Historia
Diego Díaz: “Necesitamos una alianza de la España plurinacional y la España vaciada”

El historiador Diego Díaz ha publicado Disputar las Banderas, un ensayo que traza el sinuoso camino de la relación entre la izquierda y la cuestión nacional.

Diego Díaz ok
El historiador y activista social Diego Díaz Elvira Megías
15 feb 2020 06:55

La relación del comunismo con las banderas y símbolos fue conflictiva a lo largo del siglo XX. En un primer momento, se trató de hacer a la clase obrera el sujeto único de las luchas de emancipación. El patriotismo, una vez triunfó la revolución de 1917, fue identificado como un bulto sospechoso, una desviación pequeño-burguesa. Simultáneamente, Lenin estableció un pensamiento en torno a las luchas de autodeterminación como luchas contra la opresión que aun continúa vigente en parte del movimiento. Eso, y también la relación con el sentimiento nacional vasco, catalán y gallego, cambiaría en torno al triunfo de la República y el auge del fascismo. La “patria” pasaría a ser un concepto a recuperar, aunque los rivales del comunismo —republicanos, socialistas y anarquistas— desconfiaran de este cambio de rumbo. Tras la larga noche del Franquismo, el PCE de Santiago Carrillo se comprometería en un programa de reconciliación con España y sus símbolos. 

Disputar las Banderas (Editorial Trea, 2019), el ensayo de Diego Díaz (Oviedo, 1981) es un recorrido documentado y ágil sobre la cuestión nacional y sus símbolos. Díaz, que colabora con El Salto y está implicado en el lanzamiento esta primavera del medio digital Nortes, traza varias líneas de análisis sobre una cuestión que es hoy central: la relación entre las luchas emancipatorias de clase y la demanda de autodeterminación o independencia. Una relación conflictiva para la izquierda española.

¿Crees que se ha llegado a una síntesis interesante con el tema de la plurinacionalidad por parte de la izquierda? ¿Esta vez puede valer o es un birlibirloque más en una historia que ha dado varios giros?
Ahora mismo hay dos fuerzas funcionando en España. Por un lado, la de la plurinacionalidad y, por otro, surge una nueva fuerza, un movimiento social, que es el que pone en el tablero el problema de aquellos territorios que, desde el punto de vista de la identificación nacional, no tienen ningún problema con España, que combinan fuertes identificaciones regionales o provinciales como es el caso de Teruel, con una sensación de abandono por parte del Estado central, de despoblación, envejecimiento, falta de recursos, etcétera. Lo que creo que la izquierda transformadora, las fuerzas del cambio, el Gobierno, deberían lograr es sintetizar en un nuevo proyecto esas dos cosas. Un proyecto de país que satisfaga las demandas de plurinacionalidad que tiene una parte del país y también las demandas de cohesión territorial, equilibrio regional, poner en el centro el problema de los territorios olvidados. Cualquier avance hacia una reforma del Estado en clave plurinacional tiene que partir de la solidaridad. No nos puede valer una plurinacionalidad que suponga que lleguen menos recursos a Teruel, a Castilla y León, Asturias, Galicia, los sitios que están más envejecidos. Es necesaria una alianza de la España plurinacional y la España vaciada.

Hay una parte de la derecha, que ahora está opacada, más abierta a un reconocimiento de la plurinacionalidad. Que sabe que hablar gallego no significa ser de ETA

El problema que creo que percibe mucha gente es que plurinacionalidad va a significar más pasta para catalanes y vascos. En ese sentido, es importante esa respuesta de plurinacionalidad solidaria. No es incompatible: el españolismo no significa más solidaridad territorial. Creo que el ejemplo de eso es la Comunidad de Madrid: el Partido Popular en la Comunidad de Madrid puede perfectamente combinar un discurso muy españolista, muy antiindependentista y anticatalanista, con una concepción totalmente insolidaria de la cuestión territorial. Compitiendo con el resto de España por medio de vacaciones fiscales, tratando de atraer empresas de otros lugares y —ya no es que no quieran hablar de co-capitalidad— sino que están directamente a levantarle eventos a otras ciudades.

