La semana política
Responsabilidad o indisciplina

Los días más extraños de la vida de la mayoría social han dado lugar, hasta el momento, a un ejercicio de disciplina social y una serie de mensajes emocionales. La semana se cierra sin medidas para el control de los precios de los alquileres.

IFEMA albergue personas sin hogar - 8
El Samur Social y la UME han comenzado la habilitación del pabellón de Ifema para personas sin hogar con motivo de la crisis COVID-19. David F. Sabadell
21 mar 2020 08:03

Fijar una horario. No comer tarde, no cenar tarde. Hacer ejercicio. Despejar la mirada. Apagar el móvil. Ducharse y vestirse como un día cualquiera. Rutinas en un momento crítico que hay que pensar en “la casa”, un espacio privado que ha funcionado como motor de los llamados “proyectos de vida” de los ciudadanos. No son días cualquiera, son días que cambian el ritmo de un conjunto de pueblos que vivían felizmente acostumbrado a sus hábitos: saludar con dos besos, dar la mano, quedar en bares, fumar en terrazas, agruparse, tocarse, morrear. La pregunta de si esto va a fijar otros usos culturales, si esto va a modificar aquellos hábitos de primer destino Erasmus, queda para después. Un después en el que nos referiremos a estos días como los días del coronavirus. Se incidirá en cada uno de los aspectos ⎼y la crisis toca literalmente todos los aspectos: políticos, sociales y económicos pero también emocionales, culturales e ideológicos⎼ de lo que cambió en la cuarentena del covid19. Pero hasta entonces hay que pasarlo: fijando un horario, organizando las comidas, buscando con la mirada lo que sea que aparezca bajo nuestra ventana. Esperando que la curva, la famosa curva de contagios, decline.

El Estado de Alarma anunciado el pasado viernes, y operativo desde el domingo, ha sido acatado con obediencia por un pueblo disciplinado socialmente. La consigna era el civismo, la herramienta, la coerción. Las fuerzas de seguridad del Estado al completo iban a tener desde el sábado el mismo objetivo: vaciar las calles para frenar la curva de contagios. El mismo sábado, la policía municipal utilizaba drones para desalojar el paseo de Madrid Río. Pero no ha hecho falta un despliegue de efectos especiales, ha sido suficiente la habitual presencia de la Policía, que tiene en los delitos de desobediencia un comodín para cualquier disrupción, y la interiorización en cada ciudadano del imperativo categórico que funciona como referencia de conducta “europea” desde la Ilustración. Es la línea más clara para separar lo tolerable de lo antisocial, la que separa la responsabilidad de la indisciplina. Es una forma de dividir a quienes acatan el poder del Estado en esta situación y a los polos díscolos que introducen su propia agenda.

Disciplina territorial 

El mensaje de Pedro Sánchez tras el Consejo de Ministros del mismo sábado iba a ser extraordinariamente duro: la cosa va tan en serio que el Estado se ha desplegado por todo el territorio. Y quien dice el Estado dice los uniformados. Un trago difícil de pasar para el Gobierno vasco que antes del virus que “lo que lo ha cambiado todo” convocó unas elecciones que iban a dar un nuevo empujón a la curva siempre ascendente del PNV ─ese partido cuya última votación perdida de cierto calado fue la elección de la presidencia del Athletic de Bilbao─. La negociación de los presupuestos, el sello de calidad que significa tener al partido jeltzale como aliado del Gobierno de coalición, debía ser rubricado con nuevas transferencias de competencias y mayor autogobierno. La respuesta a la crisis ⎼más Estado, competencias recentralizadas, ejército en las calles⎼ descoloca esa estrategia, por más que el PNV haya ejercido la responsabilidad y acatado el mandato del Ejecutivo. En Euskadi, no obstante, preocupa que se haya descorchado el tapón de la botella que había dejado al Ejército fuera del territorio incluso en los años de plomo de ETA.

Es el individualismo lo que ha entrado en crisis: nadie se salva solo, o solo se salvan solos los ultrarricos, que es como decir nadie

Más al este, y sin aparentes conflictos con la securitización, el independentismo hard de Quim Torra (afectado por el virus) y de los exiliados Clara Ponsatí y Carles Puigdemont ha visto en la crisis de covid19 una oportunidad para reivindicar la insumisión a la disciplina de Estado desde una posición deliberadamente confusa. Con toques macabros y crudos ─la eurodiputada Ponsatí tuiteó el dicho “de Madrid al cielo” cuando la capital ya contaba 213 fallecidos─ y fabricación de marcos informativos falsos ─Torra aseguró en la BBC que España no estaba recomendando el confinamiento─, el espacio indepe de Junts pel Catalunya sigue acercándose al proyecto de nacionalismo excluyente que le está predestinado como si nada estuviese pasando.

