desde la lógica geopolítica como en el plano del sentido.

Los confines de mar y tierra que nos separan de Turquía se han convertido en la necrópolis de los valores fundacionales del proyecto europeo

Se trataría entonces de hacer converger a Vandana Shiva, a Étienne Balibar y a otros tantos pensadores para entender la total complexión del problema. Europa, en sí misma una frontera, ha perdido su pluralismo constitutivo y se ha dejado el respeto a los Derechos Humanos por el camino. La frontera, como entidad política, se sitúa ahí donde la hacen pasar los poderes públicos: los confines de mar y tierra que nos separan de Turquía se han convertido en la necrópolis de los valores fundacionales del proyecto europeo. Es por ello que ser plenamente conscientes de la centralidad de la figura del refugiado ayuda a conducir la rabia e indignación hacia la articulación de un pensamiento político volcado en la identificación lúcida del problema y en el posibilismo de la transformación.

Siguiendo las palabras de Derrida una vez más, se trata de poner en alza el sentido de la visitación y condenar con todo el empeño posible las dinámicas de hostilidad institucional que exceden y alientan la violencia a pie de calle de la extrema derecha. La labor del pensamiento crítico es esencial para encarar esta crucial tarea, y es a través de esa labor por la que se debe consolidar un fondo común de la experiencia humana que haga de la refugiada su referencia y portavoza.

El esperpento de Lesbos, auténtico páramo de hospitalidad, debe servir justamente para eso: aceptar la revolución epistemológica que conlleva centrar nuestros esfuerzos prácticos y teóricos en la estampa de la refugiada que escapa del horror y se topa con la deshumanización hostil de una Europa desahuciada en sus aspiraciones de erigirse como potencia moral. El mundo ya está constituido, pero no lo está nunca del todo — como diría Merleau-Ponty— y es precisamente esa pequeña fisura la que debe animar a empujar al máximo los esfuerzos de un pensamiento crítico digno de tal nombre. Todas esas vidas a la deriva en el Egeo lo merecen.

Sobre este blog
El blog de luchas sociales a lo largo del planeta, conflictos internacionales y propuestas desde abajo para cambiar el mundo. El Salto no comparte necesariamente las opiniones volcadas en este espacio.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Fronteras
Europa adquiere drones israelíes para vigilar a quienes intentan cruzar el Mediterráneo

El Observatorio de Derechos humanos de la red Euro-Mediterránea cifra en 59 millones la cuantía de los contratos de compra de drones militares a empresas israelíes para la vigilancia en el mar de migrantes y solicitantes de asilo. Podemos (grupo GUE/NGL) registró ayer 2 de junio una pregunta a la Comisión Europea sobre estas adquisiciones.

Migración
Los barcos de rescate humanitario exigen a Italia que ponga fin al bloqueo

Mientras el mar Mediterráneo continúa sin barcos civiles de rescate humanitario, el Kurdi y el Aita Mari llevan más de tres semanas paralizados por la Guardia Costera italiana, que alega “deficiencias técnicas” y no permite zarpar a los buques. 

CETI
Imed Soltani: “Nadie sabe que Europa mata migrantes porque se controlan los medios de comunicación”

La iniciativa #RegularizaciónYa, junto a otros organismos y grupos, han logrado visibilizar la huelga de hambre de los internos del CETI de Melilla a pesar del silencio de los grandes medios de comunicación. Imed Soltani es presidente de la asociación tunecina La Terre pour Tous, que ha convocado en los últimos meses varias manifestaciones en Túnez para apoyar a sus connacionales en su petición del traslado a la península.

0 Comentarios
Sobre este blog
El blog de luchas sociales a lo largo del planeta, conflictos internacionales y propuestas desde abajo para cambiar el mundo. El Salto no comparte necesariamente las opiniones volcadas en este espacio.
Ver todas las entradas

Destacadas

Educación
Propuestas para una vuelta al cole 100% presencial
Colaboración con ayuntamientos para la cesión de espacios o grupos mixtos son algunas de las propuestas de las AMPA. La enseñanza online no garantiza el derecho fundamental a la educación.
Explotación laboral
Los trabajadores de Lidl van a la huelga el 4 de junio

Fracasa la negociación y los trabajadores de la cadena de supermercados Lidl van a la huelga este 4 de junio en todo el Estado salvo el País Vasco. Los sindicatos acusan a la empresa de no cumplir con el acuerdo firmado al inicio del estado de alarma.

Camareras de piso
Las camareras de piso ganan el juicio contra el Grand Hotel de Barcelona

Una sentencia ha declarado nulo el despido, hace más de un año, de una camarera de piso que trabajaba en el Grand Hotel Central de Barcelona y que fue despedida tras unirse al sindicato de Las Kellys Catalunya al conocer que se quería externalizar la plantilla. El tribunal concreta que el hotel deberá readmitirla. 

Crisis climática
El BCE inyecta 7.600 millones en combustibles fósiles en plena pandemia

Solo con las inyecciones de capital en siete empresas, el Banco Central Europeo ha contribuido a la emisión de 11,2 millones de toneladas de CO2  entre mediados de marzo y mediados de mayo.

Fronteras
Europa adquiere drones israelíes para vigilar a quienes intentan cruzar el Mediterráneo

El Observatorio de Derechos humanos de la red Euro-Mediterránea cifra en 59 millones la cuantía de los contratos de compra de drones militares a empresas israelíes para la vigilancia en el mar de migrantes y solicitantes de asilo. Podemos (grupo GUE/NGL) registró ayer 2 de junio una pregunta a la Comisión Europea sobre estas adquisiciones.

Coronavirus
Enfermeras de Urgencias denuncian que les han negado mascarillas FFP2
Enfermeras y auxiliares del madrileño Hospital del Henares denuncian que el pasado domingo la supervisora de guardia les negó material de protección.
Humor
Moderado

Nueva entrega del cuaderno de bitácora de una pandemia que Mauro Entrialgo está haciendo para El Salto.

Sanidad pública
Crece el descontento entre el personal sanitario en Catalunya por la falta de recursos y los recortes
Trabajadores sanitarios vuelven a manifestarse en las puertas de hospitales de toda Catalunya para revertir los recortes realizados durante la anterior crisis y defender la financiación de la sanidad pública.
Coronavirus
Suecia, el país que no confinó: los pros y los contras de no dejar reinar al miedo

En todo momento, entre un 20% y un 30% de las camas de cuidados intensivos han permanecido sin ocupar. Esta capacidad de absorber el primer impacto de la enfermedad en el sistema público de salud ha contribuido a que en Suecia no haya reinado el miedo tras no aplicar medidas restrictivas de confinamiento.

Últimas

Coronavirus
Más seguridad, orden y libertad

Necesitamos más seguridad, muchísima más de la que tenemos. Pero no necesita la misma seguridad quien se manifiesta en coche junto a Vox, quien corta la Meridiana o quien intenta utilizar un billete de 20 dólares falso como George Floyd.