Memoria histórica
Para Hildegart Rodríguez, las órdenes religiosas eran en 1932 parásitos sociales

Esta era la opinión de la escritora feminista meses antes de ser asesinada a los 19 años por su madre, que la quiso hacer paradigma y enseña de la mujer.

La fallecida Hildegart Rodríguez con el impacto de los disparos hechos por su madre
La fallecida Hildegart Rodríguez con el impacto de los disparos hechos por su madre

www.diariodelaire.com


publicado
2019-12-02 09:37

Desde el mes de octubre de 2014 la Biblioteca Nacional de España (BNE) ofrece a sus lectores la obra digital de Hildegart, cuyo nombre real era Carmen Rodríguez Carballeira (1914-1933), una de las personalidades sin duda más singulares de la historia del feminismo en España. Fue concebida y educada por su madre como modelo de la nueva mujer autosuficiente.

Se dice que Hildegart escribía a los tres años y que a los ocho hablaba seis idiomas. Licenciada en Derecho a los 17, fue militante del Partido Socialista primero y del Partido Federal después. Denunció el tráfico de influencias y la impudicia en las élites del primero de los partidos, criticando que se convirtiera en un organismo viejo y burocratizado que al apartarse del marxismo no representaba a la clase obrera y sus ansias transformadoras: “Los que no somos profesionales de la política y no necesitamos, por ende, el encasillamiento de un partido, porque tenemos actividades profesionales que ocupan y absorben nuestro tiempo; los que no somos profesionales del arribismo gubernamental, porque podemos vivir independientemente, podemos permitirnos el lujo de proporcionarnos la más grande satisfacción de nuestra vida: decir la verdad, lo mismo a los de arriba que a los de abajo”.

En 1932, su nombre empezaba a gozar de cierto reconocimiento internacional, pero -como quiero recordar aquí- su corta vida acabaría violentamente poco después, al ser asesinada en el mes de junio del año siguiente por su propia madre por alejarse de la imagen que esta había querido modelar según el patrón que tenía establecido. Aurora Rodríguez Carballeira le disparó a la joven de 19 años tres tiros en la cabeza y uno en el corazón mientras Carmen dormía. El suceso tuvo una extraordinaria e impactante repercusión mediática. "Como el escultor descontento de su obra, hace pedazos el molde", tituló el diario Heraldo de Madrid a toda página, con portadas en todas las grandes cabeceras.

Feminista a ultranza, Hildegart mantuvo una posición muy avanzada en la época sobre conceptos tales como la educación sexual, el control de la natalidad, la esterilización y el divorcio, y además conocía perfectamente lo que se estaba haciendo sobre estos temas en otros países. Opinaba que la eugenesia, “nexo entre el medio, la herencia y la educación”, es la clave para conseguir una sociedad más justa e igualitaria, como lo manifiesta en su obra El problema eugénico: puntos de vista de una mujer moderna. Sus otros escritos fueron de los más avanzados en el feminismo español: La rebeldía sexual de la juventud, La educación sexual, La revolución sexual, La limitación de la prole, Sexo y amor, Malthusismo y neomalthusismo, El control de la natalidad, Cómo se curan y cómo se evitan las enfermedades venéreas, etc.

Su preparación y formación, además del conocimiento de idiomas, le facilitó mantener contacto epistolar con grandes intelectuales de su tiempo, de la talla del novelista y filósofo británico H. G. Wells o el sexólogo y activista británico Havelock Ellis, además de con el escritor y pensador español Gregorio Marañón, de quien se confesaba deudora en muchos de sus escritos y con el que fundó la Liga para la Reforma Sexual Española, un movimiento en pro de la emancipación femenina. Obviamente, también en el ámbito sexual, con los mismos derechos que el varón a gozar de su sexualidad, si bien la severa vigilancia de su madre se lo impidiera, pues para Aurora el amor era el peor enemigo de la mujer, así como “el placer animal de la carne”. Havelock Ellis llamó por eso a Hildegart “la virgen roja”. Quizá un primer amor fue el motivo por el que Hildegart acabó siendo asesinada por su madre.

