Extremadura
Queremos pasear por el campo

¿Tiene que servir una misma medida para todos los territorios? Es difícil entender que haya las mismas normas para una ciudad de 3 millones de habitantes que para una aldea de medio centenar en Las Hurdes.

Senderista Alburquerque
Miembro del Colectivo Cala de Alburquerque, Badajoz.
26 mar 2020 16:20

¿Tiene que servir una misma medida para todos los territorios? Esta es la pregunta que admite muchos tipos de respuestas, desde el blanco al negro, pasando por todos los grises.

Pero antes de contestar, al menos, invito a pensar si nuestra respuesta se está haciendo desde el “urbanocentrismo” que muchas veces tenemos impregnados y que también se destila a la hora de legislar cualquier aspecto de la vida, o a la hora de que los medios de comunicación presentan las zonas rurales. De hecho, al Blanco, Burgués, Adulto, Varón, Heteronormativo se le debería añadir también la U de Urbano (BBVAHU).

Momentos después del decreto del estado de alarma, me leí los extractos que ponían los medios de comunicación que hacían referencia al mantenimiento por el bien común de tiendas como tintorerías o para animales de compañía, además de muchas informaciones de si se podía sacar al perro y cuánto tiempo, pero contrastaba con la ausencia de referencias a alimentos de animales de granja o la posibilidad de desplazarse de aquellas personas que tienen un “campo” para dar de comer, por ejemplo, a sus gallinas… (no es que en los pueblos no haya animales de compañía, que los hay, pero también hay otros animales sin que esto suponga trabajar necesariamente en la ganadería) o prefieren coger una lechuga de su huerta antes que ir al supermercado (con la “curiosidad” de que lo primero te lo pueden impedir y lo segundo está autorizado).

A un señor mayor que se dirigía a su huerta a regar, le dijeron que se volviera porque dentro de dos días llovería

Ciertamente, puede estar “tolerado” ir a dar de comer a los animales o cuidar la huerta si esta no es tu principal actividad económica, pero con muchos matices, sin ir más lejos, me contaban hace unos días que a un señor mayor que se dirigía a su huerta a regar, le dijeron que se volviera porque dentro de dos días llovería.

El agricultor que nos nutre de verduras semanales, de su huerta en el pueblo vecino, ha tenido que dejar de hacerlo porque tiene miedo a posibles multas si las reparte a domicilio; los mercadillos se han prohibido, así que para alimentarte, ya no puedes ir a sacar una lechuga de tu huerto, sin miedo, y no puedes pedir a tu agricultor de confianza que te proporcione verduras ecológicas, ahora hay que ir al supermercado, sitio donde resulta que las posibilidades de contagio crecen exponencialmente.

Estos son ejemplos de lo que llamamos “urbanocentrismo” y es como bien define la palabra “mirar todo con ojos de ciudad”. Por cierto, esa misma ciudad de la que bastante gente ha huido cuando ha venido una crisis como esta, buscando el refugio fuera. Paradojas de la vida.

Hay pueblos que se han duplicado con la llegada de personas, casi como en verano

Y aquí se da otro fenómeno, ¿es xenofobia o no es xenofobia no querer que venga gente de la ciudad a ocupar sus segundas residencias o a sus pueblos de origen? Pues bien, quitando los casos extremos que ya se encargan de magnificar los medios, aunque sean insignificantes en número, como la quema de neumáticos en Tarifa, hay que escuchar, por una vez, a las habitantes del medio rural, sí, esas que casi nunca tienen voz, salvo para ser objetos de chascarrillos (“ahí está la viralización de estos días de la señora que dicen que la han “fuñigado”), expresiones “exóticas” y alguna que otra idealización (algún día hablaré del tono infantil que usan los/as periodistas en los magazines televisivos cuando entrevistan a alguna persona mayor de un pueblo).

¿Es insolidario por parte de las paisanas y los paisanos, por ejemplo, no querer que vayan desde Madrid a los pueblos de la sierra? (quitando los actos violentos, volviendo a insistir). Pues mira, hay pueblos que se han duplicado con la llegada de personas, casi como en verano (esto provoca más inseguridad); si el centro de salud no se ha cerrado, el personal que tiene es para la población habitual (esto provoca más inseguridad); hay mucha población envejecida (esto provoca más inseguridad); la tienda de alimentación tiene abastecimiento para la gente que normalmente habita, etc. Pero, sin embargo, este éxodo, nos debería hacer reflexionar que el modelo desarrollista que promociona lo urbano debe revisarse.