Esta idea de Madrid contra el resto de los pueblos ¿ha funcionado siempre o es un fenómeno reciente?
Creo que el nacionalismo español en el siglo XX tiene tres momentos fundamentales. En la dictadura de Miguel Primo de Rivera se diseña este españolismo agresivo, obsesionado con la cuestión catalana, con la persecución de las lenguas, etc. El segundo momento es la dictadura Franquista: durante 40 años la “marca España” está asociada a una concepción nacional-católica de lo español. Creo que el tercero es el aznarismo. Todo lo que estamos viviendo son distintos desarrollos del aznarismo. Cuando José María Aznar coloca esa bandera rojigualda en la Plaza de Colón hace toda una declaración de intenciones.

Ser de derechas no tendría que significar apostar por un nacionalismo español excluyente: siempre existió una parte de la derecha que concebía la España de las regiones. Incluso, recordemos, el partido de Gil Robles era una confederación de derechas regionales. Para mí, uno de los momentos más interesantes en ese sentido en la campaña electoral pasada fue cuando se produce una discusión entre Ana Pastor, del PP, y Rocío Monasterio, de Vox, en el que Monasterio sale con un discurso agresivo defendiendo que las autonomías es lo peor que le ha pasado a este país, las autonomías son un derroche, etc. Eso es una expresión de una derecha nacionalista española pero, aparte, es madrileñocéntrica. Ana Pastor dice algo así como “yo soy gallega, no me tienes que dar ninguna lección de lo que significa ser española pero sé perfectamente que Galicia ha mejorado muchísimo gracias a la desaparición del centralismo y a que puede gestionar sus propios recursos”. Hay una parte de la derecha aznariana, muy dura en ese nacionalismo, y creo que hay otra parte que ahora está opacada, cuyo representante podría ser Alberto Núñez Feijóo, que considero que está más abierta a un reconocimiento de la diversidad, de la plurinacionalidad. Que sabe que hablar gallego no significa ser de ETA, y tal.

En cuanto al PSOE, aseguras que el proyecto más amable de país es el de Zapatero pero, ¿funciona para el resto del partido?
Hay también dos pulsiones que, por buscarles nombres y apellidos, serían el zapaterismo y el felipismo-guerrismo. Aunque gran parte de la descentralización de España se hizo bajo gobiernos de Felipe González, creo que tuvieron siempre una desconfianza fuerte con que la descentralización fuese algo más, que fuese un reconocimiento de otros sujetos políticos. En España siempre ha habido una parte de la izquierda y de la derecha que puede hablar de descentralización si es solamente una cuestión administrativa. El problema es si incluye también cuestiones de soberanía, cuestiones culturales, de reconocimiento. Eso está ahora representado por los barones del centro-sur de España, que responden al discurso de “España nos roba” de una parte del nacionalismo catalán. Es normal, pero creo que ellos también se regodean para usos electorales internos en esa polémica. Ese sector del PSOE del centro-sur ha jugado irresponsablemente a calentar la cuestión territorial. Pero también hay una parte del PSOE que tiene mucho miedo que cualquier reforma de la plurinacionalidad suponga menos recursos para sus territorios, lo cual creo que es una duda razonable. En el otro extremo creo que está la posibilidad, por parte del PSOE, de desarrollar un zapaterismo un poco más avanzado.

¿ Ese proyecto de Zapatero consistía en una reconciliación de parte de la sociedad con la idea de España?
Los tres ejes del zapaterismo en materia de identidad nacional fueron: una “marca España” asociada a España como un país moderno, feminista, gay-friendly... Es decir, admirada por su liberalidad.

El mejor destino Erasmus.
Exacto. Ese punto que en su momento jugaron Madrid y Barcelona en los 80, que es una combinación de buen vivir mediterráneo con modernidad europea. Gente tomando cañas y Estado del bienestar. El segundo eje es una reconciliación con el pasado, con el desarrollo de la Ley de Memoria Histórica y un reconocimiento de que nuestra democracia es heredera de la II República, esto es, la construcción de un cierto puente entre la República y la actualidad sin cuestionar la monarquía; y, lo tercero, un desarrollo del Estado de las Autonomías en clave federal y con guiños plurinacionales. Creo que ese puede terminar siendo el proyecto del Gobierno Sánchez-Iglesias. Iglesias es consciente de la fuerza que tiene dentro del Gobierno, de las resistencias que hay dentro del propio PSOE a ese proyecto, y que ahora mismo Podemos se daría con un canto en los dientes si se encarrilase ese proyecto de más derechos civiles que nos hagan ser un país que en la escena internacional se ponga del lado del derecho internacional, avanzar en términos de memoria histórica y destensar el tema catalán con algún guiño federal-plurinacional.