La vida de la joven no puede entenderse sin conocer la historia de su madre, que concibió la idea de educar excepcionalmente a su hija con el fin de convertirla en el paradigma y enseña del sexo femenino. Para ello ejerció un férreo control sobre todos los actos de Hildegart desde temprana edad, convirtiéndose en su sombra, y fue precisamente ese deseo de emancipación por parte de Hildegart lo que precipitó el crimen. He ahí la gran paradoja de alguien que creía en la independencia de la mujer y sin embargo no soportó que su propia hija se independizara de ella. Aurora reclamaba el derecho de matar a su hija como lo más natural del mundo, ya que ella y solo ella la había creado. Juzgada y condenada, acabaría sus días en el manicomio madrileño de Ciempozuelos con un diagnóstico de esquizofrenia paranoide. Allí fue donde el psiquiatra asturiano Guillermo Rendueles descubrió en 1987 su historial clínico, sobre el que publicó un artículo muy interesante (¿Olvidar a Aurora-Hildegart?). Aurora Rodríguez falleció en 1956 a la edad de 76 años. “Su ingreso en el manicomio de Ciempozuelos en 1936 –escribe Rendueles- hace que la Guerra Civil sepulte su micro drama en la amnesia colectiva”. Desde ese centro, situado en territorio precozmente franquista, Aurora enviará cartas al general Franco pidiendo su libertad, identificándose con los valores de las tropas sublevadas.


Sobre la corta biografía de Hildegart Rodríguez se hizo una no muy lograda versión cinematográfica bajo la dirección de Fernando Fernán Gómez, "Mi hija Hildegart", que se estrenó en el Festival de San Sebastián de 1977 el primero de la etapa democrática en el que también se dio a conocer Novecento, de Bertolucci. El film se basa en el libro Aurora de sangre. Vida y muerte de Hildegart, escrito por el periodista Eduardo de Guzmán. La historia de madre e hija, redactada por Guzmán y su compañero Ezequiel Endériz, apareció primero publicada por capítulos en el diario anarquista La Tierra, entre el 22 de julio y el 10 de septiembre de 1933. El primero entrevistará también en exclusiva a Aurora Rodríguez un mes y medio después del crimen y cubrirá para su periódico la información del proceso judicial. En el texto, por encima de la crónica negra, el autor nos desvela todo un entramado metafórico sobre la relaciones de dominio, autoridad y poder.

El entierro de Hildegart en Madrid fue multitudinario, como correspondía al gran impacto social que tuvo su muerte. La comitiva discurrió, desde la sede del Círculo Federal en la calle Echegaray -en donde estuvo la capilla ardiente-, por la Carrera de San Jerónimo hasta el Cementerio Civil. Uno de los obituarios más sentidos que se pudieron leer en los periódicos fue el de Federica Montseny, a quien Hildegart admiraba, publicado en la Revista Blanca: “Hay demasiada emoción en mí. Demasiada tristeza para que estas líneas no sean un grito de protesta rabiosa contra el destino, si el destino de esta niña desgraciada, genial y buena había de ser tan horrenda muerte; muerte infligida por el mismo ser que le dio la vida. Contemplo este rostro de rasgos regulares, de belleza personal, equilibrada, sana y tranquila. Junto a este rostro captado por la máquina (fotográfica) en plena salud del cuerpo y del alma, juvenil y risueño, veo el semblante de Hildegart, muerta, agujereado por los tres orificios redondos de las balas, inmóvil, con la boca entreabierta, y también sereno, pues pasó de la vida a la muerte sin despertar de un sueño”. Ya en el cementerio, el escritor y abogado Eduardo Barriobero pronunció un emotivo discurso de despedida. Según la crónica del diario La Libertad, la sepultura de Carmen Rodríguez Carballeira quedó ubicada entre la del escritor republicano anticlerical José Nakens, el histórico director del semanario El Motín, y la escritora feminista Carmen de Burgos (Colombine).