Reforma o revolución: Müntzer contra Lutero

A finales del siglo XVI, un ejército de campesinos se unió a Thomas Müntzer para buscar un verdadero cambio social en las regiones en que triunfó la Reforma.


publicado
2017-12-31 07:00:00

A principios del siglo XVI, la Reforma provocó, en las regiones en las que triunfó, una profunda transformación de las relaciones de producción feudales, aunque cuidando con prudencia las jerarquías económicas. Los campesinos alemanes habían depositado muchas esperanzas en la nueva moral emancipadora que pregonaba el joven Martín Lutero. Pero la realidad es que se vieron privados de derechos consuetudinarios protectores y entendieron rápidamente que la sociedad de pequeños propietarios que Lutero les prometía no era más que un espejismo.

En cuanto los bienes del clero regular fueron confiscados, y las antiguas servidumbres abolidas, los príncipes protestantes impusieron al campesinado un nuevo avasallamiento, aún más implacable. Pues la nueva religión del norte de Europa era ante todo la religión del trabajo y la explotación. En adelante, el cristiano, según Lutero, únicamente se debía su salvación a sí mismo, por un acto de fe individual que lo ligaba a Dios como por contrato, pero con el yugo de una sociedad autoritaria regulada por un código moral rígido.

Para Lutero, la Iglesia reformada debía continuar unida al Estado y seguir siendo una policía de las almas. Confrontado a la vindicta de Roma, se había aliado con varios príncipes alemanes (Alemania estaba en aquel momento troceada en innumerables principados y ducados, constituyendo el santo imperio germánico), oportunamente convertidos a sus doctrinas, pues estaban deseosos de emanciparse de la tutela del papa y del emperador –según el principio “de tal soberano, tal religión”– para poder exprimir mejor a su propia población.

En sus inicios, la Reforma, que se había beneficiado tanto de la propagación de la imprenta, liberó por breve tiempo la palabra indócil y permitió a los agitadores milenaristas –largo tiempo confinados en la clandestinidad– expresarse públicamente. Pero sus ideas amenazaban de subversión a la Reforma misma: aspiraban a volver a las tradiciones igualitarias de los primeros cristianos, en los tiempos en los que la Iglesia de las catacumbas era una fuerza de emancipación que maldecía a los ricos y preconizaba el reparto de los bienes. La mayoría eran anabaptistas, es decir, opuestos al bautizo antes de la edad de razón. No se preocupaban por el emperador o los príncipes, por el papa o por Lutero, pues rechazaban someterse a cualquier poder. Planeaban instaurar una economía de tipo comunitario y autárquico. Al contrario que Lutero o Calvino, esos disidentes buscaban su salvación en la comunión permanente más que en la expiación permanente.

A ojos de la posteridad, el más célebre de esos predicadores radicales es Thomas Müntzer. En 1520, con 30 años, ese discípulo de Lutero fue nombrado predicador en Zwickau. La producción textil, principal actividad de esa ciudad sajona, estaba en crisis. Numerosos tejedores estaban en paro y se adherían en masa a las sectas milenaristas que prometían los fuegos del Apocalipsis para los curas, los nobles y los ricos mercaderes.

Müntzer denunció en sus sermones las torpezas y la hipocresía de los franciscanos locales, y tuvo que ceder su púlpito. Convertido en pastor de la parroquia popular de Sainte-Katherine, se convirtió en apóstol de los miserables y de los analfabetos. Mezclando ciertas doctrinas milenaristas con su luteranismo exacerbado, llamaba claramente a una revolución social. Lutero, que tenía otros proyectos bien distintos, le retiró su apoyo y, en la primavera de 1521, el consejo de la ciudad desterró a Müntzer.

Se marchó a Praga y rezó en las iglesias de la ciudad. En sus exhortaciones, desmesuradas y groseras hasta la extravagancia, pretendía haber sido designado por Dios para dirigir la lucha final que debería permitir el advenimiento del reino milenario de justicia y de paz sobre la Tierra. Antes de abandonar Praga, colocó en las puertas de las principales iglesias de la ciudad un curioso manifiesto que llamaba a la revuelta total contra la Iglesia de Roma.