Es el liberalismo el que se inventa la soberanía nacional, se inventa la ciudadanía, evidentemente con todas las limitaciones de género, raza y clase
Estamos en este momento de reivindicación de Zapatero pero su proyecto se acabó con la crisis y con la constatación de que la soberanía estaba ya en una macroestructura como la UE que, por su parte, no ha conseguido generar un proyecto de identificación. ¿Cómo se ha intentado engarzar esos dos momentos, de identificación con España y amarre a la Unión Europea?
Hubo una tentación de hacer un soberanismo español de izquierdas en algún momento, a raíz del pacto de estabilidad, la protesta contra los recortes impuestos por la UE, el artículo 135, después el tema del Golpe de Estado light que se le da a Syriza. Una parte de la izquierda pensó entonces en la posibilidad de desarrollar ese soberanismo de izquierdas, pero no cuajó. Porque la UE es un elemento muy ambivalente para España. Al mismo tiempo que impone un corsé neoliberal a las políticas económicas —que es verdad que se ha aflojado un poco en los últimos tiempos— es también la institución que ampara, por ejemplo, al ecologismo en el caso de Madrid Central. La resolución de todas las condenas de Catalunya y, finalmente, lo que pone un cierto freno a la deriva punitivista que estábamos viendo en el tema catalán, es la Unión Europea. Por otro lado, la bandera del soberanismo en toda Europa está en manos de la derecha y la ultraderecha. Con lo cual, estos intentos de hacer un soberanismo español de izquierdas no cuajan y creo que no han cuajado casi en ningún lugar de Europa. Portugal es el lugar donde está más avanzado el soberanismo de izquierdas.

Una de las lagunas más grandes del referéndum del 1 de octubre era precisamente el acople con la UE. ¿Tampoco allí cuaja?
Creo que el discurso de la CUP de fuera de la Unión Europea, fuera de la OTAN, no tiene ningún recorrido. La propia CUP espera que lleguen sentencias favorables del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Tiene que ver con ese punto ambivalente de la UE. 

Diego Díaz 3
El historiador y activista social Diego Díaz. David F. Sabadell

Cuando Pablo Iglesias e Íñigo Errejón comenzaron a usar el término de patria arreciaron las críticas a su izquierda. Pero ese uso no es nuevo, ha sido una constante del comunismo español. 

El nacionalismo español se lo inventan los liberales. La izquierda del siglo XIX —utilizando ese término con un poco de alegría— “inventa” la nación española y el patriotismo español. La fuente de legitimidad de la monarquía era que dios elegía al monarca y la gente era súbdita. Es el liberalismo el que se inventa la soberanía nacional, se inventa la ciudadanía, evidentemente con todas las limitaciones de género, raza y clase. A la fiesta de la soberanía nacional no están invitados, o lo están solo retóricamente, las mujeres, las clases populares y los pueblos de ultramar.

Posteriormente, el republicanismo lo recoge y es una cultura política fuertemente patriótica. Cuando el PSOE quiere dejar de ser un partido estrictamente obrero y abrirse a nuevas clases sociales, tiene que empezar a coger elementos del republicanismo, y uno de los que coge es el patriotismo. Pablo Iglesias Posse, a partir de la década de 1910, empieza a incorporar estos elementos del patriotismo español alternativo, de las clases populares, en el que se identifica a los socialistas con la patria y se denuncia que los que no eran patriotas son las élites, que mandaban a la gente a ir a morir a Marruecos para sus concesiones de minas. Son los socialistas, por parte del movimiento obrero, los primeros en romper ese tabú, en incorporar esa cuestión interclasista que es la patria, lo que pasa que dándole una dimensión popular.

