Santiago Abascal, el Le Pen vasco criado por el aznarismo

El líder del ultraderechista Vox ocupó cargos en el PP durante la etapa de José María Aznar. Su abuelo fue alcalde durante el franquismo, y su padre estuvo en Alianza Popular.

Eneko -Vox
Tira de Eneko, octubre de 2018.

publicado
2018-10-10 06:08:00

Hay instantes que duran cien años. Santiago Abascal llevaba unos cuantos aguardando este momento, y piensa disfrutarlo hasta que las urnas digan si tenía o no razón para ilusionarse tanto. A la espera de que Pedro Sánchez resuelva cuándo llegará ese día electoral, el líder de Vox se deja querer por los medios… a su manera. “Estamos a punto de hacer historia. Ya verá cómo hablarán de nosotros”, pronosticaban hace unos días desde su entorno. Le da igual que le llamen ultra, xenófobo, facha a secas… Lo importante, lo verdaderamente importante, es que hablen de uno. El resto viene después.

Santi, el de Amurrio (Araba), el del PP vasco en los años de plomo, es hoy el rostro fácilmente reconocible de la extrema derecha española. No de la vieja ultraderecha casposa, franquista y de brazo en alto, sino de una diferente, nueva, limpia. Moderna incluso, a su manera. Es la “alt-right” de EE UU, esa misma que se nutrió de Donald Trump, la que hoy encarnan Abascal y Vox. Es la versión made in Spain del Frente Nacional de Le Pen o del mal llamado Partido de la Libertad del neerlandés Geert Wilders —con quienes ya tiene relación—. Es la versión española del temible Viktor Orbán húngaro —al que también admira—. Es la extrema derecha aquí y ahora.

En el Parlamento de Vitoria le conocen de sobra, principalmente quienes llevan ya unos años en el hemiciclo. Abascal fue parlamentario del PP entre 2005 y 2009, con Juan José Ibarretxe de lehendakari. Antes había estado de concejal en el ayuntamiento de Laudio y de procurador en las Juntas Generales de Araba. También fue jefe de las Juventudes del PP vasco. En un sitio u otro le recuerdan por sus intervenciones directas, duras, polémicas. Sin pelos en la lengua.

La familia

La política (de derechas) le venía en la sangre. Su padre, Santiago Abascal Escuza, fue uno de los históricos de Alianza Popular y luego del PP en el País Vasco. El padre de su padre también anduvo metido en política: el abuelo de Santi fue alcalde de Amurrio durante el franquismo. Con estos antecedentes, en el pueblo todos sabían sobre los gustos patrios de la saga Abascal, una familia conocida también por la tienda textil que regentan en este pueblo alavés. Cuando ETA estaba en activo, denunciaron varias amenazas contra su comercio y contra ellos mismos.

Abascal Escuza —fallecido en julio de 2017— fue uno de los principales apoyos que tuvo Santi cuando decidió lanzar su propio partido. Vox nació a finales de 2013 como una especie de escisión a la derecha de la derecha del PP, tanto en Euskadi como en el resto del Estado. Lo cierto es que el experimento resultó mejor fuera de casa que dentro: los principales respaldos vinieron desde Madrid, Valencia o Sevilla, bastante lejos de su Amurrio natal. Es precisamente en esas provincias donde hoy radican sus principales expectativas.

No había que ser Sherlock Holmes para advertir la deriva ultra de Santi, quien bastante antes de lanzar VOX probó suerte con la Fundación Defensa de la Nación Española (DENAES), un think tank que buscaba alertar sobre todos los males (rojos) que sobrevolaban la península. DENAES no tuvo mucho recorrido, pero al menos dejó varios escritos firmados por Abascal en los que ya se veían sus pensamientos ultrapatrióticos. El PP se le quedaba pequeño para sus soflamas, así que contactó con otros inconformistas y lanzó Vox. Entre sus primeros fichajes estrella estuvo el funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, quien permaneció 532 días secuestrado por ETA. Luego llegaron otras caras conocidas, como la farandulera Carmen Lomana o el presentador ultra Hermann Tertsch.

Los amigos

La clave estaba, precisamente, en buscar compañeros de viaje con sustancia, aquí o allí. No en vano, una de las primeras cosas que hizo Abascal fue contactar con los asesores de Marine Le Pen en Francia. Quería conocer el proceso de crecimiento del Frente Nacional y ver qué claves le valían para el caso español. En abril pasado, otro de sus fichajes de primera división, Rafael Bardají —ex asesor de Aznar— consiguió reunirse en EE UU con Steve Bannon, exmano derecha de Donald Trump. El objetivo, siempre, era codearse con los grandes.

