Elecciones del 26 de mayo
Los últimos de la fila en las elecciones del 26M

Khristian Giménez figura en el último puesto de Alternativa d’Esquerres de L’Hospitalet (AELH) tras haber sido el primero hace cuatro años en otra lista. Violeta Carlavilla es la número 164 en la lista de Más Madrid en la Comunidad, pero también primera en Fuenlabrada. Carmen Manzano está muy ocupada en la protectora que preside pero apoya a PACMA cerrando la lista de las europeas. 

Violeta Carlavilla Más Fuenlabrada Portada
Violeta Carlavilla en un acto de campaña con Íñigo Errejón.

publicado
2019-05-25 07:00

Khristian Giménez Màrquez ha pasado de ser cabeza de lista en 2015 a cerrar la candidatura con la que este año se presenta a las elecciones municipales de L’Hospitalet de Llobregat. En medio de este descenso meteórico ha vivido la experiencia de ser concejal durante cuatro años en esta localidad de 261.000 habitantes gobernada por el PSOE, donde ha liderado el grupo municipal de CUP Poble Actiu, candidatura municipalista que concurrió en 2015 y cuyo grupo municipal está compuesto por dos personas: él mismo y una asesora, Ana Vallina Bayón.

Sus nombres figuran en los puestos 26 y 27 de la lista de Alternativa d’Esquerres de L’Hospitalet, un cierre simbólico con el que quieren enviar dos mensajes: el primero, que la candidatura es continuista con la de 2015, dice Giménez, que integraban la CUP L’Hospitalet, Procés Constituent, Lluita internacionalista y activistas de la ciudad. El segundo, que consideran sano para ellos mismos y para los movimientos que haya rotación en las caras visibles. “Si no pones límites, es fácil acostumbrarse a vivir en el matrix de la institución”, dice el último de la lista, que confiesa haber perdido muchas horas de sueño en su puesto de concejal.

Khristian Gimenez Alternativa Hospitalet
En el centro, con jersey rojo, el número 27 de la lista de Alternativa d’Esquerres de L’Hospitalet Khristian Giménez.

—¿Los últimos son los peores?

—[Risas] Soy crítico con mi paso por el ayuntamiento, pero no creo que sea el peor. 

PRIMERA Y ÚLTIMA

Violeta Carlavilla Ruiz responde por teléfono después de un mitin de Más Madrid que acaba de llevar hasta Fuenlabrada a Íñigo Errejón, cabeza de lista de este partido en las elecciones autonómicas de la Comunidad de Madrid. Carlavilla ocupa el puesto 164 en la lista de Errejón: es la última de la fila.

“Mi nombre aparece el último en la candidatura de Íñigo Errejón porque apoyo su candidatura y he creído necesario que estuviera ahí, pero sobre todo me ha parecido necesario encabezar la candidatura de Más Madrid Fuenlabrada”, explica. Porque Carlavilla, asesora fiscal autónoma en excedencia de un puesto en el Ayuntamiento fuenlabreño, es candidata a alcaldesa en este municipio del ‘cinturón rojo’ madrileño: encabeza la lista hermana de Más Madrid tras un proceso de primarias y es la segunda cita electoral a la que concurre.

En 2015, el nombre de esta joven de 27 años bregada en movimientos estudiantiles y sindicales iba en las listas de Ganar Fuenlabrada, la candidatura municipalista que obtuvo 4 concejales con el 14% de los votos y que, ahora, ella da por agotaba. “Bajo mi punto de vista no tienen expectativas de gobernar ni de favorecer un cambio real en Fuenlabrada”, zanja, poniendo de manifiesto una situación que se ha repetido en otros municipios donde las candidaturas municipalistas de 2015 se han desdoblado en 2019.

Violeta Carlavilla Más Fuenlabrada
Íñigo Errejón, candidato a presidir la Comunidad de Madrid por Más Madrid, junto a Violeta Carlavilla Ruiz, última de la lista de Errejón y primera en la candidatura de Fuenlabrada.