Luego los comunistas, a partir del Frente Popular, van a jugar también en ese terreno. En toda Europa. Porque el Frente Popular es una experiencia por parte del comunismo de apertura política a otros sectores sociales, que parte de la idea de que la revolución en Europa ha fracasado y que lo que se viene encima es la reacción fascista. El movimiento comunista pasa de estar en una posición ofensiva a estar en una posición defensiva; esa defensa de la democracia y los derechos sociales es una tarea que no puede hacer la clase obrera o el campesinado por sí solos. Necesitan ampliar sus alianzas. Esos aliados a los que tienen que ampliarse son también sectores populares no obreros, clases medias democráticas, intelectuales antifascistas, etc. y eso pasa por introducir nuevos ingredientes: nuevos lenguajes y retóricas. Esto lo plantea magníficamente [Gueorgi] Dimitrov, que era en aquel momento secretario de la Internacional. Dice: “La patria es algo demasiado jugoso, demasiado atractivo para que le dejemos el monopolio al fascismo”, eso pasa por rastrear en las historias nacionales todos aquellos elementos susceptibles de ser rescatados para armar un relato progresista. En España por ejemplo es la recuperación de los comuneros, la recuperación del 2 de mayo, Mariana Pineda, etcétera, etcétera.

Es a finales del siglo XIX, en los ambientes del republicanismo federal, donde se empieza utilizar la tricolor, con el morado que hace alusión a Castilla y a los Comuneros
Explicas en Disputar las banderas que Pasionaria hacía muchas extrapolaciones historicistas.
Era una apasionada de los Episodios Nacionales de Galdós. La Guerra Civil, en ese sentido, es una pasada. Yo salgo ahora y suelto un discurso con aquellas épicas y la gente se ríe de mí, pero en una guerra eso cala, claro. Se reivindicaron todo tipo de episodios heroicos del pueblo español que fueran susceptibles de armar un relato de que el pueblo español no está en guerra contra la mitad del país y de su ejército sino que está en guerra contra el fascismo internacional que estaba utilizando a una minoría de malos españoles.

Ahora parece que estamos en una época muy iconoclasta o con símbolos maltrechos. La bandera republicana, por ejemplo, está muy asociada al pasado, pero ¿está funcionando como un símbolo a recuperar en el siglo XXI?
El tema es que se trata de una bandera de la izquierda. La decisión ya entonces fue conflictiva. Es un factor muy español y es que una corriente política cambia la bandera. La primera República utiliza la rojigualda y es a finales del siglo XIX, en los ambientes del republicanismo federal, donde se empieza utilizar la tricolor, con el morado que hace alusión a Castilla y a los Comuneros. Nuevamente, los comuneros como uno de los mitos históricos de la izquierda española, por lo que tienen de revuelta contra el despotismo monárquico. Es una bandera de un sector del republicanismo, pero progresivamente se va convirtiendo en la bandera de todos los republicanos. Y el 14 de abril es una fiesta en toda España en la que eclosiona la bandera. Aparecen de no sé sabe dónde y la bandera republicana está por todas partes. Y, en caliente, el Gobierno provisional de la República, decide cambiar la bandera y poner la tricolor como bandera nacional. Hay algunos sectores del conservadurismo que lo critican, aun aceptando el cambio de régimen, pero el Gobierno después de la fiesta del 14-15 de abril hace esa apuesta. En los primeros días del Golpe de Estado, los militares golpistas no saben muy bien qué hacer con ella, eso lo refleja muy bien la película Mientras dure la guerra, de Alejandro Amenabar.

Eso ha creado una dificultad. Por ejemplo, en Cuba, la gente de Miami y la de La Habana lo único que tienen en común es un fuerte nacionalismo cubano y los mismos símbolos, pero en España hay un problema peculiar con el tema de los símbolos en el momento en el que el republicanismo, entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX, va diseñando unos símbolos nacionales alternativos.

