Que arda el patriarcado

El fin de semana del 14, 15 y 16 de diciembre se llevó a cabo el encuentro de mujeres organizado por la asociación Malvaluna, como parte del Proyecto "Librélulas" en el albergue juvenil La Casa Verde.

Encuentro Malvaluna
Encuentro de mujeres organizado por la asociación Malvaluna, como parte del Proyecto "Librélulas" en el albergue juvenil La Casa Verde.

publicado
2018-12-19 09:30:00

El autobús llegaba lleno a Cáceres, lleno de nombres en femenino que dejarían de ser desconocidos, de experiencias que compartir y de expectativas aún no nombradas. En Cáceres nos montamos las que faltábamos, uniéndonos a nuestras compañeras de Mérida y Badajoz, todas con ganas de que el fin de semana supusiera un cambio, ya fuera en nuestra sociedad o en nosotras mismas.

Cuando, allá por la Primera Ola, las mujeres empezaron a reunirse y los hombres se dieron cuenta de que no hablaban sobre qué iban a cocinar y se sintieron, por primera vez, amenazados por "el sexo débil", los que hacían las leyes les prohibieron el derecho de reunión, más de cinco mujeres era delito. Hoy nos reunimos casi treinta, disfrutando de un derecho por el que lucharon nuestras predecesoras. Nos reunimos solo mujeres porque desde Malvaluna sabían lo necesario que es un espacio seguro, un espacio identitario. Yo no pensaba que lo necesitase hasta que lo he tenido.

Formación, atención a mujeres y activismo feministas son algunas de las ramas que trabajan en la asociación

Malvaluna es una asociación de mujeres con sede en Mérida que tiene una trayectoria de más de 25 años en la atención a mujeres víctimas de todas las manifestaciones de la violencia de machista y la realización de proyectos para promover la igualdad efectiva entre mujeres y hombres. Formación, atención a mujeres y activismo feministas son algunas de las ramas que trabajan en la asociación. Su proyecto “Librélulas”, subvencionado por el Instituto de la Juventud de Extremadura, “es un proyecto innovador que propone fomentar el empoderamiento colectivo y la participación de las mujeres jóvenes universitarias de Extremadura, aportando herramientas para transformarse en lideresas en el ámbito social. Se trata de crear espacios propios que sirvan para reflexionar.” El encuentro en el albergue La Casa Verde fue la parte final en la trayectoria del proyecto, tras varios talleres puestos en marcha desde principios de octubre.

Abríamos la semana pasada con la denuncia por violación de Thelma Fardin, actriz argentina de la serie "Patito feo", contra Juan Darthés y volvemos a iniciar esta con lo que probablemente será otro feminicidio, el de Laura Luelmo. Y estos son solo los mediáticos. Porque sabemos que en las manifestaciones siempre faltarán mujeres pero seguiremos luchando por que la voz de las que aún gritamos se escuche por todas.

"Las mujeres feministas no pedimos para nosotras, pedimos para la mujer, incluso para las que no apoyan y para las futuras", dice Catalina Galán, una de las organizadoras y parte de la Asociación Malvaluna.

A lo largo del fin de semana se llevaron a cabo clases, debates y talleres para formarnos, como una clase de Historia del Feminismo, nombrando a las mujeres olvidadas por la historia, o una clase orientada a violencias machistas. Cuando menos lo esperábamos, estábamos las casi 30 mujeres hablando de si debía haber hombres en las manifestaciones contra el machismo, y es que el tema siempre parece terminar en ellos. Deben acompañarnos, deben hacer un cambio en sí mismos y deben estar en las actividades de participación mixta, pero concluimos que, en nuestra propia militancia, nosotras tenemos que abrir espacios en los que tengamos voz y sea nuestra lucha la reconocida.

En contraposición al discurso de que esta ley beneficia a las mujeres en detrimento de los hombres, dilucidamos que, todo lo contrario, esta ley adolece de medidas de protección, faltando al compromiso que hizo el Gobierno con el Convenio de Estambul

En "Violencias machistas" hablamos también sobre la violencia institucional, el machismo en el derecho y los juzgados, contando con la voz de la experiencia de la abogada Marisa Tena. Repasamos la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, de 2004 así como sus carencias. Sí, compañeras (y compañeros en posesión de la verdad), en contraposición al discurso de que esta ley beneficia a las mujeres en detrimento de los hombres, dilucidamos que, todo lo contrario, esta ley adolece de medidas de protección, faltando al compromiso que hizo el Gobierno con el Convenio de Estambul. Por ejemplo, la ley de 2004 solo considera violencia de género aquella cometida en el entorno de la pareja y ex-pareja.

Malvaluna símbolo
Una de las actividades organizadas por el encuentro de mujeres.

Me recorrió un escalofrío por todo el cuerpo cuando, a la pregunta de "quién ha sufrido algún tipo de violencia machista", todas, TODAS, sin excepción, levantamos la mano.

¿El feminismo libera o el feminismo duele? Esta fue otra de las cuestiones debatidas esa primera noche en el salón del albergue. Duele porque te hace ver todas aquellas violencias de las que no eras consciente; pero libera, libera de la ignorancia, libera y empodera, da herramientas para nombrar tu dolor, luchar contra el patriarcado y movilizarse tanto a nivel personal como a nivel político, porque "el feminismo es siempre político, hermanas", afirmaba Marina del Barrio, no nos confundamos, el feminismo cambia las cosas, y las cosas se cambian actuando en las esferas de poder, no únicamente aportando una opinión. Este debate se llevó a cabo tras el visionado de la película Las Sufragistas, con el que creamos un bonito Cineforum de espectadoras críticas.