Lo rural está constantemente desvalorizado, la RAE ya se encarga de definir pueblerino como “dicho de una persona poco refinada en sus modales o en sus gustos, o carente de amplitud de ideas o puntos de vista”. Lo rural se invisibiliza, o, si existe, es como algo pintoresco, bucólico, grotesco… Lo rural se descuida, no es rentable tener servicios sociales, médicos, transporte público…El sistema educativo también contribuye a esa “desruralización”, poniendo siempre como modelo lo urbano, libros de texto en donde los ejemplos son de grandes superficies en vez de mercadillos, de aviones en vez de tractores…

Actualmente, la mitad de la población vive en ciudades (en 2050 será un 75%, siguiendo la progresión), pero ocupan un 2% del territorio

Pero resulta que cuando llega una crisis como esta, la ciudad se vuelve vulnerable, mucha gente en poco espacio, muchas posibilidades de contagio, pisos pequeños…

Actualmente, la mitad de la población vive en ciudades (en 2050 será un 75%, siguiendo la progresión), pero ocupan un 2% del territorio. Esta situación es insostenible y se sabe, pero no solo no se pone remedio, sino que se promociona, mientras se sigue hablando de la España Vaciada y no, como diría Gustavo Duch, de la España Llenada, que ese es el gran problema, y ahora con la crisis del coronavirus y sus múltiples consecuencias también se está percibiendo.

Vivo en Alburquerque, desde mi ventana veo parte de las 7.500 hectáreas de dehesa comunal repleta de caminos o callejas vecinales, de una población de algo más de 5.000 habitantes. Aquí, como en todos sitios, por solidaridad, se está cumpliendo el confinamiento, el “quédate en casa” está grabado a fuego desde todos sitios. Y sí, es cierto, para frenar este virus hay que adoptar una serie de medidas: no estar en contacto con otras personas que no sean las que viven bajo el mismo techo, o si es irremediable mantener las distancias de seguridad; usar guantes; lavarse las manos, etc. Pero ¿es necesario que las medidas de confinamiento sean las mismas que en Madrid, por ejemplo, uno de los focos de esta tragedia?

¿Es más seguro viajar en metro que pasear por el campo solo o con tu familia? (cuando digo solo es literalmente solo, porque hay gente que piensa en el campo y piensa en un centro de interpretación, un panel con código QR, un aparcamiento y un sendero balizado). ¿Es más seguro ir a un supermercado que ir a recoger verduras de una parcela?

Las respuestas parecen claras, pero ante ellas existen muchas objeciones: sería legislar haciendo distinciones, entonces provocaría más éxodo de la ciudad al campo si las medidas son más flexibles, la gente no se tomaría el confinamiento con la misma seriedad y se relajarían… En fin, lo que vienen siendo objeciones que parten de la desconfianza, de quitar a las personas y a los territorios su posibilidad de organizarse, de volver a poner en el foco en la minoría que siempre la habrá (con o sin razón) que se “saltan las normas”.

Es difícil explicar a mis criaturas porque no podemos dar un paseo por una calleja dónde no te encuentras nunca con nadie

Aquí, en Alburquerque, por estar empadronado/a tienes derecho a recoger bellotas o a tener un carro de leña, vas al Ayuntamiento y te marca en el plano la zona donde puedes ir y vas solo o en grupo a realizar la tarea. Es decir, si nos podemos organizar para eso, porque no nos podemos organizar para pasear, ¿días alternos?, ¿por inicial del apellido?, ¿por curso escolar quien tengamos niños/as? No sé, ideas puede haber muchas, se podrían plantear entre todas, pero no tenemos el derecho de tomarlas.

