Feminismos
Las alumnas que plantaron cara a la diputada de Vox, Alicia Rubio: “Decía que el feminismo es un invento de progres”

La integrante de la formación ultraderechista, que asegura que el feminismo es un cáncer, fue sustituida como jefa de estudios del instituto en el que trabajaba tras la presión de la comunidad educativa

Alicia Rubio Vox
Alicia Rubio, en una conferencia de Vox en 2018.

El 15 de marzo de 2017 a las 14: 30 horas el IES Arquitecto Peridis de Leganés (Madrid) se vestía de protesta. Banderas LGTBi, carteles contra la homofobia y gritos como “que no nos representan” en boca de alumnas y alumnos que clamaban a sus puertas, indicaban que el vaso ya se había colmado.

El director del centro, Antonio J. Fraguas, y la jefa de estudios, Alicia V. Rubio, de marcada ideología conservadora, habían participado en un acto intimidatorio de Hazte Oír en la Complutense. Además, se había retirado una bandera multicolor de una de las clases. La comunidad educativa ya no podía soportar más la situación y exigían el cese de ambos miembros de la junta directiva. Dentro del instituto, un cónclave de profesoras y profesores abordaban el asunto. Los otros dos jefes de estudio habían puesto su cargo sobre la mesa, ante el distanciamiento ideológico. “La profe nos dice que el feminismo no existe”, se quejaban las alumnas fuera.

El director del centro, Antonio J. Fraguas, y la jefa de estudios, Alicia V. Rubio, de marcada ideología conservadora, habían participado en un acto intimidatorio de Hazte Oír

El 14 de noviembre de 2019 la Asamblea de Madrid debatía una Proposición No de Ley (PNL) propuesta por Unidas Podemos para combatir los estereotipos sexistas en las aulas. Alicia V. Rubio volvía al centro de la polémica, hoy como diputada de Vox y no en un aula, sino en la tribuna de la soberanía popular. “El feminismo está anegado de comunismo” aseguraba Rubio para criticar lo que a su juicio eran “tontadas” contenidas en la PNL. “Empodera mucho coser un botón. Yo propondría como Vox en vez de feminismo, asignatura obligatoria costura”, aseguraba firme ante la cámara.

En su intervención repasó a su manera algunas de las corrientes feministas “sin mencionar el lesboterrorismo y el pornofeminismo y otros posteriores que cuidadito”, ironizaba. “Como dice Milo Yannopoulus, el feminismo es cáncer”, concluía. “Si realmente quieren erradicar la violencia y los crímenes contra las mujeres empiecen por hacer una honrada detección de las causas con medidas eficaces y no majaderías ideológicas, que ayuden a las verdaderas maltratadas en vez de incentivar las denuncias falsas al exigir más dinero público para los lobbys que viven de esto”, acababa.

El libro de la polémica

“Todo empezó cuando ella escribió un libro. Nosotros tampoco teníamos demasiada idea. Esto ocurrió en paralelo al autobús de Hazte Oír. Apareció en los medios de comunicación y los chavales se enteraron y el claustro también. La extrema derecha no estaba bien vista por aquel entonces —hoy está más blanqueada— y hubo un claustro extraordinario. Los alumnos y alumnas comenzaron a movilizarse también. Los profesores pidieron que se la sustituyese. Ella se sintió agredida, acosada. Finalmente, se la destituyó de la jefatura de estudios”, explica a El Salto uno de los profesores que ejerció en el centro y así recuerda esa época

chicas concentracion Peridis
Concentración de protesta ante el IES Arquitecto Peridis

El libro al que alude es el ensayo de opinión que se ha convertido en la biblia contra la “ideología de género” de Vox, titulado Cuando nos prohibieron ser mujeres… y os persiguieron por ser hombres. Y es que Rubio, integrante de la ejecutiva del partido como vicesecretaria de Movilización, se encarga de los asuntos de género. Pero esto a las y los profesores les pilló por sorpresa. “Antes de que empezaran las protestas, hubo un claustro surrealista. Ella estaba a punto de publicar su libro. Se dijo que había unas jornadas de igualdad. Ella empezó a decir que la desigualdad es una falacia, que no existía entre hombres y mujeres. Todo el claustro nos quedamos ojipláticos. Nosotros éramos un claustro normal y corriente donde la igualdad era una constante”, asegura este profesor.