El del incendio y la distracción es un vector en el que el partido puede basar su crecimiento frente a la fuerza hegemónica en Catalunya, Esquerra Republicana de Catalunya que, como corresponde, ha mostrado disciplina en el acatamiento de la situación impuesta por los cuatro superministerios de gestión de la crisis.

Desde otra costa ideológica, Vox ha mantenido su agenda pirómana asumiendo solo a medias el mandato institucional. Los popes del partido ultra-monárquico parecieron creerse que el sábado podía terminar con un cisma en el Gobierno de Coalición y la apertura de un Gobierno de unidad nacional en términos de Gran Coalición que dejase al PP neutralizado políticamente.

Vox, a quien nadie cree capaz de asumir como partido gobernante una crisis sanitaria ─más allá de su capacidad incuestionable de sacar a los militares a la calle─ ha asumido como su papel sembrar la cizaña, aplaudir todo lo que favorezca la “agenda de unidad nacional” e intercalar sus mensajes habituales esperando que la situación se normalice. Mensajes en clave atlantista, en puro seguimiento de la agenda de José María Aznar, y reclamos xenófobos, que llevaron al diputado Javier Ortega Smith a borrar un mensaje sobre el “virus chino” que le tenía jodido en casa mientras escuchaba a un popular cantante y preparaba algún condumio.

Disciplina ciudadana

Esta crisis no incide sobre la representación y sus falencias, como hizo el 15M de 2011, si no que pone en crisis la propia reproducción de la ideología neoliberal. Por eso mismo su posible rebote o estallido no será visible desde las coordenadas del agotamiento aspiracional (jóvenes, sobradamente preparados y sin un pavo). Es el individualismo lo que ha entrado en crisis: nadie se salva solo, o solo se salvan solos los ultrarricos, que es como decir nadie. La propia noción de “libertad”, utilizada como ariete por parte del neoliberalismo realmente existente, se ha metido en una cuarentena. Es paradójico que la principal defensora del modelo de Hayek y los Chicago Boys, la expresidenta autonómica de Madrid, Esperanza Aguirre, acuda a la sanidad pública para tratarse su infección por covid19.

El expolio sostenido del sistema sanitario público, la política de privatizaciones, externalizaciones y terciarización de residencias o de la atención a la dependencia ─infrapresupuestada desde el Estado central─ ha estallado en una crisis que subraya la interdependencia, el peso decisivo de lo público y de una planificación económica en términos estratégicos. Pilares de la práctica neoliberal como el modelo “just in time”, la reducción al mínimo de los stock, o la desmembración de las cadenas de producción, han explotado en las manos de los Estados que fueron seducidos por la globalización del pensamiento neoliberal y que ahora las pasan canutas para conseguir los aparejos necesarios para la crisis sanitaria.

Del mismo modo, en una semana escasa han quedado suprimidas las reglas vigentes en la Comisión Europea sobre control del déficit y la deuda pública; han aparecido 17.000 millones para gasto social, y han mutado en presidentes sociales por accidente figuras como Giuseppe Conte, Emmanuel Macron o Pedro Sánchez. Una mutación que sería enternecedora si no fuera por el hecho de que esta ventana de oportunidad para la reestructuración en clave social de los Estados europeos puede cerrarse con un solo golpe de viento de los mercados financieros, entretenidos de momento en poner a prueba la libra esterlina.

Este recurso de urgencia al estatalismo, “el Estado se hace cargo”, aseguró Pedro Sánchez el 17 de marzo, es hasta ahora la contrapartida a la disciplina ciudadana autoimpuesta, a menudo con exceso de celo por parte de delatores espontáneos, vigilantes y castigadores. El pasado martes, el despliegue emo de Sánchez consiguió el objetivo de involucrar emocionalmente al cuerpo social o al menos a una mayoría de la opinión publicada. Desde los plebeyos balcones y ventanas, el aplauso a sanitarios y trabajadoras de los sectores sensibles está consiguiendo hacer más real y vivida esa resurrección de la sociedad tras el entierro organizado por Thatcher y otros ídolos de Esperanza Aguirre. 

En otro orden de cosas, la sociedad existe pero no incluye a los Borbón. Es un hecho puramente descriptivo y algo que explica la frialdad con la que fue recibido, salvo por su grada de aficionados más fieles, su discurso motivacional del miércoles.

La próxima meta volante

Una semana después del decreto de Estado de Alarma, los movimientos díscolos de base no han cuestionado (o apenas han cuestionado) las medidas de distanciamiento social, pero plantean claramente un objetivo para el próximo Consejo de Ministros: una intervención sobre el mercado del alquiler a través de suspensiones, moratorias o fraccionamientos. Si no cobramos, no pagamos, es su consigna. 