Tengo una niña y un niño pequeños, tengo una terraza, ya entro dentro del grupo de “privilegiados”, en contraposición a gente que vive en pisos pequeños, lo sé (aunque también tengo que decir que la casa es de alquiler), pero eso no me quita el derecho a poder replantear las medidas de otra forma, con una base común, respetando lo esencial que es “no juntarnos para no propagar el virus”, pero atendiendo a las peculiaridades del entorno. Yo escucho y veo pájaros, a lo lejos perros ladrar, las gallinas de la vecina, más al fondo ovejas… Y es difícil explicar a mis criaturas porque no podemos dar un paseo por una calleja (como aquí se llama) dónde no te encuentras nunca con nadie, y si fuera así, tienes suficientemente tiempo para guardar las distancias de seguridad; es difícil entender cómo pueden compartir todo cuatro personas en un mismo techo, pero luego hay que salir de forma individual; es difícil entender que haya las mismas normas para una ciudad de 3 millones de habitantes que para una aldea de medio centenar en Las Hurdes… Estas cuestiones no son una locura, en otros países como Bélgica, que están en confinamiento, se anima a la población a salir a espacios al aire libre precisamente por salud. Aquí, a muchos tal vez no nos mate el coronavirus, pero tendremos otras dolencias físicas y psíquicas.

No se trata de un discurso de confrontación urbano versus rural, porque no consiste en eso, ni tiene sentido, se trata de quitarnos las gafas del “urbanocentrismo”: lo que es “bueno” para un sitio no tiene porque ser “bueno” para otro, o al menos el derecho al matiz.

Hasta entonces, seguiremos confinados, pero seguro que cada vez más por miedo a las multas que por miedo al virus… y eso sí que es señal de una sociedad enferma.

Relacionadas

Coronavirus
Rafael Correa: “Pagar ahora las deudas externas significa perder vidas”

Líderes políticos de Latinoamérica como Dilma Rousseff, Jorge Taiana, Gustavo Petro, Camila Vallejo, Maximiliano Reyes, Álvaro García Linera y Rafael Correa exigen la condonación y reestructuración de las deudas externas para luchar contra el Covid-19

Coronavirus
Pantallas protectoras autogestionadas contra el coronavirus

El Auzolab de Auzoenea, en el Casco Viejo de Iruñea, fabrica pantallas protectoras para proteger al personal sanitario y a otros sectores esenciales expuestos al coronavirus. Una iniciativa solidaria vecinal en tiempos de escasez de este producto y de cierta desorganización a la hora de producirlo.


40 Comentarios
#55300 19:03 4/4/2020

Hay poblaciones muy pequeñas que están azotados por el Covid-19, algunas en mi provincia, Huesca. En un pequeño pueblo del Pirineo ya se han contagiado mas de 50 personas, no solo ocurre en las grandes urbes. Esta semana escuché al alcalde de Soria clamando ayuda porque se estaban muriendo un montón de vecinos de la región. Al final decido quedarme en casa, quiero creer que esto terminará mas pronto que tarde. Saludos.

Responder
0
0
#54847 13:48 2/4/2020

Si todo ésto se alarga en el tiempo. El tiempo te , nos dará la razón.
Gracias por este artículo tan realista. Uno de ciudad evidentemente no piensa como uno de pueblo. Gracias a Dios. Pero el problema como bien explicas es : ¿ De dónde salen las leyes? ¿ Y para quien?
Gracias de nuevo.

Responder
0
0
#54668 21:31 1/4/2020

No puedo estar más de acuerdo con usted,se acuerdan del pueblo o para sus veranitos o para sus cacerías montunas.Hay una densa ignoracia ciudadina(pueblerina,diria la rae) con lo que sucede aquí ya que siempre usarán la ciudad como escala o medida.La escasez de contacto con lo natural hace que el pensamiento natural tambien escasee.Yo salgo todos los dia con mi hija al bosque.Lo tengo a 500mt. y salgo con el perro a la playa,la tengo a cien mts,es el privilegio de resistir en el olvido:Solo se acuerdan del pueblo cuando llegan las carencias.Por cierto,soy aldeano,que no pueblerino.Y no,no es lo mismo ir a tu huerta que al supermercado,la tabla rasa es una estupidez...de las gordas.Como dice Castelao,cuando bajas a la ciudad,o llevas comida o llevas dinero.