El 15M tiene un punto de ruptura con las tradiciones políticas de la izquierda, en los primeros momentos del 15M no aparecen por ningún lado las banderas republicanas

En los 70, una de las renuncias principales del PCE es la bandera. Se cuenta a menudo que la seguridad de los comunistas tenía orden de expulsar a la gente que llevase la tricolor a los mítines.
En la transición hay un primer momento de eclosión de banderas republicanas. El PCE ha renunciado a la bandera republicana pero esta está por todas partes, también está muy presente en los actos del PSOE, que no renuncia a la República hasta la elaboración de la Constitución. Evidentemente, en el momento en el que el PCE, que era el partido que tenía fuerza e implantación, dice que no hay espacio para la República, estaba claro que la renuncia del PSOE iba a llegar tarde o temprano pero el socialismo es muy coqueto en su renuncia. Dentro de la competición que tiene con el PCE trata de alargar un republicanismo ambiguo todo lo posible. Pero las manifestaciones están llenas de banderas republicanas, la extrema izquierda utiliza la tricolor y el PSOE la usa hasta el 78. Luego cae en desuso hasta la oposición a Aznar, cuando resurge y se convierte en la bandera antisistema y se emplea por una nueva generación. Nace una impugnación de la Transición y lo que, después en el 15M, empezamos a llamar el Régimen del 78. La bandera empieza a estar presente en la huelga general de 2003 y en las manifestaciones antiglobalización del semestre español de la presidencia de la Unión Europea. Es un momento en el que coincide que la fuerza heredera del PCE está revisando su papel en la Transición y rompe con la asunción de la monarquía. Es una nueva generación que impugna ese relato que se enlaza con el boom de la memoria histórica, en el cambio de siglo, cuando se entra en ese debate, que no es un debate español si no que es internacional.

Has hablado del 15M y, aunque en la manifestación inicial no hay banderas republicanas y tampoco españolas, sí se presenta gente con la camiseta de la selección española de fútbol. Es un tiempo en el que la bandera no significaba lo que sería después con la fiebre de la “España de los balcones” ¿Una oportunidad perdida?
El tema es que tanto en Grecia como en Portugal, en las manifestaciones contra la troika, contra los recortes, pueden usar la bandera nacional pero nosotros no podemos salir a protestar contra los recortes con la rojigualda porque puede generar sarpullidos a una parte de la militancia por razones obvias. Es una peculiaridad española. El 15M en un primer momento tiene un punto de ruptura con las tradiciones políticas de la izquierda, con lo cual, en los primeros momentos del 15M no aparecen por ningún lado las banderas republicanas. A medida que avanza el ciclo del 15M y esa nueva generación de personas movilizadas empieza a maridar con la izquierda tradicional, sí. En las marchas de la dignidad las banderas republicanas ya están por todas partes. Pero hay un primer momento de irrupción popular de gente nada politizada, que viene de casa, que viene con un punto muy fresco, y lo convierte en una manifestación distinta.

El proceso de democratización de la bandera actual iniciado en la Transición no ha concluido y una parte importante de la sociedad española sigue sin reconocerse en ella

¿Qué símbolos se puede plantear como alternativas hoy día?
No podemos decidir nosotros en el laboratorio qué símbolos van a tener los movimientos sociales del siglo XXI. Pongo el ejemplo de Bella Ciao. Nadie decidió en un laboratorio que fuera esa canción. Es un viejo problema. La República por ejemplo tuvo un problema enorme para poner el himno. Porque en España era súper popular como himno republicano La Marsellesa, traducida al castellano. La Marsellesa y el Himno de Riego rivalizaban en popularidad. Quizá seamos un país con problemas para los símbolos, porque tampoco el himno oficial de España tiene letra.

¿Qué hacer entonces con la bandera rojigualda? A raíz de la España de los balcones parece irrecuperable en ese proyecto de un país en paz consigo mismo.
Creo que la izquierda española más que un problema de identidad nacional tiene un problema simbólico. Le faltan símbolos con los que identificarse. El proceso de democratización de la bandera actual iniciado en la Transición no ha concluido y una parte importante de la sociedad española sigue sin reconocerse en ella. Quizá se llegue a una convivencia más o menos pacífica entre la bandera oficial del Estado y esos otros símbolos más afectivos y sentimentales para esa parte de la población: la tricolor y las banderas regionales, autonómicas, nacionalistas... No lo sé. La historia nos enseña que las banderas se significan y resignifican. La ikurriña se la inventa un reaccionario como Sabino Arana, pero en la Guerra Civil, el antifranquismo y la Transición se reconvierte en un símbolo democrático que va más allá de la comunidad nacionalista. Los símbolos del republicanismo del siglo XXI no creo que vayamos a decidirlos en el laboratorio, como te digo, sino que serán, como siempre, las luchas sociales y los procesos políticos los que fijarán nuestros códigos simbólicos.

