Extrema derecha
A los monstruos no mirar

La mejor manera de contraatacar es construyendo alternativa, porque ya hemos visto que, haciéndoles caso, aunque sea con buenas intenciones, el monstruo sólo crece y se enfurece.

Manifestacion en coche extrema derecha - 9
Manifestación en vehículos convocada por Vox el pasado 23 de mayo. David F. Sabadell
27 may 2020 10:18

A menudo, en las redes sociales, nos recuerdan hechos que ya predijeron Los Simpson. Tal vez, con Vox, deberíamos hacerles caso una vez más. ¿Recordáis el capítulo en el que los muñecos gigantes de publicidad cobran vida? En ese episodio, esos anuncios andantes necesitan que se les haga caso para no morir. Necesitan atención, se alimentan de ella para subsistir y seguir causando daño. La formación de ultraderecha, también. No solo necesita a sus fieles, necesita a sus detractores para alimentar su discurso y para que les ayudemos con la difusión de sus actos e ideas.

No hablo de que haya que ignorarlos por completo, es imposible. Además, es contraproducente fingir que no existen. Si hace unos años no hubieran tenido el respaldo mediático que hizo que miráramos a los monstruos, nos gustaran o no, tal vez hubieran caído por su propio peso, pero ahora es tarde. Son la tercera fuerza parlamentaria y tienen millones de votantes. Ahora no basta con girar la vista para que desaparezcan, pero seguro que tenemos mejores cosas que hacer que ejercer de publicistas de ellos y darles una difusión que no merecen.

Porque no solo no los miramos, sino que los observamos con lupa a cada paso, y eso los alimenta. Tal vez deberíamos focalizar esos esfuerzos en publicitar las acciones que hacen nuestros afines en lugar de intentar despreciar las suyas, porque hemos visto que no funciona. Da igual que digamos que a sus manifestaciones van franquistas porque no les afecta lo más mínimo, ni a ellos ni a sus seguidores más cercanos. No sirve de nada que denunciemos las prácticas ilegales de Rocío Monasterio y hagamos memes con sus firmas falsas como arquitecta. Hablarán de persecución, no dimitirán y casi les refuerza ante los suyos como víctima.

Ahora no basta con girar la vista para que desaparezcan, pero seguro que tenemos mejores cosas que hacer que ejercer de publicistas de ellos y darles una difusión que no merecen

Es contraproducente difundir sus bulos, aunque sea con afán de desmentirlos, porque le damos una mayor visibilidad. Y el poder de los bulos es que crecen hasta después de ser refutados una y otra vez y se mantienen en el tiempo y en el ideario colectivo. Por ejemplo, el llamado “crimen de los tirantes” se sigue vendiendo así en los medios pese a que no había ni rastro de los tirantes. Ahora muchas personas creen que el “virus chino” fue creado en un laboratorio. Mucha gente necesita una verdad paralela a la que agarrarse. Por ello, difundiéndola, aunque sea con la intención de desmontarla, solo le damos más repercusión y hacemos que los monstruos crezcan y sigan destruyendo.

Porque hemos interiorizado la política del “zasca”. Por ese motivo, entre las personas que sigo en redes, hay muchas más que siguen la cuenta de Vox o de sus líderes que cuentas de la PAH, de Riders x derechos o de organizaciones vecinales. Gastamos más energía en contestarles en busca del retuit fácil que en difundir las acciones de quienes están en nuestra trinchera. Todos caemos en ello y deberíamos entender que la mejor manera de combatirlos es difundir que existen alternativas y acciones populares que tienen más patria que todas las banderas que lucieron por el centro de varias ciudades. Por cierto, manifestaciones que fueron un absoluto fracaso, pero que nos hemos encargado de difundir. El monstruo está encantado de esa atención. El mensaje que demos es lo de menos: le importa que compartamos la imagen y que sigamos mirando que existen.

Deberíamos entender que la mejor manera de combatirlos es difundir que existen alternativas y acciones populares que tienen más patria que todas las banderas que lucieron por el centro de varias ciudades

En el capítulo, los monstruos acaban muriendo cuando Lisa y Paul Anka consiguen dirigir la mirada del pueblo hacia otro lado. Al no ser el centro de atención, acaban besando la lona. No digo que sea una tarea fácil. No digo que por no mirarlos vayan a dejar de existir. Por desgracia, ganaron una guerra y una transición y eso no se arregla en dos días. Pero si logramos que el pueblo mire que existen otros movimientos políticos que miran por sus intereses, tal vez consigamos al menos que los monstruos sean más pequeños y tengan menos capacidad de destrucción.