Responder
0
0
#54463 19:12 31/3/2020

Varón, burgues, blanco, hetero, bla bla bla, siempre olvidaís a los seres de luz privilegiados en occidente?

Responder
0
0
#54440 17:55 31/3/2020

Como alguien ha apuntado ya, parece ser que el evitar salir a solas por el campo o la montaña es una medida para evitar sobrecargar el sistema sanitario o la protección civil en caso de accidente, aunque es verdad que a algunos les puede dar algo por estar en casa. En fin, creo que todos podemos soportar unos días encerrados en casa, aunque se podría hacer excepciones y, en general, no tratar a las zonas rurales desde un punto de vista urbano. Y dos matizaciones: 1) No entiendo a qué viene la referencia a los llamados "BBVAHU". No sé que tendrá que ver ser blanco o negro, hombre o mujer, heteronormativo o no, para el asunto que se aborda aquí. 2) En cuanto al comentario sobre "pueblerino", hay que insistir: el DELE (diccionario de la RAE) se limita a recoger los significados de las palabras que alguna gente usa, es meramente descriptivo. Gracias.

Responder
0
0
#54412 16:12 31/3/2020

Totalmente de acuerdo. Llevo pensando lo aquí descrito desde el primer día, y no se me ocurren mejores palabras para expresarlo. Enhorabuena.

Responder
1
1
#54285 24:24 30/3/2020

Es fácil de entender el coronavirus se origino en el campo en la naturale en lo rural.
Si el virus ya muto para salta de animal a humano.
Ir al campo supone un riesgo de contaminar a alguna especie y se descontrole todo.

Responder
0
6
#54240 22:50 30/3/2020

Se agradebe un poco de lucidez. Este confinamiento es de locos. Una vez muramos todos por dentro, seremos marionetas perfectas para ser -todavía más si cabe- más manipulables

Responder
4
0
#54237 22:28 30/3/2020

Me ha gustado mucho este comentario, genial.

Responder
3
0
#53882 19:03 29/3/2020

Muchas gracias por dar luz a esta situación que estamos viviendo, no sé tiene en cuenta que no es lo mismo vivir en el centro de Madrid que en una zona como la que dices, privando a los niños de respirar aire puro y moverse, por otro lado tenemos todo tipo de distracciones en pantallas "para Entretenernos" añado que Heike Freire está llevando a cabo una campaña para validar este derecho en la infancia. https://www.change.org/p/ministerio-de-sanidad-empat%C3%ADa-y-respeto-a-los-derechos-y-necesidades-de-la-infancia-en-la-crisis-del-coronavirus

Responder
5
2
#53827 12:58 29/3/2020

Qué buen artículo, Miguel. No puedo estar más de acuerdo.
Esto nos pasa porque nos quieren tener ' aborregados ' , mirando distintas pantallas y paralizados por el miedo. Y lo peor, al menos en ciudades como Cáceres, es ver a algunos ciudadanos convertidos en ' policías ' grabando y denunciando a otros ciudadanos. Triste y terrible.
Un saludo, Miguel y mucho ánimo.

Responder
5
0
#53733 20:16 28/3/2020

exacto! yo el monte lo tengo en casa, no tengo más remedio que salir a por leña, con el perro... normalmente ya cuesta cruzarte con vecinas, ahora menos. Hace unos días pasó la municipal y comenté que parece que quieren hacer caja. Las normas deben tener enfoques diferentes ya lo hacen cuando se dan subvenciones por ejemplo para el alquiler por grupos de edad y en estos casos sí es estúpido. Mucho urbanita en los gobiernos me parece a mi

Responder
5
0
#53728 19:40 28/3/2020

Quizás confíe el autor en exceso en la bondad y responsabilidad del ser humano, cuando defiende que serían "minoría" las personas que se "saltasen las normas" en el caso de que cada territorio pudiese legislar según sus características... Para mí resulta evidente que el éxodo de las ciudades sería casi total... Por otro lado, su alusión a la "desconfianza, de quitar a las personas y a los territorios su posibilidad de organizarse" me resulta algo cándida ... Podría decirse que esa desconfianza es el origen de la sociedades estatales... Interesante artículo que pone sobre la mesa el debate en torno al conflico centro-perifería tan ninguneado en nuestro país..