Debates en las aulas

Sin embargo, algunos alumnos y alumnas ya conocían la ideología de esta profesora desde hace tiempo porque en clase no la escondía, según cuenta a El Salto una de ellas. “Estuve cuatro años con ella, durante un año fue profe de Educación Física y luego en Diversificación la tuve como tutora y me daba Lengua e Historia. Luego también me dio MAE, que son valores éticos”, explica esta alumna. “En tutorías hacíamos debates. Debatía sobre el aborto y nos decía que ella estaba totalmente en contra. Que había que dejarlo en manos de los médicos, que la mujer no podía decidir. Yo muchas veces le decía que si a su hija la violaban que qué haría. Me acusaba de demagoga. Yo flipaba. Éramos menores y empezaba a dar sus opiniones. Nos estaba adoctrinando”. Asegura esta alumna que en clase también repetía que el feminismo es un cáncer. “Decía que el feminismo era una invención progre para manipular a los hombres y a las mujeres. Siempre decía que igual que había mujeres maltratadas había hombres maltratados y que las víctimas eran equiparables. Yo llevaba datos para rebatirla”, asegura.

concetracion IES Peridis
Jóvenes muestran carteles contra la homofobia en la concentración ante el IES Arquitecto Peridis

Esta alumna —que omite su nombre— cuenta que la protesta estalló un año después de que ella abandonara el instituto pero participó en ella a través de sus antiguos compañeros y compañeras. “Todo estalló cuando aparecieron en la tele con Hazte Oír haciendo declaraciones públicas. Algunos compañeros y compañeras que eran del colectivo LGTBi colgaron una bandera multicolor en clase. Les quitaron la bandera. Mis compañeros empezaron a protestar y al día siguiente pusieron pancartas y más banderas”, describe. El instituto ya se decoraba con protesta antes de la concentración.

El 13 de marzo un hilo de Twitter en el que una compañera explicaba la situación se llenó de insultos de cuentas sospechosas por su afinidad ideológica a Vox. En ese hilo se explicaba como, entre otras cosas, el 8 de marzo unas compañeras no pudieron salir del centro para realizar el paro convocado a escala nacional porque el director cerró la puerta. Después de esto, la unidad entre las y los alumnos hizo el resto. Un rudimentario cartel con una foto de la puerta del centro y letras multicolores llamaba a una concentración para el día siguiente. #LaHomofobiaFueraDelPeridis era el hangstag elegido. 

“Lo que queríamos manifestar es que no pensábamos como ellos. Hay comentarios que no han de ser respetables, y que han de ser censurables”, dice un exalumno

Alberto Sánchez era alumno de Bachillerato por aquel entonces y comparte con El Salto sus recuerdos de lo sucedido. “Todos conocíamos de qué pie cojeaban. Yo estaba en bachillerato. Empezó porque salieron los dos en el autobús de HazteOír. Aquí cada uno en su casa puede hacer lo que quiera. Nosotros lo que queríamos manifestar es que no pensábamos como ellos. Hay comentarios que no han de ser respetables, y que han de ser censurables”, explica.

Finalmente Alicia Rubio fue sustituida de su cargo. Cuando Alberto piensa en aquellos días, le vuelve a la mente el orgullo por lo que organizaron y reivindica que el origen de la protesta fue única y exclusivamente el instituto, pese a que algunos medios le quisieron atribuir a Podemos la génesis de la revuelta. “Me pareció tan mal los que estaban intentando apropiarse de nuestra propuesta por un lado y por el otro. Esto nació aquí. Ver que un instituto normal y corriente nos opusimos así de esta manera, me da esperanza. Ahora te da más lástima viendo como está el panorama”, asegura Sánchez.

Aunque encuentra el lado positivo de que estas declaraciones adquieran visibilidad a mayor escala. “Para curar una herida primero hace falta ver dónde está la infección. Yo en ese aspecto me alegro de que alguien pueda escucharles. Pero lo que no estoy de acuerdo es en que puedan decir lo que les venga en gana. No es normal que esta mujer diga esas barbaridades siendo un cargo público”, finaliza.

Relacionadas

Memoria histórica
Desenterrando la memoria histórica de las abuelas

Vicenta pasaba las noches en vela confeccionando ramos de flores de papel que vendía para conseguir aceite, judías y pan para sobrevivir. Su bisnieta recupera hoy su historia.

Masculinidades
Masculinidad tradicional, factor de riesgo

La relación entre masculinidad tradicional, entendiéndose como la necesidad de ser fuerte y no mostrar fragilidad, y mayores problemas de salud está avalada por diversos estudios. Pero en tiempos de pandemia, se constituye además en factor de riesgo para la comunidad. 