Para explicar cómo y por qué se metió en política, se remonta a su adolescencia. Con 14 años se vio en la tesitura de crear una organización que agrupara las asociaciones de estudiantes de los diferentes institutos de la localidad, una organización “en la que nos pudiéramos poner de acuerdo y fraguar movimientos estudiantiles”, explica. Así fue como acabó presidiendo la Plataforma de Estudiantes por la Solidaridad. Después, ha sido durante siete años responsable de UGT.

“He nacido de una familia humilde, mis abuelos vivieron en las chabolas del Pozo del Tío Raimundo, mi bisabuelo fue asesinado en la Guerra Civil… Creo que, sobre todo, por él, por mi bisabuelo, me veo en la obligación de luchar por la libertad y la democracia en nuestro país en movimientos políticos”, asegura.

EXPERIENCIA PARA CERRAR LISTA

Para Carmen Manzano, cerrar la lista que PACMA presenta a las elecciones europeas es un honor. Esta jubilada de 65 años tiene mucho lío, explica, y figura en el puesto 54, el último, de la candidatura al Parlamento Europeo del partido animalista. El lío del que habla se debe, sobre todo, al trabajo que realiza como presidenta de la Protectora de Animales de Málaga, donde reside esta mujer de Cartagena.

Manzano cree que el activismo en defensa de los animales lo trae de serie. “En Cartagena había en el centro lo que se sigue llamando la Posada de los Carros; allí iban los carreteros con caballos y burros, y a las niñas nos prohibía ir pero yo buscaba pan y se lo llevaba a los burros y los acariciaba”, recuerda Manzano, que cree que su activismo en defensa de los animales le viene de nacimiento y luego ha ido creciendo.

Carmen Manzano PACMA Europeas
Carmen Manzano, última de la lista de PACMA a las europeas, con uno de los habitantes de la Protectora de Animales de Málaga, de la que es presidenta.

Al refugio del que hoy es presidenta acude a diario desde que está jubilada, aunque es voluntaria desde 1990. El trabajo es ingente: gestión burocrática, reuniones con el ayuntamiento, búsqueda de convenios para mantener la actividad. “Nuestro refugio no es pequeño, hay 13 fijos y 400 voluntarios y solo la gestión ya es muchísimo trabajo”, especifica. El refugio también atiende a un grupo de AMAPACE, la asociación de personas con daño cerebral de Málaga que acude una vez a la semana para cuidar de los perros más mayores. Y luego están, por supuesto, los rescates. Su marido se queja de que, incluso cuando se van de vacaciones, el móvil de Manzano no deja de sonar.

A esta actividad se suma ahora la de la campaña, en la que participa con reparto de propaganda, pegada de carteles y lo que haga falta. Lo hace porque “el PACMA es el único partido que puede llevar a Europa la voz de los animales de España y trabajar para que acabe el maltrato”.

A unos 200 kilómetros, en Jerez de la Frontera, de José Mejías algunos dirían que es la cabeza pensante y un maestro en hacer y cuidar las redes que sustentan Ganemos Jerez. Él lo explica de otra forma: “Mi trabajo es discreto”, cuenta a El Salto. Mejías tiene 55 años, no está jubilado como Manzano pero cree que, como en el caso de la candidata animalista, su nombre en el último puesto es un reconocimiento a su experiencia.

Mejías pertenece a la agrupación de electores (que no partido, insiste) que se presentó a las elecciones locales de 2015 y obtuvo cinco concejales, y repite como último en la lista.

José Mejías Ganemos Jerez
José Mejías, a la izquierda, junto a compañeros de Ganemos Jerez, lista que cierra por segunda vez.

Entre las tareas que realiza dentro del partido enumera las de cuidar la estructura de la organización, dinamizar la asamblea, dar soporte al grupo municipal o coordinarse con la gente de comunicación. “Trabajo de base”, resume.

“Ir el último no comportan muchas obligaciones, o ninguna, aunque sí hay una serie de obligaciones en el terreno moral que son las que yo mismo me impongo”, zanja Mejías, psicólogo y funcionario en el ayuntamiento, que lleva el puesto con orgullo. “Sinceramente, no me planteo ir en puestos más altos, ni en 2015 ni ahora”, confiesa.