Responder
6
4
#53660 12:59 28/3/2020

Vivo en Cuacos de Yuste, siempre voy con mi perro a pasar al monte donde nuca hay un alma ahora también lo estaba haciendo asta que un vecino me amenazo con denunciarme, desde entonces me veo obligada a pasear a mi perro en el pueblo mucho mas expuesta
a trasmitir y contraer el virus.

Responder
4
0
#53607 4:42 28/3/2020

Me pregunto: cual es el problema de hacer deporte en bici? Estas medidas son absurdas.

Responder
1
2
#53604 4:32 28/3/2020

Vivo solo en un pequeño pueblo de Galicia a, apenas, setenta metros del campo y me parece inhumano este estado policial en el que no se puede acceder a la naturaleza ni solo. Gracias!

Responder
12
1
#53577 24:41 27/3/2020

Al autor: el sentido de quedarse en casa es reducir los accidentes. Accidentes de coche, atropellos, fracturas, paradas cardíacas (urgencias habituales, en resumen) no se podrían atender cuando todo el personal sanitario está dedicado al covid. Imagínese que al pasear por la dehesa tropieza, o se tuerzes el tobillo, o tiene una reacción alérgica por el polen o la picada de un insecto, cualquier imprevisto imaginable... llamaría a la ambulancia, y esta no vendría. O iría usted mismo a la urgencias, y no habría camas libres. No habría servicios sanitarios disponibles. A parte de reducir la posibilidad de contagio, éste es el sentido de no salir.
Dicho esto, enhorabuena por el artículo y la reflexión, que comparto cuanto a la necesidad de replantear el papel del campo.

Vecino de un pueblo de 800 personas.

Responder
12
7
#54161 18:25 30/3/2020

No te muevas de la cama, que igual tropiezas. Ya vereis, lo que no nos gastemos con el covid nos lo vamos a gastar en psicologos y psiquiatras. Yo vivo en la España vaciada y me voy todos los dias a andar 4km, asi le quito al sistema sanitario el que me tengan que tratar luego en psiquiatria.

Responder
5
2
#53572 24:16 27/3/2020

Yo estoy en esa misma situación en un pueblecito de Huesca. Los primeros dias todavia salia al campo, que lo tengo a 50m de mi casa, pero los propios vecinos se sentian molestos, decian que teniamos que estar todos a una. El SEPRONA se pasea por aquí cuando nunca antes lo habia hecho. De repente parece que interesamos a las autoridades. Hoy he ido a mi huerto en coche y por otra ruta diferente a la habitual para no llamar la atención... la atención de qué?? Parece como si me escondiera en tiempos de guerra por miedo a las represalias. Qué absurdo todo esto.
Por cierto, el primer caso de contagio por coronavirus de nuestra ciudad mas cercana vino por la visita de un familiar de Madrid. No seria mas razonable cerrar esas capitales?

Responder
16
0
#53512 20:02 27/3/2020

Esto no va de rural o urbano, o de quiero salir y no puedo, pues lo escribo. El artículo toca, en parte, el fondo de un gran problema de las políticas públicas, la falta de enfoque territorial. Claro que hay que diferenciar si implica adaptar todo lo que se pueda cada decisión. Causa de este déficiy (y consecuencia) es el débil papel de la escala local. En estas crisis los gobiernos locales están anulados. Si son grandes ciudades aún tienen presupuesto para medidas sustanciales. Si son pueblos pequeños, la proximidad permite a los "políticos" acercarse a ver la situación de cada vecino. Pero en municipios cabecera o ciudades pequeñas/medias, es complicado tomar medidas y, muchas veces, incluso comunicarlas.

Responder
3
2
#53494 18:53 27/3/2020

Muy bueno!! gracias!.....así se ven algunas cosas de las que no se haba, pero están.

