Feminismos
Xenofeminismo: que florezcan un centenar de sexos

Cualquier teoría que haga de la “lo natural” una norma o un principio moral o político debe ser destruida. Llega el xenofeminismo, y va tomando fuerza. 

xenofeminism

Ahora que la cuestión del sujeto del feminismo ha ganado relevancia en el debate público (¿qué significa “ser mujer”? ¿es una categoría biológica o cultural? ¿abrir el feminismo a queer y a trans divide el movimiento o abre nuevas posibilidades?), resulta especialmente interesante atender a una nueva corriente de pensamiento que poco a poco va ganando más fuerza: el xenofeminismo (xf).

Aunque se define explícitamente como una forma de transfeminismo, sería un error desechar el xf como una teoría posmoderna más: el xf no tiene nada que ver con las mal llamadas “políticas de la identidad”. Se trata de una teoría que nació formalmente en junio de 2015, cuando el colectivo LaboriaCuboniks —formado por expertas de distintos ámbitos: artes visuales, programación,filosofía, arqueología y diseño— publicaron el manifiesto Xenofeminismo: una política por la alienación. El texto fue difundido en 12 idiomas y puede leerse en su web. 

El xf debe entenderse como una ampliación crítica del aceleracionismo, una teoría política muy en boga, que sostiene que la única forma realista de destruir el capitalismo es comprometerse con sus dinámicas de progreso y acelerarlo hasta hacerlo reventar. Para ellos, el decrecimiento no es una opción: precisamente porque ponen la cuestión ecológica en el centro de su reflexión, no creen que sea posible poner freno al capitalismo. Como explica el filósofo italiano Toni Negri, se trata más bien “de perseguir el contante crecimiento económico y la evolución tecnológica (acompañados de crecientes desigualdades sociales), provocando un vuelco en el interior de las relaciones de clase”.

Desde una perspectiva política y social, lo que el xf intenta explicar aquí es que “nada debería ser entendido como fijo, permanente o dado”

Este es también el espíritu del xf. En su manifiesto fundacional afirman que el activismo local es necesario pero insuficiente: “Escindirse de la máquina capitalista o repudiarla no la hará desaparecer”. Por ello, quieren construir un feminismo adaptado a la realidad tecnocrática del capitalismo, no como simple autodefensa digital, sino como reorientación de “las tecnologías hacia fines políticos progresistas de género”. Su propuesta es clara: un feminismo racionalista, cercano a la ciencia, que abrace la tecnología como un método “para combatir el acceso desigual a las herramientas reproductivas y farmacológicas, el cataclismo medioambiental, la inestabilidad económica y las peligrosas formas de trabajo mal remunerado”.

En términos filosóficos, esta vocación tecnopolítica y anticapitalista —que heredan del ciberfeminismo de Donna Haraway, pero también del feminismo de segunda ola de Shulamith Firestone— se traduce en un ataque frontal contra cualquier teoría que haga de la “lo natural” una norma, un principio moral o político: “¡En nombre del feminismo, la ‘Naturaleza’ dejará de ser un refugio para la injusticia, ¡o el fundamento para cualquier tipo de justificación política! ¡Si la naturaleza es injusta, cambiemos la naturaleza!”.

Es por todo esto que Helen Hester, filósofa británica que forma parte de LaboriaCuboniks y autora del libro Xenofeminismo: tecnologías de género y políticas de reproducción (Caja Negra Editores, 2018), define este movimiento como “un feminismo tecnomaterialista, antinaturalista y abolicionista de género”. Son tres ideas que se retroalimentan, pero empecemos por esta última: afirman que para derrocar la estructura patriarcal no basta con eliminar los privilegios masculinos, sino que es necesario acabar con la distinción misma del género, para que las diferencias sexuales devengan culturalmente neutras.

No debemos entender el abolicionismo como una supresión efectiva de todos los géneros, sino como una invitación a multiplicarlos. “¡Que florezca un centenar de sexos!”, leemos en el manifiesto, y Helen Hester lo matiza para no caer en terreno pantanoso: “El xenofeminismo es abolicionista en materia de género en el sentido en que rechaza la validez de cualquier orden social ligado a las identidades como base para la opresión, y en el sentido en que adopta la diversidad sexual más allá de cualquier concepción binaria”.

