El TEDH sentencia que quemar fotos del rey no incita al odio

Estrasburgo condena a España a indemnizar a dos personas condenadas por quemar una imagen de gran formato de los reyes. Argumenta que la sentencia a 15 meses de cárcel no fue “ni proporcional ni necesaria en una sociedad democrática”.

Quema Imagen Rey Girona
Quema de una imagen de los reyes en Girona, en 2007. Toni Vilches

publicado
2018-03-13 10:47:00

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha decidido por unanimidad que la sentencia a 15 meses de cárcel a Enric Stern Taulats y Jaume Roura Capellera por quemar una imagen de gran tamaño de los reyes supone una violación a la libertad de expresión y condena a España a indemnizarlos con 9.000 euros. 

La Corte, con sede en Estrasburgo, argumenta que el acto que supuestamente cometieron estas dos personas en Girona se enmarca en una crítica política de la institución de la monarquía en general y, en particular, de la monarquía española.

Además, hace notar que se trataba de una de las acciones que se pusieron en marcha para atraer la atención de los medios de comunicación, con la intención de “utilizar cierto grado de provocación para transmitir un mensaje crítico en el marco de la libertad de expresión”. 

La Corte considera que el acto en cuestión no constituye una incitación al odio o a la violencia. Asimismo, sostiene que la sentencia a prisión no ha sido proporcional con el objetivo declarado de proteger la reputación de terceros, ni necesaria en una sociedad democrática.

Los demandantes al tribunal europeo, Enric Stern Taulats y Jaume Roura Capellera, quemaron una imagen del rey y la reina durante una manifestación a favor de la independencia en Girona en 2007, durante una visita oficial del monarca. Por estos hechos fueron condenados a 15 meses de prisión por injurias a la Corona. En la sentencia se contempló la sustitución de la privación de libertad por el pago de una multa de 2.700 euros para cada uno de ellos.

La sentencia fue confirmada por la Audiencia Nacional el 5 de diciembre de 2008 y, cuando se hizo firme, los condenados decidieron pagar la multa al tiempo. A la vez presentaron un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional, órgano que rechazó que la quema de fotos se pudiera incluir dentro del marco de la libertad de expresión.

Leer: Pablo Hasel, condenado a dos años y un día de prisión

Los dos jóvenes condenados decidieron entonces acudir al TEDH, al considerar que la condena suponía una violación de su libertad de expresión y, también, de la libertad de pensamiento, conciencia y religión.

En su resolución, hecha pública hoy, el TEDH argumenta que la quema de la imagen no supone un ataque contra la persona del rey y que no condujo a actos violentos ni desórdenes. El tribunal europeo argumenta que la “performance” de quemar la imagen debe ser interpretada como una expresión simbólica de protesta, por lo que considera que se ha violado el artículo 10 (libertad de expresión) y el 9 (libertad de conciencia y religión).

También a Otegi 

En 2011, Estrasburgo ya condenó a España por vulnerar el derecho a la libertad de expresión de Arnaldo Otegi, condenado por el Tribunal Supremo en 2005 a un año de prisión por haber llamado al Rey “jefe de los torturadores”. La Corte consideró que España debía indemnizar a Otegi con 20.000 euros por daños morales y con 3.000 de costas por infracción del artículo 10 del Convenio Europeo de Derechos Humanos.

En 2008, la Audiencia Nacional resolvió diferentes procesos por “Ataques a la Monarquía”, absolviendo a la mayoría de ellos y condenando a José Antonio Barroso, así como a Enric Stern y Jaume Roura.

2 Comentarios
José Antonio 17:52 13/3/2018

Ya veo que tenemos jueces con tics franquistas.
No se puede llamar la atención contra la jefatura del Estado impuesta por el dictador.
Esta vez es por quemar la foto del rey, pero ?cual será la próxima excusa?

Responder
2
0
#10963 6:55 17/3/2018

para tics franquistas tu nombe "jose antonio"

Responder
0
0

Destacadas

Alimentación
Del sándwich de atún a la porrusalda: cómo cambiar la alimentación de escuelas y hospitales

Las compras públicas de alimentos y la contratación de empresas para comedores determinan la economía de ciudades y comunidades autónomas. Una iniciativa madrileña recoge firmas para que esas compras introduzcan criterios sociales y ecológicos, como ya se están haciendo en experiencias pioneras en Valencia y las Islas Canarias.

Unión Europea
Sabine Lösing: “Hay que transformar la producción armamentística en producción de bienes que beneficien a las sociedades”

Hablamos con Sabine Lösing, la europarlamentaria alemana que ha borrado a España de la lista de países con buenas prácticas en cuanto a la venta de armas a terceros países, después de la decisión del Ejecutivo de Pedro Sánchez de continuar los negocios con la dictadura Saudí a pesar de la catástrofe humanitaria que está provocando en Yemen con armas españolas.

Brexit
La UE y la “soberanía”

Si algo queremos es debilitar la soberanía. Contra Trump y sus apologetas, contra Juncker, no puede haber poder que no sea desafiado, ninguna decisión que no pueda ser sometida a revisión democrática.

Justicia
Una pena de agresión sexual es rebajada porque la víctima hizo teatro en el colegio
La Associació d'Actors i Actrius Professionals Valencians ha empezado una campaña contra esta sentencia por considerarla humillante tanto para la víctima como para las profesionales de la interpretación.
Cine
“Quiero que me enterréis enderezada”

A las mujeres que se les ha enseñado a relacionarse consigo mismas a través de las miradas de los demás, la retirada de esta mirada equivale a una muerte, a entrar en un limbo, y es en ese limbo donde se aparca a las mujeres de mayor edad.

Últimas

Extremadura
Las ayudas sociales y el mercado de trabajo (según la patronal extremeña)
2

Recientemente, representantes muy destacados de organizaciones empresariales han realizado declaraciones públicas relativas a valoraciones sobre las ayudas sociales y sobre la influencia de estas en el interés de los trabajadores y trabajadoras por ocupar puestos de trabajo. Sus propuestas expresan una vez más la insolidaridad de estos sectores sociales acomodados con las capas de la población más empobrecidas.