Industria armamentística
Trump fuerza la legislación estadounidense para profundizar en la venta de armas a su socio saudí

El presidente de Estados Unidos ha sorteado al congreso para garantizar la venta de armamento a Riad. Los acuerdos incluyen por primera vez el ensamblaje de armas de alta tecnología en territorio saudita y la transferencia de know how nuclear.

Trump y Mohammad Bin Salmán
Donald y Melania Trump junto al príncipe heredero Mohammad Bin Salmán, durante la visita del presidente estadounidense a Arabia Saudí en 2017

publicado
2019-06-10 06:14
Senadores republicanos y demócratas se unieron contra el presidente Donald Trump el pasado 5 de junio presentando de manera conjunta ante la Cámara Alta 22 resoluciones en las que demandaban que la venta de armas a gobiernos extranjeros debe pasar por el Congreso. Con esta iniciativa impugnaban la venta de armamento por un valor de 8.000 millones de dólares que el presidente de Estados Unidos anunciaba a finales de mayo, una operación que ha impuesto apelando a la urgencia de enfrentar la amenaza de Irán en la región. Así, el Secretario de Estado, Michael Pompeo notificó el pasado 26 de mayo al Congreso que la venta inmediata de armas, obedecía a la necesidad de “detener la influencia maligna del gobierno de Irán en Oriente Medio”.

Este mecanismo, que ya fue activado por los presidentes republicanos Ronald Reagan, George Bush padre y George Bush hijo, ha permitido a la Casa Blanca sortear el debate y posible veto de los legisladores, que llevan varios meses cuestionando la venta de armamento al reino wahabita señalando las  miles de bajas que está costando la guerra entre la población yemení. Más recientemente, el caso de Jamal Khashoggi, el periodista disidente residente en Estados Unidos y columnista de The Washigton Post que fue asesinado en el consulado saudí en Estambul en un rocambolesco episodio, ha espoleado en el Congreso la oposición al comercio de armas con los saudíes. El hecho de que se prevea por primera vez el ensamblaje de armas sofisticadas en territorio saudí, añade un elemento turbador para quienes consideran que transferir conocimiento sobre este tipo de tecnologías supone una amenaza a la seguridad nacional y contraviene los principios básicos de la Inteligencia militar.

El lobby armamentístico es potente y las posibilidades de negocio con el Reino —principal importador de armamento estadounidense— son infinitas

Pero el lobby armamentístico es potente y las posibilidades de negocio con el Reino —principal importador de armamento estadounidense— son infinitas. De hecho, según el instituto de investigación Stockholm International Peace Research Institute, la exportación de armas a Oriente Medio se ha intensificado en los últimos cinco años.  El mismo Trump, ya antes de haber sido investido presidente, tenía varios  negocios con los Saud. La simpatía con el clan, le llevó a decir en plena campaña electoral, en 2015: “Amo a los Saudís”, detrás de ese amor, la compra por millones de dólares de bienes inmobiliarios del empresario. Incluyendo un piso entero en el rascacielos que lleva el nombre del mandatario.

En particular su yerno, Jared Kutchner, amigo personal del príncipe heredero Mohamed bin Salmán, se ha esforzado por mantener las buenas relaciones con Riad y con ellas los contratos millonarios, entre los que destaca el negocio armamentístico. Ya en 2017, cuando se reunió con el príncipe heredero durante el primer viaje a un país extranjero que hizo en su mandato, desde los medios se le acusó de parecer más un comercial a la busca de contratos que el presidente del país.

Yemen
¿Está Estados Unidos en guerra con Yemen? Los demócratas exigen a Trump que responda a la pregunta

Las revelaciones de la implicación del régimen saudí en el asesinato del periodista y diplomático Jamal Khashoggi han provocado que el Partido Demócrata estadounidense ejerza presión sobre la Casa Blanca para detener la asociación con Arabia Saudí.