Tecnología como emancipación

Como hemos visto, el xf no tienen reparos a la hora de posicionarse en el debate sobre el sujeto del feminismo, pero además abre nuevos desafíos y tensiones: ¿hasta qué punto podemos abrazar la tecnología como una herramienta de emancipación? ¿Es la naturaleza por necesidad un espacio violento e injusto? ¿Querer cambiarla solo puede entenderse como un acto de carácter patriarcal?

Quizá la corriente que con más detalle ha contestado estas preguntas es el ecofeminismo, y no por casualidad el xf se enfrenta abiertamente a algunas de sus tesis. De hecho, tratarlos como interpretaciones opuestas puede servirnos de guía para entender lo novedoso del xf, aunque no sería justo ni acertado reducir el ecofeminismo a sus primeras corrientes esencialistas, que entendían que había un vínculo especial entre mujer y naturaleza. Las propuestas más recientes apuestan por una relación de apoyo mutuo entre ecología y feminismo como una forma de multiplicar las posibilidades de ambos movimientos.

El xf y el ecofeminismo coinciden en que la situación actual de colapso climático requiere soluciones de emergencia, pero sus herramientas y focos de atención son radicalmente distintos. Inicialmente, se trataría de una discusión sobre los límites de nuestro imaginario: mientras el ecofeminismo apuesta por pensar nuevas formas de vida que se rijan por el principio de sostenibilidad, el xf no contempla rendirse ante las imposturas de lo natural porque, aunque reconoce que existen límites biológicos, entiende que estos no son inmutables y, por tanto, no deberían definir nuestra experiencia. De hecho, a sus ojos, la naturaleza no sería otra cosa que un “espacio de confrontación” que debe ser reconquistado.

En su manifiesto fundacional afirman que el activismo local es necesario pero insuficiente: “Escindirse de la máquina capitalista o repudiarla no la hará desaparecer”

Desde una perspectiva política y social, lo que el xf intenta explicar aquí es que “nada debería ser entendido como fijo, permanente o dado”. Cuando glorificamos lo natural, explica Hester, en realidad estamos generando injusticias hacia queer y trans, las personas con diversidad funcional o quienes han sufrido discriminación debido al embarazo o a las tareas ligadas a la crianza. Es por esto que más allá de abolir el género, proponen acabar con todo tipo de discriminación —raza, clase, género, capacidad física— eliminando las identidades naturalizadas.

Feminismos
Del feminismo al infierno
Que la igualdad es buena para los negocios constituye uno de los pilares del nuevo modelo de gestión empresarial que reivindica la “voz de las mujeres”.

En sus palabras, la lucha debería continuar hasta que “las características que hoy responden a categorías de género y raza ya no sirvan de criterio para hacer ningún tipo de discriminación más allá del tipo de la que permite el color de ojos, el hecho de tener o no pecas o la capacidad de enrollar la lengua”.

Al hacer esta proposición es indispensable plantearse qué ocurre entonces con la maternidad y por ende, con nuestro futuro como especie. Si hoy la ecología —y también el ecofeminismo— constituye un movimiento con un respaldo social y político considerable es porque utilizando la retórica futurista de cómo —o incluso si— vivirán las generaciones futuras, ha sido capaz de generar una preocupación real por el mundo que habitamos.

Así lo expresa Alicia Puleo en el libro Ecofeminismo para otro mundo posible: “Los seres humanos somos cuerpos que han de adquirir la autoconciencia de pertenecer al tejido de la vida múltiple y multiforme del planeta que habitamos, y de que su destrucción es, a medio o largo plazo, la nuestra”.

Sin embargo, para el futuro xenofeminista utilizar la figura del niño como motivo simbólico recurrente es problemático, dado que favorece la mitologización de la feminidad, la discriminación heterosexista y la asociación directa entre mujer y madre, olvidando que hay numerosos cuerpos no menstruantes que también son de mujeres.