Siendo honestos, tenemos que combatir contra una máquina mediática y un poder financiero tremendo, y no es fácil. Por esa razón hay que entender que ya tienen demasiada atención y que haremos mejor hablando de las recogidas de alimentos de muchos barrios del territorio español que de pijos golpeando cacerolas. La mejor manera de contraatacar es construyendo alternativa, porque ya hemos visto que, haciéndoles caso, aunque sea con buenas intenciones, el monstruo sólo crece y se enfurece. No seamos sus publicistas porque ellos nos necesitan para seguir con vida. No miremos a los monstruos.

Renta básica
Y tú, ¿qué harás cuando te llegue la “paguita”?

Carta dirigida a esas personas que votaron a partidos que les han envenenado con tanto odio que han acabado odiando a las personas de su misma clase y condición.

Relacionadas

Extrema derecha
El discurso del odio de la extrema derecha migra a Telegram

Desde canales abiertamente fascistas o neonazis hasta los canales de Vox o Estado de Alarma TV se puede reseguir una línea discursiva que en ocasiones es casi idéntica.


Unión Europea
“Los únicos que critican al Gobierno español en Europa son el PP y Vox”

En unas semanas convulsas en las instituciones europeas, la eurodiputada por Unidas Podemos defiende que, al contrario de lo que intenta mostrar el Partido Popular en el Congreso y en Bruselas, las políticas y medidas tomadas por el Gobierno de coalición son aplaudidas.

Memoria histórica
¡Amnesia y libertad!

Llamar terrorista a alguien por haber militado contra el franquismo, incluso en los grupos que postulaban el tácticamente discutible empleo de la violencia para derribarlo, puede ser un desahogo de barra de bar pero parece un argumento poco sólido si procede de alguien a quien se le supone una solvente formación académica.

9 Comentarios
#64286 17:22 29/6/2020

Fascista = Antifascista

Responder
0
0
#62044 25:30 29/5/2020

Totalmente de acuerdo con tu exposición.

Responder
0
0
#61876 10:41 28/5/2020

Totalmente de acuerdo!!
Mirar lo que se hace bien y lo que aún hay que mejorar para seguir avanzando.
Siempre en positivo!!
Todas las energías en ello para no perderlas en tonterías.
Para ser feliz es imprescindible la felicidad de los demás.

Responder
1
0
#61857 3:42 28/5/2020

Toda la razón!!! Llevo tiempo ya que no me interesa oirles. Un discurso de odio que no cambia nunca.
Totalmente de acuerdo contigo. Miremos por las cosas positivas, una sociedad más justa, buscando soluciones y publicitando todo lo que se hace bien.
Mirar a quien quiere buscar soluciones que beneficien a la mayoría de la sociedad.
Y aplaudirles . Y animarles. Y agradecérselo.
Si queremos ser felices tenemos que querer la felicidad de los demás .💚

Responder
1
0
#61819 15:00 27/5/2020

Muy buen artículo, toda la razón tiene.

Responder
1
0
#61818 15:00 27/5/2020

Muy buen artículo, toda la razón tiene.

Responder
1
0
#61810 12:52 27/5/2020

Es un equilibrio muy complicado el de la denuncia, necesaria, y el de la reproducción de noticias contraproducente, es cierto. Es muy importante, como bien dices, ofrecer alternativas. Por tanto veo necesario publicitar las medidas políticas y sociales que aprueban los distintos gobiernos de coalición de izquierdas. Quizá algunas de estas nos parezcan insuficientes y estemos tentados de ahondar en la crítica destructiva, pero frente a los ataques continuos del fascismo, recalquemos sobre todo la importancia de las políticas sociales que se están llevando a cabo, teniendo en cuenta lo que supondría la derecha en el gobierno.

En cualquier caso tengamos presente, además, que no caben medias tintas. Reproduzco aquí parte de un texto de Antonio Gramsci.

