Juicio del 1 de Octubre
Catalunya se para

Barcelona se volvió a llenar de manifestantes contra la sentencia del Tribunal Supremo en una jornada de huelga de seguimiento desigual y fuerte movilización ciudadana. 

manifestación huelga 18 de octubre
Una de las cinco columnas de manifestantes en su recorrido ya dentro de Barcelona. Víctor Serri
Marc Almodóvar
19 oct 2019 10:37

Movilizaciones masivas. La mañana se despertaba con cortes en decenas de carreteras. Incontables. La más significativa, en la Junquera, que acabaría provocando decenas de kilómetros de cola en Francia hasta casi llegar a Perpiñá. Internacionalizando la cosa, vaya. En Barcelona un grupo, Picnic per la República, se convocaba para bloquear la Sagrada Familia. Más movilizaciones líquidas. Intentos de parar el puerto. Jolgorio en decirse que un crucero con 800 pasajeros habría sido desviado a Valencia. Los estibadores, erigidos en casi iconos tras los episodios del buque de piolines de 2017, en una marcha de mil de sus miembros gritando “nunca abandonaremos a nuestro pueblo”.

Seguimiento desigual de la huelga, eso sí. Como viene siendo habitual, de hecho. Guerra de cifras sobre la incidencia. Que si la caída eléctrica fue del 10, que si fue del 6, que si fue del 14; que si los funcionarios la secundaron un 35, que si la secundaron un 4; que si los comercios un 80, que si no. Sea como sea, masiva en universidades, mayoritaria en secundaria pública. Los transportes, limitados a la mitad.

De lo que no hay duda es que las calles y carreteras se inundaron, una vez más. Impresionantes imágenes aéreas mientras convergían en Barcelona las cinco columnas de las denominadas “marchas por la libertad”. La entrada por la Meridiana, en un plano aéreo sin lograr atisbar el final de la gente, era increíble. Sanchez hablaba el lunes del naufragio del independentismo. La respuesta han sido ríos de gente colapsando el país.

La huelga fue masiva en universidades, mayoritaria en secundaria pública. Los transportes, limitados a la mitad

Abuelas, niños, estudiantes. Con sus palos de treking o sus patinetes. Un pueblo en movimiento. En Badalona, hasta una abuela de 100 años se unía a la marcha. A medida que iban llegando a Barcelona gente los aplaudía desde aceras o balcones. “Gracias” les decían. Alguno se cabreaba y ponía el himno de España a toda castaña ante la indiferencia de la mayoría. Tras recorrer cien kilómetros en tres días, algún político intentaba aparecer para echarse la foto. La gente le recordaba que “llegas unos cuantos kilómetros tarde”. Pancartas de Torra imbécil o Buch Dimissió entre los manifestantes. Curioso adoctrinamiento, el catalán.

Carlos Taibo suelta en twitter. Catalunya debe ser el país más rico del mundo, nunca vi tantos burgueses en la calle.

El centro de la ciudad se va llenando paulatinamente. Un grupo de menores magrebíes se sube a una fuente para hacerse una colección de selfies. Cerca, unos compatriotas enarbolan la bandera del Rif al grito de “Visca Catalunya” cada vez que alguien les pregunta. “Nos autoproclamamos sediciosas” reza una pancarta. Alguien canta “la farola, la farola, la farola donde está...?” y a pocos metros aparece un chaval enarbolando una luz pública de juguete. Risas generales.

Tractores ocupando la Gran Vía. A uno le han armado un tirador de cerveza. A otro hasta una parrilla, y unos altavoces que suenan a toda castaña para amenizar la velada. Algo parecido sucede manzanas más arriba. Frente al cordón policial que blinda la delegación del Gobierno alguien ha sacado unas luces y unos altavoces y se marca una sesión discotequera. Todo muy sedicioso, vaya.

Un chaval, manchego dice, lleva una bandera de España y una pancarta. “Esto no va de independencia, sino de libertades”. La gente le aplaude. Supongo que nos lo enseñará la Griso el lunes, no os preocupéis. Una reportera extranjera le pregunta y dice que le parece una sentencia desorbitada. “Como puede ser peor convocar un referéndum que cometer una violación?” sentencia. No es el único, se ve alguna otra bandera española con un lazo amarillo. Evidentemente bastantes republicanas.