Rojava
Recuperando conocimientos robados por el patriarcado. El centro de salud de las mujeres - Entrevista

Después de ver los trabajos médicos en el frente con nuestra última entrevista, continuamos con la cuestión médica desde la perspectiva de la autonomía de las mujeres, cristalizada en Jinwar, el pueblo solo para mujeres en el Norte y el Este de Siria. Ampliamos en formato escrito la entrevista realizada por la organización juvenil Arran a la compañera internacionalista que ha estado desarrollando el centro de salud, en el cual ejerce de médico. Nos habla sobre la situación actual de la guerra y la pandemia, sobre la perspectiva de la salud y cómo esto conecta con la liberación de las mujeres y su autonomía.

21 Comentarios
#47222 12:14 10/2/2020

La buena relación entre un hombre y una mujer tiene su base en la mutua confianza, mutua confianza que viene del amor, no del poder. Si al hombre se le considera de entrada sospechoso, un potencial maltratador, un opresor, es lógico que este prejuicio incline la balanza en la relación hombre-mujer a favor del empoderamiento de la mujer. El poder como arma de la mujer frente a la desconfianza. Pero sin confianza no es posible el amor. "All you need is love", como dijo Lennon.

Responder
0
0
#43476 17:45 21/11/2019

Ilustrativa la foto de Abascal al lado de esta señora: controlando lo que dice, dirigiendo con su presencia su machismo de hembra bienpagada.

Responder
42
57
#43423 16:42 20/11/2019

Menuda puritana la voxeneta. Que se quede en casa a hacer costura y a planchar ella si quiere, pero que deje al resto en paz.

Responder
68
84
Mujer no progre 16:05 20/11/2019

No habléis por todas...sois muchas unas feminazis que no sabéis lo que es ser mujer...y realmente os avergüenza hasta ser madres.

Responder
71
55
#43457 11:19 21/11/2019

Ahora nos dirás tu, la iluminada, qué es ser mujer.

Responder
12
36
#43459 11:46 21/11/2019

Tu eres de las que nos tienen que decir que es mujer.
El feminismo de hoy (radical) nos quieren imponer el modelo que ELLAS y solo ELLAS quieren, a su imagen.
Sin dar libertad de lo que una quiera se, o estaás con ellas o no mereces el nombre de llamarte mujer.
Venga ya ....

Responder
26
9
#43464 13:15 21/11/2019

No te caben más mentiras en el comentario. El feminismo es transversal e inclusivo, que te quieres quedar en casa? fantástico. que quieres ser una homófoba, genial, eres un despojo de persona, pero oye, mientras ello no interfiera políticamente ni socialmente, todo bien. Lo que quiere el feminismo es que el ser hombre o mujer o lo que sea no esté acotado a coser un botón o no llorar que es de nenas, no más restricciones sociales, económicas, políticas.El feminismo es de hombres y de mujeres, no te va a venir a decir nadie qué has de hacer, pero van a luchar para que tus derechos estén cubiertos jurídicamente y además se apliquen, si esto te molesta igual es que eres parte del problema

Responder
8
18
#44191 12:34 6/12/2019

Desigualdad entre sexos en España? Somos uno de los países más tolerantes y con más libertades del mundo.
Tenéis un chiringo montado con un cuento que se creen unos cuantos tontos, porque cuidado que hay más tontos que botellines. Y tontas.

Responder
0
3
#43468 15:03 21/11/2019

Me insultas justificando nuestra no coincidencia.
Eso mismo te define a ti y personas como tu

Responder
17
5
#45346 9:33 2/1/2020

No señor/a, cero tolerancia contra la intolerancia

Responder
0
0
#43411 13:32 20/11/2019

vamos a ver,los que comen el coco a los niños sois vosotros y vosotras dando doctrina LGTBI a niño de 3 años en el instituto.Porquw tiene que haber banderas del arco Iris en las clases? Porque no se puede estar en contra del aborto? Porque no se puede estar al favor de la familia? Porque no puede haber una ley en contra de la violencia que defienda a todo el mundo no sólo a las mujeres? Porque sois de izquierda?La misma izquierda que niega los crímenes cometidos por los regímenes de Europa de Este Cuba o Venezu

Responder
28
22
#44193 12:37 6/12/2019

Totalmente de acuerdo contigo

Responder
0
0
#43465 13:15 21/11/2019

un niño de tres años en el instituto?