Además de figurar por segunda vez en las listas de Ganemos Jerez, Mejías recuerda otra experiencia en su carrera política: en los años 90 se presentó en una lista de un partido de izquierdas que partía de movimientos sociales de la ciudad. “Eran otros tiempos”, asegura.

DESCONOCIDOS Y NO TANTO

Claudio Ramírez nunca ha estado en ninguna otra lista electoral ni se ha planteado en esta ocasión ir en los primeros puestos. Tampoco es posible saber mucho de él poniendo su nombre en Google. Informático de 43 años, confiesa que su nombre figura en la lista de las elecciones municipales de Cádiz por su amistad con el coordinador del partido, Jorge Serrano. “Llevo desde años siguiéndoles y siempre me ha gustado su programa; cuando me planteó la posibilidad de presentarme como candidato en estas elecciones me pareció una forma de ayudar dentro de mis posibilidades”, explica a El Salto.

Desde esa posición, se siente “orgulloso de aportar mi grano de arena para que un partido como Por Un Mundo Más Justo tenga opciones de obtener una representación y así tener más herramientas para ir logrando poco a poco sus objetivos”, explica por correo electrónico en el que cuenta que no es afiliado y que colabora con el partido por simpatía.

Pese a que los nombres que ocupan los últimos puestos suelen ser desconocidos, en los últimos puestos también hay caras y apellidos fácilmente identificables. Es el caso de Eduardo Garzón, economista y hermano del diputado de IU Alberto Garzón que cierra la lista de un pueblo de La Rioja: es el número 11 de IU en Cenicero, un municipio de unos 2.000 habitantes. “Lo hago como gesto de apoyo a la candidatura del pueblo natal de mi madre, que falleció hace cinco años”, cuenta por teléfono en medio de un viaje. Su madre, Isabel Espinosa, falleció a los 52 años en Málaga y fue enterrada en Cenicero, municipio con el que Eduardo Garzón conserva un vínculo sentimental y algunos familiares.

“Obligaciones, ninguna; posibilidades de salir elegido, cero”, resume para subrayar que su apoyo es simbólico y que se animó porque se lo propusieron unos primos. Y, por mucho que su nombre esté fuertemente asociado a la vida política en los últimos años y se haya significado por sus ideas en tertulias televisivas, es la primera vez que figura en una lista electoral, asegura.

últimos y orgullosos

El jerezano José Mejías lleva con orgullo ser el último de la fila: “Los compañeros me piden que vaya porque tengo una trayectoria en Jerez, pero mi papel es ese y por eso voy el último”. “Hay gente muy válida que cierra listas de manera simbólica, que tienen legitimidad y no quieren meterse en el embolao”, resume Khristian Giménez desde L’Hospitalet donde, esta vez, prefiere un puesto en segundo plano y asegura que realiza, como Mejías, más gestión interna que de cara a la galería. Para Violeta Carlavilla, ser la última y la primera tiene que ver con lo mismo, con “intentar hacer la vida de los ciudadanos más sencilla y más amable”. 

Eduardo Garzón en ningún caso, aclara, se plantearía ir en los primeros puestos. Tampoco se lo plantea Carmen Manzano, quien dice no tener la preparación ni la fuerza suficiente para ello, pero sí para ir en el último puesto y mostrar su apoyo al partido (y su admiración por quienes ocupan los primeros puestos, añade).

A las ocho y media de la noche del viernes, Manzano envía un mensaje de WhatsApp y varias imágenes: “galgo rescatado”.

Ya lo dijo al principio. Está muy ocupada.

Relacionadas

Partidos políticos
El evitable ascenso de Vox en 2019

El año ha estado decisivamente marcado por la emergencia del partido de Santiago Abascal. Hasta cinco elecciones han puesto a prueba la crisis de representación que vive España.