Pregunta en redes el exdiputado autonómico madrileño de Podemos, Raúl Camargo, si acaso el estado espera poner toda esa gente en la cárcel.

Y en eso que la democracia se pone bonita y cierran una web. La del Tsunami Democrátic. Y como si todavía no lo hubieran entendido, no se tarda ni cinco minutos en estar replicada. Audiencia Nacional acusando de terrorismo a una web. Y un grupo de telegram. Con 350 mil seguidores ya. Ordenes de Manuel García Castellón, el mismo que investiga los CDR encarcelados. Indicios de Terrorismo, dice.

Parece que alguien en Madrid está testarudo en crear relato. El del golpismo fracasó. Rescaten los manuales de los 80, se ha dicho.

Uno de estos, muy retro él, es Mayor Oreja. Trending Topic de la mañana. Que Catalunya está al borde del terrorismo, dice. Llevan siete años con la misma cancioncita. Estos no se han leído Pedro y el Lobo, ¿no? Pero la guinda está por llegar. Dice que todo el desorden, el independentista, el brexit o los chalecos amarillos son fruto de la legalización del aborto. “Todo lo demás es plano inclinado”. Chinpún.

Mientras, en Astúrias, la atención está en que una niña de 13 años va a dar su primer discurso. Qué emoción, Leonor. Y la niña nos dice que está comprometida con los que luchan por un mundo mejor. Seguro. ¿Quién lo pone en duda?

No fue la única en hacer discursos. Marlaska sale para decirnos que las movilizaciones han sido menores que en anteriores ocasiones. Otra vez aquello del suflé. Que esto se deshincha. Muy interesante. No la habíamos oído nunca. El suflé lleva siete años bajando y aquí estamos, sediciosamente etiquetados.

barricada 18 octubre
Enfrentamientos tras la jornada de huelga del 18 de octubre Víctor Serri
Los disturbios estallaron en Via Laietana cuando el cordón policial arranca su carga ante una unión de chavales sentados en el suelo

De mientras, los suyos, la Policía Nacional, desbocados por Barcelona. Circulando por redes, en cuentas de la UIP, un miembro mostraba una pelota de goma de las que presumiblemente luego lanzarían. Llevaba escrito un mensaje. “La república no existe, imbécil; en recuerdo del pelotazo que te di”. Y eso era por la mañana.

Supongo que la gente me preguntará por los adoquines de Urquinaona y los disturbios.

Supongo que me toca hablar de “la violencia”. Y condenarla. Que si no me viene a buscar Pedrito Sánchez a regañarme. Pues sí, la condeno.

La de esos uniformados que necesitan rematar a un chaval en el suelo, incluso usando sus escopetas. O la de esos que se tiran encima de un hombre con una bandera y las manos al aire en una calle sin gente para acabar disparando a los que les increpan a 50 metros. O esos que entran disparando en un bar. O aquellos que bajan de la furgona para detener a un hombre que lleva un cubo para apagar una hoguera en Girona. O los que entran en un bus nocturno para detener a otro chaval al azar. O esos nacionales que van empujando a una chica y su pareja decenas de metros como si fueran una pelota de goma.

Los disturbios estallaron en Via Laietana cuando el cordón policial arranca su carga ante una unión de chavales sentados en el suelo. A uno lo pillan tan por sorpresa que parece estarse liando un cigarrillo cuando ya tiene a media docena encima apaleándole. Y eso desencadenó la batalla. Con unos policías más desbocados que nunca, la batalla ganó en intensidad y crudeza. Adoquines levantados como munición, gritos de “Barcelona antifascista” como combustible. Más jóvenes, más de barrio, menos que perder ante el horizonte del precariado.

Venían contentos a pegar abuelas y se encontraron con los nietos, leo en internet.

Decenas de lecheras, tanto de nacionales como de Mossos, llenando la Via Laietana. Aquellas que no habían existido la noche antes para evitar que doscientos fascistas fueran de cacería.