Responder
3
0
#53465 16:57 27/3/2020

Lo del miedo a las multas ya me lo comento un paisano el dia 16. Estoy de acuerdo que lo del confinamiento no tiene ninguna lógica en determinados lugares

Responder
4
0
#53371 12:31 27/3/2020

Muchas gracias!
Me gustó, me resultó un buen texto. Útil, claro y sencillo

Responder
1
0
#53370 12:31 27/3/2020

Muchas gracias!
Me gustó, me resultó un buen texto. Útil, claro y sencillo

Responder
4
0
#53353 11:06 27/3/2020

Muy buen enfoque. Y desde el respeto, pero con critica

Responder
4
0
#53312 24:10 26/3/2020

Me ha encantado el artículo, sois los mejores mi vecinxs Alburquerqueñxs, miro la dehesa desde mi azotea y solo puedo llorar. Tengo miedo al poder del miedo.

Responder
4
2
#53304 23:42 26/3/2020

Me suena a pataleta de quiero salir y no puedo/debo. Hay pueblos de 40 habitantes y otros de 5.000. Qué hacemos? Normas diferentes para cada uno? Incluimos también distribución demografica? Distancia al centro de salud? Hectáreas comunales? Pues eso, lo mismo para todos pero entiendo que lo fatal es vivir en un pueblo metido en un piso de 60m2, yo vivo en un publico y tengo 8.000m2 para mi uso y disfrute personal. Cómo hacemos ante este agravio?

Responder
8
21
#53576 24:32 27/3/2020

Pues para mi sería la sociedad ideal, en la que cada comunidad se pudiese gestionar autonomamente, esta demostrado que lo público cuanto más cerca esta de la ciudadania mejor funciona. Desde luego el autoritarismo al que me veo sometida me destroza por dentro. Hablo siempre desde los sentimientos, porque creo que es lo que une a las personas. Tu hablas desde la razón dominante que es la que destruye paisajes, personas, vidas,...

Responder
2
0
#53525 21:24 27/3/2020

Absurdo, lo de palo para todos, vivo en una aldea gallega con AMPLIA DISTANCIA entre casas y uns densidad de población de veite vecinos por km2, tenemos un monte común de 50
000 hectáreas, ¿porqué no puedo patear mi monte?

Responder
12
5
#53979 24:50 29/3/2020

Pues porque aunque solo seáis 20, tu no sabes si alguno de esos 20 con los que te puedes cruzar se contagió en algún momento que tuvo que ir al super, o que igual tuvo que ir al médico por otra cosa y lo pilló, o en la farmacia.... Por supuesto que en una gran ciudad las posibilidades de contagio son mayores, pero solo hace falta una persona para que te contagien. Yo también vivo en una aldea en Galicia, con el monte a 50 metros de mi casa, y te puedo decir que una casa de unos vecinos a unos 800 metros hai dos personas con coronavirus. Y a poco más de un kilómetro, otra más.
Y otra razón más es que, si de repente marcasen unas normas más livianas para la gente de las aldeas, pasaría lo que ya pasó hace unas semanas, que todos los señoritos de la ciudad se vendrían para el pueblo, o volverían a pasar la cuarentena a la casa de familiares, para poder pasear, por lo que entonces caeríamos ya en el mismo error: pueblos llenos de gente paseando por los caminos.
Creo que precisamente los que vivimos en una casa en una aldea somos los que menos tenemos que quejarnos, que al menos tenemos un jardín y/o huerto para salir al aire y pasar el rato, así que si mucha gente está haciendo el esfuerzo y aguantando en pisos ínfimos, por favor, un poco de empatía, y no nos quejemos porque no podemos salir a pasear al monte. Ya podremos volver a hacerlo.
Porque claro... después nos sorprende lo que pasó en Italia y diremos que la culpa de que en España no demos llegado al pico de la curva es del gobierno. Estamos viviendo una situación que nunca nadie de nuestra generación ni de ninguna generación viva, ha vivido antes. Una situación de este tipo, una cuarenta nacional de un mes de duración, nunca nadie lo había vivido, así que un poquito de cabeza, empatía, y hacer un poquito de caso a las normas que nos piden, que a fin de cuentas lo que nos está pidiendo es que nos quedemos en casa, no que bajemos a picar a la mina!
Ah! y lo que dice el artículo: no está prohibido salir al huerto personal, eso es mentira. Lo que está prohibido es que, si no te dedicas a la agricultura profesionalmente, te cojas el tractor y te vayas a trabajar una tierra que puedas tener a varios kilómetros de distancia de tu casa, pero mientras te quedes en terreno que pertenezca a la casa, que forme parte del terreno de la casa, eso se puede. Y lo se porque nosotros estamos saliendo tooodos los días a cuidar del huerto, del invernadero, de las gallinas, las ovejas y también del jardín, y nunca nadie nos ha dicho nada, ni policía ni nada.