El campo y la niebla nos acompañaban por las mañanas. Hacíamos unión de mujeres y naturaleza, que es lo mismo. El sábado por la tarde dejamos a un lado la formación teórica para "Pensar, Sentir y Tocar", tres talleres creados para comprendernos mejor y ser conscientes de nuestro cuerpo. En "Pensar", nos cuestionamos aspectos de nuestra sexualidad, en "Sentir" nos respiramos y nos vaciamos enteras y en "Tocar" nos dimos cuenta de cuán empoderante podía ser la percusión a ritmo samba-reggae de batucada.

Desde la Coordinadora Estudiantil de Cáceres y la Asociación Lisístrata de Don Benito, mostraron cómo las mujeres jóvenes también se movilizan y nos invitaron a participar

Tras los talleres, las jóvenas extremeñas se organizan. Desde la Coordinadora Estudiantil de Cáceres y la Asociación Lisístrata de Don Benito, mostraron cómo las mujeres jóvenes también se movilizan y nos invitaron a participar y crear nuevos espacios empoderantes como los suyos, donde se realizan actividades como ponencias, pegado de carteles, reuniones para compartir experiencias personales o autodefensa feminista.

Cuando las brujas salimos a la noche, y la noche se quedó sin luna, comenzó el Conjuro Antipatriarcal. Eufóricas de sororidad, proyectamos nuestro miedo, rabia e impotencia en el papel y quemamos aquello (o aquellos) que más detestamos del patriarcado, como los hombres nos quemaron a nosotras, brujas, en el pasado. "Que arda el patriarcado", clamaba el coro de voces femeninas enfurecidas. Quemamos violencias, quemamos la culpa que el patriarcado nos hace sentir por sus errores, quemamos los "piropos", el "no haber cerrado bien las piernas" y el programa político de Vox, machista y peligroso para nuestra integridad. Y cuando las pavesas volaron de la hoguera sentimos nuestras voces escuchadas por nosotras, las mujeres en general, porque el feminismo no entiende de individualismos.

Con la pequeña base que nos habíamos forjado los días anteriores, el domingo comenzamos a organizarnos, y sentamos la continuidad -que no el comienzo- de un plan de acción.

Estar en un entorno seguro, sin miedo paralizante, propicia el desahogo, yo misma conté mis encuentros desafortunados con el patriarcado, yo misma grité "que arda", y aún así me quedé con las ganas de contar más experiencias, porque la lista es muy larga, estoy segura, para cada una de nosotras. Entramos un viernes en una Casa Verde y salimos el domingo de una casa morada y todas estábamos de acuerdo en que aquello no podía quedarse solo en una localización. Hoy cuento este fin de semana, para que no quede en un fin de semana, para que no quede solo en estas treinta mujeres, pero también para que quede claro que las extremeñas tenemos un lugar al que acudir.

Relacionadas

Huelga feminista
Todos os vídeos da folga feminista en Galiza
O 3M conversamos co feminismo galego coa mente posta na folga do 8M, que nos emocionou nunha xornada histórica e exemplar.
Opinión
Sobre poder y dominación en nuestros espacios críticos
La realidad nos explota en la cara, y no podemos dejar de ignorar mucho del daño que nos estamos haciendo, los poderes que estamos generando.
Feminismos
Guerra a las mujeres: el frente italiano
De la contrarreforma del derecho de familia al ataque al aborto, la agresión a los derechos de las mujeres en Italia tiene motivaciones económicas, ideológicas y políticas.
4 Comentarios
#28158 13:25 19/12/2018

Gracias por el reportaje, por la esperanza que nos transmitís, a todas y a todos, de que aún hay muchas cosas que quedan por hacer, no solo por decir.

Responder
3
1
#28153 10:21 19/12/2018

Que alegría ver a las mujeres organizadas

Responder
5
0
#28149 10:02 19/12/2018

Solo puedo decir, ¡Qué arda el patriarcado!

Responder
8
0
#28144 9:25 19/12/2018

Emocionante que las nuevas generaciones de mujeres se empoderen, son nuestra esperanza

Responder
6
0

Destacadas

Temporeros
¿Otro año de abusos contra las temporeras marroquíes?
Ante el regreso de las temporeras marroquíes a Huelva, surge el interrogante de si esta vez se podrán garantizar sus derechos.
Acuerdos comerciales
El ‘no’ del Parlamento Europeo al acuerdo con Trump abre una fisura inédita en Europa

Los jefes de Estado europeos deben decidir si siguen adelante con el acuerdo comercial con Estados Unidos después de que el Parlamento rechazase aprobar un mandato para buscar dicho acuerdo.

Libertad de información
Lander Arbelaitz: “A los vascoparlantes se nos vulneran nuestros derechos lingüísticos”

Periodista de Argia, Lander ha sido acusado por dos agentes de la Ertzaintza de un delito de injurias y calumnias por difundir un vídeo en el que se veía a estos vulnerar el derecho a ser atendido en euskera.

Bolivia
Manuel Canelas, ministro de Comunicación de Bolivia: “Las demandas en 2019 no pueden ser las mismas que en 2005”

Bolivia se ha convertido en uno de los pocos países enmarcados en lo que se llamó el socialismo del siglo XXI que ha resistido los golpes de la derecha. El nuevo ministro de Comunicación de Bolivia, Manuel Canelas, relata a El Salto, la necesidad de actualizar el discurso del proceso de cambio liderado desde 2006 por Evo Morales.

Últimas

Opinión
Sobre poder y dominación en nuestros espacios críticos
La realidad nos explota en la cara, y no podemos dejar de ignorar mucho del daño que nos estamos haciendo, los poderes que estamos generando.