Independencia de Catalunya
Al sur del Ebro, división y derrota

Hemos pasado de un régimen de democracia otorgada posfranquista a un intento muy contundente de resolver esta crisis imponiendo un modelo liberal-autoritario de Estado.

bandera espana colon
Manifestación 'unionista' en la plaza de Colón de Madrid. Lito Lizana

Ecologista y politólogo

Agroactivista extremeño

publicado
2017-10-26 12:03

Al sur del Ebro, incluso muy al sur, vivimos los acontecimientos actuales de Catalunya con una particular mezcla de inquietud y desazón. Pareciera que hubiéramos ingresado en un tiempo nuevo, más oscuro, que podríamos llamar pospolítico y posdemocrático. Un tiempo en el que la política ya no puede gobernar, y aún menos cambiar, la economía y la historia, y en el que la democracia ha quedado vaciada, neutralizada, reducida a un grosero imperio de la ley.

Hemos pasado de un régimen de democracia otorgada posfranquista, cuya degeneración y corrupción desveló definitivamente el 15M, a un intento muy contundente de resolver esta crisis imponiendo un modelo liberal-autoritario ya indisimulado de Estado. Un modelo de Estado y un modo de gobierno que es una auténtica regresión respecto al del 78, pero que se implementa –en un proceso paulatino que se inició con la reforma del artículo 135 de la Constitución– siguiendo el gusto y hasta el dictado de las oligarquías europeas.

Un modelo que se caracteriza por una peculiar combinación de dureza y debilidad: dureza para proteger 'el mercado' de las tensiones y conflictos de clase y territoriales –pues las élites, al contrario que tantos izquierdistas, entienden perfectamente que están entrelazados–. Debilidad a la hora de proteger a la sociedad de los efectos del mercado mediante políticas sociales y fiscales redistributivas que son cada vez más cosa del pasado. Autoritarismo contra los pueblos y las clases subalternas, servilismo frente a las finanzas y las oligarquías, todo lo que haga falta para que el negocio continúe.

La cuestión catalana ha puesto en evidencia la fractura ideológica e incluso sentimental de todas las izquierdas

Los acontecimientos jurídico-represivos de la cuestión catalana son una demostración de hasta dónde puede llegar esta contrarrevolución neoliberal. Y, sin embargo, tenemos que lamentar que esto no se esté entendiendo al sur del Ebro.

La cuestión catalana ha puesto en evidencia la fractura ideológica e incluso sentimental de todas las izquierdas estatales, de todas las fuerzas políticas y sociales que sólo unos años antes se movilizaban con la aspiración de abrir un proceso constituyente en todo el país. Izquierdas que ahora han abandonado a su suerte el proceso constituyente catalán, llegando incluso en algunos casos a posicionarse del lado de las élites y del centralismo españolista.

Sectores de una izquierda obsoleta y miope que hoy invoca el "internacionalismo" para desautorizar el proceso catalán, como ayer invocaba el europeísmo para aplaudir la entrega de las competencias nacionales en materia económica a instancias como el BCE, La Comisión Europea, etcétera, en un brutal proceso de desdemocratización de la economía política.

Hegemonía total

Al sur del Ebro, incluso muy al sur, hay que reconocer que la hegemonía mediática, cultural y política de las élites ha sido total, asfixiante, de modo que han logrado una apabullante victoria en términos de legitimación popular. Una victoria casi tan apabullante como su derrota moral en Catalunya, y esto va a traer repercusiones electorales de distinto signo a ambas orillas del Ebro. Al sur no parecen muy halagüeñas las expectativas para las fuerzas de izquierda, que se han quedado al margen de la 'Entente' españolista y encima fracturadas.

Pero lo más desazonador es, como dice Manuel Nogueras, “la esforzada inutilidad frente a la tormenta” de las que han intentado empujar en la utópica dirección de un proceso destituyente y solidario aquí. Hemos comprobado que no hay relato alternativo con potencia para sustituir al capitalismo, ni siquiera al rancio centralismo. No hay fuerza para resistir la hostilidad de los mercados y las finanzas, pero es que ni siquiera la hay para imponer un poco de virtud y decoro, un poco de talante democrático, a nuestras élites, a nuestra rancia oligarquía, cuya obstinada estrechez de miras y estulticia cultural ha enconado la cuestión territorial hasta este punto casi catastrófico.