En esta ocasión, los acuerdos incluyen la transferencia de “expertise” nuclear. “Tengo serias dudas a cerca de si las decisiones de transferencias nucleares fueron tomadas en base a los lazos financieros de la familia Trump más que en concordia con los intereses del pueblo estadounidense”, explicitó el senador demócrata Tim Kaine.

Tecnología nuclear bajo la promesa de no construir bombas

Así Estados Unidos ha ido un paso más en su alianza comercial con los saudíes: Donald Trump les ha ofrecido asesoría para montar su propia planta nuclear. Para ello se ha servido de las autorizaciones 810, que plantean condiciones al comercio de tecnología nuclear: permite exportar know how pero no equipamientos. Para los críticos esta vía es una forma de sortear las normas antiproliferación de los Estados Unidos, que exigen el compromiso del comprador de no enriquecer uranio ni reprocesar plutonio que pueda ser utilizado para la fabricación de bombas.

En un artículo publicado a principios de año en el Bulletin of Atomic Scientists los asesores antiproliferación Victor Gilinsky y Henry Sokolski, ponían en duda la credibilidad de que Arabia Saudí se limite a usar la tecnología nuclear solo para usos civiles. Si se trata de cubrir la necesidad de generar energía aminorando la dependencia del petróleo, apuntaban, la apuesta lógica en un país bañado por el sol sería por la energía fotovoltaica. Por otro lado, recordaban cómo en varias ocasiones los saudíes han expresado su voluntad de dotarse con armas nucleares para enfrentar la amenaza de su enemigo Irán.

El sector nuclear se reunió con Trump el pasado febrero para pedirle que les ayudara a construir plantas nucleares en el extranjero

Para justificar un negocio que pone en duda los principios de no proliferación, el lobby nuclear viene argumentando que es mejor que EEUU se adelante en ofrecer esta tecnología al reino saudí bajo ciertas condiciones, que permitir que de todas formas la busque en estados menos fiables como China o Rusia. El lobby nuclear se reunió con el mandatario el pasado febrero para pedirle que les ayudara a construir plantas nucleares en el extranjero. Entre las muchas empresas que intentaron marcar agenda para el gobierno destacaría la corporación IP3 International, formada por militares retirados y cuyas intenciones de construir plantas nucleares en medio oriente son conocidas.

No solo Trump

Vozpopuli a finales de mayo, la propuesta de Trump integra a varias empresas europeas. Se trata de compañías sitas en Reino Unido, Italia y España. Así Airbus Defense and Space SA participarán en el ensamblaje de armamento de alta tecnología con el sello estadounidense antes de su llegada a Riad para uso de los saudíes.

Por su parte, hace solo unos días se conocía que Francia incrementó en un 50% sus exportaciones de armas a Arabia Saudí en 2018. En el Estado español la campaña Armas bajo Control en la que participan Oxfam, Aministía Internacional, Greenpeace y Fundi Pau lleva tiempo exigiendo que se respete el Tratado sobre el Comercio de Armas y la Posición Común de la UE a este respecto, pero pocos países parecen dispuestos a abandonar el negocio, aún cuando el coste implica sostener una guerra que ya dura cuatro años.  A principios de mayo Naciones Unidas estimaba que a finales de este año el número de víctimas mortales de la guerra ascendería a 233.000, siendo la mitad de ellas niñas y niños menores de cinco años.

Industria armamentística
La venta de armas a Arabia Saudí en 2018: grandes cambios para que todo siga igual

El espejismo duró poco: Sánchez mantuvo los “negocios como siempre” cuando la presión de los inversores, lobistas y señores de la guerra indujeron al presidente socialista a mantener las relaciones con Arabia Saudí en el mismo punto en que estaban con Rajoy.