Hester lo expone cuestionando algunas de las propuestas ecofeministas más conservadoras, pero también recientes: “El gran problema de un proyecto que concede a las mujeres un papel esencial debido a su conexión corporal con la maternidad es que restringe de antemano los términos en que puede concebir cuestiones como la apertura a lxsotrxs, la responsabilidad y la receptividad a su determinación en virtud de los paradigmas de género existentes”.

Xenofeminismo Portada Caja Negra

¿Significa esto que el xf está “contra los hijos”? En realidad no, porque lo que desean no es tanto reducir la natalidad, sino crear un nuevo imaginario donde existan redes de cuidados y solidaridad más allá de la familiar nuclear. Esta vez en contra de Donna Haraway, el xf no ve viable ni justo exigir un control de la fertilidad humana ante la actual escasez de recursos, pues la causa de esta situación se debe a la desigual distribución de los mismos. En otros términos, la xenosolidaridad pasaría por dejar a un lado la preocupación por el Niño, que vendrá, y generar una mayor hospitalidad hacia los niños que realmente ya existen en nuestro planeta.

Si el xenofeminismo consigue ser algo más que un pensamiento especulativo es porque es capaz de materializar estas propuestas haciendo un llamamiento a resignificar la tecnología. Aunque reconocen que esta no es necesariamente beneficiosa, y ni siquiera neutra, entienden que por su carácter social se trata de “un ámbito de potencial intervención feminista”. Quizá la mejor forma de entenderlo es a través de dos ejemplos que nos brinda la propia autora. El espéculo ginecológico fue un instrumento que utilizaron las feministas de la segunda ola para la práctica de autoexámenes: sus usuarias podían ver sus propios genitales con ayuda de un espejo de mano. Aunque en un primer momento pueda parecer un artilugio sin demasiada importancia, debemos medir sus posibilidades en relación con su contexto: en un sistema de salud patriarcal impulsado por el afán de lucro, que las mujeres pudieran hacerse autoexámenes vaginales se convirtió en una forma de empoderamiento. Algo similar sucedió la invención del Del-Em, “una tecnología diseñada por las feministas para eludir las restricciones médicas y jurídicas que limitaban el acceso al aborto”. Tras comprender el procedimiento de las prácticas para realizar abortos tempranos, Lorraine Rothman creó este dispositivo con la intención de que circulara de manera libre y no comercializada, al margen de la institución médica.

Por supuesto, el xf es una propuesta filosófica, y no un programa de acción directa. Pero con estos ejemplos demuestra que su propuesta está tan comprometida con la práctica como lo estuvo del feminismo de segunda ola y sus prácticas de autoayuda: la organización de redes de solidaridad, de grupos de concienciación y educación (conectados por la idea del do it yourself), no se diferencian mucho del ciberactivismo sanitario de subRosa o de la publicación del libro-guía Cuerpos trans, personas trans: un recurso para la comunidad transgénero. En ambos casos se parte de un diagnóstico (bio)político sobre cómo el patriarcado no solo impone una serie de restricciones sobre los cuerpos, sino que los interviene desde la definición misma de vida -de la vida que merecen ser vivida-, para levantar contra él una batería de contrapoderes.

En consecuencia, si bien el xenofeminismo propone una línea de pensamiento que se atreve a ser crítica con los feminismos actuales, también es capaz de reconocer y sintetizar su herencia, con el objetivo de ganar un mundo distinto, libre de “la infección de la pureza”: un mundo distinto al que tenemos ahora, pero también diferente de sí mismo, siempre abierto a lo “xeno” –a lo otro, a lo ajeno, a lo extraño–.

Internet
Denuncian censura de vídeos contra la violencia machista en Facebook
Un vídeo que narra una violación múltiple ha sido eliminado de la página Spanish Revolution en dos ocasiones. Facebook alega que lo hizo por las denuncias de otros usuarios.

Relacionadas

Feminismos
Feminismo para todas frente al feminismo de la Escuela Rosario de Acuña

AMA Asturies celebra del 3 al 5 de julio unas jornadas online que seguirán a la programación de la Escuela Feminista Rosario de Acuña, donde hace un año se elevó el tono del discurso tránsfobo.