Y por esa carencia total de contrapoder y de influencia cultural de los sectores críticos es por lo que se pueden permitir esta exhibición de fuerza y unidad. Ésta dura actuación ejemplarizante y disciplinaria va encaminada a domesticar o eliminar el independentismo catalán y a enseñarnos claramente a las demás quiénes son los dueños y señores de la constitución material de este país de países y quienes van a seguir siéndolo por todos los medios.

Por esa carencia total de contrapoder y de influencia cultural de los sectores críticos es por lo que se pueden permitir esta exhibición de fuerza

Una exhibición de fuerza y coerción que cuenta con el apoyo entusiástico de una derecha sociológica resentida, extremista y militante que al sur del Ebro ha sido largamente adoctrinada en el desprecio al catalanismo, como uno de esos 'enemigos' externos en torno a los que se construyen adhesiones y consensos gregarios. Una derecha desmelenada que, sin duda, da miedo y que en los espacios rurales empieza a apestar a 'trumpismo'.

Sin embargo lo más lamentable y lo que da verdadera cuenta de la dimensión de nuestra derrota es que las élites cuenten además con el apoyo entusiástico de las cúpulas y bases del PSOE, y que hayan logrado incluso dividir dramáticamente a Podemos, IU, Equo y otras organizaciones para encontrar incluso aquí aliados inesperados pero muy útiles a la hora de legitimar la imposición con mano dura de ésta contrarrevolución conservadora.

En este escenario de desazón y derrota es en el que nos vamos a tener que mover a corto y medio plazo. A expensas de que la situación en Catalunya aún pueda incluso empeorar más. A partir de estos escombros, de los escombros de la democracia del 78, de los escombros de la izquierda, de los escombros del Estado autonómico, de los escombros de los sueños y proyectos del 15M, tendremos que empezar otra vez la nada fácil tarea de resistir esta involución democrática y reconstruir la esperanza y posibilidad de liberación también al sur del Ebro, incluso muy al Sur.

Sobre este blog
Un espacio de encuentro y debate para personas que participan o están en los alrededores de ese difuso cuerpo conocido como Movimientos Sociales.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Rojava
Cuando nos faltan las palabras
Al ver hoy la foto de Erdogan y Sánchez se ha despertado entre nosotras un sentimiento de complicidad que no era entre individuos, sino donde nos reconocíamos como pueblos
Catalunya
El “tema catalán” desde Cataluña: más allá del 10N

Las elecciones del domingo se vivieron con indiferencia en Catalunya, a pesar de que el independentismo salió reforzado del 10-N.

Redadas racistas
Seguridad y democracia, ¿para quién?
En el marco de las protestas por la sentencia del procès, dos personas fueron detenidas por perfil racial y encerradas en el CIE de Zona Franca
8 Comentarios
#30020 24:39 1/2/2019

Vivo en Cataluña y luché contra la dictadura de Franco por la libertad. No tiene usted ni idea de lo que es una dictadura y mucho menos de lo que es y el daño que esta haciendo a la democracia el NaZional Catalanismo.

Responder
0
0
#1718 16:47 27/10/2017

Gracias salto diario por mantener un analisis como este al otro lado del ebro (gracias a esto mantengo la suscripcion jajaja).
Comparto todo pero prefiero ser mas optimista y pensar que de aqui en adelante habra una reaccion de la izquierda y el 15M y una recuperacion del discurso plurinacional y republicano

Responder
1
2
Alain 12:48 27/10/2017

Enhorabuena ,me enorgullece que alguien de mi tierra haga un análisis tan exhaustivo de la situación española y de los detalles exactos .Creo que das en la clave cuando señalas las debilidades internas de la izquierda en las que se apropia en ocasiones el paradigma Apropiación /Violencia ,sobre el de Regulación /Emancipación y se llaga a posiciones sectarias propias de la cerrazón mental más absoluta que tiene problemas para ver aquello que le rodea y se guía muchas veces por la posición que ocupa la persona ,en lugar de ver las propuestas de trabajo para responder las verdaderas necesidades de la zona y así es d triste .Si a esto no se le pone remedio estaremos condenados al peor de los regímenes autoritarios y reaccionarios que mutan a distintas formas de dominación sobre las clases subalternas .

Responder
0
2
#1714 12:35 27/10/2017

Extraordinario!

Responder
0
2
#1713 11:53 27/10/2017

Con el agua no se juega

Responder
1
1
#1704 8:34 27/10/2017

Brillante

Responder
1
2
#1691 25:03 26/10/2017

Hacía tiempo no leía nada tan bueno !