Su errancia lo llevó a Allstedt, pequeño burgo de Sajonia donde consiguió un empleo de pastor. Sus arengas hicieron pronto de él el predicador más popular de la región. Miles de personas afluían desde lejos para escucharlo pregonar el gran cambio. Puso en marcha una sociedad secreta armada, la Liga de los Elegidos. Multiplicó los panfletos, cada vez más sediciosos e injuriosos, y publicó un violento ataque ad hominem contra Lutero, calificado de “carne sin espíritu que se pega la buena vida en Wittenberg”.

El elector de Sajonia, él mismo luterano, envió a Allstedt a su hermano y a otros dignatarios de su corte. Ante este areópago de poderosos, Müntzer profetizó una guerra inminente entre el demonio y la Liga de los Elegidos. Anunció una nueva Reforma, esta vez en beneficio de los pobres –primero en Sajonia, y después en el mundo entero–. Concluyó su diatriba amenazando a sus nobles auditores con la exterminación si no se unían a su ejército de justos.

Y después retomó sus peregrinaciones. Sus pasos lo llevaron a Mühlhausen, en Turingia, donde el agitador anabaptista Heinrich Pfeiffer dirigía su propia Liga de los Elegidos. Müntzer organizó una procesión turbulenta en las calles de la ciudad, pero los nobles y una compañía de mercenarios derrotaron a la muchedumbre y expulsaron a Müntzer y a Pfeiffer. Este y sus partisanos volvieron con más fuerza a Mühlhausen y tomaron el control de la ciudad, y Müntzer volvió a su vez en febrero de 1525. En marzo, los ciudadanos eligieron un “consejo eterno” y Müntzer fundó una milicia, la Liga Eterna de Dios. Pues, mientras tanto, había estallado una revuelta de los campesinos en el suroeste de Alemania que llegó hasta Turingia, y Müntzer contaba con liderarla.

Constatando que habían sido engañados por los príncipes, los pordioseros se levantaron masivamente en armas. No se trataba de un motín aislado, sino de un vasto movimiento insurreccional coordinado, que partía desde Suabia y se extendía desde Alsacia hasta Sajonia. Grupos de varios cientos, a veces miles de insurrectos, surcaban las carreteras, quemaban los conventos y los castillos. Alarmado, Lutero animó a los nobles a reprimir a las “bandas campesinas, saqueadoras y asesinas”: “Hay que destrozarlos, estrangularlos, degollarlos, en secreto y públicamente, ¡como se abate a los perros rabiosos!”. Y se afanó a partir de entonces en formular una justificación teológica para la nueva servidumbre.

Sin embargo, las reivindicaciones de los campesinos insurrectos estaban lejos de ser milenaristas aunque inevitablemente estaban teñidas de religión, como lo estaban los Doce artículos, el cuaderno de quejas que todos adoptaron como base de negociación. Apremiados por la miseria, exigían, además del derecho de designar a sus pastores, una reducción de impuestos, la libertad de cazar y de pescar y el restablecimiento de los derechos comunes sobre los pastos y los bosques.

Sus líderes no pretendían proclamar el muy abstracto reino milenario con el que soñaba Müntzer, pero no por ello este estaba menos exaltado con este levantamiento que le venía como anillo al dedo. Y, en efecto, los disturbios y guerras civiles que el protestantismo modernizador provocaba en Europa dejaban presagiar a esta alma exaltada un acontecimiento sobrenatural tan imposible como necesario. Müntzer y sus compañeros de lucha apostaron por el apocalipsis. Tomaron el Evangelio al pie de la letra y su sueño por una realidad inminente: la eclosión de un comunismo fraternal e igualitario tal y como estaba profetizado en textos sagrados que hacían referencia al peligroso agitador anarquista Jesús de Nazaret.

Müntzer multiplicó los correos que exhortaban a sus partisanos a que vinieran a echarle una mano. Numerosos fervientes revolucionarios fueron a Mühlhausen, entre los que se encontraba el predicador anabaptista Nicholas Storch y sus adeptos armados. Müntzer, Pfeiffer y Storch instauraron la comunidad de bienes bajo el pretexto de una disciplina colectiva necesaria para la defensa de una ciudad sitiada.