Relacionadas

Historia
Vasco Núñez de Balboa y el consenso del pueblo

Las cacerolas que estos días reclaman en la calle Núñez de Balboa el fin de un supuesto golpe de Estado nunca habrían tolerado que un Vasco Núñez de Balboa existiese.

Historia
¿Cuándo nació Extremadura?

Este jueves, 21 de mayo, el colectivo de Guías-Historiadores de Extremadura organiza su VII Café con Historia (virtual) para debatir sobre los orígenes de la región extremeña.


Feminismos
La lucha de las cigarreras de Cádiz

En Andalucía, las cigarreras son una de las primeras expresiones organizativas del movimiento obrero y fueron precursoras en la lucha feminista.

23 Comentarios
#47600 18:34 17/2/2020

Ni patrias ni banderas:
https://stfeliuantifascistaction.wordpress.com/

Responder
1
0
#47573 5:41 17/2/2020

Los símbolos, las banderas, es precisamente lo que nos desune.
¡Menos agitar las banderitas... y más agitar los cerebros y los corazones, hostia!

Responder
1
1
#47589 14:32 17/2/2020

Si los españoles se hacen catalanes se acabó el problema. Como ellos no son nacionalistas ...

Completamente de acuerdo.

Responder
0
0
#47554 16:02 16/2/2020

España, reserva espiritual de occidente, arcano de las tradiciones obreras, relicario de la lucha de clases ...

El progresismo falangista es lo que tiene ...

Responder
2
2
#47552 15:58 16/2/2020

Nos cuenta el intelectual que la ikurriña la creó un reaccionario como Sabino Arana ... Y que tal y tal . Debe ser que en España no debía haber reaccionarios en aquellos tiempos. Solo le ha faltado añadir " como Convergencia" para ser otra retahíIa de tópicos españolísimos intentando eludir la falta de un sentimiento popular, nacional, o llámenlo como quieran, tanto como la falta de cualquier proyecto motivador para las diferentes realidades nacionales, realmente constatable en el territorio del reino. Por encima de la inconfesa e indisimulable motivación de la fuerza y la corrupción. como verdadero motivo de la legalidad hoy vigente.
Españolísimo el tipo.

Responder
6
6
#47550 15:15 16/2/2020

Unas conclusiones folclóricas. Como siempre, la izquierda académica del reino prefiere seguir pegada a mamá transición.

Responder
9
6
#47549 14:57 16/2/2020

¿Y para cuando una reflexión sobre el nacionalismo?, ¿para cuando una descodificación de esa ideología reaccionaria que sustenta los proyectos sociales más conservadores y antidemocráticos?. ¿No debería la izquierda de plantear este debate como ha planteado el de otras ideologías reaccionarias como el machismo y el sistema que lo genera: el patriarcado?. ¿Es que acaso alguien admitiría un pluripatriarcado o un patriarcado centralista?. En vez de intentar resignificar términos como patria o símbolos como las banderas, ¿no sería necesario un análisis de los términos, categorizaciones y paradigmas del nacionalismo?. ¿O acaso la izquierda acepta la argumentación nacionalista como inevitable?, ¿lo son también las estadísticas de las mujeres maltratadas?. Si se puede luchar contra una ideología hasta hace poco hegemónica como era el machismo, también se puede combatir y ganar al nacionalismo. La nación no existe y es hora de empezar a decirlo en alto.

Responder
6
1
#47569 22:48 16/2/2020

Aquí un español que iba con Holanda durante la final del Mundial. ¡ Pues no se aguanta él el nacionalismo niná !

