Fútbol
El rayismo gana la calle

La afición del Rayo Vallecano denuncia la posición de la directiva del club en el cuidado y mantenimiento del estadio y alerta de un deterioro intencionado para abrir el camino a una futura operación urbanística.

Aficionados del Rayo Vallecano.
Los aficionados del Rayo Vallecano están convocados a una manifestación el sábado 1 de septiembre. Pablo 'Pampa' Sainz

publicado
2018-08-31 10:48:00

El cierre provisional del campo de fútbol del Rayo Vallecano tras la caída de un niño sobre los escombros de las obras de remodelación en el partido que enfrentó al Sevilla y la suspensión del encuentro que este fin de semana debía disputar contra el Athletic de Bilbao, ha sido la gota que ha colmado la paciencia de la afición. Este sábado 1 de septiembre se manifestará por las calles de Vallecas pidiendo la renuncia inmediata del presidente de la institución, Raúl Martín Presa, y en defensa del club.

El inicio de una nueva andadura en primera división no podía comenzar peor para la hinchada rayista. Al ya acostumbrado armado tardío del plantel que defiende los colores franjirojos en la máxima categoría del fútbol español, se suman las pésimas condiciones con que se encontraron el estadio en la primera fecha, disputada en la tarde del pasado domingo 19 de agosto.

Es la crónica de un final anunciado. Desde la Plataforma Asociación Deportiva Rayo Vallecano (ADRV), la Asociación de Accionistas, y la Federación de Peñas, llevan mucho tiempo denunciando ante el presidente del Club, Martín Presa, el mal estado de las instalaciones. Asientos rotos, grifos que no funcionan, baños insalubres, bombillas fundidas, difícil accesibilidad, grietas en las estructuras y suciedad, mucha suciedad, son solo algunos de los reclamos reiterados en los últimos años.

El estadio del Rayo Vallecano es propiedad de la Comunidad de Madrid. Construido en 1976, lleva desde 2012 sin pasar la Inspección Técnica de Edificios (ITE)

“Exigimos que no se vaya a caer un niño, que no se vaya a caer una grada y que haya un mínimo de higiene”, destacaron los representantes de la afición en una conferencia de prensa realizada tras la reunión mantenida con el director general de Deportes de la Comunidad de Madrid, Javier Orcaray.

Asimismo, confirmaron que el sábado 1 desde las 18hs (la hora en que el Rayo debía recibir al Athletic de Bilbao) se concentrarán en la Calle del Monasterio Nº8, lugar en el que nació la ADRV. Desde allí marcharán hasta el campo, para realizar un “rodea el estadio” y luego tendrán una asamblea abierta a todo el rayismo. “Para que aquellos aficionados que no están en ninguna peña o asociación puedan dar su opinión y aportar ideas de cómo defender el club y mejorarlo”, indicaron.

¡Alerta Vallekas!

En el transcurso de la semana la ADRV difundió un manifiesto donde llama a la afición a estar alerta ante la situación institucional. “Quieren quitarnos nuestra casa”, denuncia.
“Estamos contra la espada y la pared. Se nos cae el estadio encima y entre todos, tenemos que ponerlo en pie. No se trata de otra oración en el desierto, esta es la verdad. La culminación de un proceso de destrucción. Un ataque al corazón del Rayo y del barrio de Vallekas”, sentencia el comunicado y agrega que “es un lustro de avisos, respondidos con miradas a otro lado. Y entre medias la creencia de que nos van a quitar la casa”.

El estadio del Rayo Vallecano es propiedad de la Comunidad de Madrid. Construido en 1976, lleva desde 2012 sin pasar la Inspección Técnica de Edificios (ITE), inexplicable si se tiene en cuenta que en aquella oportunidad el informe resultó “desfavorable”. Algo ha fallado o a nadie le ha interesado la progresiva degradación de las instalaciones.

El Gobierno municipal de Ahora Madrid en los últimos años ha presionado a la Comunidad para que acometiera las obras necesarias y así paliar las deficiencias detectadas, incluso bajo apercibimiento de multas. Si bien desde junio se vienen realizando trabajos por un valor de 1,2 millones de euros, la gravedad de las denuncias de la afición, han precipitado los acontecimientos de los últimos días.