Durante la primera semana de mayo, un ejército de campesinos, formado por 10.000 hombres, se congregó en Frankenhausen a varias decenas de kilómetros de Mühlhausen. El 11, Müntzer se unió al ejército campesino con 300 de sus partidarios. Por su parte, los príncipes habían levantado a sus tropas, comandadas por el landgrave de Hesse, que marchó sin demora hacia el campo de los insurgentes. El 15, pasó a la ofensiva con 3.000 aguerridos soldados de infantería y 2.000 caballeros. Su ejército estaba, además, ampliamente equipado en artillería. Antes de lanzar el ataque, ofreció paz y perdón a los campesinos si le entregaban a Müntzer. Pero este último pronunció un discurso inflamado prometiendo parar los proyectiles de cañón. En ese instante, un arcoíris –símbolo que figuraba sobre el estandarte del ejército campesino– apareció en el cielo… Y los campesinos declinaron el magnánimo ofrecimiento del landgrave.

Mientras cantaban Veni Sancte Spiritus, la artillería de los príncipes abrió fuego y su caballería cargó, destrozando el ejército de campesinos. Cinco mil insurgentes murieron en el campo de batalla, 6.000 fueron capturados y ejecutados, mientras que los supervivientes se refugiaron en los bosques, acorralados como bestias malvadas.

Müntzer huyó y se escondió en un granero en el que unos bárbaros lo descubrieron y detuvieron. Tras una noche de torturas atroces, firmó una confesión en la que proporcionaba los nombres de los conjurados. Mühlhausen se rindió sin oponer la menor resistencia el 24 de mayo. El 26, Müntzer, Pfeiffer y la mayoría de los miembros del “consejo eterno” fueron decapitados en la plaza pública.

La guerra de los campesinos acabó penosamente en Frankenhausen, pero la masacre no había hecho más que empezar: las ejecuciones de anabaptistas y las matanzas de campesinos ensangrentaron el sur de Alemania durante largos meses, provocando más de 100.000 muertos. Lutero podía regocijarse (algo que hizo en un panfleto: Una historia terrible y un juicio divino contra Thomas Müntzer): tanto el pueblo bajo como los espíritus libres fueron sometidos a hierro y a fuego.

Es así, de hecho, como finalizaron a partir de entonces la mayor parte de los asaltos contra el feudalismo y el absolutismo que tuvieron lugar en Europa hasta el establecimiento más o menos asegurado de la democracia burguesa, tan dura con los pobres. En cuanto un antiguo despotismo era derribado, el campo de los poseedores se volvía contra sus aliados plebeyos de antaño, decidido a satisfacer sus únicos intereses. Para hacer esto, los nuevos amos siempre usaron, siguiendo el ejemplo de Lutero y de sus acólitos principescos, los mismos procedimientos del antiguo régimen: el anatema, la persecución y la represión sangrienta...

Y es así, también, como empezaron los tiempos modernos, por la inauguración brutal de un modo de explotación todavía más injusto e indigno que el sistema de tallas y corveas: la servidumbre voluntaria y sacralizada.

El manifiesto de müntzer
Los escritos que conocemos de Müntzer están velados, a nuestros ojos, por una verborrea bíblica y oscuras metáforas. Esto se debe sobre todo a que el pensamiento mágico jugaba todavía un rol primordial en las construcciones mentales y el lenguaje y, por tanto, en la inspiración y la elocuencia. Conviene, por tanto, para desencriptarlos –lo que no es siempre fácil con la prosa ambigua de Müntzer–, poner en relación las referencias a la Biblia con el contexto social y político del tiempo de la Reforma. Para sus oyentes y lectores, las alusiones de Müntzer eran sin duda más claras. He aquí algunos extractos del manifiesto que Müntzer dejó a los habitantes de Praga a modo de aviso:

“Por ello están condenados esos sacerdotes que esconden la verdadera clave diciendo que esa vía es quimérica e insensata y pretendiendo que es absolutamente imposible. Esas gentes están desde ahora juzgadas y abocadas hasta los huesos a la condena eterna. ¿Por qué no debería condenarlos yo también? (Juan, 3). [...] Se precipitarán en el abismo de la cloaca infernal.