En el margen
“A los machirulos les diría que tengan claro que las mujeres no les debemos una mierda”

Cuando Maite Alogo empezó a usar las app de ligue se encontró con pautas muy machistas y actitudes hacia su cuerpo racializado que la violentaban. Abrió una cuenta de Instragram para señalar aquellas conductas que denotan misoginia y racismo entre otras opresiones.

Movilidad
“A bici pode servir para cuestionar o machismo"

Ter acceso a unha boa mobilidade é un dereito, mais para algunhas persoas parecera ser unha cuestión de privilexios. O colectivo Mulleres Bicivisíbeis loita contra as desigualdades de xénero no uso da bicicleta.

16 Comentarios
Alicia 12:54 18/11/2018

Es preocupante esta diversidad de propuestas que acaban siempre en lo mismo, menosprecio hacia las mujeres, hacia la Naturaleza y hacia todo aquello que nosotras podemos hacer y los hombres no. Desvalorizar la maternidad, la menstruación, la crianza, la menopausia... parecen convertirse en las herramientas más efectivas para acabar con un sistema que legitima la injusticia y la desigualdad. ¿Cómo se entiende esto? ¿Cómo y de dónde surgirá una sociedad igualitaria y pacífica sin la experiencia acumulada por las mujeres, por ser mujeres, madres, abuelas, cuidadoras? ¿Quién puede plantear, seriamente, que invisibilizar otra vez a las mujeres traiga algo bueno? ¿A quién beneficia este discurso además de fortalecer la misoginia patriarcal? Estos planteamientos teóricos sólo favorecen la confusión y por lo tanto al patriarcado.

Responder
2
4
#26317 24:49 17/11/2018

¿Cambiar la naturaleza? Pero hemos hecho otra cosa desde la revolución Neolítica, no sería mejor dejar a la Naturaleza en paz???

Responder
4
1
#26316 23:56 17/11/2018

Y si no hay mujeres, cómo hay feminismo? Lo que aguanta el papel...

Responder
2
4
Anónimo 23:06 17/11/2018

El aceleracionismo es basura de principio a fin, y por tanto, también lo será cualquier teoría ligada a él de forma no crítica.

Responder
3
4
#26312 22:12 17/11/2018

Cómo persona que no odia el capitalismo pero a la que gusta leer para aprender... con todos mis respetos, parece una broma. Estas cosas no favorecen al feminismo, lo ridiculizan

Responder
3
4
#26311 21:55 17/11/2018

Lo que necesitamos es dirigirnos a la mayoría de mujeres explotadas y currantes y dejarnos de tanto academicismos y vanguardimos estériles. Si no nos comprende la mayoría de la población el Trump de turno se llevará la población a su terreno

Responder
2
2
#26307 21:37 17/11/2018

Como variante del transhumanismo o posthumanismo, son consecuentes los postulados del xenofeminismo.
Aparte de su inutil, contraproducente y esteril renuncia u oposición directa a las leyes de la naturaleza (que justificaría por ejemplo el ecocidio de la Amazonía), este experimento distópico sería totalmente absorvido por el neoliberalismo (como ya ha hecho el PP con Maroto) que vería bien cualquier tendencia a la huida hacia el fin de los recursos que condujera a una guerra mundial por los mismos desde los arsenales atómicos USA.
El xenofeminismo apocalíptico y nihilista estaría en la vanguardia de este neofascismo de privilegiados tecnologizados explotadores del lumpen proletariado africa-sudamericano que solo pensaría en las necesidades básicas que les arrebata el norte industrializado.
¿Cuánto durarían estos posthumanistas en Marte? Que prueben y se ofrezcan voluntarios para colonizarlo si tanto odian las leyes naturales terraqueas.

Responder
6
3
#26305 20:44 17/11/2018

Típica teoría de académicos desvinculados de cualquier lucha social y proyecto político y que con su afán de intentar ser innovadores y tener casito pues inventarse pseudoteorias que pueden ser fácilmente derribadas y que encima no afectan en nada al status quo. Parafernalia progresista para liar aun mas las cosas y que todo siga igual.