Responder
0
0
#47596 17:07 17/2/2020

¿Qué te hace pensar que los demás son como tú?, ¿esa es tu justificación para defender una ideología reaccionaria?. Supongo que para un machista todos somos un poco machistas, y así puede justificar lo injustificable. ¿Qué te hace pensar que a todos nos gusta el fútbol?. Por lo visto a ti sí, pero eso no significa que a los demás también.
Haces gala de una de las características más comunes en los nacionalistas: creerse la norma, el ejemplo, la pauta, el modelo a seguir mediante el cual se rige la sociedad (en su imaginación, claro). ¿Un ejemplo? Sí, pero de narcisismo y eso es un trastorno de la personalidad. Háztelo mirar.

Responder
0
0
#47598 18:11 17/2/2020

Eres un ignorante catedralicio. Precisamente esa persona solo te está diciendo que no necesita que tú seas nada en particular para poder serlo ella. Y tú lo llamar reaccionario porque el no quiere ser como tú. ¿ Y tú presumes de no nacionalista ? ¡ No eres español niná ! Así va como va España.

Responder
0
0
#47603 19:32 17/2/2020

No te enfades, pero utilizar la primera persona del singular y acabar con la tercera, despista un poco. Perdón si lo he entendido mal.

Responder
0
0
#47597 18:04 17/2/2020

¿ Qué te pasa a ti, que crees que soy yo como tú, y que no se ser lo que yo quiero ser, si los demás no quieren serlo ? Que es lo que os pasa a los no nacionalistas ...

Responder
0
0
#47604 19:39 17/2/2020

Esta es mejor:
https://www.youtube.com/watch?v=ngdtl5FsvOo

Responder
0
0
#47546 13:57 16/2/2020

Qué curioso el "no nacionalismo" no nacionalista de patrias que hay que "tolerar" para ser progresista y otras que deben ser acatadas porque tienen una naturaleza telúrica no supremacista y son las que pueden homologar a las demás. Otra prueba más de la devaluación universitaria y de que España, en todo caso, es un país de ignorantes que no saben ni lo que son ellos mismos si vascos o catalanes no quieren serlo. ¿ Y qué tal dejar que las urnas decidan que patria quiere o no quiere la gente ? Dicen que eso es lo democrático. Quizás lo que ocurre es que si catalanes o vascos deciden tener otra patria, los españoles no sabrían cual querrían.

Responder
4
2
#47542 13:27 16/2/2020

Brillante entrevista, muy compleja en cuando al concepto de patria, bandera, simbología y cuestión popular.
Todos estos textos enriquecen el saber cultural del pueblo. En mi opinión, la cuestión federal es muy necesaria, y cuando digo federalismo me refiero a un hermanamiento, cooperación, entre pueblos iguales, sin que exista un hermano mayor que por mantener contentos a sus hermanos pequeños les de ciertos derechos, pero manteniendo su dominio central.
Por otro lado, la patria es un elemento que tenemos que disputarle a la derecha capitalista, así es. Sin embargo, dicha patria debe ser relacionada directamente con la soberanía popular, la transformación social y la conciencia de clase, para atraer a todo el movimiento popular.
En cuanto a la bandera estatal, para mi, y lo digo con toda mi confianza, jamás podré aceptar que una bandera venida del absolutismo monárquico, el golpismo, la dictadura franquista y el pacto de la farsa transición, sea mi bandera y la de mi clase. Si existe una bandera esa es la tricolor, la de la libertad que logramos en el 31 y los que apoyaban la rojigualda nos la acuchillaron en el 36

Responder
4
1
#47539 13:01 16/2/2020

La mayor ruptura del 15 m con las tradiciones de la izda fue poner en cuestión la democracia representativa. Ahora vosotros los de POdemos formais parte de ella.

Responder
5
2
#47536 12:52 16/2/2020

Que risa, ya es lo único que os faltaba, haceros nacionalistas españoles. Y en la OTAN y la UE. Está bien porque al fin el o la que busque un proyecto liberador ya no os tendrá en cuenta sino enfrente más bien.