En cuanto al pueblo, en cambio, no dudo de él. ¡Ah, pobre multitud, tan justa y tan compasible, qué sedienta estás de la palabra de Dios! Es por ello que están atormentados por el espíritu del miedo a Dios hasta tal punto que la profecía de Jeremías se ha realizado realmente en ellos (Lamentaciones, 4,4): “Los hijos pidieron pan, pero no hay nadie que lo haya repartido”.

[...] ¿Por qué hacer largos discursos? Son ellos, los señores que se atiborran y beben como bestias y festejan y buscan día y noche la manera de atiborrarse y acumular prebendas (Ezequiel, 34). No son como Cristo, nuestro señor bien amando, que se compara con una gallina que calienta a sus pequeños (Matías, 23). No dispensan tampoco a los hombres desesperados y abandonados la leche de la fuente inagotable de la exhortación divina. [...] Así son estos curas ávidos de privilegios y receptores de rentas, que regurgitan palabras muertas de la Escritura para verter después sobre el paupérrimo y justo pueblo la palabra de la fe no experimentada, que no vale nada. Así, por su culpa, ya nadie está seguro de la salvación de su alma. Pues esos mismos lacayos de Belcebú no hacen nada más que subastar fragmentos de la Santa Escritura. Por desgracia, el hombre no sabe si merece el odio o el amor de Dios. Es el abismo infernal el que nos envía ese regalo, pues esos curas prostituidos tienen entre ellos a los más mentirosos y malvados de los diablos, como indica el Apocalipsis de Juan.  

2 Comentarios
#5737 16:36 31/12/2017

Imprescindible el 'Q' del colectivo Wu Ming, que empieza precisamente con la trágica muerte del Maestro (Müntzer). Podéis descargarlo aquí (en su propia página): https://www.wumingfoundation.com/italiano/downloads_es.htm

Responder
3
0
#5735 15:37 31/12/2017

Cuánto aprendimos, de esta y otras historias, gracias a los Wu-Ming! Gracias a vosotros también!

Responder
2
1

Destacadas

Alimentación
Del sándwich de atún a la porrusalda: cómo cambiar la alimentación de escuelas y hospitales

Las compras públicas de alimentos y la contratación de empresas para comedores determinan la economía de ciudades y comunidades autónomas. Una iniciativa madrileña recoge firmas para que esas compras introduzcan criterios sociales y ecológicos, como ya se están haciendo en experiencias pioneras en Valencia y las Islas Canarias.

Unión Europea
Sabine Lösing: “Hay que transformar la producción armamentística en producción de bienes que beneficien a las sociedades”

Hablamos con Sabine Lösing, la europarlamentaria alemana que ha borrado a España de la lista de países con buenas prácticas en cuanto a la venta de armas a terceros países, después de la decisión del Ejecutivo de Pedro Sánchez de continuar los negocios con la dictadura Saudí a pesar de la catástrofe humanitaria que está provocando en Yemen con armas españolas.

Brexit
La UE y la “soberanía”

Si algo queremos es debilitar la soberanía. Contra Trump y sus apologetas, contra Juncker, no puede haber poder que no sea desafiado, ninguna decisión que no pueda ser sometida a revisión democrática.

Justicia
Una pena de agresión sexual es rebajada porque la víctima hizo teatro en el colegio
La Associació d'Actors i Actrius Professionals Valencians ha empezado una campaña contra esta sentencia por considerarla humillante tanto para la víctima como para las profesionales de la interpretación.
Cine
“Quiero que me enterréis enderezada”

A las mujeres que se les ha enseñado a relacionarse consigo mismas a través de las miradas de los demás, la retirada de esta mirada equivale a una muerte, a entrar en un limbo, y es en ese limbo donde se aparca a las mujeres de mayor edad.

Últimas

Extremadura
Las ayudas sociales y el mercado de trabajo (según la patronal extremeña)
3

Recientemente, representantes muy destacados de organizaciones empresariales han realizado declaraciones públicas relativas a valoraciones sobre las ayudas sociales y sobre la influencia de estas en el interés de los trabajadores y trabajadoras por ocupar puestos de trabajo. Sus propuestas expresan una vez más la insolidaridad de estos sectores sociales acomodados con las capas de la población más empobrecidas.