Responder
2
3
#54230 21:58 30/3/2020

Comparto casi todo lo que dices. Y como dices, si te dedicas al campo, nadie te impide coger tu vehículo e irte un par de kilómetros siempre que se a trabajar en tus parcelas...te lo digo yo que lo llevo haciendo 15 días (valle del Jerte, Cáceres). Mucho paseante campestre ocioso se ve poR aquí...Ánimo a tods.

Responder
0
0
#54160 18:21 30/3/2020

No te juntas con nadie ni aunque quieras.

Responder
1
1
#53276 22:20 26/3/2020

¿Y si ese "queremos pasear por el campo" lo pensamos y lo llevamos a cabo todos los que vivimos en los pueblos? Ya vendrá tiempo para el ocio, creo yo. Si uno sale a pasear, por normal general, vamos todos detrás (lo que he visto con mis propios ojos hasta hace un par de días).

En cuanto a "salir al campo" no por ocio sino por obligación, en ningún lado se prohíbe al que tenga una huerta o unas fincas que atender salir a hacerlo. El MAPAMA ya sacó este lunes a última hora una nota informativa en la que dejaba bien claro que, siempre que se cumpliesen las medidas sanitarias (no ir más de dos personas en un vehículo -o tres si es furgoneta-, por ejemplo, por precuación) ninguna autoridad te va a multar ni nadie te va a decir nada. Eso sí, yo, por si acaso, llevo mi registro de explotaciones, entre otra documentación que pudiesen requerir.

Tiempo habrá para los paseos... Primero salgamos, entre todos, de este desastre que tenemos encima.

Responder
6
9
#54705 2:18 2/4/2020

En algunos pueblos de Navarra se está prohibiendo ir a la huerta por determinados agentes de la Guardia Civil.

Responder
0
0
#53272 22:17 26/3/2020

Las que vivimos en zona rural estamos totalmente de acuerdo. Queremos pasear por el campo. Ese en el que nunca nos encontramos a nadie. Casi ni cuando llega la avalancha urbana en las vacaciones...

Responder
10
1
#53252 21:40 26/3/2020

Completamente de acuerdo. Muy bien explicado. No tiene mucho sentido prohibir salir solo al campo si no te cruzas con nadie y no se si se ha valorado el perjuicio físico y psicológico de permanecer en un piso sin salir durante un mes o más.

Responder
9
1
#53248 21:35 26/3/2020

Completamente de acuerdo y muy bien explicado.
No se entiende por qué no puedes salir a pasear sin relacionarse con nadie y creo que no se miden las consecuencias físicas y sicológicas de estar encerrado en un piso más de un mes.

Responder
6
0
#53205 19:56 26/3/2020

Los ancianos de los pueblo mantenían su salud por la actividad en los huertos .Hoy en el pueblo me decían que los apicultores no podían ir a sus colmenas. No sé si despues de ésta no perderan la movilidad.

Responder
16
5

Destacadas

Coronavirus
Los mil obstáculos para acceder a las ayudas de vivienda

Asociaciones de consumidores y el movimiento por la vivienda denuncian que el “escudo social” frente al covid19 no está funcionando como debería. La burocracia, las dificultades añadidas en tiempos de confinamiento, la brecha digital y unos requisitos “excesivos”, según denuncian, hacen que buena parte de las personas que las necesitan no puedan acceder a las ayudas.