"Lo que sucede, el mal que se abate sobre todos, acontece porque la masa de los hombres abdica de su voluntad, permite la promulgación de leyes, que sólo la revuelta podrá derogar; consiente el acceso al poder de hombres, que sólo un amotinamiento conseguirá luego derrocar. La masa ignora por despreocupación; y entonces parece cosa de la fatalidad que todo y a todos atropella: al que consiente, lo mismo que al que disiente, al que sabía, lo mismo que al que no sabía, al activo, lo mismo que al indiferente. Algunos lloriquean piadosamente, otros blasfeman obscenamente, pero nadie o muy pocos se preguntan: ¿si hubiera tratado de hacer valer mi voluntad, habría pasado lo que ha pasado?"

Responder
1
0
#61799 11:39 27/5/2020

El problema, en mi opinión, es que les hemos dejado que nos coman la tostada en nuestro propio terreno. Dicen que cuando el imperio otomano estaba cercando Constantinopla en el siglo XV los bizantinos continuaron con su discusión sobre el sexo de los ángeles.
Bueno nosotros (por nosotros me refiero a la izquierda en cualquiera de sus acepciones) estamos discutiendo sobre metafísica mientras a los trabajadores se les explota cada día mas.
Un trabajador se pasa toda su vida pagando la hipoteca de su casa, de pronto un día se la ocupan y se encuentra con que aquellos a los que se les supone vocación de defensa del trabajador miran mas por el ocupa que por él. Una trabajadora que trabaja limpiando en un hotel cuyos derechos no se respetan, cobrando una miseria y con amenaza de despido a la mínima protesta se encuentra a sus representantes políticos discutiendo sobre la conveniencia de escribir "nosotros", "nosotras" o "nosotres". Estamos echando a la gente en sus brazos porque la izquierda se está vaciando de contenido y dejando de lado la lucha de clases.

Responder
1
3

Destacadas

Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
Elecciones atípicas con resultados previsibles en País Vasco y Galicia

Los límites de acceso al derecho al voto trastornan unas elecciones a las que los gobiernos de Iñigo Urkullu y Alberto Núñez Feijóo llegan con muchas opciones de reelección. El Bloque Nacionalista Galego puede situarse como segunda fuerza en el parlamento. En el País Vasco, EH Bildu se mantendría como segundo partido.

Migración
Colectivos migrantes piden que el debate sobre regularización llegue al Congreso

El movimiento #RegularizaciónYa saluda que Unidas Podemos se posicione a favor de una regularización extraordinaria, y les invita a dialogar para avanzar en la Proposición No de Ley presentada hace unas semanas y rubricada por la formación, una propuesta que consideran más amplia que la que el partido hizo pública la semana pasada.

Coronavirus
Virus, cerdos y humanos: nuestra adicción a comer animales y sus consecuencias

Entre el 60% y el 75% de todas las enfermedades infecciosas que padecemos los humanos son de origen zoonótico. La comunidad científica alerta de que las epidemias de origen animal, en un 90% de casos relacionadas con nuestros hábitos alimenticios, serán cada vez más comunes.

Racismo
NBA y política, entre la implicación y la ambigüedad

La NBA nunca ha sido ajena a la política nacional e internacional, aunque sí ha sido ambivalente. En algunos casos, el empuje de las estrellas de la liga conduce a la liga a posicionarse; en otros, no hay más que una equidistancia culpable.

Crisis económica
La seguridad jurídica y la “reconstrucción” de la CEOE
Cuando los empresarios hablan de “innovación para salir de la crisis”, lo que vuelven a exigir es que se reduzcan aún más los impuestos a las grandes compañías, que el Estado siga subvencionando sus costes laborales y que se las rescate con fondos públicos.
Editorial
Cuestión de necesidad

Transformar el modelo económico para hacerlo menos subordinado al ladrillo y a la precariedad y mucho más dependiente y volcado en el fortalecimiento de los servicios públicos ha dejado de ser un reto o un horizonte deseable: ahora mismo es una necesidad.

Últimas

Urbanismo
El hotel de cala San Pedro recibe un dictamen ambiental negativo
El proyecto, que supondría la construcción de un complejo de casi 600 metros cuadrados con 11 habitaciones y 22 plazas, se considera “inviable”.
Contigo empezó todo
Los españoles antifascistas presos de la Inglaterra antifascista

En 1945, 226 presos españoles que habían pasado por campos de concentración en Francia acabaron siendo acusados por las autoridades británicas de colaborar con los nazis.

Sanidad
Médicos MIR del País Valencià irán a la huelga desde el 21 de julio

El colectivo de Médicos Internos Residentes (MIR) de los servicios públicos sanitarios valencianos anuncia huelga indefinida a partir del 21 de julio.