Responder
6
6
#43461 12:27 21/11/2019

¡¿Que si quiere bolsa?!

Responder
1
3
#43382 22:55 19/11/2019

Este artículo va de la educación concertada o no concertada.
Por que ponéis fotos del arco iris?
Que tiene que ver una cosa con la otra?
Siempre adoctrinando, sois patéticas (lo digo en femenino)

Responder
25
25
#43399 9:57 20/11/2019

Porque si te leyeras el artículo verías que no va ni de educación concertada ni pública, va de que esta señora profesora de la pública es una sexista y homófoba.

Responder
23
26
Roberto 21:25 19/11/2019

Vuitres omofobos xenófobos con faltas de ortografía paleta muy bien por los alumnos

Responder
10
19
Roberto 21:13 19/11/2019

Vuitres oscurantistas xenófobos con faltas de ortografía paleta,muy bien por los alumnos

Responder
7
17
#43361 17:27 19/11/2019

Si llevas a tu hijo a un colegio catolico, tenes la posibilidad que te un profesor le toque a tu hijo.
Si llevas a tu hijo a un colegio en navarra tienes la seguridas que le tocaran a tu hijo, es mas, contara para nota.

Responder
4
11
#43424 16:43 20/11/2019

La educación concertada está subvencionada por mí, también, así que, que se les corte el grifo y vivan de sus fans.

Responder
8
0
#43366 18:25 19/11/2019

Esta señora trabaja en un instituto PÚBLICO.

Responder
13
3

Destacadas

Brecha salarial
Esto es la brecha salarial: un 40% menos de salario si barres en el interior

Un barrendero que escoba las calles de Bilbao cobrará este mes 1.477 euros, frente a los 1.028 euros de quien barre el interior de los edificios municipales. Ellos se ocupan del espacio público visible. Ellas, del invisible.


Actualidad
De Colombia a India. Ciclones y totalitarismos

Un resumen visual de la actualidad mundial. Todo imagen, sin comentarios. Un nuevo formato de El Salto TV: el Plano Maestro.

Coronavirus
La mascarilla, nuestra nueva frontera

La obligatoriedad de la mascarilla simboliza lo que me atrevería a calificar de mutación antropológica: nuestros gobernantes, con el apoyo de pensadores de la altura de Byung-Chul Han, parecen estar decididos a que la cara no enmascarada comience a parecernos obscena.

Drogas
Más opioides, más alcohol y cannabis al doble de su precio: las drogas durante el estado de alarma

¿Qué ha cambiado en el mundo de las drogas durante los dos meses de confinamiento? Javier Sánchez Arroyo, coordinador de Consumo ConCiencia, responde a las dudas sobre el uso y posible abuso de sustancias en este tiempo.

Antifascismo
Salir del armario de la patria

Hablar de patria en la izquierda es casi tan jodido como salir del armario, y mira que suele ser tortuoso. Pero la realidad es que, una vez que sales, se está bastante mejor.

Coronavirus
Sanitarios organizan la primera protesta de la desescalada en Madrid
El lunes 25 de mayo a las 20 horas trabajadoras y trabajadores llaman a secundar una protesta en las puertas de todos los centros de Madrid
Teatro
Cuando en el teatro se representaba la huelga

La huelga fue protagonista, principal o secundaria, en numerosas obras de teatro escritas y representadas en España en la bisagra entre los siglos XIX y XX. El hispanista Gérard Brey ha analizado en profundidad lo que denomina “teatro de la huelga”, un subgénero hoy olvidado y desaparecido de la escena actual.

África
La comunidad sostiene las vidas vulnerables en Nairobi durante la pandemia

Ante las medidas del gobierno de Kenia por el covid-19, muchas familias que viven al día se enfrentan a graves dificultades para acceder a productos de necesidad básica y a una violencia policial estructural que pone en riesgo su vida.

Últimas

Centros de Internamiento de Extranjeros
CIE de Zapadores, prisión privativa de dignidad vacía por primera vez

La vulneración de derechos, los abusos policiales y la falta de garantías vitales convierten los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) en espacios de deshumanización. Con la pandemia del covid-19 y la declaración del estado de alarma, todos los centros del Estado han quedado vacíos por primera vez en más de treinta años.

Historia
Vasco Núñez de Balboa y el consenso del pueblo

Las cacerolas que estos días reclaman en la calle Núñez de Balboa el fin de un supuesto golpe de Estado nunca habrían tolerado que un Vasco Núñez de Balboa existiese.