Coronavirus
Rafael Correa: “Pagar ahora las deudas externas significa perder vidas”

Líderes políticos de Latinoamérica como Dilma Rousseff, Jorge Taiana, Gustavo Petro, Camila Vallejo, Maximiliano Reyes, Álvaro García Linera y Rafael Correa exigen la condonación y reestructuración de las deudas externas para luchar contra el Covid-19

Coronavirus
Antigitanismo y emergencia económica: la crisis sanitaria se ensaña con el pueblo gitano
El colectivo gitano llega a su Día Internacional denunciando el recrudecimiento de discursos estigmatizantes y prácticas discriminatorias durante la crisis del covid19. También señalan cómo la situción económica de gran parte de la población gitana está en una situación límite a causa del confinamiento.  
Coronavirus
La era está pariendo un corazón. Es la hora de la renta básica

La renta básica garantiza unas condiciones materiales de vida digna y constituye un fondo de resistencia frente a la explotación laboral. Pero también atesora otra virtud, fundamental en este momento: es una medida estructural que ayuda a la transición emancipatoria hacia otro modelo de sociedad.

Coronavirus
Los grupos de apoyo mutuo plantan cara a la crisis del coronavirus

Las iniciativas en Sants, Ciutat Vella, el Raval o el Poble Sec beben directamente de la experiencia de las plazas durante el 15M. En este último barrio se ha generado una red de apoyo de 500 personas. El Sindicato de Manteros cose material sanitario mientras en Nápoles funcionan iniciativas para pagar la compra a los vecinos que lo necesiten.

Economía feminista
Jule Goikoetxea: “En una economía feminista, el cuidado sería obligatorio y rotatorio”
Profesora de ciencia y teoría política en la Universidad del País Vasco, esta experta en gestión pública dice estar cansada estos días de leer opiniones socioeconómicas y políticas “infumables” a raíz del covid-19 y defiende una república feminista.
Música
Chicho Sánchez Ferlosio: pasado y presente de un legado contestatario

Cigarro en mano y guitarra bajo el brazo, José Antonio Sánchez Ferlosio, conocido popularmente como Chicho, compuso decenas de canciones de historia viva repletas de libertad, denuncia e ironía que desde los años 60 se han incrustado en el imaginario colectivo de varias generaciones.

Opinión
Caracoles en cuarentena

Hace un mes que mi hija perdió la mayor parte de sus referencias. En su lugar, llegaron otras. Ahora, a los dragones les ponen multas. A ella, su madre le miente a la cara diciendo: “Todo irá bien”.

Últimas

Coronavirus
“Nos han robado la oportunidad de vivir juntos el nacimiento de nuestro hijo”
Las matronas y madres ganan su particular batalla y logran tumbar una directriz de la Generalitat Valenciana que prohibía el acompañamiento durante el parto. Aunque llega tarde, el nuevo protocolo sirve de aviso para hospitales y otras comunidades autónomas: quienes vulneren los derechos de las embarazadas tendrán a las matronas enfrente.
Agroecología
600 organizaciones piden salvar la producción agroalimentaria de pequeña escala

600 colectivos exigen que se revise el cierre generalizado de los mercados y ferias agroalimentarias de proximidad ante lo que consideran una interpretación “excesivamente restrictiva” de las prohibiciones decretadas por el Ejecutivo estatal ante la pandemia del covid19.

Opinión
El patriarcado está muerto

Hoy, en medio de la pandemia del coronavirus, el patriarcado está muerto y en descomposición y un bichito ha puesto sus despojos en la periferia, para ver qué sucede cuando la fuerza de la vida y la muerte se ponen en el centro de la convivencia.

Migas
El menú del día

Hacer la compra, bajar a la tienda, como quien burla un encierro y recobra su libertad. Pero, ¿cómo se viven estos días raros trabajando de ese otro lado? Desde la panadería de un hipermercado vizcaíno, aquí van unas pequeñas anécdotas, migas cotidianas, para alimentarnos y entretenernos mientras dure esta pandemia.

Maltrato animal
Salvar al ternero Pepe
La Conselleria impide rescatar a los animales de una granja escuela clausurada, a pesar de la voluntad de la granja escuela y el santuario de colaborar.
Coronavirus
Europa recurre a los ERTE y la UE se divide en las primeras semanas de la crisis económica provocada por el covid19

Los países europeos coinciden en las primeras medidas para tratar de evitar el colapso económico, pero se muestran distanciados en torno a las soluciones a medio plazo. Hoy, martes 7 de abril, el Eurogrupo se reúne y discutirá la posibilidad de mutualizar las deudas como piden los países del sur.