Un objetivo que, como ha explicado Nadia Calviño, apagafuegos de lo que queda de la disciplina austeritaria, puede producir un choque entre pequeños propietarios arrendatarios y arrendadores, asfixiados antes de que covid19 aterrizase en España y ahogados por las consecuencias económicas que está teniendo y sin duda va a tener.

Los años de indisciplina o “mano invisible” guiando las políticas de vivienda pueden, como señalan los Sindicatos de Inquilinos, estar llegando a su fin. No es casual que una crisis que hay que vivir “en casa” haya puesto de nuevo en primer plano el acceso y permanencia en la vivienda y que ese conflicto sea sobre la que se produce la tensión ante la emergencia social que ha creado el coronavirus. Nunca ha estado tan cerca de declinar la curva de la especulación inmobiliaria internacional, y su acumulación de espacios en los centros urbanos, que ha desfigurado ciudades y desestructurado la vida pública de las ciudades, esa que hoy añoramos desde nuestras ventanas.

Relacionadas

La semana política
Colchones y suelos

Fomento anuncia un plan para poner suelo público a disposición del sector privado a coste cero. Ada Colau ofrece 1.200 euros mensuales a los propietarios de pisos turísticos para solucionar temporalmente la necesidad de familias vulnerables. El sector de la inversión inmobiliaria no se inmuta con la crisis, convencido de que nadie va a tocar sus privilegios.

La semana política
Unidad, unidad, unidad

El acuerdo social del pasado viernes muestra el empeño del PSOE por ganar tiempo antes de plantear reformas que limiten el beneficio privado. Los llamamientos a la unidad entre los estados miembro de la Unión Europea tampoco abordan la cuestión fundamental de la redistribución.

La semana política
Los últimos nueve segundos

La nueva normalidad es la entrada a un laberinto. Las multinacionales de internet determinan un porvenir político en el que la aceleración se impone a la reflexión. Las redes sociales construyen ese presente continuo en el que las emociones prevalecen y dificultan la organización colectiva. 

0 Comentarios

Destacadas

Coronavirus
Decenas de trabajadores siguen acudiendo a su centro de trabajo sin saber que allí se originó el rebrote de Madrid
Un inmueble de oficinas fue el lugar en el que se dio el rebrote de la capital mientras decenas de trabajadores tienen que seguir acudiendo a él. La Consejería de Sanidad no quiere dar explicaciones al respecto, al mismo tiempo que la empresa dueña del edificio asegura desconocer cuántos trabajadores están contagiados.
Especulación urbanística
Un fondo buitre anida en el centro de Vigo

El fondo norteamericano Autonomy Capital, del que es fundador el ex directivo de Lehman Brothers, Robert Gibbins, compró la deuda del proyecto del Barrio do Cura en 2018. Ahora los vecinos y vecinas piden no ser abandonados ante la especulación urbanística e quiere garantizar su derecho a la vivienda frente a una posible expropiación del gobierno local.

Crisis económica
Estados Unidos y China, en rumbo de colisión

La construcción de China como enemigo es la apuesta política de Donald Trump para su reelección en noviembre. Los movimientos en inteligencia militar dibujan el rastro de una escalada del conflicto desde su faceta comercial y mediática.

La semana política
Colchones y suelos

Fomento anuncia un plan para poner suelo público a disposición del sector privado a coste cero. Ada Colau ofrece 1.200 euros mensuales a los propietarios de pisos turísticos para solucionar temporalmente la necesidad de familias vulnerables. El sector de la inversión inmobiliaria no se inmuta con la crisis, convencido de que nadie va a tocar sus privilegios.

Últimas

Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
El Gobierno vasco impide votar a al menos 200 personas en las elecciones del domingo

Tanto si presentan síntomas activos como si se encuentran asintomáticas, las 200 personas que actualmente tienen covid-19 no podrán acudir a los colegios electorales el 12 de julio. Los contactos estrechos de los positivos, otras 500 personas, deberán ir con la papeleta desde casa, si es que la tienen.

Urbanismo
El hotel de cala San Pedro recibe un dictamen ambiental negativo
El proyecto, que supondría la construcción de un complejo de casi 600 metros cuadrados con 11 habitaciones y 22 plazas, se considera “inviable”.
Contigo empezó todo
Los españoles antifascistas presos de la Inglaterra antifascista

En 1945, 226 presos españoles que habían pasado por campos de concentración en Francia acabaron siendo acusados por las autoridades británicas de colaborar con los nazis.

Sanidad
Médicos MIR del País Valencià irán a la huelga desde el 21 de julio

El colectivo de Médicos Internos Residentes (MIR) de los servicios públicos sanitarios valencianos anuncia huelga indefinida a partir del 21 de julio.