Lluvia de gases lacrimógenos incluso desde las azoteas. Lanzaron tantas balas de goma, esas que llevan años prohibidas en Catalunya, que hubo un momento que tuvieron que parar y recoger las que había en el suelo. Disparando legalidad, vaya. Los Mossos pudieron por fin estrenar su famoso botijo. Ese monstruo lanza-agua comprado hace 25 años al estado sionista de Israel y que se ha pasado estos cinco lustros en el parking. No sé si era la emoción o la falta de rodaje pero el coche iba como loco por el centro de Barcelona.

Y luego, el selfi de rigor para la posteridad. Los policías posaban profesionalmente heroicos en la Via Laietana con sus botines de guerra.

Las escenas no eran solo en Barcelona. Se reproducían por las principales ciudades del país. 54 detenidos. 9 ya en cárcel sin fianza. Entre los detenidos ayer, un compañero fotoperiodista, mientras decenas de profesionales más denunciando agresiones y persecuciones por la ciudad. Antes que todo esto empezara ya había denunciado Amnistia Internacional los excesos de los cuerpos policiales. Ahora, 24 horas después, no sé qué pensará.
Se nos está poniendo la cosa bonita.

Y de mientras, Isabel Celaá hablando de la agresión fascista de la noche antes, suelta en la radio que “es lamentable que las algaradas independentistas hayan suscitado la génesis de la violencia de ultraderecha”. Vaya, que las van provocando. “La culpa es de los padres, que las visten como demócratas” se leía en redes. Todo cuando en El Español podemos ver esa oda a la porra de Pedro Insua al ritmo de “la porra significa esta unidad del poder público; la urna su quebranto por decisión arbitraria”.

No hay mayor imagen que esta para desatascar este embrollo. Una vez más, la urna como problema, la porra como solución.

Orden, orden y orden y, si luego nos queda algo de tiempo no se olviden de tener un poquito más de orden.
Habíamos entendido otra cosa cuando nos dijeron que iban a desenterrar a Franco.

Relacionadas

Sanidad pública
Crece el descontento entre el personal sanitario en Catalunya por la falta de recursos y los recortes
Trabajadores sanitarios vuelven a manifestarse en las puertas de hospitales de toda Catalunya para revertir los recortes realizados durante la anterior crisis y defender la financiación de la sanidad pública.
Catalunya
Xavier Albiol recupera la alcaldía de Badalona

Con once regidores, el representante del Partido Popular Xavier Albiol se ha erigido hoy como alcalde de Badalona, la sexta ciudad de Catalunya, después de que los socialistas catalanes (6 concejales) no hayan apoyado la candidatura de Guanyem en Comú (10 regidores).

Violencia policial
Irídia denuncia que los casos de violencia institucional en Catalunya en 2019 doblaron los del año anterior

La organización, a través de su servicio Saidavi, atendió 248 casos de violencia institucional en 2019, de los que más de 200 estuvieron relacionados con las protestas que siguieron a la sentencia del Procés.

8 Comentarios
#41688 22:23 19/10/2019

Gracias por unas crónicas tan buenas!!

Responder
4
1
#41659 12:52 19/10/2019

Sueño con el día que pueda vivir bajo un régimen catalán nacionalista y patriota con muchas fronteras y pueda manifestarme contra el estado porque me oprime y sus impuestos me ahogan...ah no! que seria un estado de colorines y de sonrisas donde todos seremos muy buenas personas y solidarios y los empresarios repartirian sus beneficios con el pueblo

Responder
2
12
A, nó, ni, ma 12:27 19/10/2019

Estoy contenta por la muestra de dignidad, músculo, inteligencia colectiva y determinación de la sociedad catalana. Creo que está vez el Régimen está contra las cuerdas y me alegro porque esto va de Democracia.
Visca Catalunya !

Responder
14
1
xkalibourbon 13:42 19/10/2019

Efectivamente y lo más interesante es que es una narrativa en tiempo real interpretada y seguida en todos los lugares del mundo. La ceguera del régimen 78 y su pretendido cierre reaccionario está a la vista del mundo... La foto es fea para el R78 y ya no lo quedan cartuchos en la U€ del S.XXI.
Una forta abraçada solidària al poble de Catalunya 🤗

Responder
9
1
#41653 12:23 19/10/2019

Pero que visión mas sesgada e irreal de lo que pude ver anoche en la calle aquí en Barcelona!