La distancia entre los discursos humanitarios de las naciones exportadoras de armas y sus prácticas comerciales fue dramáticamente escenificada en el Estado español durante 2018, cuando Margarita Robles, que ejercía como ministra de defensa, tuvo que retractarse tras anunciar en septiembre que —en compromiso con el respeto a los derechos humanos de los yemeníes— se suspendería la venta de armas a Arabia Saudí. El gesto ponía en peligro un contrato con la compañía pública Navantia, para la construcción de cinco corbetas. Mientras hasta el anticapitalista Jose María González “Kichi”, alcalde de Cádiz pidió que no se pusiera en riesgo el contrato de las corbetas cuya construcción venía a insuflar actividad económica en los castigados astilleros gaditanos, el gobierno reculó tras comprobar cómo el anuncio de Robles había propiciado una crisis diplomática con el país. Para templar los ánimos de la casa Saud, fue necesario incluso despojar a Robles de la cartera de defensa.

Relacionadas

Arabia Saudí
El insuficiente paso adelante para las mujeres en Arabia Saudí

La creciente presión internacional por los derechos de las mujeres ha obligado a ceder a Arabia Saudí. Sin embargo, sus intereses extremistas siguen siendo los mismos y la situación no es mucho mejor.

Crisis climática
La compañía con más beneficios del mundo es la que más contamina

El gigante petrolero Saudi Aramco es la empresa más rentable del planeta. También la que más toneladas de gases de efecto invernadero ha lanzado a la atmósfera.

0 Comentarios

Destacadas

Memoria histórica
Cuenta atrás para la salida de Franco del monumento fascista que él ideó

A las 10.30 horas del 24 de octubre deben comenzar los trabajos para el traslado de los restos del dictador Francisco Franco a un cementerio público.

Memoria histórica
De espacios de represión a lugares de memoria

De Austchwitz al Museo de la Libertad de Lisboa: cinco ejemplos para una resignificación democrática del Valle de los Caídos.

Catalunya
La sentencia, un terremoto político en Catalunya

En medio de las balas de goma, de foam, y las porras, Catalunya se encuentra con una clase política sin líderes claros, en la que los dos partidos hegemónicos (Esquerra Republicana de Catalunya y Junts per Catalunya) se apuñalan entre ellos y en la que las entidades sociales (Òmnium Cultural y Assemblea Nacional de Catalunya) se han quedado sin el carisma de Jordi Cuixart y Jordi Sànchez.

Memoria histórica
Martín Arnal: “Yo habría matado a Franco, aunque nunca maté ni a una mosca”

Tras vivir casi 40 años exiliado en Francia, Martín Arnal Mur volvió a España al morir Franco. Y se decepcionó. En su larga biografía hay espacio para la derrota, el dolor, las ilusiones perdidas y la esperanza. La llama del anarcosindicalismo, la experiencia de la colectividad agraria en su pueblo en 1936 y el paso por los campos de concentración franceses forjaron una vida que es todo un monumento a la dignidad y a la memoria.

Chile
El fantasma de la dictadura recorre Chile

Regresan los fantasmas del pasado en un país con una paradigmática dictadura militar, en la que las violaciones a los derechos humanos y la instalación neoliberal son cuestiones imposibles de olvidar.

Catalunya
La caza del octubre rojo (2017-2019)

Resulta llamativa la insistencia con la que se interroga al movimiento de masas en Catalunya respecto a sus intereses de clase y los peligros chovinistas en que podría incurrir o incurre.

Últimas

Opinión
Los anarquistas: el enemigo

Lo podemos leer en todos los medios de comunicación mainstream: los anarquistas han hecho todas las maldades sucedidas en el último mes en toda España. 

Insólita Península
Tiempo y tragedia en Granada

Nadie tiene dudas de que el cadáver de Federico García Lorca se encuentra en una zona abarrancada entre las localidades de Alfacar y Víznar, a pocos kilómetros al norte de la capital granadina. Allí fue asesinado.

Historia
Barcelona disturbios S.A.

El conflicto urbano es una seña de identidad de Barcelona. Los acontecimientos de esta semana muestran que, más allá de la sentencia del Supremo, hay motivaciones profundas por parte de sujetos políticos nuevos sin expectativas ni futuro.