Coronavirus
Diseñando un reinicio

¿Vamos a seguir haciendo lo que nos dé la gana para autocomplacernos, sin considerar las consecuencias? ¿O vamos a volver a aprender a respetar a los demás y a lo que nos rodea?

Escritora, @unbichoinquieto

30 may 2020 05:48

El primer confinamiento global de la historia ha llegado a su fin y volvemos a salir a la calle. Sin embargo, la epidemia sigue su curso. El peligro de causar la muerte a ese 5% de personas más vulnerables ante el covid-19 sigue existiendo. Seguimos siendo responsables de hacer todo lo que podamos para evitar el contagio. Nos movemos entre la prudencia y las ganas de hacer aquello que echamos de menos hacer.

Cada uno de nosotros ha vivido el confinamiento en diversas circunstancias laborales y personales. Salimos de este en diferentes condiciones, con distintos problemas que determinan lo que nos gustaría hacer, cambiar, dejar atrás o conseguir. Muchos sufrirán la desigualdad de recursos para seguir adelante y verán su estado de bienestar e incluso sus vidas amenazados.

Por ellos, espero que se abran debates en todos los sectores que organizan nuestra vida. Por ellos y por nosotros mismos, todos tenemos ahora el deber de cuestionarnos el sistema en el que vivíamos, para corregir lo que hemos visto que no funciona: la distribución de la “riqueza”, la gestión de la “pobreza”, el consumo excesivo, la contaminación descontrolada, el trato de seres vivos como productos y su injustificada explotación; en definitiva, el respeto hacia los ciudadanos, hacia los animales no humanos y hacia el planeta.

Es el momento de hablar de justicia social, de igualdad de derechos y de ecorresponsabilidad. Como bien plantea Florent Marcellesi en su artículo No rescatar el ayer; invertir en el mañana, podemos actuar “con valentía ante la encrucijada histórica en la que nos encontramos, pueden aprovechar las enormes ayudas previstas al servicio de una gran transición ecológica y justa, que marcará los próximos decenios”. Ese “pueden” se refiere a todos los mandatarios del mundo que tienen en estos momentos las riendas de los sistemas económicos y legislativos y van a decidir hacia donde seguiremos. No será el azar, no será un algoritmo, ni un mercado quienes elijan; serán personas las que nos empujen hacia una u otra dirección.

¿Nos dejaremos cegar por vuelos baratos, olvidando otros lugares y otras formas más sostenibles de expandir nuestro mundo y experiencias?

Aunque tal vez seamos nosotros quienes marquemos el rumbo. A nivel individual, nos hemos convertido en agentes activos que como consumidores tenemos más poder que nunca para intervenir en la transformación del mundo. Tras el parón empresarial y la reducción de nuestras compras, antes de recuperar nuestro ritmo de vida, deberíamos preguntarnos si vamos a seguir consumiendo lo mismo y haciendo lo mismo, en la misma medida, cueste lo que cueste.

Por ejemplo, ¿nuestra alimentación seguirá incluyendo tanta carne innecesaria como antes? ¿Queremos que siga existiendo la ganadería intensiva? Deberíamos reducir el consumo de carne y preocuparnos por su origen. El método de explotación en el que se basa la industria cárnica actual es un peligro para la salud y la vida de todos los seres vivos del planeta; ya que tener hacinados a miles de animales facilita la transmisión de virus entre ellos y a humanos causando zoonosis, como el SARS de 2002 y el covid-19 de hoy.

Tal vez sea hora de reconocer la tortura y el maltrato que sufren millones de animales, cada segundo en todo el mundo, para obedecer a caprichos humanos. Hay otras formas de llevar una alimentación equilibrada y no es necesario, ni saludable, ni sostenible comer carne todos los días. Si alguien tiene dudas y quiere indagar, puede comenzar leyendo el artículo Carcinogenicidad del consumo de carne roja y de la carne procesada y Obesidad y diabetes, una plaga lenta pero devastadora, de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Por otro lado, ¿mantendremos nuestros hábitos? Como viajar a tantos lugares como nos sea posible por ocio o trabajo. ¿Nos dejaremos cegar por vuelos baratos, olvidando otros lugares y otras formas más sostenibles de expandir nuestro mundo y experiencias? Me pregunto si seguiremos siendo esclavos de nuestra comodidad. Es decir, ¿seguiremos pidiendo comida a domicilio a pesar de saber que las condiciones de trabajo de los repartidores son inaceptables?