Responder
2
1
Enrique 24:23 26/10/2017

Fantástico análisis, suscribo 100%

Responder
3
2
Sobre este blog
Un espacio de encuentro y debate para personas que participan o están en los alrededores de ese difuso cuerpo conocido como Movimientos Sociales.
Ver todas las entradas

Destacadas

COP25
Los ecologistas cifran en 500.000 personas la asistencia a la Marcha por el Clima

La protesta, acto central del movimiento de contestación a la falta de ambición climática de los líderes globales, busca presionar para que la COP25 termine de cerrar un Acuerdo de París realista que contribuya a frenar la emergencia climática.

COP25
Greta Thunberg, en Madrid: “Necesitamos más activistas climáticos”

La  joven activista sueca, instigadora de las protestas Fridays for Future que hoy se reproducen por todo el planeta, ha pedido a las naciones que se pongan de acuerdo de una vez por todas y cierren un Acuerdo de París ambicioso.

COP25
La sociedad civil se rebela contra la falta de ambición climática en la COP25

Colectivos y asociaciones se organizan para desplazarse a la Marcha por el Clima de Madrid que tendrá lugar este viernes, una protesta que se espera multitudinaria. La Cumbre Social por el Clima reunirá del 7 al 13 de diciembre a los movimientos que cuestionan la agenda oficial de los gobiernos y exigirá una mayor ambición climática a la COP.

Multinacionales
Tour tóxico contra el lavado verde en la Cumbre del Clima

La COP25 ha sido patrocinada por compañías como Endesa o los bancos Santander y BBVA. Son multinacionales que destinan miles de millones de euros cada año a proyectos que están destruyendo la tierra.

Soberanía alimentaria
La alimentación como vínculo con la tierra

La crisis del Mar Menor muestra los extremos que deben alcanzarse para que una sucesión de agresiones llegue a la opinión pública y se tomen medidas.

Cine
‘El cuarto reino’ y los apocalipsis de ahora mismo: de los plásticos y el reciclaje de cosas o personas
‘El cuarto reino’, un inusual documental sobre un centro de recuperación de envases ubicado en Nueva York y las personas que lo frecuentan, recuperadores de residuos que rondan la exclusión social, adquiere un cierto aire de distopía real en los márgenes del delirio productivista.

Últimas

Extrema derecha
El detenido con el mayor arsenal de explosivos caseros hacía apología franquista y propaganda de Vox en redes sociales

La persona detenida en Miranda de Ebro con 17 explosivos de fabricación casera dispuestos para ser utilizados hacía propaganda de la dictadura franquista en un perfil de Facebook que varios vecinos de la localidad burgalesa identifican como gestionado por él. La Guardia Civil considera que, para la investigación, “es irrelevante que el detenido hiciese apología en redes sociales de partidos políticos legales, ya sean de extrema izquierda o extrema derecha”.

América Latina
Arantxa Tirado: “Venezuela es el paradigma de lo que le espera a cualquier gobierno que desafíe al neoliberalismo”

Arantxa Tirado es politóloga y experta en América Latina. Es autora de Venezuela: más allá de mentiras y mitos, un libro con el que quiere romper con las falsas verdades y bulos creados en torno al chavismo y la situación en Venezuela.

Menores migrantes
Desatendidos por la administración y señalados por las derechas

La irresponsabilidad no solo pasa por quienes van a hacer campaña política a un barrio señalando a los menores migrantes como causantes de inseguridad y falta de convivencia, sino que también pasa por quienes durante años han estado estigmatizando a estos menores.

Literatura
Realidades atópicas

Tras ganar una beca de creación literaria, un equipo de once personas ha escrito el primer libro de rol en euskera en el que intentan superar la realidad con disparatada ficción

Medio ambiente
De la "Transición ecológica" ecocida a una ética para este milenio
Las montañas son un refugio sin duda, escenarios que proteger, islas de diversidad. También se han de proteger porque las amenazan proyectos y planes con beneficios lejanos.
COP25
La Marcha por el Clima tomará Madrid y Santiago de Chile este viernes

La protesta, que se prevé masiva, dará inicio a una Cumbre Social por el Clima paralela a la COP25 en la que la sociedad civil se organizará con el fin de presionar a los mandatarios del mundo para que pongan en marcha una mayor ambición climática.

Crisis climática
Saber si estamos dispuestas a intentarlo


No sé si podemos cambiar las cosas. Le dijo.
No podemos. Contestó. No podemos cambiar todo lo que se debería cambiar.
¿Entonces qué?
Se trata solo de saber si estamos dispuestas a intentarlo.