Las autoridades madrileñas se han empeñado en destacar que la seguridad de la afición “nunca ha estado en peligro”. Sin embargo, se plantean dudas lógicas: si no había peligro, ¿por qué esta suspensión? La situación es la misma que hace quince días atrás, cuando el Rayo Vallecano recibió al Sevilla y la afición se encontró unas estructuras en estado deplorable.

Tras la reunión con la Comunidad, los aficionados han destacado que según las autoridades “en lo que respecta a la ITE, creen que no va a haber problemas para que en un espacio corto de tiempo (fecha posible el 22 de septiembre) se pueda abrir el estadio para jugar partidos. Siempre y cuando el Rayo cumpla unos requisitos que le van a exigir, que es la parte de cumplir con un plan de prevención y de evacuación acorde a la situación del estadio en ese momento”, advirtieron.

Preocupan especialmente las vibraciones detectadas en la grada alta en el último partido. En algunos momentos “parecían movimientos sísmicos, como un terremoto” graficaron, y señalaron que tuvieron que pedir a la afición del Sevilla que “por precaución dejaran de botar”.
“La Comunidad nos comenta que en informes previos no habían detectado ninguna irregularidad, pero a raíz de ponerlo en conocimiento, han encargado uno nuevo a la empresa especializada Integma para que ellos estudien si el campo tiene alguna deficiencia o no, que impida disputar los partidos”, destacaron desde la ADRV.

Atendiendo a otros pelotazos inmobiliarios como la “Operación Valdebebas” y la “Operación Calderón”, los aficionados rayistas temen que esta situación haya sido buscada para que sea inevitable la clausura de las instalaciones.

“Hemos mostrado nuestra preocupación de que la dejadez en el mantenimiento del estadio pudiera estar ocasionada por un interés particular de la directiva del Rayo Vallecano por hacer alguna operación urbanística. Pero la Comunidad ha sido tajante en decirnos que no se va a vender el estadio del Rayo Vallecano, porque es para la afición”, concluyó Javier, el representante de peñas.

Relacionadas

Memoria histórica
Zurdo e deportivista, até a última pinga
Falemos claro, o que aconteceu en Galicia despois da sublevación militar de xullo de 1936 foi un exterminio por motivacións políticas.
Fútbol
Los miércoles, a las doce

Jugar gratis al fútbol es la vía de escape para un grupo de refugiados de Barcelona, que semanalmente se encuentra en las instalaciones de la Unió Esportiva Sant Andreu.

Magreb
Los ultras que desafiaban la dictadura

En el norte de África, región repleta de autocracias que niegan el espacio público, los estadios de fútbol son uno de los pocos escenarios en los que es posible una cierta protesta.

3 Comentarios
Hodei 3:35 2/9/2018

Hacer negocio por encima de la situación y el orgullo de miles de aficionados, es una auténtica vergüenza. Esto es un símil de la los incendios intencionados para posterior recalificación urbanistica

Responder
0
0
#22345 22:51 31/8/2018

No es que desde 2012 no pasen la ITE ... es que en 2012 les tumbaron la ITE y los dueños todavía no han vuelto a revisión para que les den la pegatina. Cuatro años de compadreo popularra y tres de tragala ahorita.
¡Manuela chapalo!. Sine die.

Responder
0
1
Óscar 11:13 1/9/2018

Este Rayo antifascista!!

Responder
1
0

Destacadas

Economía
¿Montamos una cooperativa de plataforma?

La Pájara Mensajería, Coopcycle, Som Mobilitat y Fairbnb son algunos de los proyectos cooperativos que han nacido para ofrecer una alternativa social a las economías de plataforma. Sus objetivos: crear un trabajo con condiciones dignas, estructuras de decisión horizontales y tejer redes.

Tenerife
La historia del Puerto de Granadilla: 300 millones de despilfarro

El puerto de Granadilla es una de las infraestructuras investigadas en una de las piezas del caso Lezo por supuestas comisiones pagadas de forma ilegal por OHL. Su construcción, que costó 300 millones de euros, fue objeto de una década de protestas por parte de colectivos ecologistas que denunciaban su inutilidad.

Acuerdos de Paz de La Habana
“El presidente colombiano no tiene voluntad política de cumplir los Acuerdos de Paz”

Gladys Rojas, secretaria de la corporación Sembrar, y Pablo de Jesús Santiago, síndico de la Federación Agrominera del sur de Bolívar, denuncian el incumplimiento de los Acuerdos de Paz de La Habana.