Pista de aterrizaje
María ‘La Paparachi’: “Andalucía está hecha por los barrios y sus gentes”

A María Valencia, vecina del Polígono Sur de Sevilla, todo el mundo la conoce como ‘La Paparachi’. Hace teatro, tiene un libro de cocina y quiere escribir otro sobre su vida; participa en varias asociaciones del barrio y tiene dos programas de radio.

Badajoz
Y la extrema derecha volvió a entrar en Badajoz

Badajoz será, con el paso del tiempo, el prototipo de muestra en el que se inspiren las derechas que pueblan toda la península sobre la manera en que se hacen las cosas.

0 Comentarios

Destacadas

Laboral
Un año sin minería de carbón en Asturias

El reparto y la escasa cuantía de los fondos de la UE para financiar la llamada Transición Energética Justa avivan el malestar de unos valles mineros que, un año después del cierre de las últimas minas de carbón, siguen sin contar con propuestas de futuro claras ni viables.

Asturias
Mieres: oasis cultural para un desierto industrial

¿Puede funcionar la cultura como una herramienta para combatir el desaliento provocado por la crisis económica y demográfica? Bajo el lema Make Mieres Great Again, la localidad minera, que en los años 60 llegó a tener 70.000 habitantes y hoy no alcanza los 40.000, ha recuperado autoestima y visibilidad perdida, convirtiéndose en un referencia de la cultura alternativa de la Asturies actual.

Brasil
Brumadinho: del luto a la lucha

Durante cinco días, 350 personas afectadas por represas marcharon por Minas Gerais exigiendo justicia para las víctimas del mayor crimen ambiental de Brasil. El derrame de lodo tóxico ocurrido hace un año amenaza con extender la contaminación por metales pesados a toda la región.

Editorial
Política contra los zascas

El acuerdo de coalición alcanzado en enero necesita de buenas noticias para que el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos no sucumba ante el hostigamiento que han planteado las élites.

Historia
Éric Vuillard: “Las ideas de la Revolución Francesa aún tienen un largo recorrido por delante”

El pueblo contra las élites. Quizás una realidad más compleja cuando uno se adentra en las interioridades de la historia. Así lo reflejan los libros de Vuillard, galardonado en 2017 con el Goncourt, el mayor premio de las letras francesas, por El orden del día.

Capitalismo
Seis intuiciones recientes sobre economía digital del conocimiento y lo común

Se diría que, en la economía digital, el factor crítico y lo verdaderamente nuevo no es la idea, sino la existencia de un capital financiero masivo carente de alternativas más rentables.

Últimas

Asturias
Asturies se salvó luchando (y se perdió planificando)

En ausencia de un movimiento regionalista o nacionalista digno de tal nombre, el movimiento obrero se convirtió, en los años 80 y 90, en la gran herramienta colectiva en defensa de los intereses generales de la comunidad.

Humor
Troll a sueldo mínimo

Trigésimo tercera entrega de las viñetas de Mauro Entrialgo para El Salto.

Tecnología 5G
Organizaciones médicas, ecologistas y científicas reclaman paralizar la instalación del 5G

Una resolución del Defensor del Pueblo reconoce que la implantación de la tecnología 5G en España no ha sido objeto de evaluación ambiental previa. Tampoco se ha hecho en el caso del Plan 5G ni de los proyectos piloto derivados del mismo, en los que se va a utilizar una banda de frecuencias para las que aún no se han fijado los límites de exposición seguros. 

Filosofía
Unabomber y la fragilidad de las sociedades sostenibles
“Desarrollo sostenible” es el oxímoron con el que Occidente legitima un proyecto civilizatorio colonialista en el corto plazo, y suicida en el largo.
América Latina
“Ya estamos transformando el Perú”
Gahela se define como trans mujer, feminista, migrante e indígena y postula al Congreso del Perú con uno de los programas más valientes e interseccionales de la emergente y diversa izquierda peruana.
Memoria histórica
Contra el pin parental, la vocación democrática de las maestras de la República

Las maestras y los maestros republicanos fueron los funcionarios más represaliados por el franquismo. Parece que debemos seguir insistiendo en que nuestros conciudadanos se pregunten por qué. Sobre todo en Murcia