El método de explotación en el que se basa la industria cárnica actual es un peligro para la salud y la vida de todos los seres vivos del planeta

Vayamos un paso más lejos. ¿Acaso no vamos a exigir de una vez explicaciones por la infracción de los derechos humanos? ¿No vamos a discutir la manera de acabar con la “economía sumergida”? ¿No vamos a ocuparnos de los inmigrantes, cuyas vidas penden de un hilo de esperanza que nosotros mismos les dimos en algún momento? ¿No vamos a debatir la contratación obligatoria para cualquier servicio?

Estas últimas cuestiones me acompañan desde que vi el documental Manger autrement, de la cadena francoalemana Arte. Está disponible en francés con subtítulos y nos muestra la realidad de los invisibles, que merecen dejar de serlo. Sin ir más lejos, en el sur de España se sigue explotando a los llamados “temporeros”. Se recoge a personas en la calle, cada día las mismas o diferentes, se las traslada a invernaderos para que trabajen todo el día en condiciones nefastas para su salud, sin protección, y se les da 10 euros al final del día. ¿Cómo poner fin a este delito? Tal vez este es uno de nuestros límites como consumidores y agentes activos, ya que hay tantas empresas involucradas en esta práctica ilegal que quizá no podamos boicotearlas a todas.

Sin embargo, los medios podemos actuar. El periodismo tiene más influencia que nunca para implicarse en la redefinición de este nuevo mundo. Tenemos el deber moral de recordar lecciones del pasado y de seguir denunciando lo que sucede. Dar visibilidad a los olvidados, poner el foco en los delitos, atrocidades e injusticias que ocurren es ahora imprescindible. Crear debate, fomentar la opinión, ofrecer pensamientos para la reflexión y presentar información veraz y contrastada debe ser nuestra principal línea de acción. Señalar y poner nombre a los problemas es el primer paso para poder encontrar soluciones.

La publicidad también tiene un papel protagonista en este reinicio de un nuevo orden de las cosas. ¿Asumirá su ecorresponsabilidad? ¿Nos invitará a consumir de manera más sostenible? ¿Se promocionarán los productos locales? ¿Se optará por productos de buena calidad que duren a lo largo del tiempo? ¿O volverán a hacernos creer que necesitamos ponernos un perfume en el cuello o maquillarnos para ser irresistibles? ¿O que teniendo un deportivo somos superiores al resto de mortales? ¿Seguirán incitándonos a comprar el nuevo teléfono de 300 euros cada año, a pesar de que el antiguo todavía funciona perfectamente?

Los medios podemos actuar. El periodismo tiene más influencia que nunca para implicarse en la redefinición de este nuevo mundo

Quiero creer que este panorama de reflexiones está vivo. No obstante, al salir a la calle es otro panorama el que me encuentro. Las personas parecen obsesionadas con volver a tomarse una cerveza y una tapa de chorizo ibérico en una terraza. Su preocupación parece ser la planificación de sus vacaciones (viajando lejos si es posible, como de costumbre). Y lo peor es que muchos medios se hacen eco de esto y realmente parece que nadie está cavilando, sino dejándose arrastrar por lo que le apetece. Algunos no hacen más que mostrarnos a la gente infringiendo las normas de desconfinamiento, intentando justificar la “necesidad” de evasión.