Responder
4
4
Kynikos 4:32 16/2/2020

Me ha gustado mucho la entrevista, una exposición muy clara de la relación de la izquierda con la patria y los símbolos nacionales. De todas maneras, me quedó pensando y tengo dudas. ¿Es conveniente reapropiarse de la idea de patria? Tenemos claro que el poder económico se encuentra en instancias supranacionales. También sus vícitmas, lo hemos visto con las refugiadas. ¿No podemos encontrar otros conceptos, otros símbolos, en torno a los que agruparnos?

Responder
6
0
#47511 23:56 15/2/2020

Es curiosa esta forma de entender la plurinacionalidad. Una nación grande y unos territorios que hay que contentar en lugar de naciones al mismo nivel que deciden como se organizan.

Responder
5
1
#47563 21:30 16/2/2020

Tal y como has puesto la idea de las naciones y pueblos hermanos, es la esencia plena del federalismo. La única vía para hermanas y liberar a los pueblos, y la clase

Responder
1
0
#47581 12:57 17/2/2020

Eso, federales por cojones.

Responder
0
0
#47494 15:18 15/2/2020

A ver si la izquierda se quita los complejos de la patria y la bandera

Responder
4
8
#47479 11:20 15/2/2020

reflexión muy interesante y necesaria

Responder
6
1

Destacadas

Brecha salarial
Esto es la brecha salarial: un 40% menos de salario si barres en el interior

Un barrendero que escoba las calles de Bilbao cobrará este mes 1.477 euros, frente a los 1.028 euros de quien barre el interior de los edificios municipales. Ellos se ocupan del espacio público visible. Ellas, del invisible.


Actualidad
De Colombia a India. Ciclones y totalitarismos

Un resumen visual de la actualidad mundial. Todo imagen, sin comentarios. Un nuevo formato de El Salto TV: el Plano Maestro.

Coronavirus
La mascarilla, nuestra nueva frontera

La obligatoriedad de la mascarilla simboliza lo que me atrevería a calificar de mutación antropológica: nuestros gobernantes, con el apoyo de pensadores de la altura de Byung-Chul Han, parecen estar decididos a que la cara no enmascarada comience a parecernos obscena.

Drogas
Más opioides, más alcohol y cannabis al doble de su precio: las drogas durante el estado de alarma

¿Qué ha cambiado en el mundo de las drogas durante los dos meses de confinamiento? Javier Sánchez Arroyo, coordinador de Consumo ConCiencia, responde a las dudas sobre el uso y posible abuso de sustancias en este tiempo.

Antifascismo
Salir del armario de la patria

Hablar de patria en la izquierda es casi tan jodido como salir del armario, y mira que suele ser tortuoso. Pero la realidad es que, una vez que sales, se está bastante mejor.

Coronavirus
Sanitarios organizan la primera protesta de la desescalada en Madrid
El lunes 25 de mayo a las 20 horas trabajadoras y trabajadores llaman a secundar una protesta en las puertas de todos los centros de Madrid
Teatro
Cuando en el teatro se representaba la huelga

La huelga fue protagonista, principal o secundaria, en numerosas obras de teatro escritas y representadas en España en la bisagra entre los siglos XIX y XX. El hispanista Gérard Brey ha analizado en profundidad lo que denomina “teatro de la huelga”, un subgénero hoy olvidado y desaparecido de la escena actual.

África
La comunidad sostiene las vidas vulnerables en Nairobi durante la pandemia

Ante las medidas del gobierno de Kenia por el covid-19, muchas familias que viven al día se enfrentan a graves dificultades para acceder a productos de necesidad básica y a una violencia policial estructural que pone en riesgo su vida.

Últimas

Centros de Internamiento de Extranjeros
CIE de Zapadores, prisión privativa de dignidad vacía por primera vez

La vulneración de derechos, los abusos policiales y la falta de garantías vitales convierten los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) en espacios de deshumanización. Con la pandemia del covid-19 y la declaración del estado de alarma, todos los centros del Estado han quedado vacíos por primera vez en más de treinta años.

Historia
Vasco Núñez de Balboa y el consenso del pueblo

Las cacerolas que estos días reclaman en la calle Núñez de Balboa el fin de un supuesto golpe de Estado nunca habrían tolerado que un Vasco Núñez de Balboa existiese.