Responder
8
4
#26309 21:52 17/11/2018

Totalmente de acuerdo, lo has descrito a la perfección

Responder
2
0
JFGG 20:15 17/11/2018

Pues me parece una propuesta interesante y argumentada a la que darle unas cuantas vueltas

Responder
6
7
#26296 17:28 17/11/2018

Si queréis hacer méritos para que la gente currante os ignore estáis en el camino. Ustedeso de no llegar a fin de mes... Como que lo ignoráis

Responder
14
4
#26310 21:53 17/11/2018

Claro que sí, mientras la izquierda andemos con tonterías académicas los Vox y sucedáneos nos comerán el terreno

Responder
4
3
#26285 15:35 17/11/2018

Esto parece bastante snob y ganas de hacerse destacar

Responder
9
2
#26277 13:41 17/11/2018

Cuanta chorrada joder... que no es tan difícil... hay que cargarse el capitalismo, retomar las riendas de nuestras vidas y punto

Responder
11
1
#26279 14:41 17/11/2018

Como si fuera facilísimo lo que propones.

Responder
3
4
#26304 20:32 17/11/2018

Fácil no es, pero si seguimos liandonos y mareando la perdiz con tonterías, sera cada vez más difícil...

Responder
8
0

Destacadas

Coronavirus
Decenas de trabajadores siguen acudiendo a su centro de trabajo sin saber que allí se originó el rebrote de Madrid
Un inmueble de oficinas fue el lugar en el que se dio el rebrote de la capital mientras decenas de trabajadores tienen que seguir acudiendo a él. La Consejería de Sanidad no quiere dar explicaciones al respecto, al mismo tiempo que la empresa dueña del edificio asegura desconocer cuántos trabajadores están contagiados.
Especulación urbanística
Un fondo buitre anida en el centro de Vigo

El fondo norteamericano Autonomy Capital, del que es fundador el ex directivo de Lehman Brothers, Robert Gibbins, compró la deuda del proyecto del Barrio do Cura en 2018. Ahora los vecinos y vecinas piden no ser abandonados ante la especulación urbanística e quiere garantizar su derecho a la vivienda frente a una posible expropiación del gobierno local.

Crisis económica
Estados Unidos y China, en rumbo de colisión

La construcción de China como enemigo es la apuesta política de Donald Trump para su reelección en noviembre. Los movimientos en inteligencia militar dibujan el rastro de una escalada del conflicto desde su faceta comercial y mediática.

La semana política
Colchones y suelos

Fomento anuncia un plan para poner suelo público a disposición del sector privado a coste cero. Ada Colau ofrece 1.200 euros mensuales a los propietarios de pisos turísticos para solucionar temporalmente la necesidad de familias vulnerables. El sector de la inversión inmobiliaria no se inmuta con la crisis, convencido de que nadie va a tocar sus privilegios.

Últimas

Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
El Gobierno vasco impide votar a al menos 200 personas en las elecciones del domingo

Tanto si presentan síntomas activos como si se encuentran asintomáticas, las 200 personas que actualmente tienen covid-19 no podrán acudir a los colegios electorales el 12 de julio. Los contactos estrechos de los positivos, otras 500 personas, deberán ir con la papeleta desde casa, si es que la tienen.

Urbanismo
El hotel de cala San Pedro recibe un dictamen ambiental negativo
El proyecto, que supondría la construcción de un complejo de casi 600 metros cuadrados con 11 habitaciones y 22 plazas, se considera “inviable”.
Contigo empezó todo
Los españoles antifascistas presos de la Inglaterra antifascista

En 1945, 226 presos españoles que habían pasado por campos de concentración en Francia acabaron siendo acusados por las autoridades británicas de colaborar con los nazis.

Sanidad
Médicos MIR del País Valencià irán a la huelga desde el 21 de julio

El colectivo de Médicos Internos Residentes (MIR) de los servicios públicos sanitarios valencianos anuncia huelga indefinida a partir del 21 de julio.