Lo único que puedo decir es que solo hay un mundo. Dejemos de ser ingenuos. Las decisiones que tomemos, aunque decidamos intentar seguir viviendo como antes, traerán consecuencias. No importa lo que hagamos o no hagamos. Todo va a cambiar. Desaparecerán puestos de trabajo, habrá recortes, subirán los impuestos, crecerá el paro; o surgirán nuevos empleos, veremos ideas revolucionarias como la renta básica universal o la proliferación de la filantropía. La única cuestión es si actuaremos para elegir o dejaremos que nos impongan lo que algunos consideren mejor para nosotros.

¿Realmente no queremos corregir lo que no funcionaba? ¿Vamos a seguir haciendo lo que nos dé la gana para autocomplacernos, sin considerar las consecuencias? ¿O vamos a volver a aprender a respetar a los demás y a lo que nos rodea? Todos queremos perder estas inquietudes de vista y divertirnos, pero no deberíamos dejar pasar la oportunidad que tenemos delante. Nadie quiere ser responsable de nada, pero todos lo somos, queramos o no.

Sobre este blog
Un espacio de encuentro y debate para personas que participan o están en los alrededores de ese difuso cuerpo conocido como Movimientos Sociales.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Coronavirus
Posibles intereses del gobierno con el Covid-19
No se puede controlar el COVID-19 al 100%, la falta de cumplimiento de protocolos y hacer confiar al turismo y a toda la población que todo está bien
Sanidad pública
Médicos MIR confirman que irán a la huelga en Madrid
Personal sanitario en formación comenzarán un paro el 13 de julio ante la “nula intención” de la Consejería de Sanidad de negociar un convenio.
Coronavirus
La sorprendente conexión entre nuestros hábitos de consumo y las epidemias

Los mercados influyen sobre los sistemas que conllevan un riesgo de pandemia desde la antiquísima malaria hasta la covid-19. Esto es lo que podemos hacer al respecto.


1 Comentario
#62050 7:34 30/5/2020

el coronavirus comunista

Responder
0
0
Sobre este blog
Un espacio de encuentro y debate para personas que participan o están en los alrededores de ese difuso cuerpo conocido como Movimientos Sociales.
Ver todas las entradas

Destacadas

Corrupción
La otra cara del PNV
El Gobierno vasco cerró la legislatura con el derrumbe del vertedero de Zaldibar, que puso en entredicho su gestión de los residuos.
La semana política
Unidad, unidad, unidad

El acuerdo social del pasado viernes muestra el empeño del PSOE por ganar tiempo antes de plantear reformas que limiten el beneficio privado. Los llamamientos a la unidad entre los estados miembro de la Unión Europea tampoco abordan la cuestión fundamental de la redistribución.

Radios libres
Interferencias y ruido blanco en el 100.0 de la FM tras la desaparición de Radio ELA

Radio ELA cesó su emisión en enero de 2020, poniendo fin a una historia de 35 años de radio libre en Madrid. Repasando su historia, algunos de sus hitos revelan muchas de las problemáticas actuales que siguen afectando a las radios libres y comunitarias del Estado español, una de las excepciones represivas en el panorama comunicativo europeo.

Crisis climática
El aumento de la explotación forestal pone en riesgo los objetivos climáticos de la UE

Entre 2016 y 2018, el área dedicada al aprovechamiento forestal ha aumentado un 49% en comparación con el período 2011-15, según un estudio del Centro Común de Investigación de la Comisión Europea.

Fiscalidad
Cuando el (no)pragmatismo no te deja ver la justicia fiscal

El criterio puramente pragmático es vital a la hora de gobernar un Estado tan diverso como España, sí, mas no puede usarse como bula para justificar incumplimientos del programa, sobre todo en algo tan escandaloso como el impuesto a la riqueza.

Últimas

Promociones
Disfruta del verano con El Salto
Del 1 de julio al 31 de agosto, suscríbete a El Salto y llévate un cuaderno de diversión de la editorial Alma.
Educación
Amenaza de huelga educativa en Madrid

Sindicatos y colectivos de la enseñanza urgen a la Comunidad de Madrid a planificar el curso escolar y a dotar a las instituciones públicas de más personal, espacios y recursos. Anuncian movilizaciones e incluso huelga en septiembre si la Administración no responde.