Hoy las encuestas empiezan a darle la razón: en España habría un sector de la población que se identificaría con esos valores ultranacionalistas, xenófobos y misóginos —Vox directamente apuesta por eliminar las leyes que amparan a las víctimas de la violencia de género—. Tampoco serían muchos, pero sí los suficientes para hacer creer —demoscópicamente hablando—que Santi, el de Amurrio, podría convertirse en diputado cuando haya elecciones generales. Antes, en mayo de 2019, pasará por el test de las Europeas, donde también espera que se confirme lo que dicen todos los pronósticos.

Los socios

De cara a esas citas electorales, Abascal —hoy instalado en Madrid— se esfuerza por dar a conocer todas y cada de una de sus iniciativas políticas. Ilegalización de partidos independentistas, prohibición de un indefinido “movimiento feminista radical”, carta blanca para disparar a okupas… Las propuestas de Vox son muy variadas, tal como queda claro en el documento de 100 ideas que lanzaron el pasado domingo 7 en un desbordado Palacio de Vistalegre. Desde ese día, los medios no paran de hablar del fenómeno lanzado por Santi Abascal, quien al mismo tiempo busca fortalecer sus vínculos con otras formaciones ultraconservadoras de Europa.

Una de sus principales opciones es el partido Fidesz que lidera el primer ministro húngaro Viktor Orbán, quien a su vez le valdría como puerta de entrada al Partido Popular Europeo. Paradojas de la vida, allí podría volver a encontrarse con sus viejos compañeros del PP. Los mismos que le dieron alas cuando un tal José María Aznar agitaba fantasmas por aquí y por allá.

9 Comentarios
#24296 10:34 11/10/2018

Pues mira, yo soy de izquierdas pero le tengo cierta simpatía a Vox, por lo menos son sinceros y honestos con sus ideas. Ya quisieran el resto de partidos ser tan íntegros en vez de traicionar continuamente a sus votantes.

Responder
1
7
#24333 21:31 11/10/2018

No quieras saber lo que eres.

Responder
0
0
#24301 11:34 11/10/2018

Jajaja, menuda trola, no te lo crees ni hasta arriba de whisky.

Responder
5
1
#24281 5:45 11/10/2018

Joder, este articulo lo usará "santi" de carta de presentación. Pero que pasa que el que escribe es colega de este fascista?? "Santi" dice. El de la extrema derecha "limpia"... Pero es que le estais haciendo campaña??

Responder
2
0
#24278 23:54 10/10/2018

Fascistas son los de Democracia Nacional, MSR, España 2000... los de VOX son liberales, como el PP

Responder
3
3
#24325 15:31 11/10/2018

Aunque estoy a favor de la Des-Facha-tez, lo tuyo es más bien Pro-Facha-Tez.

Responder
1
1
Miguel A. 22:53 10/10/2018

Afortunadamente, Santiago Abascal se limpia el trasero con las críticas de los progres.

Responder
2
5
#24334 21:37 11/10/2018

A decir verdad se ha limpiado el trasero toda su vida con los impuestos de los fachas, de lo progres y de los demás. Aparte de fasdcista y privilegiado, paniaguado. Y de los panolis que os creeis por encima de lo que considerais como chusma y sacais la banderita y el bracito enhiesto (física o mentalmente) mientras los que os tienen la bota en la cara os tiran de la correa.

Responder
2
0
#24302 11:36 11/10/2018

En el campo mientras corretea épicamente con la camisa desabrochá. Lo veo.

Responder
4
2

Destacadas

Crímenes del franquismo
El Caso Cipriano Martos: la verdad de un hombre bueno

Cipriano Martos habría cumplido hoy 76 años. Murió cuando no había llegado a los 30 en el Cuartel de Reus, donde estuvo retenido durante 21 días. La versión oficial dijo que él mismo ingirió el contenido de un cóctel Molotov. Es uno de los crímenes del franquismo sobre los que la Ley de Amnistía desplegó un velo de impunidad.

Deportes
Ángel Cappa: “El fútbol sigue perteneciendo a la clase obrera”

El entrenador argentino Ángel Cappa analiza el contexto político que rodea al partido más importante y extraño del fútbol argentino de clubes en las últimas décadas. Un River Plate-Boca Juniors que se juega esta tarde en Madrid.

Vox
Enfadados con todo: Vox y la masculinidad
18

¿Qué pasa con los hombres para que encuentren en la derecha radical un nicho de confianza? ¿Qué dice o hace la ultraderecha para conectar con un votante masculino?

Últimas

Arte
Arte contra la nueva autoridad democrática

Difícil de encasillar, la propuesta artística de Democracia combina la acción directa, el lenguaje publicitario y herramientas de variadas disciplinas para poner en solfa el poder y las relaciones de dominación.

Minería
Crónica de una ecologista en la junta de una multinacional minera
Una activista contra la megaminería se introduce en la junta de accionistas de Atalaya Mining y se ven obligados a escuchar sus reivindicaciones.