Responder
1
13
Alba 13:56 19/10/2019

¿Lo viste por la calle? o estuviste sentado en tu sofá viéndolo? ;)

Responder
10
1
#41660 13:23 19/10/2019

Para empezar.. ni estabas en Barcelona. De lo contrario, corroborarias todo lo descrito en el articulo punto por punto.. pelota !!

Responder
10
1
#41676 18:24 19/10/2019

Si que estoy, hace 13 sños y cuando recuerdo la ilusión de los primeros años y comparo con estos últimos, en fin ,el sitio es el mismo pero el ambiente ha ido a peor

Responder
1
2

Destacadas

Educación
Propuestas para una vuelta al cole 100% presencial
Colaboración con ayuntamientos para la cesión de espacios o grupos mixtos son algunas de las propuestas de las AMPA. La enseñanza online no garantiza el derecho fundamental a la educación.
Camareras de piso
Las camareras de piso ganan el juicio contra el Grand Hotel de Barcelona

Una sentencia ha declarado nulo el despido, hace más de un año, de una camarera de piso que trabajaba en el Grand Hotel Central de Barcelona y que fue despedida tras unirse al sindicato de Las Kellys Catalunya al conocer que se quería externalizar la plantilla. El tribunal concreta que el hotel deberá readmitirla. 

Crisis climática
El BCE inyecta 7.600 millones en combustibles fósiles en plena pandemia

Solo con las inyecciones de capital en siete empresas, el Banco Central Europeo ha contribuido a la emisión de 11,2 millones de toneladas de CO2  entre mediados de marzo y mediados de mayo.

Fronteras
Europa adquiere drones israelíes para vigilar a quienes intentan cruzar el Mediterráneo

El Observatorio de Derechos humanos de la red Euro-Mediterránea cifra en 59 millones la cuantía de los contratos de compra de drones militares a empresas israelíes para la vigilancia en el mar de migrantes y solicitantes de asilo. Podemos (grupo GUE/NGL) registró ayer 2 de junio una pregunta a la Comisión Europea sobre estas adquisiciones.

Humor
Moderado

Nueva entrega del cuaderno de bitácora de una pandemia que Mauro Entrialgo está haciendo para El Salto.

Explotación laboral
Los trabajadores de Lidl van a la huelga el 4 de junio

Fracasa la negociación y los trabajadores de la cadena de supermercados Lidl van a la huelga este 4 de junio en todo el Estado salvo el País Vasco. Los sindicatos acusan a la empresa de no cumplir con el acuerdo firmado al inicio del estado de alarma.

Sanidad pública
Crece el descontento entre el personal sanitario en Catalunya por la falta de recursos y los recortes
Trabajadores sanitarios vuelven a manifestarse en las puertas de hospitales de toda Catalunya para revertir los recortes realizados durante la anterior crisis y defender la financiación de la sanidad pública.
Coronavirus
Suecia, el país que no confinó: los pros y los contras de no dejar reinar al miedo

En todo momento, entre un 20% y un 30% de las camas de cuidados intensivos han permanecido sin ocupar. Esta capacidad de absorber el primer impacto de la enfermedad en el sistema público de salud ha contribuido a que en Suecia no haya reinado el miedo tras no aplicar medidas restrictivas de confinamiento.

Laboral
Nissan y las banderas de nuestros padres

La historia de Motor Ibérica y de Nissan en Catalunya es similar a la de otras tantas empresas que pasaron a ser una pieza más en macroestructuras empresariales. El cierre de la factoría es una auténtica tragedia laboral y social.

Últimas

Coronavirus
Más seguridad, orden y libertad

Necesitamos más seguridad, muchísima más de la que tenemos. Pero no necesita la misma seguridad quien se manifiesta en coche junto a Vox, quien corta la Meridiana o quien intenta utilizar un billete de 20 dólares falso como George Floyd.